Hugo Guillamón, el central infiltrado

Hugo Guillamón, el central infiltrado

En Riazor se enamoró. Los informes parecían letras en papel mojado, pero a Luis Enrique no se le escapa ningún detalle. El historial con Luis de la Fuente o Santi Denia era evidente. Unos hechos que sirvieron para que el actual seleccionador convocara a Hugo Guillamón hace 6 meses. El canterano che hizo un partidazo como central aquel 29 de marzo en el histórico estadio del Deportivo de la Coruña. La cuestión de esta actuación fue que mucha gente que no siguiera la actualidad del Valencia o de las categorías inferiores del combinado nacional se preguntará: ¿Hugo Guillamón de central? De hecho, aún colea la pregunta en algunas barras de bar tras conocerse la última lista de convocados. Sí, Luis Enrique, al menos en este aspecto, sabe lo que está haciendo. En definitiva, ¿Qué puede aportar el joven de 22 años de cara al Mundial de Catar 2022?

 

Situaciones dispares para Hugo Guillamón

En 2020, Hugo Guillamón era dos personas distintas en cuánto a sus entornos como profesional del fútbol. Si se analiza sociológicamente, fueron dos contrastes en las que a veces volaba como un líder y en otras que parecía destinado a ser un eterno suplente. Por un lado, capitán de la Selección Sub´19 y por otro, reserva en la cantera del Valencia, por detrás de Javi Jiménez y Guillem Molina. Mientras presumía de sus campeonato europeos (Sub´17 y Sub´19), en el Valencia parecía destinado a ser una venta confirmada.

Cuando todo parecía claro, en un 22 de enero hubo un cambio. El conjunto valencianista, entrenado por Albert Celades, llegaba a Anoeta con Gabriel Paulista y Ezequiel Garay lesionados. Además, Eliaquim Mangala tuvo que ser sustituido al descanso. A partir de ese momento, Hugo Guillamón fue un fijo en todas las convocatorias.

Posteriormente, vino la etapa de Javi Gracia. Un 2020-2021 difícil, pero en el que jugó 25 partidos, donde pudo mostrar su actitud, esfuerzo y amor por el Valencia. También tuvo críticas, curiosamente, jugando en esa posición de central que quiere Luis Enrique. Si bien es cierto que Javi Gracia le dio la oportunidad, también hay que decir que el defensa no ejercía su rol especial. En aquel equipo, la salida de balón estuvo a cargo de Mouctar Diakhaby.

 

El espía Bordalás

El técnico que venía del Getafe, vio en Hugo Guillamón lo que antes nadie pudo ver. José Bordalás debutaba ante su ex equipo precisamente en el arranque de la 2021/2022. En aquel encuentro, el joven central jugó de mediocentro. El experimento no arrancó bien, ya que fue expulsado a los 3 minutos con roja directa. En cambio, Bordalás confió plenamente en él para esa posición, jugando un total de 37 partidos entre Liga y Copa del Rey.

 

En definitiva, con el entrenador alicantino fue un ‘6’. Un ‘fichaje‘ que se inventó para un doble pivote en el que Hugo Guillamón fue el único intocable, mientras Daniel Wass, Uros Racic o Ilaix Moriba eran rotados para acompañar al chaval que en 2020 no tenía ni contrato en la época de la pandemia por querer conseguir jugar en el club de su sueños.

 

Hugo Guillamón, uno de los tapados de La Roja

Para Luis Enrique, Guillamón es uno de sus centrales. Pero ojo, tampoco nadie le puede descartar que eche un cable como MC e incluso, que tengas funciones cercanas al área, como se está viendo en algunas fases ofensivas del Valencia de Genaro Gattuso. Definitivamente, Guillamón es un elemento de seguridad para el asturiano, a pesar de que a mucha gente le extrañe que esté en las listas de convocados como defensor.

Para el juego de la Selección española es necesario. Por eso siempre ha sido un fijo en las categorías inferiores a la absoluta. En ese estilo de toque, Guillamón destaca en en este ítem , y eso se puede ver en sus estadísticas con el pase. Esta temporada lleva 3 asistencias, pero para la misión de cara a que tenga alguna oportunidad en Catar, el ‘6’ del Valencia presenta unas credenciales contundentes. Estas son 70 toques por partido, un 85% de pases completados por encuentro, con un 90% de éxito en campo propio (WhoScored).

 

Y para esa etiqueta de que Guillamón era un defensa inseguro o con falta de contundencia, ya se encargó Bordalás de mejorarle en este aspecto. Si antes era flojo en el cara a cara, ahora se ha convertido en un ganador de duelos, especialmente, en los aéreos, con un 63%. Por otro lado, no hay que olvidar que en la Sub’19 de Santi Denia, Hugo Guillamón fue la pareja de Eric García en la línea defensiva. Por tanto, se conocen y tienen los automatismos necesarios para ser una de las parejas defensivas disponibles de cara al Mundial.

 

Un tímido duro sobre el campo

Parece que están definidas, pero la posición de central en España todavía es una incógnita. Pau Torres y Eric García parece la dupla definitiva, pero Diego Llorente, el ausente Iñigo Martínez y el propio Hugo Guillamón saben que tienen sus opciones. El percentil de la web FBREF lo tiene claro. Guillamón puede ser un centrocampista más, que no lo es, ya que es vital para el valencianismo (85 % de éxito entre en los despeje y los duelos aéreos). Pero si sus datos se traspasan a la posición central, indica que podrían mejorar sus números, además de poder ser uno de los mejores defensas del mundo en cuanto a pase y duelos ganados.

 

Pase lo que pase, Hugo Guillamón debe seguir su misión y seguir como infiltrado. A la hora de que caiga alguien, del chaval que dudaban en su propia casa en el Valencia Mestalla veremos si no acaba siendo uno de los centrales fijos de los próximos proyectos del combinado nacional. Incluso, habrá que ver si puede disputar con Martín Zubimendi un puesto por ser el sustituto de Sergio Busquets. Mientras tanto, Guillamón querrá seguir enamorando al resto como a Luis Enrique en aquel encuentro en Riazor.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *