UD Logroñés, Las Gaunas se tiñe de plata

UD Logroñés, Las Gaunas se tiñe de plata

Tras desaparecer en el año 2009 y refundarse ese mismo año bajo el nombre de UD Logroñés, el mítico conjunto riojano volverá a competir en la segunda división del fútbol español dos décadas más tarde.

El Logroñés: distintos nombres, misma esencia

El primer equipo de la ciudad riojana fue el CD Logroño, fundado en 1922, y que ”caducó” en 1935, en vísperas a la Guerra Civil. Tras el fin de esta, unos cuantos conjuntos de la zona se unen para erigir el CD Logroñés. Tras numerosas temporadas alternando la Segunda División con Segunda B y Tercera, los riojanos consiguieron asentarse por fin en el fútbol profesional. Tal fue esa consolidación que en la temporada 86/87 los pupilos del Txutxi Aranguren alcanzaban el edén del deporte rey en España, en el que se iban a mantener durante nueve años, llegando incluso a ser séptimos.

Sin embargo, unos diez años más tarde, comenzaría la caída en picado de este coloso. Tras dos descensos consecutivos, el Logroñés jugaría en Tercera División. Triste, pero cierto. En tan solo unas primaveras, el escudo del CD Logroñés pasó de brillar en las plazas más prestigiosas a ensuciarse de barro en los desangelados estadios de la región.

Por si fuera poco, tras numerosos escándalos administrativos, la escuadra desaparecía en el año 2009, dando lugar a la creación de dos nuevos conjuntos a nivel local: la UD Logroñés y la SD Logroñés.

Félix Revuelta, el mesías de Logroño

Por suerte, solo unos meses después de la defunción del conjunto jacarero, aparecería un salvador. En efecto, Félix Revuelta, empresario y dueño de la empresa Naturhouse, tomó las riendas de la situación y refundó al Logroñés. Esta vez, bajo el apelativo de UD Logroñés.

Cabe destacar que no sería el único equipo de la ciudad, ya que algunos socios del antiguo CD Logroñés, hartos de que hombres de negocios ”ninguneasen” con su querido club, fundaron la SD Logroñés. Eso sí, ”poderoso caballero es don dinero”. El primero competiría en Segunda División B, tras comprar la plaza del CD Varea. Por su parte, el segundo, tendría que comenzar su andadura en Regional Preferente, categoría a la que dijo adiós rápidamente. La UD, tras nueve campañas en la categoría de bronce, por fin lo hizo posible.

Tuvo que ser en la temporada más atípica de todas, en esa sin público, con mascarillas, y lejos de casa. Ocurrió en Málaga, donde al caer la noche y después de tumbar al CD Castellón en una épica tanda de penaltis, los de Sergio Rodríguez Martínez retornaban a donde se merecen, al fútbol profesional, de donde nunca debieron irse.

 

UD Logroñés, un ”reestreno” en el fútbol profesional

Tras dos décadas convulsas, parece que la calma llega a la ‘ciudad del vino”. El fútbol profesional, por fin, llega a Logroño. Como hemos podido observar ha sido duro, muy duro. ¡Veinte años! Veinte años ”deambuleando” por los campos más humildes, veinte años sufriendo en una odisea por el gélido norte de España, sin apenas recordar que un tiempo atrás la afición jacarera teñía de rojiblanco los estadios de todo el país. Dicen que el camino está lleno de piedras, pero el Logroñés ha que atravesar montañas para dejar atrás la Segunda División B.

 

 

Ahora está ante su oportunidad, la oportunidad de que los herederos del escudo de las seis puntas se asienten, de nuevo, en ese edén del balompié del que hablaba anteriormente. Desde luego, no será fácil. Tras un inicio un tanto decepcionante, en el que cayeron en Gijón y cosecharon un empate a última ahora ante el Castellón, los riojanos tendrán que mejorar sus prestaciones en los próximos choques. No obstante, las sensaciones no son negativas; el equipo es bastante compacto y cuenta con la columna vertebral del curso pasado, incluyendo a su entrenador Sergio, natural además de Logroño. Algo que asegura que lo dejará todo por conseguir esa ansiada permanencia en la división de plata. Además, se ha reforzado con jugadores con experiencia en la categoría, como Álex Pérez o Unai Medina, que intentarán aportar su granito de arena al proyecto.

Comienza el desafío. Las Gaunas se vuelve a teñir de plata, ansioso de que sus asientos vuelvan a ser ocupados por unos seguidores que, de momento, tendrán que conformarse con ver a su equipo desde la Calle del Laurel.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad