Mislav Orsic, la pesadilla de Mourinho

Mislav Orsic, la pesadilla de Mourinho

En un fútbol en el que los grandes quieren convertir a este deporte en su cortijo privado, aparece otra gesta para silenciar los deseos económicos de algunos dirigentes. El jueves 18 de marzo a las 22:00 horas se consumó una remontada emblemática. El Estadio Maksimir presenció como el Dinamo de Zagreb, en una de sus semanas más inestables a nivel institucional de su historia, remontó a un Tottenham que fue de turismo por la capital croata. Y José Mourinho, en los momentos que pudiera dormir en el vuelo de vuelta, se despertaba otra vez al recordar los tres golpes que le asestó Mislav Orsic, el héroe que desplumó al gallo de Londres.

 

¿Quién es Mislav Orsic?

Mislav Orsic es un talento ambidiestro de la generación del 92. Con 28 años, parece que está alcanzando su nivel óptimo como futbolista. Tras muchas aventuras asiáticas, se convirtió desde 2018 en una pieza fundamental del actual Dinamo de Zagreb. En año de Eurocopa, Orsic lleva entre todas las competiciones 19 goles y 8 asistencias, demostrando su gran adaptación definitiva a la posición de extremo izquierdo pero sin olvidar sus inicios como delantero.

 

La fama en Croacia

El NK Kustosija es conocido en Zagreb por su academia, en la que suelen entrenar los hijos de varios croatas famosos. Allí se formó como futbolista, hasta dar el salto al Inter de Zapresic, en el que consigue debutar como profesional en el 2009. Allí, en la tercera ciudad más poblada de la capital, estuvo cerca de cuatro temporadas, donde coincidió con otros conocidos del fútbol español, como Ante Budimir o Aleksandar Trajkovski.

 

¿Qué hace un croata en China?

Firma una primera vuelta sensacional con el Inter Zapresic en la 2012/2013, en la que anota 17 tantos en 12 partidos. Esto le sirve para ir al Spezia Calcio en la Serie B pero no goza de oportunidades y ficha por el Rijeka, aunque no llega a debutar. Después de una breve cesión al Celje, comenzaría una carrera en el fútbol asiático durante tres años.

Primero probó fortuna en Corea del Sur, en la K-League. Su primera experiencia fue en el Jeonnam Dragons, recuperando sensaciones goleadoras y reencontrándose como futbolista. En 2016, se va a China para jugar Changchun Yatai, aunque solo durante media temporada antes al país surcoreano, cerrando su etapa en Asia en el Ulsan Hyundai, donde contribuye a una Korean FA Cup.

 

 

Orsic se convierte en un ídolo del Dinamo de Zagreb

Nenad Bjelica, que jugó en España en equipos como el Albacete, el Real Betis o Las Palmas, llegó en el 2018 a Zagreb como entrenador para recuperar el reinado del Dinamo tras verse interrumpido por el título del HNK Rijeka en la 2016/2017, que rompió el monopolio de los ‘azules’ tras 11 años.  En su primer verano con potestad para fichar, es el encargado de que Orsic vuelva al fútbol europeo.

Ya son tres temporadas rindiendo a un alto nivel, jugando casi siempre desde la banda izquierda, tanto con Blejica como con Zoran Mamic. Cierto que en la selección croata no llega a tener un sitio en el once de Zlatko Dálic, aunque suele ser un fijo en las últimas convocatorias y habrá que ver si puede quitar el puesto a un Ivan Perisic que está contando bastante para Antonio Conte en el Inter de Milán.

 

Orsic, enamorado de las noches europeas

Es evidente que hay jugadores que por una razón u otra, rinden mejor o muestran mejores actuaciones en competiciones concretas. Orsic, antes de la hazaña ante el Tottenham, ya lo demostró en la fase de grupos de Champions League de 2019 ante la Atalanta de Gasperini. Él, junto a Dani Olmo, dieron un recital colosal, ganando por 4-0 al conjunto de Bérgamo en su estreno en el torneo más importante a nivel de clubes. Aquel 18 de septiembre de 2019 Orsic hizo un hat-trick y aunque el Dinamo de Zagreb cayó eliminado meses después, esa actuación sirvió para ver como Dani Olmo estaba creciendo a pasos agigantados o mostrar al mundo que Croacia tenía al relevo de Danijel Subasic en la portería de la selección croata, con Dominik Livakovic.

Ahora, en una semana en la que Zoran Mamic tuvo que dimitir como entrenador después de ser condenado por el Tribunal Supremo a 4 años y 8 meses de prisión por una malversación de 15,5 millones de euros, a Orsic se le ocurrió recurrir a la sentencia con lo mejor que sabe hacer, que es jugar al fútbol. Y quién sabe si sentenció a José Mourinho como entrenador de los Spurs.

 

 

¿Cómo juega Mislav Orsic?

Orsic se destapa como un guerrero con habilidad. Guerrero porque es un jugador que no da un balón por perdido. Y habilidoso, porque es un adicto al regate, aspecto que se le da de maravilla. Asimismo, le gusta disparar desde lejos, sea en jugada o con libres directos. El mejor ejemplo se pudo ver ante el Tottenham, donde sus tres goles son con tres registros totalmente distintos. 

Habituado a jugar en la banda izquierda, es un futbolista vertical con buena llegada, que juega de extremo puro pero que también sabe penetrar por dentro. Quizás sus puntos a mejorar sean el ganar los duelos aéreos o su esfuerzo a la hora de bajar a defender, aspectos que fueron claves para no mantenerse en el fútbol europeo hace unos años.

¿Sus opciones de ir a un grande? Todo dependerá de su papel en la Europa League y de si consigue el puesto de titular en la cercana Eurocopa. Su valor de 7 millones de euros según Transfermarkt, hace que pueda ser una de las incorporaciones del próximo mercado de fichajes. De lo que no hay duda es de la Academia del Dinamo Zagreb, que saca talentos una y otra vez, siendo una de las mejores de toda Europa en el siglo XXI.

 

Jorge Molina, el profesor sigue dando lecciones

Jorge Molina, el profesor sigue dando lecciones

Como si del curioso caso de Benjamin Button se tratara, Jorge Molina está en la cima de su carrera con 38 años y parece que cada temporada que pasa rejuvenece como le pasara a Brad Pitt en la película. Después de pasar por lo más humilde del fútbol, se ha convertido en todo un referente del deporte español, llevando al actual Granada al sueño europeo.

 

Trotamundos del fútbol y de la vida

Natural de Alcoy, Alicante,el delantero nazarí comenzó a jugar al fútbol hace 20 años, cuando el ya experimentado ariete disputaba partidos en Tercera División con la camiseta del equipo de su tierra: el Alcoyano.

Pasando por Benidorm, Gandía, y el Ejido, el casi treintañero fichó por el Elche en 2009 para cambiar el curso de su historia. 26 goles en su primera temporada en Segunda División, lo consagraron como uno de los delanteros a seguir durante los próximos años para cualquier equipo de la categoría, y con el tiempo demostró que estaba capacitado para mucho más.

El viejo rockero escalaba en el mundo del fútbol al compás que se licenciaba en Magisterio y Educación Física, aspecto en el que está en constante evolución. Aterrizando en un Betis dirigido por Pepe Mel en 2010, disfrutó de 6 temporadas en las que alcanzó la gloria y el infierno, consiguiendo devolver al club a la competición europea, pero también sufriendo las consecuencias de descensos que siguen siendo dolorosos para los amantes béticos.

 

Jorge Molina: El artífice de los ascensos

El Betis volvía a lo más alto del fútbol español en su primera temporada como verdiblanco. Junto a Rubén Castro, formaron una de las mejores duplas de atacantes que ha pasado por la historia del equipo y lograron hacer soñar a los béticos disputando la Europa League de nuevo. Sin embargo, el sueño se convirtió en pesadilla tras caer eliminados en esa misma competición por su mayor enemigo, el Sevilla, y aumentó cuando descendieron quedando en la última posición de la tabla.

La dupla bética sumó 53 goles para devolver al equipo a Primera División después de arrasar en la categoría de plata gracias a una plantilla rejuvenecida en la que emergieron talentos como Dani Ceballos o Fabián Ruiz. El delantero alcoyano abandonó el club la temporada siguiente después de una emotiva despedida en el Benito Villamarín acompañado de todo el público bético tras una victoria, curiosamente, ante su próximo destino: el Getafe.

Jorge Molina llegó al Getafe en 2016 para intentar devolver a los azulones a la máxima categoría del fútbol español. Llegando al mismo tiempo que José Bordalás, el viejo zorro se movía como pez en el agua en Segunda División. Alcanzó los 20 goles con suma facilidad y logró el ascenso con el equipo tras derrotar al Tenerife en los play-off.

Cuatro temporadas después, club y jugador separaron sus caminos después de hacer historia clasificándose para la Europa League con un juego y estilo muy marcado, y despidiéndose como el máximo goleador del club en el siglo XXI.

 

 

A Jorge Molina todavía le quedan balas

Con casi 40 años, Jorge Molina puso rumbo a Granada para ponerse a las órdenes de Diego Martínez. La mayoría de jugadores veteranos no lograrían mantener el ritmo de competición de La Liga Santander y menos en un contexto como el actual, pero siempre hay excepciones.

Después de una temporada histórica clasificándose para la Europa League nada más ascender a Primera División, el Granada afrontaba su segunda temporada en La Liga Santander teniendo que disputar la competición europea como aliciente extra. En este contexto, Jorge Molina ya sabía lo que iba a aportar al equipo: experiencia, liderazgo y recursos futbolísticos propios.

Como un buen vino que madura con el tiempo, Jorge Molina crece al compás que pasan los años. El alcoyano llevó al Granada a clasificarse para la Europa League después de superar la fase previa de eliminatoria. Después de eliminar al Nápoles y marcar en el partido de octavos ante el Mölde, se convirtió en el segundo goleador más veterano de la historia de la competición, y están a las puertas de colarse en los cuartos de final.

En La Liga no baja el ritmo y lleva 4 goles y 1 asistencia. Acompañado de su compañero de batallas, Roberto Soldado, continúan en la lucha para devolver al Granada a los puestos europeos, aunque de momento, se sitúan en la cómoda mitad de tabla.

 

 

¿Cómo juega Jorge Molina?

Nunca ha sido el más rápido, ni el mejor definidor, ni tampoco el mejor de su equipo, pero sí es uno de los delanteros más inteligentes y que mejor dominan el juego de espaldas. Jorge Molina se define por ser capaz de bajarte un melón con clase y mimo, dártelo de cara y buscarse el espacio en el área como quien se busca la vida para encontrar trabajo.

Ya sea en el 4-2-3-1 o en el 4-4-2, lee el juego a las mil maravillas y se complementa a la perfección con cualquier tipo de delantero. Ya sea con uno más rápido, otro más fijo como él o un segundo punta que baje a recibir, juega bien y ayuda al equipo en todo lo posible. Además, es un jugador trabajador, sacrificado, que no regala una carrera y que vive los partidos con la mayor intensidad posible. Un competidor nato.

El alcoyano despista con su físico y edad ya que en sus botas esconde un abanico de habilidades técnicas que ya le gustaría tener a cualquiera. Amagos con el cuerpo, definiciones con las dos piernas, remates de cabeza, la forma de proteger el balón… son recursos que son bastante complicados y que los ejecuta con mucha facilidad, fruto de tantos años perfeccionándolo.

Los granadinos saben que además de la Alhambra tienen otro monumento como es Jorge Molina en su ciudad, un jugador interminable que quiere seguir haciendo historia de la mano del Granada.

 

 

Yeremy Pino, el jaguar canario

Yeremy Pino, el jaguar canario

Yeremy Pino es la sensación de La Liga. Desde aquel debut ante el Sivasspor el 22 de octubre de 2020 en Europa League, la ilusión crece de forma agigantada. El Villarreal, una vez más, saca un talento a relucir gracias a su gran trabajo de scouting a la hora de potenciar su cantera. Es tan brillante el trabajo de las categorías inferiores, que pueden elegir como si se tratara de una baraja de cartas. Una mano ganadora, que cuenta con nombres como Pau Torres, Samu Chukwueze, Raba o Fer Niño. Tampoco se debe olvidar a ciertos veteranos, la otra mano, como son Mario Gaspar, Moi Gómez o Manu Trigueros.

Pero si hay un jugador que está explotando a una temprana edad y emergiendo como un talento único, ese es Yeremy Pino. El extremo canario, de tan solo 18 años, ha sido capaz de marcar en las tres competiciones (Liga, Copa y Europa League) y de aportar una estabilidad por la banda izquierda para Unai Emery, algo que no encontraba con otras piezas como con el japonés Takefusa Kubo, que probablemente, abandonará el submarino amarillo en este mercado de invierno.

 

¿Quién es Yeremy Pino? Esencia del fútbol callejero

Natural de Las Palmas de Gran Canaria y del 2002, inició su carrera en el Barrio Atlántico, el Huracán y la UD Las Palmas. Posteriormente, recaló en la cantera amarilla en 2016, donde ha pasado en un año de jugar en el Villarreal C en Tercera División a jugar en el primer equipo. Fijo en todas las categorías inferiores de la selección española, el extremo posee un talento innato, que se ha visto potenciando en los filiales del equipo castellonense.

Con esencia de futbolista callejero, aún posee aquellos rasgos cuando jugaba en la calle, de ahí que sea un jugador tan diferente que hace recordar a viejas glorias del fútbol que a la modernización actual que vive el deporte rey en lo que se refiere a formación de las futuras promesas.

 

Relación indirecta con el F.C. Barcelona

En un torneo de selecciones autonómicas, Yeremy formó parte de la selección canaria, siendo el más destacado del conjunto isleño en aquel torneo. Perteneciente al cadete de la UD Las Palmas, el F.C. Barcelona y el Villarreal mostraron un interés crónico por el progreso del futbolista. Si bien es cierto que los culés hicieron más interés presencial en aquellas fechas (fue el técnico blaugrana del cadete A a verle presencialmente), el submarino no hizo aguas, ya que fue el primero en presentar la oferta y además, el proyecto convenció más al propio jugador y a su familia.

Si hubiera aceptado aquella petición azulgrana, quién sabe si ahora estaría compartiendo vestuario junto a otro canario emergente como Pedri y con Ansu Fati, futbolistas que son de su misma generación. Precisamente, Pedri le quitó el privilegio de forma no intencionada de disputar el Mundial sub 17 a Yeremy, tras sufrir un balonazo que le provocó un traumatismo ocular.

 

 

Unai Emery y el Villarreal, confianza en Yeremy

En el Villarreal, todos los estamentos están encantados con el extremo. Aunque Unai Emery es su descubridor en el fútbol profesional, anteriormente, en el filial le observo de cerca Nando Martínez, integrante del cuerpo técnico.

“Yeremy es un futbolista táctico e inteligente, que mantiene su aprendizaje del fútbol callejero. Demuestra su mejor versión cuando el reto es más difícil, por eso crece su potencial ”, manifestó Nando Martínez en una entrevista a El País.

Además, en el club están encantados con su comportamiento profesional, destacando que lucha por mejorar en el día a día y que su máxima ilusión es el fútbol, equilibrando bien los entrenamientos y la faceta nutritiva.

“A veces iba acelerado. Hoy, en cambio, ha sabido cuándo acelerar y cuándo parar, ese equilibrio importante que se llama toma de decisiones. Como entrenador, tengo que seguir a que obtenga experiencias para que se desarrolle como futbolista, declaró Unai Emery en rueda de prensa tras el partido ante el Athletic”.

Con dos goles en la Copa del Rey, un tanto y una asistencia en Liga y una actuación destacable en la Europa League, donde anotó un gol ante el Qarabag, Yeremy ha sabido establecerse en el extremo izquierdo de manera brillante.

 

 

¿Cómo juega Yeremy Pino?

El joven de 18 años se puede desenvolver como extremo y como mediapunta. En la primera, puede hacerlo por la natural, ya que es diestro, o a pierna cambiada, desde la izquierda. Con Emery, casi siempre ha partido desde la izquierda, aunque se le ha visto en algunos tramos cambiarse de banda.

Es un jugador explosivo, con gran facilidad para regatear. Como dicen los argentinos, es un gambeteador nato. Criado en el barrio de La Feria, como Jonathan Vieira, asombra con su potente arrancada, donde se mueve de maravilla cuando el juego es sin espacios. Su técnico, Unai Emery, destaca la versatilidad que tiene, tanto de recursos futbolísticos como de posiciones sobre el terreno de juego.

Por otro lado, es un jugador que si el rival le da metros, no tiene dudas en encarar. Asimismo, es muy participativo en el juego con balón pero también sin el. Un extremo, que al contrario que Hakim Ziyech o su propio compañero Chukwueze, que son de perfil más individualista, es muy asociativo, que siempre quiere conectar con sus compañeros.

Con un valor de mercado de 5 millones de euros según Transfermarkt y  una cláusula cercana a los 15 millones, los grandes equipos ya echan el ojo a Yeremy Pino. Un jugador comodín, ya que regatea y encara, aspecto que se está perdiendo en el fútbol moderno. Su polivalencia ofensiva hace que crezca el interés sobre él. Sin dudas, a pesar de su juventud, su historial hasta el momento indica que el talento de La Feria está capacitado para dar el salto a un equipo top pero como dice Emery, necesita más experiencia para pulir a la perfección todas sus cualidades.

 

 

 

Dinamo de Bucarest, trampa para españoles

Dinamo de Bucarest, trampa para españoles

Les prometieron dinero, fama y títulos en uno de los clubes más laureados de Rumanía. Hoy, tres de los españoles que se comprometieron con el Dinamo de Bucarest en verano, ya han abandonado el equipo, mientras la otra mitad continúan atrapados en Transilvania.

 

Dinamo de Bucarest: ¿Conoces a los “Perros Rojos”?

Fundado en 1948, este club rumano cuenta actualmente con 32 trofeos en sus vitrinas: 18 ligas, 13 copas y una supercopa. Además, es el único club del país que ha alcanzado unas semifinales de la Copa de Europa. Lo consiguió en la temporada 83-84, escribiendo así uno de los capítulos más gloriosos en la historia de los de Bucarest.

Los ”Perros Rojos” son, sin lugar a dudas, uno de los gigantes a nivel nacional. No obstante, su globo se ha ido deshinchando, y escuadras como el CFR Cluj, actual campeón de liga, le han comido la tostada. Para remediar esto aterrizó en Los Cárpatos el empresario granadino Pablo Cortacero, el cual se convirtió en máximo accionista y asumió el cargo de presidente. En esta andadura le acompañaría Rufo Collado, el cual se ocuparía de la dirección deportiva. Prometiendo una importante inyección de dinero para resucitar al Dinamo, la llegada de los andaluces supuso el principio del fin.

 

 

Seis españoles, un rumano y un chiste sin gracia: la estafa

Encandilados por el ambicioso proyecto del club rumano, seis españoles pusieron rumbo a Rumanía este mismo verano. A la llegada del pamplonica Isma López se sumaron las del centrocampista Aleix García, los atacantes Juan Cámara y Borja Valle, y las de los dos cancerberos: René Román y Tomás Mejías. La mayoría de estos procedían de equipos de una división menor, por lo que el reto aumentaba aún más en jugosidad; un nuevo país, un club con aspiraciones europeas y unos cuantos compatriotas para hacer que tu estancia en Transilvania sea más amena. Suena bien, ¿verdad?

Nada más lejos de la realidad, pues todas las promesas de los nuevos dirigentes del club eran falsas. Pablo Cortacero había escrito un nuevo ”Cuento de la lechera”, aunque esta vez la historia se desarrollaba en Rumanía y él era el protagonista. Todas sus fantasías se han visto reducidas a un caos total en la cúpula de los rumanos. Los jugadores que ya estaban en el Dinamo la campaña pasada, solo han cobrado un mes y medio de contrato, y los nuevos y flamantes fichajes nacidos en nuestro país no han visto un penique desde verano. Tal es la situación que hasta el material deportivo escasea y ya son muchos los que se han bajado de este barco a la deriva.

A principios de este mes, se rescindían los primeros contratos. El ex-sportinguista Isma López abrió la veda, seguido por Borja Valle y René Román. Cosmin Contra, entrenador de estos hasta la fecha, también dijo basta, y renunció a su cargo al frente de los rojiblancos. Mientras tanto, Pablo Cortacero, utilizando el logo de Instagram como escudo ante los ataques, apela a una inviable tranquilidad y sostiene que el proyecto cogerá altura pronto. Seis españoles y un rumano. Parece el comienzo de un chiste, uno de esos que solo le hacen gracia a quien los cuenta. Una ”comedia” en la que el respetable no ríe, y que de seguir así concluirá como drama.

 

 

¿Qué le espera al Dinamo de Bucarest?

La afición del Dinamo de Bucarest, en especial el sector ”Catalin Hildan” ya le ha dado un ultimátum a los dueños españoles: o cumplen con lo prometido, o saldrán a las calles para defender sus colores, pues estos se han visto mancillados por las mentiras de Pablo Cortacero y su entorno.

En lo deportivo, el club se ha doctorado en el ”Grado del sufrimiento”, cursado en la ”Facultad del dolor”. Pese a vivir un calvario desde que comenzó la temporada, los jugadores lo han dado todo y no han arrastrado el escudo de los “Perros Rojos” en ningún momento del curso. Actualmente, y con un nuevo técnico, Ionel Gane, los rojiblancos han salido victoriosos en sus últimas cuatro citas, y aunque se encuentran a muchos puntos de la cabeza de la tabla, solo les hacen falta dos para adquirir el pasaporte del Playoff por el título, disputado entre los seis primeros.

Pese a este pequeño respiro, la tenebrosidad del ”Conde Cortacero” sigue inquietando a los hinchas que osan acercarse a su oscuro castillo. Ese castillo en el que el Dinamo fue encerrado y del que aún no ha logrado escapar. Deberá de tener cuidado, pues otra estaca más en su escudo podría acabar con su vida, la vida de un clásico del balompié europeo.

 

The New Saints, fútbol entre países

The New Saints, fútbol entre países

Gales, un país eclipsado e ignorado por Inglaterra. Un país de tierras verdes, gente auténtica y fútbol, buen fútbol.

Swansea y Cardiff suenan en todo el mundo, pues pese a ser equipos de Gales, disputan las competiciones inglesas. Lleva siendo así desde mucho tiempo atrás y no parece que vaya a cambiar.

Sin embargo, en el país también existe una liga, aunque es de entidad menor. La llamada JD Cymru Premier fue la última en llegar dentro del conglomerado británico, pues su primera temporada data del año 1992.  Actualmente la disputan un total de 12 equipos y el equipo con mayor palmarés es el The New Saints, que cuenta con 13 entorchados y que es el protagonista de este artículo. 

Una historia casi de película

TNS es la abreviatura de The New Saints of Oswestry Town and Llansantffraid Football Club. Anteriormente este equipo fue llamado Llansantffraid FC, en referencia a la pequeña ciudad en la que disputaba sus partidos. 

Poco a poco el equipo fue ascendiendo, lo que llamó la atención de la empresa de telecomunicaciones Total Network Solutions. Tras esta adquisición, el equipo pasó a llamarse Total Network Solutions FC, por ello su diminutivo TNS.  Gracias a dicha empresa, el equipo comenzó a profesionalizarse, lo que le permitió pagar mejores contratos a tiempo completo, convirtiéndose en el primer equipo profesional de la Liga de Gales. 

En la temporada 1999/2000 ganó su primera Liga de Gales y la temporada siguiente disputó su primera Liga de Campeones. En la primera ronda previa fue eliminado por el Levadia de Tallin.

Un equipo entre Gales e Inglaterra

Al ser una ciudad fronteriza entre Gales e Inglaterra, el equipo tuvo la gran ventaja de poder reclutar a los mejores jugadores de la zona de su vecina. Fruto de esto, el equipo decidió absorber el Owestry FC, disputando sus partidos a la vez en Gales e Inglaterra y ganando de forma consecutiva las Ligas de Gales de los años 2005, 2006 y 2007. 

 

 

En el año 2006, BT, una gigante empresa de telecomunicaciones británica, compró Total Network Solutions. Tras ello, los aficionados decidieron cambiar el nombre del equipo, y tras llegar a un consenso decidieron mantener el apodo de TNS y renombrar al equipo como The New Saints. 

Pero esto tan solo es la historia del club, que detrás esconde muchas cosas más. Actualmente son líderes de la Premier League de Gales, invictos y con una forma descomunal. Además, estuvieron a punto de hacer historia en Europa, pues tras eliminar al Zilina lituano en primera ronda de eliminación de la UEL, cayeron derrotados en la tanda de penaltis frente al B36 de las Islas Feroe.

Durante los últimos años el equipo ha mejorado de manera ostensible su cantera, dando buenos frutos y llegando a debutar varios canteranos en competiciones europeas. 

Louis Robles, un español en el The New Saints

En su plantilla juega Louis Robles, un británico-español con pasado en las categorías inferiores del Liverpool y que también jugó en equipos como el Wigan o el Atlético Baleares. 

Louis es un chico humilde. Según se describe él, un chico normal. “Soy un chico normal, que nació en Liverpool con el padre español. Tengo 24 años y llevo toda la vida jugando al fútbol.”

 

 

Antes de dar su salto al fútbol profesional, pasó por la prolífica cantera del Liverpool. Esta fue su experiencia: 

“El Liverpool me firmó en 2005 (sub9) y jugué 9/10 temporadas ahí hasta juveniles. La competencia cada año en una cantera tan grande es lo que es más difícil. En los primeros años, traen muchos chicos de ciudades como Liverpool y Manchester de prueba y tienes que mostrar siempre que eres mejor que los niños de fuera. Pero cuando llegas a sub 15 más o menos, ahí es cuando empieza todo porque ahora traen gente de diferentes países y otros clubes grandes en el país, y ahora está compitiendo con chicos que han sido comprados por mucho. Pero la verdad es que me encantó mi tiempo ahí, y tuve muchos éxitos. Aprendí un montón y formé mi fuerza mental.”

 

Una de las cosas que todo el mundo quiere saber a la hora de abrirse al fútbol internacional es que diferencia hay del juego de España al resto de países. Tras pasar por EEUU, España, Inglaterra y Gales,  Louis lo tiene claro:

“Gente de afuera siempre dicen que el fútbol en España es técnicamente mucho mejor que los demás, pero para mí jugando en 4 países, el fútbol en España es muy táctico, los españoles (entrenadores y jugadores) son muy muy listos en el campo, y saben ganar. La estrategia es muy importante, y la forma de defender y no conceder goles es básico, en mi experiencia allí. En Inglaterra, Gales y EEUU ponen mucho más interés en lo físico, el fitness, y la capacidad de correr todo el partido. Pero en mi experiencia, yo sentí que hay más libertad en el ataque y oportunidades para expresarse.”

 

Tras un paso por España decide volverse a las islas británicas para encontrar nuevos retos, ahí se encuentra con el Bala:

“Volviendo de jugar en el San Roque De Lepe decido que quiero volver a casa, y encontrar algo cerca. Tenía un muy buen amigo en el Bala, y él hablo con el entrenador y así es como paso. El Bala los últimos años siempre ha sido uno de los equipos más fuertes en la liga Galesa y muchas veces juegan en Europa, entonces estaba muy contento de ir ahí”

 

Una buena temporada en el Bala Town le sirve para firmar por el The New Saints, el equipo más laureado del país, donde juega actualmente:

“Después de un año bueno, hace poco firmé con el TNS que es el mejor equipo en la liga galesa, y estoy muy contento de estar en un club tan fuerte. El objetivo personal es jugar en Europa, meter goles y ayudar a mi equipo. El objetivo grupal es ganar unos partidos en Europa, y ganar todo domésticamente, la liga, y las copas. Durante esta temporada el equipo está muy motivado, y estamos muy metidos en lo que tenemos que hacer este año.” 

Este es el TNS, un curioso equipo que está creciendo y que posiblemente, dentro de poco, veamos disputar competiciones europeas.

 

Alassane Pléa, el “monsieur” de Die Fohlen

Alassane Pléa, el “monsieur” de Die Fohlen

Alassane Pléa es una de las piezas clave de este Borussia Mönchengladbach y uno de los jugadores de la generación dorada del Olympique de Lyon. El galo llegó al club en 2018 y desde entonces ha sido uno de los delanteros inamovibles del club.

Un joven Pléa en Francia

Alassane Pléa pasó por las categorías inferiores de uno de los clubes más históricos de Francia, la del Olympique de Lyon. Pasó allí un total de tres temporadas, en las que destacó por su facilidad para jugar de espaldas a la portería y su gran gen asociativo.

Después de su etapa en Lyon, el nacido en Lille fue cedido al Auxerre durante el segundo tramo de la temporada en la Ligue 2 . Allí disfrutó de minutos y mostró una gran progresión, aunque le tocó jugar en una posición poco habitual para él, en la banda derecha.

Tras media temporada en Ligue 2, volvería a Lyon para ser traspasado al club que le hizo dar el salto definitivo, el Niza. Llegó a cambio de 1 millón de euros, cifra que no se acercaría ni mucho menos al valor del rendimiento ofrecido por el francés. En la temporada 2014/15 coincidiría en Niza con figuras como Said Benrahma o Neal Maupay, ambos en Premier League hoy en día.

Nace una estrella en el Niza

En la primera de sus cuatro temporadas en Niza le costó acoplarse al juego de “Les Aiglons”. Demostró lo que se venía hablando de él, su capacidad asociativa hizo que acabara esa temporada con el triple de asistencias que de goles.

En su segundo año en Niza pasó un calvario personal. Pléa parecía haber encontrado la tecla para ser ese delantero goleador y a la vez asistente, pero una rotura de ligamento cruzado frenó su progresión en seco y lo dejo apartado de las canchas durante cinco meses. Pléa volvería para el tramo final, en el que se le vio un tanto prudente y con miedo de recaer en su lesión.

 

 

Pléa afrontaría su tercera campaña con ganas de dejar atrás aquella dichosa lesión que tantos quebraderos de cabeza le había dado, y así fue. El francés era un jugador totalmente nuevo, tanto que su capacidad goleadora se vio aumentada y su juego asociativo se vio potenciado gracias a la dupla que formó con Mario Balotelli. 14 goles marcó ese año. Lamentablemente volvió a caer en una lesión de larga duración, un menisco desgarrado lo mantendría más de tres meses fuera de los terrenos de juego.

Pléa renace como futbolista en Mönchengladbach

La 2017/18 sería su última en un Niza que tenía nombres como los de Balotelli, Saint-Maximin, Ganago… y por supuesto un Alassane Pléa totalmente recuperado. Volvió tal y como se fue en la anterior campaña, siendo un delantero técnico y generoso con sus compañeros. Esta fue su temporada más goleadora con el club francés, anotando un total de 21 goles y repartiendo 7 asistencias. Todo esto en un año en el que los de Lucien Favre jugaron la UEFA Europa League.

Tras haber demostrado su gran nivel, Alassane Pléa sería objeto de atención de varios clubes, pero finalmente se decantó por el Borussia Mönchengladbach.

 

 

Llegó a Mönchengladbach para ser ese delantero técnico y completo que tanto buscaba el club alemán. Su primer entrenador en Alemania fue Dieter Hecking, que no logró potenciar pero sí mantener ese gen goleador que tiene el delantero. Aún así el Gladbach lograría un quinto puesto en Bundesliga, asegurándose participar en Europa League en la próxima temporada.

La clasificación a Europa League no fue suficiente para que Dieter Hecking continuara al mando de “Die Fohlen”, y Marco Rose llegó a Gladbach para llevar al club a la tan deseada Champions League. El entrenador se trajo consigo a los protagonistas del tridente de hoy en día, Marcus Thuram y Breel Embolo.

El papel de Pléa con la llegada de Marco Rose

El papel de Pléa cambia con la llegada de Rose al banquillo de “Los Potros”. El galo ya no iba a ser el principal encargado de nutrir de goles al club alemán. Ahora tendría la ayuda de Marcus Thuram y del cuestionado Breel Embolo. Con Marco Rose el juego del Gladbach daría un giro de 180º, el equipo generaría una nueva faceta ofensiva con muchísima verticalidad y velocidad.

El ex-entrenador del Salzburgo ha imprimido en el Borussia Monchengladbach un sistema 4-4-2 con los cuatro hombres en el centro del campo formando un rombo, los dos puntas, Marcus Thuram y Alassane Pléa son secundados por el talento de Florian Neuhaus y la veteranía de Lars Stindl. El juego del actual Gladbach se caracteriza por una constante intensidad aplicada tanto al ataque como a la defensa y por las transiciones ofensivas que genera, y todo ello con ese plus de velocidad que generan sus puntas de lanza.

 

 

También hay que destacar el uso de los laterales en el equipo, ambos tienen mucha profundidad y de esta manera compensan la faceta menos ofensiva de sus centrocampistas más puros, que se encargan de mantener el equilibrio entre la defensa y el ataque. Un planteamiento que está funcionándole a Marco Rose, ya que el club hoy en día está compitiendo en la zona alta de la Bundesliga y ha vuelto a la Champions League.

¿Cómo juega Alassane Pléa?

El estilo de juego del delantero galo se puede asemejar al de Harry Kane, un goleador con una capacidad asombrosa de asociarse y asistir a sus compañeros. Es capaz de jugar en las tres posiciones de ataque, pero ya ha admitido que su posición favorita es en el centro de la punta.

“Cuando Alassane tiene un tiro cerca del área pequeña, sé que puedo celebrarlo incluso antes de que tire a puerta, esa es la seguridad que me transmite” – Marco Rose

En el Gladbach, Marco Rose lo mantiene ahí, por el centro. No destaca por su altura pero sí por su físico y por su robustez a la hora de llevar el balón o luchar por él. La variedad en su juego y la impredecibilidad son dos de sus mayores ases, ya que puede correr al espacio que deja la defensa, y también puede aguantar el balón y buscar una segunda jugada.

La ayuda de Marco Rose y el buen entendimiento con su compañero Marcus Thuram han propiciado una gran dupla en la Bundesliga,  y sobre todo, una de las más divertidas de ver.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad