Unai Vencedor, el “katxorro” de Marcelino

Unai Vencedor, el “katxorro” de Marcelino

Unai Vencedor es otra de las perlas que ha salido recientemente de la cantera del Athletic Club. El bilbaíno de 20 años es la sensación de un centro del campo en el que jugadores como él brillan por su ausencia. Dando el salto al primer equipo de la mano de Gaizka Garitano, el joven centrocampista busca su continuidad con Marcelino García Toral.

 

De Lezama a San Mamés: El sueño de Unai Vencedor

Unai Vencedor ha sido clave en el Bilbao Athletic, donde ha jugado un total de 63 partidos, ha marcado 5 goles y ha repartido 8 asistencias. De la mano de Joseba Etxeberria, aprendió todo lo necesario para ser un centrocampista de calidad para el primer equipo.

Tras sus constantes buenas actuaciones y la falta de sangre nueva en el primer equipo, Gaizka Garitano le hizo debutar en la derrota frente a Osasuna en San Mamés. Su carta de presentación fue brillante. Fue titular en una 3-5-2 junto a Raúl García y Mikel Vesga, haciendo de guía en el césped del “botxo”. Un debut con la responsabilidad de sacar las faltas y los córners, el canterano respondió mandando un libre directo al larguero.

“Soy forofo del Athletic desde que nací, y esto es un sueño hecho realidad” – Unai Vencedor, tras su debut frente a Osasuna.

Tras este partido la afición bilbaína pedía más a un Unai Vencedor que hacía mucha falta, pero el centrocampista volvería al Bilbao Athletic. Allí disputaría lo que restaba de temporada, antes de anunciarse que la pretemporada de la presente campaña la haría con el primer equipo.

De esta manera, con la confianza de Gaizka Garitano y las constantes peticiones de la afición, Unai Vencedor se convertía en jugador del primer equipo, y su sueño se había cumplido.

 

La continuidad en un Athletic en horas bajas

El bilbaíno llegaba al primer equipo en un momento duro, un juego que no convencía, una afición cada vez más descontenta y unos resultados que no acompañaban. Además, la prensa especulaba con su posible salida a otro equipo, ya que no contaba para Gaizka Garitano.

Bajo el mando de quién le hizo debutar, tan solo disputó 16 minutos en las primeras diez jornadas de La Liga, pero tras el parón de selecciones volvió a jugar ante el Real Betis. Un resultado abultado y un partido de diez le dieron la continuidad necesaria, siendo a partir de ese momento indiscutible en el centro del campo junto a Mikel Vesga.

 

 

Tras la destitución de Gaizka Garitano en la jornada 17, llegaban las preguntas sobre si el nuevo entrenador contaría con él. Marcelino García Toral  fue el elegido para ocupar el banquillo de San Mamés, y en su primer partido al mando de “los leones”, Unai Vencedor fue el pivote titular en la famosa 4-4-2 del técnico asturiano.

 

El Athletic Club de Marcelino García Toral

Bajo la batuta del asturiano, el Athletic buscará ser un equipo más directo y más ofensivo que con Gaizka Garitano. El de Derio basaba su planteamiento en un sistema defensivo rocoso, mientras Marcelino busca más intensidad y movilidad en sus filas.

Marcelino hasta la fecha solo ha podido dirigir un partido con el Athletic Club, pero ya se vieron pinceladas en el juego. Salidas rápidas a la contra, mucha profundidad en ambas bandas con Yuri y Ander Capa, Iker Muniain y Óscar de Marcos jugando como interiores… Un estilo de juego al que el Athletic no jugaba desde la era de Marcelo Bielsa.

 

 

El equipo, tras únicamente dos entrenamientos con el técnico asturiano, ya tenía claras ciertas bases del juego que pretende implantar. Ante el F.C. Barcelona se vio a un Athletic jugando una 4-4-2 en el bloque medio de su campo, buscando la presión sobre quién va a recibir el pase y siempre tratando de salir a la contra con la velocidad de sus laterales e Iñaki Williams.

Un estilo de juego explosivo a la par de intenso con el que Marcelino busca cambiar el rumbo de un Athletic Club que se encontraba totalmente perdido en sus aspiraciones en La Liga.

¿Cómo juega Unai Vencedor?

Unai Vencedor es un centrocampista que puede jugar también de pivote, desempeñándose en ambas tesituras con comodidad. En el filial acostumbraba a jugar como pivote tras Sancet y Zárraga, siendo él quién sacaba el balón desde atrás bien en conducción o bien con desplazamientos en largo.

Su juego con balón destaca por la capacidad de cambiar el rumbo del esférico con un par de toques, visualizando a sus compañeros y oxigenando el juego en el momento preciso. Un pivote al uso en el que destaca su gran visión de juego y su buen entendimiento con sus compañeros.

En el primer equipo sigue desempeñando la misma función, liberando a Mikel Vesga del trabajo creativo y dejándole ser el box to box que busca Marcelino en esa parcela del campo. Aparte de trabajar con balón, su juego sin él también es muy importante, ya que no escatima en el esfuerzo a la hora de corregir errores suyos o de sus compañeros.

El centrocampista bilbaíno ha llegado muy joven al primer equipo, pero con 20 años ya demuestra una madurez en su juego que ilusiona. Se está convirtiendo en un jugador indispensable para ver a un Athletic mejor y más reconocible.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad