Rodrigo Battaglia, el pulmón del Glorioso

Rodrigo Battaglia, el pulmón del Glorioso

Rodrigo Battaglia está siendo una de las revelaciones de La Liga gracias a los grandes partidos que está cuajando con el Alavés tras su llegada el pasado mercado.

El argentino, que viene cedido procedente del Sporting Club de Portugal, es imprescindible en el once titular de Pablo Machín y está jugando todos los partidos de titular en lo que va de competición, siendo un pilar fundamental en el centro del campo de los “babazorros”.

Un argentino jugando en Portugal

El de Morón inició su carrera en su país natal: Argentina. Allí, se dio a conocer en Huracán y Racing Club, pero no fue la etapa de irrupción, hasta que llega a Portugal.

En la Primera División de Argentina comenzó a darse a conocer gracias a esa corpulencia física que tanto lo avala y la facilidad que tenía para abarcar terreno de juego. Algo que combinado con su altura y la forma de proteger el cuero, lo convertían en un futbolista al que le acontecía un gran futuro. Tras esas buenas temporadas en Huracán Racing Club, llegaría el salto a Europa para el argentino tras su fichaje por el Sporting de Braga por 1,5 millones de euros.

Tuvo un inicio titubeante, ya que era una liga nueva y la exigencia que del club era muy alta, a pesar de tener aún 22 años y toda la carrera por delante. Por eso, el club y el jugador acordaron varias cesiones para que este cogiera ritmo de competición en otro equipo y empezar a tener la confianza que tanto necesita un futbolista en crecimiento.

La explosión del “mago Battaglia” en la Liga Nos

Rodrigo Battaglia, conocido como el “mago Battaglia”explotaría y se consagraría como uno de los principales candidatos a ir a la “albiceleste” tras sus temporadas en el Moirense y, posteriormente, cuando fichó por el Sporting Club de Portugal.

Fue fundamental en el Moirense las temporadas que estuvo (14-15, 15-16), donde demostró el jugador en el que se estaba convirtiendo, además de conseguir experiencia en una liga competitiva. Pronto comenzó a sonar para la selección argentina, aunque su oportunidad llegaría más adelante.

Su consagración como futbolista llegaría tras el fichaje por el Sporting Club de Portugal en 2017. Se reflejó por la madurez y confianza que desplegaba en los partidos de liga, además de buenas actuaciones tanto en Europa League como en Champions League. 

La campaña 17/18 fue la más fructífera para el argentino. Sería fundamental en el esquema de Jorge Jesús en los partidos de liga, quedando el 3º clasificado y, además, cuajaría actuaciones destacables en la Champions League ante equipos como el FC Barcelona, Olympiacos, Juventus, Atlético de Madrid… quedándose a las puertas de los cuartos de final frente a “los colchoneros”. Sin embargo, esto no quedaría aquí, y poco después recibiría la llamada de la selección argentina para disputar varios amistosos.

Por desgracia, tras un año espectacular, Battaglia sufrió una grave lesión que lo dejó fuera de los terrenos de juego durante una temporada entera (la 18-19), a causa de la rotura del ligamento cruzado. Fue un duro varapalo para el argentino, ya que había conseguido continuidad en un buen equipo y la llamada de la selección argentina. Sin embargo, el jugador no se daría por vencido y resurgiría tras recuperarse de la lesión.

 

Un “ave fénix” en el Alavés

Tras perderse toda una temporada y casi no disputar minutos en la pasada, el club portugués y el Alavés firmaron un acuerdo de cesión de un año para que el argentino volviera a tener la continuidad y confianza necesaria para volver a ser el que era.

“Es un paso muy lindo en mi carrera, hice todo lo posible por firmar, no fue difícil tomar la decisión para aterrizar en Vitoria”.

Tras estas primeras 8 jornadas, el mediocentro argentino es un jugador insustituible y fundamental en el “Glorioso”, ya que ha disputado todos los partidos ligueros jugando los 90 minutos en todos ellos (excepto contra el Getafe, que fue sustituido en el 79) y siendo un pulmón salvavidas para Pablo Machín. Battaglia ha resurgido para quedarse.

Bien es cierto que el equipo “babazorro” no ha empezado la temporada en buena forma (4P, 2E, 2V), pero si hay que destacar a algún jugador del equipo, ese es Rodrigo Battaglia. Su partido ante el FC Barcelona, una exhibición que fue el reflejo de la temporada que está haciendo, demostrando que es un jugador muy bien capacitado físicamente, que entiende el juego táctico y que es un seguro de vida en el centro del campo.

Battaglia es un guerrero tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Esta campaña está promediando un 64% de acierto en duelos aéreos y un 53% en duelos totales ganados (vía sofascore.com).  Unas estadísticas que representan a la perfección la lucha y el sacrificio que tanto caracterizan al argentino.

 

¿Cómo juega Rodrigo Battaglia?

La exhibición física y táctica que dio ante el FC Barcelona representa el tipo jugador que es Battaglia: jugador poderoso físicamente, buen juego con los pies y un cerrojo en el centro del campo.

Battaglia empezó su carrera como un volante llegador, al estilo de Fede Valverde gracias a su poderoso físico. Es un jugador polivalente que puede abarcar cualquiera de las posiciones del centro del campo. Sin embargo, las fortalezas que presume hoy en día, al haber perdido velocidad a causa de las lesiones, las demuestra como mediocentro defensivo.

Su lectura del juego le propicia a que juegue en esta posición y se “adueñe” del centro del campo por la exuberancia física que tiene. Es un jugador que tiene muy buena colocación y no le da temor pedir el balón en la salida, ya que confía mucho en su juego y en su capacidad de resolver situaciones de riesgo..

Otro rasgo importante en su juego son las ayudas que hace. Battaglia es un gran lector del juego y sabe cuándo tiene que hacer una ayuda al lateral, subir un poco más la altura del equipo cuando están en fase ofensiva o hacer una falta táctica para impedir el avance del rival.

En definitiva, la unión entre Rodrigo Battaglia y el Deportivo Alavés beneficia a ambos conjuntos, no solo por la garra del argentino que viene como anillo al dedo a la afición vitoriana, sino por el tipo de futbolista que es y la necesidad de cubrir una de las grandes necesidades del equipo.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad