Leeds United, el retorno de un histórico

Leeds United, el retorno de un histórico

Todos conocemos de sobra que el Leeds United es uno de los equipos más históricos, no solo de la Premier League, sino del fútbol internacional. Sin embargo, lo que no muchos saben, es la gran historia que se esconde detrás del hoy equipo de Marcelo Bielsa.

Por ello, hoy repasaremos los orígenes hasta la actualidad, la trayectoria que ha tenido el equipo inglés para ser uno de los mejores equipos de todos los tiempos en la primera división inglesa.

Los orígenes del Leeds United

El Leeds United fue creado en 1919 a raíz de la desaparición del Leeds City Football Club en Yorkshire. Comenzó participando en la Football League One, hasta que en la temporada 1922-23, logró ascender a la Football League Championship.

Sin embargo, ‘The Whites, no consiguieron grandes actuaciones en aquella época y fueron alternando ascensos con descensos ,pasando sin pena ni gloria por la máxima categoría inglesa en aquella época. Sería ya en la temporada 1949-50 cuando lograron cuajar una gran temporada consiguiendo un quinto puesto junto con los cuartos de final de la FA Cup.

Sin embargo, el equipo no lograba mantener una regularidad durante estas décadas e intercalaba ascensos y buenas temporadas en la Football League Championship, junto con descensos y temporadas pésimas.

Sería ya en la época de 1960, con la llegada de Don Revie, cuando el equipo tuvo un lavado de cara y comenzó a sembrar el miedo entre sus rivales del campeonato inglés, siendo conocidos por el apodo de ‘Dirty Leeds’.

 

 

“The Dirty Leeds” , la época dorada del club

Don Revie llegó al equipo del Leeds en marzo de 1961 a petición de la directiva. Allí, lo convencieron para que fuera jugador-entrenador y formara un equipo competitivo de cara a la siguiente temporada. Y así lo hizo, formó una plantilla dura y competitiva a raíz de jugadores experimentados y de su confianza, tomando decisiones más allá de lo futbolístico.

Una anécdota curiosa fue una petición a la directiva en la que solicitaba el cambio de uniforme de azul y amarillo al color blanco ya que se inspiró en el club que más títulos ganaba en Europa en aquella época, el Real Madrid.

Desde la llegada de Revie, el Dirty Leeds’ lograron la etapa más exitosa del club en cuanto a títulos y palmarés, a pesar de muchas críticas por parte de jugadores y prensa debido a su juego duro. Los títulos que ganaron con Revie al mando fueron: la League Cup en 1968, la Community Shield en 1971, la FA Cup en 1972 y otra League Cup en 1973. Además, también lograron llegar tres veces a la final de la FA Cup y a la final de la antigua Copa de Europa.

 

El Leeds después de Revie

Tras la salida de Don Revie en 1973, el equipo de Yorskshire comenzó a sufrir un gran declive a raíz de la alternancia de entrenadores que no lograron tener una continuidad en el club ni asentar las bases en el equipo. A pesar de ello, desde la salida de Revie en 1973 hasta 1980, el equipo lograba clasificarse para competiciones europeas, pero comenzaba a bajar puestos en la clasificación de la liga inglesa.

Ya en los años 80, comenzaría, en menor medida, el declive del club con el descenso en la 1981-1982 ocupando el último lugar en la clasificación. Tuvo que esperar ocho años en la segunda división inglesa para volver a primera en la década de los 90.

Esta última década, sería una nueva época exitosa, aunque no tanto como la de Don Revie. El club, con Wilkinson en el banquillo, logró ganar su tercera League Cup superando al Manchester United. Esto se debió al talento joven que tenía la plantilla con Cantona, Chapman, etc.

En el resto de temporadas el Leeds United cuajó buenas actuaciones en liga, quedando entre los 5 primeros y llegando a rondas avanzadas de la Copa de la UEFA.

Con el comienzo de la temporada de 1999-2000, el Leeds se clasificó para la nueva copa europea, la Champions League. En ella tuvo lugar una de las temporadas más exitosas de la historia del club, con un equipo formado por grandes jugadores como Rio Ferdinand, Woodgate, Keane…

 

 

La peor época de “The Whites”

El Leeds, tras lograr buenas actuaciones en liga y copa durante las últimas 2 décadas, tuvo que declararse en quiebra en 2004 tras tener unas deudas de casi 80 millones de dólares por culpa de una pésima gestión económica.

Además, ese mismo año, tuvieron que vender el estadio Elland Road para poder hacer frente a las deudas y salir del paso.

En el tema deportivo, el club descendió, por primera vez, a la tercera categoría del fútbol inglés en la temporada 2006-2007. A pesar de la penuria del club, lograron vencer a su mayor rival, el Manchester United de Alex Fergusson en 2010 en la FA Cup.

El Leeds de Bielsa, vuelta a la ilusión

Marcelo Bielsa llegó la temporada 18-19 al conjunto de Yorkshire tras dirigir al Lille. El Leeds se encontraba en la Championship, y ya en su primera campaña logró dejar al equipo en la 3ª posición, cayendo en la fase de play off ante el Derby County.

El “loco” Bielsa hizo cambios tácticos en el equipo, tratando de dominar el balón, atacar por las bandas y ser superior en campo rival. También se notó su mano a la hora de presionar arriba y hacer del Leeds un equipo agresivo y muy letal de cara a puerta.

Sin embargo, el Leeds no logró ascender en la 2018/2019 debido a los fallos en defensa en el último tramo de la campaña.

La siguiente temporada comenzó aún mejor que la anterior y consiguió que el equipo encajara 25 goles menos que la pasada. Jugadores importantes como Bamford como el mayor goleador del equipo, Pablo Hernández, Jack Harrison, Klich, etc. Una clara mejoría en el equipo que se vio reflejada en los resultados. El equipo terminó el año como primer clasificado de Championship, logrando el ascenso directo tras cosechar la friolera de 93 puntos. Un dominio absoluto de la categoría, que tras muchos años, ya se les había quedado pequeña.

 

 

De esta forma, Bielsa ha logrado devolver a un club histórico como el Leeds donde se merece, a la Premier League. Estaremos atentos de los fichajes y movimientos del equipo este año y de si logran realizar una buena temporada en la competición inglesa después de estar 16 años sin competir en ella.

 

Julen Guerrero, el primer Rey León

Julen Guerrero, el primer Rey León

Julen Guerrero es uno de los jugadores más recordados en El Botxo, un icono del Athletic Club que comandó al equipo durante más de 10 temporadas, pero, ¿quién era Julen Guerrero?

La Perla de Lezama

El Portugalujo comenzó su etapa en el Athletic a la temprana edad de 8 años, jugando en las categorías inferiores y destacando en todas ellas.

A los 18 años Jupp Heynckes vio algo especial en él y no dudo en hacerle debutar con el primer equipo, marcando el gol que le diol la victoria al Athletic en su debut ante el Cádiz, comenzando así a escribir la historia de uno de los mayores iconos de Los Leones. Un año después, con tan solo 19 años, debutó en la Selección Española de la mano de Javier Clemente, y desde entonces fue un indiscutible tanto en el club como en el equipo nacional, portando aquel característico dorsal número 8.

Julen Guerrero se consolidó como uno de los mejores jugadores españoles de aquella época, siendo uno de los más cotizados, rechazando ofertas de clubes punteros en Europa con tal de demostrar su lealtad al club que le dio a conocer.

El Rey León rugía en San Mamés

Su trayectoria en el Athletic Club no se resume solamente en estadísticas, fue un jugador que marcó a una generación desde Lezama, y aún más importante, llenó de ilusión a una afición que quería volver a ver a su equipo en lo más alto.

La Perla de Lezama se consolidó en su segunda temporada con el club del Botxo, marcando 21 goles y siendo convocado por la selección española,y no tardaron en llegarle las ofertas. En 1994, Julen Guerrero fue nombrado mejor jugador de La Liga.

Quizá este fue uno de los momentos más importantes para los aficionados del Athletic Club, ver como tu mayor estrella rechaza irse a un club grande y renovar con tu equipo, un gesto que le hizo grande y que demostró que Julen Guerrero sentía el escudo que llevaba en el pecho.

Tras rechazar las ofertas de clubes como el Real Madrid o el Inter de Milán, Julen Guerrero renovó en 1995 con un contrato que le uniría al Athletic Club hasta 2007.

“Yo no tuve ídolos concretos, mi espejo fue el Athletic de la Gabarra”

Julen Guerrero fue un icono de los que pocos quedan en la entidad bilbaína, un jugador que entendió lo que era vestir la camiseta del Athletic y qué entendió a la perfección lo que eso conllevaba. Un total de 14 temporadas con el primer equipo, más de 430 partidos y 116 goles lo convirtieron motu proprio en leyenda del Athletic Club.

Un final amargo para Julen Guerrero

Tras renovar en 1995 y ser uno de los referentes del club en más de 10 temporadas, en 2002 comenzaron los rifirrafes entre entidad y jugador. Nadie se explicaba como no podía contar para el equipo alguien que se había dejado el alma por esa camiseta. De un día para otro, Julen Guerrero dejó de entrar en los planes del Athletic Club.

A eso se le unieron los problemas internos en el vestuario, el “run run” de la grada por no ver al Rey León en el césped de San Mamés y su desaparición prematura de los planes del club. Entonces apareció la figura non-grata para gran parte de la afición bilbaína, Fernando Lamikiz.

El entonces presidente del club se reunió con Julen Guerrero y convenció al mismo de que colgara las botas y pasara a ser un entrenador en las categorías inferiores.

La retirada de una leyenda del Athletic

El 11 de julio de 2006 Julen Guerrero anunciaba su retirada, cuando aún le restaba un año de contrato.

“Me veo con fuerzas de jugar un año más, pero este es el momento de dejarlo por las circunstancias que sean, es lo mejor para el Athletic” – Julen Guerrero el día de su retirada.

De esta forma pasó a ser entrenador en Lezama, se encargó del equipo juvenil y tras más rifirrafes con la directiva, en 2008 se desvinculó por completo del club.

Hoy en día Julen Guerrero se desempeña como entrenador en las categorías inferiores de la selección española, aparte de colaborar en diferentes medios deportivos.

Esta es la historia de uno de los mayores iconos del Athletic Club, un jugador que mostró su amor a un escudo que cuando él más lo necesitó le falló por la cúpula del club. Jugadores como Julen Guerrero pocos quedan en el Athletic Club, jugadores que entiendan que el fútbol no siempre es dinero y hay casos en los que el amor por unos colores te lleva más lejos que cualquier cifra.

 

Jonás Gutiérrez, el salvador de Newcastle

Jonás Gutiérrez, el salvador de Newcastle

Newcastle upon Tyne podría ser denominada como la típica ciudad inglesa. Gris, triste y con más días de niebla que de sol. Su localización al norte hace que su clima sea odiado por muchos, pero su vez querido por otros tantos. La gente de la ciudad son trabajadores, que proceden en su mayoría de familias de clase media y cuyo estilo de vida no se va más lejos de lo meramente habitual. Y si algo es habitual en el estilo de vida inglés es la pasión por el fútbol.

Sobre los edificios céntricos de la ciudad emerge St James Park, un estadio magnífico el cual sirve de ejemplo sobre la dimensión de la afición del Newcastle United, el equipo de la ciudad. 52.000 personas que cada dos fines de semana animan a su equipo con fervor.

Las urracas tuvieron en los 90 sus momentos más exitosos, pues un tal Alan Shearer deleitaba a los aficionados con sus goles. Tanto es así que ha pasado a convertirse en leyenda. También pasaron por St James Park jugadores de la talla de David Ginola, Kevin Keegan o Michael Owen. Nosotros nos vamos a centrar en el siglo XXI, más concretamente en el año 2013.

Trabajo y fuerza de superación como ley de vida

 

Jonás Gutierrez venia siendo uno de los jugadores clave durante esa temporada en el Newcastle United hasta que, tras unas pruebas médicas, se confirma el peor diagnóstico posible.

El jugador argentino fue diagnosticado con cáncer testicular. Para que la recuperación fuera efectiva, “el galgo” tuvo que estar fuera del verde por el tiempo de un año.

 

View this post on Instagram

Pasaron ya 5 años de aquel día en ST James Park cuando me tocó regresar a la actividad tras superar mi enfermedad. El rival casualidad o causalidad fue el mismo con el que debuté en Premier League allá por 2008, el Manchester United. Una noche plagada de emociones que recordaré y llevaré en mi corazón por siempre! Gracias simpatizantes y compañeros por el apoyo. #nufc #manutd #tbt 🔙🔜⚫️⚪️⚫️⚽️ 5 years have flown by since THAT day at St. James’ when I made my comeback after cancer. I’m not sure if it was a coincidence or not but it was against Man United, the same team I made my debut against in 2008. It was a night full emotion and will be something that I shall never forget. I will always cherish the overwhelming support I received that evening not just from the Newcastle faithful but the Man United fans too. #nufc #manutd #tbt 🔙🔜⚫️⚪️⚫️⚽️

A post shared by Jonas Gutierrez (@galgojonas) on

 

No es nada desconocido que la quimioterapia es uno de los tratamientos más agresivos de la medicina. Jonás tuvo que afrontarla. Fue operado, tratado y tras un año consiguió, posiblemente, la victoria más importante de su carrera deportiva. El valiente jugador argentino consiguió vencer al cáncer. Tras jugar varios partidos con el sub 23 de las urracas, por fin llego el momento de su segunda victoria más importante.

Corría el minuto 18 en el marcador de St James Park, cuando Jonás se volvía a enfundar la casaca blanca y negra. Todo el estadio se puso de pie para recibir al argentino sobre el verde. Lamentablemente no pudo cambiar el resultado del encuentro, pues el Manchester United se impusó por 0-1 con gol de Ashley Young.

A partir de ahí, volvió a la dinámica normal del equipo y lucharía con el equipo en busca del objetivo de la salvación.

 

Un gol que significó una salvación

 

Esa temporada el equipo sufrió más de lo esperado y a falta de un minuto se encontraba muy cerca de la zona de descenso. En la última jornada tocaría recibir al West Ham United, quien no tenía nada por lo que luchar.

La clasificación pedía al Newcastle un único resultado, los 3 puntos. Jonás, que poco a poco fue entrando en los once de Carver, tendría guardado un momento para la historia para él y para el club.

El Newcastle se adelantó por medio de Moussa Sissoko, pero tras el tanto se dejó llevar, llegando incluso a sufrir claras ocasiones por parte del West Ham que estuvo a punto de poner el empate en el marcador en unas cuantas ocasiones.

Llegó el momento de Jonás. Tras un balón trastabillado el jugador argentino sacó un disparo ajustado al palo al cual no pudo llegar Adrián, llevando el delirio a la parroquia local. Semejante fue el momento para Jonás que tras una dedicatoria a la junta directiva llevándose las manos a las orejas, rompió en lágrimas sacando a relucir todo lo que había sufrido.

Tras ser ninguneado por la directiva de su propio club y salir el solo adelante, Jonás Gutiérrez salvó al Newcastle de un descenso más que probable.

 

 

 

Athletic Club, la hazaña de los “Bielsa Babes”

Athletic Club, la hazaña de los “Bielsa Babes”

2012 fue sin duda, uno de los mejores años para los que somos aficionados del Athletic Club, pudimos disfrutar del fútbol más vistoso que ha tenido este club en los últimos años. Todo gracias a Marcelo Bielsa y sus conocidos “Bielsa Babes”.

En Copa, alcanzamos otra final, otra vez ante uno de los mejores Barça de la historia, una final en la qué el club “zurigorri” cayó 0-3, una final que nos dejó una imagen histórica, a Carles Puyol y a Xavi Hernández celebrando la consecución de dicha Copa del Rey con la ikurriña y con la senyera.

Vamos con la competición en la que el Athletic Club dio a conocer a varios de sus jugadores y su filosofía al mundo, la Europa League de 2012.

El comienzo del sueño del Athletic Club

El Athletic jugaría ante el Trabzonspor turco el único playoff para entrar en la fase de grupos de la Uefa Europa League, en la ida disputada en San Mamés la contienda se cerraría con un 0-0. Sorprendentemente, la vuelta no se disputó debido a la expulsión del Fenerbahce de la Champions League por amaño de partidos.

El Trabzonspor pasaría a ocupar la plaza del Fenerbahce y el Athletic Club entraría a una Europa League que estaba a punto de ser histórica. Al club vasco le tocaría formar grupo con el París Saint-Germain, el Slovan Bratislava y el Red Bull Salzburg, fue una fase de grupos bastante sencilla, el Athletic Club selló el pase a dieciseisavos con 4 victorias, 1 empate y 1 derrota.

Los jugadores que más destacaron en esta fase de grupos fueron Fernando Llorente con dos goles, Markel Susaeta con tres goles y un jovencísimo Muniain qué ya apuntaba maneras moviendo el centro del campo del Athletic a su gusto.

El camino a Bucarest

Comenzaba el camino a Bucarest para los “Bielsa Babes”, un equipo con talentos cómo Ander Herrera, Iker Muniain, Fernando Llorente y Javi Martínez acompañados de jugadores experimentados como Andoni Iraola o Igor Gabilondo, buscaban completar la hazaña y entrar en la historia de la Europa League.

El primer rival sería el Lokomotiv de Moscú, la ida se jugaría en Rusia y el Lokomotiv sacó ese partido adelante con un favorable 2-1. En San Mamés la historia sería muy diferente, un dominio apabullante de los de Bielsa dio el pase a octavos de final gracias a un gol de Muniain que hizo valida la regla de los goles fuera de casa.

Enfrentamiento contra el Manchester United de Ferguson

Old Trafford esperaba en octavos, la prensa cómo era lógico, puso al Athletic como equipo inferior, pero los de Bielsa demostrarían que eso no era así. El partido de ida fue una oda al fútbol entre dos estilos que no tenían nada que ver, el estilo Ferguson y el estilo Bielsa chocaron en el “Teatro de los sueños”, y el estilo del chileno salió victorioso con un 2-3.

 

 

En la vuelta, San Mamés estaba lleno hasta la bandera, la afición empezó a creerse lo que estaba viendo y aquel partido de vuelta lo demostró, una exhibición de fútbol ofensivo con la que el Athletic Club apeó a los “Red Devils” de la Uefa Europa League.

“Es un tributo al esfuerzo impregnado por su entrenador y una maravilla verles jugar de esta manera. Se merecen llegar hasta el final”

Tocaría viajar a Gelsenkirchen, para enfrentar a un Schalke que tenía como estrellas a Raúl, Neuer y Draxler entre otros. La ida fue un 2-4 favorable al conjunto bilbaíno, que con un Llorente estelar no tuvo dificultades de asegurarse una ventaja para la vuelta. A punto estuvo el Schalke de dar el susto y eliminar al Athletic de la competición europea, pero los goles de Ibai Gómez y Susaeta pusieron el global 6-4 y el Athletic Club jugaría las semifinales ante el Sporting de Portugal.

La final de la Europa League, a la espera

La ida se jugó en Lisboa, y el club lisboeta no dio tregua, visitaría San Mamés tras haber ganado 2-1 gracias a los goles de Insúa y Diego Capel. El partido de vuelta es otro de esos partidos a recordar, el Athletic se fue al descanso con un 2-1 favorable en el marcador, un resultado que eliminaba a los “Bielsa Babes” de Europa League y los dejaría a las puertas de la gloria en Bucarest. En el minuto 88 apareció la bota de Fernando Llorente, qué tras un centro desde la zona izquierda de Ibai Gómez, remató el balón al fondo de la red y hacía a San Mamés y a Bilbao entera estallar en vítores.

El Athletic Club jugaría la final de la Europa League ante el Atlético de Madrid.

 

Aquella final, en la que el Atlético de Madrid comandado por Radamel Falcao despachó al Athletic de alzar el trofeo al cielo de Bucarest.

El Athletic Club, tras la final

El no haber ganado aquella final no quita el hecho de que el Athletic Club hizo una Europa League excelsa, mostrando un juego del que hoy en día ya no queda nada, un fútbol ofensivo con el qué el club fue capaz de vencer a los más grandes y caer con dignidad ante otros.

Sirvió de escaparate para talentos cómo Javi Martínez o Ander Herrera, incluso para Fernando Llorente, pero en este último nombre hubo otras cosas de por medio que no caben en este artículo.

En definitiva, los “Bielsa Babes” se mostraron a Europa y al mundo entero, y gracias a esa Europa League demostraron, una vez más, lo grande que es el Athletic Club.

 

Mafia y fútbol: Miedo y corrupción

Mafia y fútbol: Miedo y corrupción

Quién no conoce a la Mafia. Esta organización criminal saltó a la fama en la Nueva York de los años 20, donde mediante negocios de dudosa legalidad conseguían fondos para beneficio propio. Muertes, torturas, secuestros e infinidad de cosas que atañen a un grupo donde es difícil entrar, pero mucho más difícil salir. La Mafia es originaria de Italia, más concretamente de la isla de Sicilia. “La Cosa Nostra” es el grupo mafioso más conocido, pero en el territorio transalpino hay diferentes familias que controlan las zonas del país para que nada se les salga de su alcance.

Junto a la sicliana, otra de las más conocidas es la Camorra, principal organización criminal de la zona de Nápoles. En tiempos de Maradona, el crimen organizado estaba en pleno auge a pies del Vesubio. De hecho, una anécdota un tanto curiosa relaciona a la Mafia con el astro argentino.

El Banco de Nápoles guardaba como oro en paño, nunca mejor dicho, el trofeo de mejor jugador del Mundial 86 otorgado a Diego. En un asalto por parte de la Camorra, confiscaron el trofeo y lo convirtieron en lingotes de oro para vender, dejando al Pelusa sin su trofeo. En 1995 recibiría el balón de oro honorífico, pues hasta este año solo europeos podían ser los poseedores de semejante distinción.

Futbolistas y vinculación a la Mafia

Es inevitable que en Italia no haya futbolistas relacionados a la Mafia. Vincenzo Iaquinta es campeón del mundo en el año 2006. El ex jugador de Juventus y Udinese entre otros fue detenido en el año 2018 por presunto tráfico de armas y pertenencia a la Ndrangheta, mafia de Calabria, de donde es Iaquinta. Sus declaraciones al salir del juzgado fueron desgarradoras:

“Estoy sufriendo como un perro. Me han robado a mis hijos. Mi vida. Me lo han robado todo sin haber hecho nada. Sin haber hecho nada. ¿Por qué soy Calabrés? ¿Por qué soy de Crotone? Soy campeón del mundo y estoy orgulloso de ser calabrés, pero yo no he hecho nada. Me relacionan con la ‘Ndragheta’ y no hay nada. Nada. Tengo cuatro hijos…”

Vincenzo Iaquinta, relacionado con la Mafia, fue campeón del mundo 2006. El Otro Balón

Otro jugador que ha sido relacionado con el circulo de la Mafia es el argentino Ezequiel Lavezzi. El Pocho fue visto varias veces frecuentando un restaurante propiedad de la Camorra en Nápoles, cuyo dueño era Marco Lorio, directo integrante de esta “familia”. El argentino tuvo que ser llamado a juicio en calidad de testigo cuando su amigo fue detenido por las autoridades italianas.

Pero si hay alguien que sobrepasa por encima de los demás a la hora de la implicación con el crimen organizado es Fabriccio Miccoli. El jugador siciliano ha sido condenado por ser el autor de dos delitos además de por reírse de la muerte de un juez asesinado por la Cosa Nostra.

Miccoli ha sido un reputado goleador que ha jugado en equipos de la Serie A como la Juventus, el Benfica o el Palermo, donde habría entablado relación con este tipo de grupos. Además, se conoce que colaboró con la Mafia en un intento de extorsión a unos socios que le debían dinero.

Clubes pro y anti mafia

No es descabellado pensar que hay clubes nutridos económicamente por la Mafia. Tampoco es equivocado el pensamiento de que la Mafia tenga mucho que ver en algunos campeonatos conseguidos por los equipos italianos.

Mucho se ha hablado de la relación de la Juventus y sus ultras con la Ndrangheta, pues la Serie A obligó a cerrar un fondo del campo de la Vecchia Signiora debido a que los ultras colaron gente de la Mafia durante un partido.

En Calabria todo el fútbol está controlado por la Mafia según palabras de su antiguo líder, Luigi Bonaventura.

“Hay docenas de clubes controlados. No es una cuestión de dinero, sino de poder”. “Controlar el equipo de fútbol de la región aporta prestigio a los mafiosos y les permite reunir soportes para sus luchas internas de poder”

Es inevitable hablar de Palermo y Messina en este apartado, pues estos clubes sicilianos viven rodeados por y para la Mafia. Varios son los casos de ambos equipos donde jugadores han sido pillados en conversaciones con Capos (jefes) de la Mafia e incluso en bodas de estos mismos.

Palermo y Messina han tenido vínculos históricos con la Mafia. El Otro Balón

El famoso caso Eldense, la mafia en España

Un 12-0 siempre es un resultado escandaloso. Pero cuando ves una actitud rara de los jugadores sobre el terreno de juego, levanta muchas sospechas. La mafia calabresa entró en Elda por medio de Nobile Capuani, quien prometió jugadores, victorias y dinero. Pintaba bien, pero lo que mucha gente no sabía es que las apuestas ilegales entraban al mismo ritmo que el dinero.

Hubo pagos de hasta 700 euros por disputar un solo partido con el club alicantino, lo que hizo levantar las sospechas de propios y extraños. Un 8-0 en contra al descanso en el Mini Estadi era la propuesta. Y así fue. Los culés terminaron ganando por 12-0 y la Mafia, a su vez, ganando mucho dinero dejando a un club prácticamente hundido en la misera.

 

Felix Magath, el día que hizo historia

Felix Magath, el día que hizo historia

Era el 23 de mayo de 2009, se cumplían 75 años del asesinato de Bonnie y Clyde, Pichichi estaría cumpliendo 117 años y uno de los padres de la dramaturgia como Henrik Ibsen cumplía 103 años de fallecido. Pero se estaba a punto de escribir una página más en la historia del fútbol y de la vida. La Bundesliga vivía su última fecha, tenía al Wolfsburg de Felix Magath primero con 66 puntos y al Bayern Münich con 64 puntos en el segundo puesto.

Las cosas estaban tensas, había nerviosismo de ambos lados pero solo se sabía una cosa: íbamos a tener campeón. ¿Cómo fue aquel día? ¿Quién es Felix Magath? ¿Cómo jugaba el Wolfsburg de Grafite y Dzeko? Lo responderemos.

El camino a la historia de Felix Magath y el Wolfsburgo

Cuando la primera vuelta finalizó, nadie en el mundo se podía imaginar algo así. El equipo de Felix Magath se posicionaba noveno en la liga y el título era una posibilidad lejana, los malos resultados de los de arriba y una racha tremenda por parte de los ‘Lobos’, los colocó a luchar por el trofeo.

Wolfsburgo y Bayern de Múnich estaban en la disputa por el título liguero. Por parte de los ‘Lobos’ podría ser su primero, el Bayern en cambio buscaba su vigésima liga. En la fecha 31 se dio una oportunidad para los ‘Bávaros’ puesto que el Wolfsburgo comandaba la liga. El Bayern había ganado al Energie Cottbus por 1-3 y el equipo de Magath cayó por 4-1 frente al Stuttgart, otro contendiente al título. La tabla quedaría empatada con 60 puntos para cada uno, pero una amplia diferencia de goles para ‘Die Wölfe’, esto hacía que ellos tomaran la delantera. Las siguientes fechas serían determinantes.

Felix Magath quería con todas sus fuerzas aquel título, pero ésta vez el ex-entrenador del Bayern Münich lo quería para su nuevo equipo: Wolfsburgo. Así que en las siguientes dos fechas fue con todo y dieron resultado: Dos victorias y 6 puntos. Mientras que el Bayern de Múnich empataría frente al Hoffenheim y la posibilidaddel título se iría diluyendo.

Felix Magath, en rueda de prensa. El Otro Balón

Felix Magath en rueda de prensa. El Otro Balón

23 de mayo de 2009, el partido más importante para Felix Magath

El reloj marcaba las 3:29 en Alemania, los jugadores ya habían salido del vestuario y estaban en el gramado del Volkswagen-Arena esperando unos segundos para el comienzo del encuentro. El Bayern, por su parte, jugaba en casa frente al Stuttgart y también, a ésta misma hora esperaba por el silbatazo inicial. Durante 5 partidos consecutivos de Bundesliga, el Wolfsburgo había llenado su estadio con treinta mil espectadores y no lo duden, el día del posible título también estaría a reventar. 30.000 hinchas para ver lo que podría ser historia: El primer título de los ‘Lobos’.

Primer tiempo

El partido comenzó con mucha tensión pero como acostumbraba el Wolfsburgo, fueron con todo, a por la victoria y a por el título. Una belleza de jugada de Grafite por la banda derecha sería la primera ocasión de peligro. Pocos minutos después, Makoto Hasebe robaría el balón y se intenaría en el área, el japonés buscaría el palo mas lejano pero la defensa rechazó. Un rechace que quedaría cerca en el pie de Grafite, el delantero no pudo disparar pero sí Misimovic, el bosnio lo celebró frente a toda la afición local, era el 1-0 para el equipo de Felix Magath.

Al minuto 15 Christian Gentner recibiría por banda izquierda, recortó par de veces, mandó el centro raso y Grafite con mucha calidad con la cara externa del pie la mandaría a guardar. Era el 2-0 en casi veinte minutos de partido, la calma había llegado pero no se debían confiar, faltaba mucho. El 3-0 pudo llegar pocos minutos después con otra grandísima jugada por banda derecha de Grafite: Fuerza, cuerpeo, velocidad y centro a la cabeza de Dzkeo. Lamentablemente no entró por poco. Se tornó de ida y vuelta, una gran jugada del Bremen en el otro lado de la cancha, una bonita secuencia de pases terminó dejando solo a Frank Baumann que no pudo definir bien.

Minuto 26, salida por parte del Werder Bremen, se equivocan y la toma Grafite, va el brasileño a internarse en el área, lo hace y pasa el balón… Prödl mete la pierna y es autogol. 3-0 y no se había cumplido ni media hora de partido, empezaba el sueño.Tan solo cinco minutos después empezaría la tensión, puesto que Diego descontaría gracias a un bello tacón de Claudio Pizarro. 3-1 y el Wolfsburgo debía calmarse. ¿Cómo se tomaría el gol el equipo local? Un poco mal, antes de terminar la primera parte, Aaron Hunt tuvo un mano a mano frente a Benaglio, el mediocampista quiso pincharla pero pegó en el travesaño. Miedo.

Segundo tiempo

Entretiempo, momento para que Magath hablara con sus muchachos y los calmara. Salida al segundo tiempo y no se ve mucho cambio, el Bremen consigue un tiro libre algo lejano pero en sus filas está el peligroso Naldo, el central brasileño mandó un potente disparo que Benaglio despejó con una parada extraordinaria.

Misimovic frente al balón, es un tiro libre y una oportunidad para sentenciar el partido y sellar el primer título liguero del Wolfsburgo, treinta mil personas viéndolo, mandó el centro a la cabeza de Grafite y gol. Era el minuto 56, a falta de un poco más de 30 minutos, la gente sabía que serían campeones. Esa fue la asistencia número 20 de Misimovic. A falta de quince minutos, la historia estaba prácticamente escrita: Edin Dzeko se uniría a la fiesta gracias a la segunda asistencia de Gentner en el partido. Un hermoso pase pinchado al pie derecho del joven delantero que ésta vez si lo aprovecharía. 5-1.

Final del partido, no importaba resultado externo, no importaba nada. Era un sueño hecho realidad, la locura de Felix Magath y sus muchachos: El Wolfsburgo era campeón de la primera división alemana por primera vez en su larga historia.

 

¿Cómo jugaba el Wolfsburgo de Magath?

El artífice de todo ésto lo había orquestado desde hace un año con sus importantes fichajes: Misimovic, Grafite, Dzeko, Josué y Benaglio. La temporada del título se hizo con jugadores como Andrea Barzagli o Cristian Zaccardo. Un fichaje muy cuestionado el de Barzagli, caro por un jugador que estaba en su mejor nivel pero no había probado fuera de Italia. Era un complemento perfecto para lo que quería Magath: central fuerte, calmado, veloz, que te pueda jugar abierto y una amenaza. Las dudas se esfumaron cuando vieron su rendimiento.

Al finalizar la primera vuelta es cuando se dio el famoso ‘Felix Factor’ o en español ‘El Factor de Felix’. El DT alemán cambió su formación de 4-2-3-1 a 4-4-2 en rombo. Además recuperó a Grafite, el brasileño estuvo lesionado en varios de los primeros partidos, su vuelta fue el boom faltante. Normalmente jugaba con estos nombres: Benaglio; Schafer, Barzagli, Madlung, Riether; Josué, Hasebe, Gentner, Mismiovic; Dzeko, Grafite. ‘Die Wölfe’ tenía un equipo muy ofensivo y sólido defensivamente, la mejor forma de defender es atacar, era más o menos la idea de Magath. Los laterales Schafer y Riether jugaron un papel muy importante en la presión alta. En el mediocampo encontrábamos al capitán Josué, que daba muchísima solidez defensiva en esa línea de 4 y era el solvente para las subidas constantes de los laterales.

Christian Gentner, quién ya había ganado una liga con el Stuttgart, jugó un rol fundamental en éste equipo, era un box-to-box que se transformó clave para Felix Magath. Cosechó 10 asistencias y se ganó el corazón de todos. Hasebe era otro más que iba al corte y ayudaba a la defensa del equipo, importante en este triunfo. Los tres más importantes, la base de la primera Bundesliga del equipo: Zvjezdan Misimovic, Edin Dzeko y Grafite. Todo gol partía desde aquí frecuentemente. Como buen mediocentro ofensivo que fue Felix Magath en su época, tenía que jugar con uno que liberara pura calidad, y encontró en el bosnio Misimovic, un mediapunta capaz de asistir y marcar. Terminó repartiendo 27 asistencias en todas las competencias ese año.

Los goleadores de Felix Magath

¿Y quién se encargaba de los goles? El dúo dinámico: Dzeko-Grafite. El ‘boom’ de la Bundesliga, el dúo que se paseó a toda la liga alemana. Entre los dos en todas las competencias anotaron 71 goles, fueron 36 para Edin y 35 para Grafite, y además asistían. El bosnio dio 12 mientras que el paulista registraría 10. Eran el complemento perfecto. Grafite era un jugador que desbordaba por banda, tenía fuerza, aguante, regate y velocidad. Del otro lado Dzeko era un ‘killer’ del área, siempre dispuesto a mandar lo que sea, hasta una piedra a la red.

Los sueños se hacen realidad y un 23 de mayo de 2009, todos los jugadores y aficionados del Wolfsburgo, celebrarían algo inimaginable.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad