Sheffield United, crónica de una muerte anunciada

Sheffield United, crónica de una muerte anunciada

El Sheffield United, equipo revelación de la Premier League la campaña pasada, se encuentra al borde del abismo. La marcha de Dean Henderson, sumada a las lesiones de jugadores como O’Conell o Fleck, han propiciado que los de Bramall Lane aún no hayan sido capaces de ganar un solo encuentro en lo que va de curso.

 

El sueño de Bramall Lane

Christopher John Wilder. Actual entrenador del Sheffield United y ex-jugador de los rojiblancos entre los 80 y los 90. Cuatro temporadas y media le han bastado al bueno de ”Chris” para convertirse en una leyenda viva de Bramall Lane. El de Stocksbridge cogió las riendas del equipo en el 2016. En ese momento, los ”magos rojiblancos” competían en la League One, la tercera división del fútbol inglés. En esa misma campaña, el Sheffield Utd. sumó 100 puntos con Wilder en el banquillo y ascendió a la EFL Championship.

”Los Blades”, lejos de conformarse con este hito, fueron a por más. Y así fue, pues en la 18/19, certificaron su retorno a la Premier League, categoría que no pisaban desde el año 2006. Cabe destacar que la década más gloriosa de los de Bramall Lane fue la de los 90, en la que eran uno de los fijos en la máxima competición nacional. Posteriormente, y obviando la mencionada campaña del 2006, el Sheffield ha alternado siempre Championship con League One.

La temporada 19/20 fue una auténtica bendición para el Sheffield United. Ansiosos por volver a codearse con los más grandes del país británico y sin absolutamente nada que perder, equipo y afición se pusieron manos a la obra en una de las temporadas más ilusionantes en la historia de los ingleses. Los del condado de Yorkshire del Sur, un contrincante (a priori) de peso ligero, se convirtieron en uno de los platos fuertes de las veladas de Premier League. A base de letales golpes que dejaron ”KO”  a pesos pesados como el Arsenal, el Tottenham o el Chelsea, estos se ganaron rápidamente la atención del respetable y terminaron el curso en una más que meritoria novena posición.

 

 

El Sheffield United y las lesiones: el principio del fin

Aunque toda la plantilla rindió a su máximo nivel ese año, hay nombres que sobresalieron por encima del resto. El primero fue el de su guardameta, Dean Henderson. El joven arquero, cedido por el Manchester United, rayó la perfección en su segunda estancia en Sheffield y se coronó como la estrella del equipo. En la línea defensiva, el gran capitán, Jack William O’Connell, se dejaba la piel para que nadie osara hacerle gol al primero. Un poco más arriba, el escocés John Fleck hacía temblar los cimientos de Bramall Lane con sus fuertes tackles, y también con sus goles (5 en 38 choques).

Tras ponerle el punto y final a esa inolvidable etapa, se venía un verano movido en la ciudad de Sheffield. La temporada de Henderson no había pasado desapercibida, y Solskjaer quiso recuperarlo para hacerle competencia a David De Gea. Primera vértebra dañada. Para colmo, O’Connell sufrió una lesión de rodilla nada más comenzar el nuevo curso y aún no ha podido colocarse el brazalete de capitán en su brazo. Fleck, aún resintiéndose de unos problemas de espalda que le alejaron un tiempo de los terrenos de juego, no es ni la sombra del jugador que era. En unos pocos meses, la columna vertebral del Sheffield United se había despedazado, y las secuelas se empezarían a padecer pronto.

 

 

”Los Blades”, con uno de los presupuestos más bajos de la liga, no encontraron recambios de garantías para sus mejores hombres. El puesto de Dean Henderson lo ocupó Ramsdale, procedente del Bournemouth. Pese a no ser un mal guardameta, este no ha sido capaz de hacer olvidar al ahora jugador de los Diablos Rojos”. En defensa, aterrizó Ampadu, cedido por el Chelsea, y para la parcela ofensiva se contrataron a peloteros como Burke y Brewster. Todos estos tienen algo en común: son buenos jugadores, pero ninguno de ellos tiene experiencia. Y eso es algo que el Sheffield Utd. necesitaba para luchar por la salvación.

 

Demasiado castigo para el Sheffield United

Es cierto que cuando llevas 2 puntos de 51 posibles, pocas excusas hay. Pero también lo es que el Sheffield United está sufriendo un castigo demasiado severo. De los 17 partidos disputados hasta la fecha, los de Chris Wilder han sucumbido ante sus rivales por tan solo un gol en 11 de ellos. Además, en muchos de estos envites, la balanza se ha decantado hacia el lado rival cuando el pitido final estaba a punto de sonar. Claros ejemplos son las derrotas ante Leicester o Everton, escuadras que encabezan la clasificación actual, o el empate en el Amex Stadium ante el Brighton, cuando un gol de Danny Welbeck evitó que los tres puntos volasen dirección norte por primera vez.

A día de hoy, y con un Chris Wilder a punto de tirar la toalla para que dejen de golpear a su pupilo, el combate parece llegar a su final. A 12 puntos de la salvación y con el árbitro a punto de contar diez, todo apunta a que este ”boxeador caído” no será capaz de levantarse del tapín. Sin embargo, hablamos de fútbol y no de boxeo, y en el deporte rey todo es posible. Porque sobre el verde, los milagros a veces ocurren.

 

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad