Islas Salomón, el fútbol español de las favelas de Oceanía

Islas Salomón, el fútbol español de las favelas de Oceanía

El paro y la depresión dominan en las Islas Salomón. Un país de Oceanía que tiene grandes problemas estructurales en la educación, además de grandes derechos sociales que aún se consideran ilegales, como por ejemplo, la homosexualidad. En una nación con tantos límites, el fútbol aparece como elemento vestido de ansiolítico temporal para aliviar los problemas de la sociedad salomonense. El mérito de queLos Bonitos hayan ascendido 45 posiciones en el ránking FIFA en el último lustro reside en un español. Felipe Vega-Arango se embarcó en una loca aventura que le ha permitido ser un héroe nacional en las cinco estrellas de la nación de la tierra, el océano y el sol, como dicta en su bandera. ¿Por qué este asturiano decidió lanzarse a las aguas del Pacífico?

 

Oportunidad histórica

Hoy se puede producir un tsunami en Oceanía, aunque el partido se juega en Catar. A pesar de no ser en el icónico Lawson Tama, sobre las 19 horas, Islas Salomón puede acceder al playoff definitivo ante el mejor rival de Oceanía, Nueva Zelanda. Ganar sería un hito, pero tampoco aseguraría obtener una plaza definitiva en el Mundial, ya que el ganador de esta eliminatoria tendrá que enfrentarse al cuarto clasificado de la Confederación del Fútbol de la Asociación del Norte, CentroAmérica y el Caribe (CONCACAF).

 

Un encuentro que está marcado por el Covid. Felipe Vega solo ha podido convocar a jugadores de Honiara, la capital. Con permiso de Australia, que juega en la Confederación Asiática, Nueva Zelanda quiere demostrar su legado y mantener su racha de invicto ante Islas Salomón. Pero ojo, en 2017, ya hubo un precedente favorable para los del técnico asturiano con un 2-2 en el partido de vuelta para la Clasificación del Mundial de Rusia en 2018. Aunque en la ida, los isleños perdieron 6-1.

 

El viaje más largo de Felipe Vega

No es la vuelta al mundo en ochenta días, pero Felipe Vega sí realizó el trayecto más longevo que se puede hacer desde España. En 2017, el técnico asturiano estuvo 24 horas volando para llegar a un destino que nunca se imaginó en su mente futbolística, ya que en España estaba marcado por la falta de oportunidades. No tuvo dudas cuando mandó su currículum, pero tampoco las tuvo cuando llegó la oferta a su mesa. Aceptó de inmediato.

 

Islas Salomón y la fiebre extrema por el fútbol

Islas Salomón es un país que está enfermo en el buen sentido de la palabra por el balompié. El fútbol, el sala y el playa desata pasiones indescriptibles en sus 700.000 habitantes. Una población que desahoga sus penas con el deporte rey. La tristeza que acumulan en las favelas y la falta de recursos educativos, tecnológicos y económicos son contrarrestados con la ilusión y el crecimiento de la selección absoluta gracias al trabajo incansable de Felipe Vega.

 

El ascenso de la Brasil del Pacífico

El proyecto en Islas Salomón estaba claro: Dotar e impulsar una estructura futbolística occidental sin perder la visión real en este territorio de Oceanía. El trabajo de campo realizado por el director técnico de Mareo ha sido impecable. Las mejoras en infraestructuras, en recursos materiales y en el crecimiento del fútbol base ha sido clave para el ascenso deportivo de ‘Los Bonitos’ en los últimos años.

 

Se puede decir que este ascenso está marcado por dos etapas para Felipe Vega. Primero llegó para estar en la dirección técnica. Él ha sido clave en la formación de entrenadores y de chavales con la premisa de instaurar el fútbol de toque. Debido a su gran trabajo en sus primeros dos años, fue nombrado seleccionador. Un cargo que se ha dividido entre 2017-2018 y actualmente.

Además de esa subida fulgurante en el ránking, Islas Salomón se ha convertido en la segunda mejor selección en Oceanía. Sus dos presencias en las finales clasificatorias (2018 y 2022), una gran participación en los Mini Juegos del Pacífico (2017) y la participación en el Mundial de Brasil 2019 por parte de la selección Sub-17 confirman esta progresión en subida.

 

Los jugadores de la selección de fútbol y de la selección de fútbol sala

En los últimos tiempos, es habitual ver a los Kurukuru en los mundiales de fútbol sala, en los que ha participado en las últimas cuatro ediciones. En una entrevista el otro día en Gol Televisión, Felipe Vega confirmó que algunos jugadores compaginan su presencia en ambas disciplinas deportivas. Es el caso de su capitán, Micah Lea’alafa, el líder de ambas selecciones, siendo el capitán y el claro reflejo de la pasión futbolera que sienten los salomonenses.

 

Otro caso histórico es Paul Huía. Además de ser durante muchos años el guardameta indiscutible en fútbol y en fútbol sala, también lo fue en fútbol playa, jugando para los tres combinados a la vez en su carrera deportiva.

 

El héroe de Guadalcanal

Álvaro de Mendaña exploró esta isla allá por el 1568. No encontró las minas de oro del Rey Salomón. Probablemente, Felipe Vega y su selección tampoco tengan el premio dorado de ir a Catar. Lo que si es verídico es que el primero descubrió varias islas, y el segundo, trajo felicidad a base de buen fútbol y calidad humana a un país que está sometido a una crisis continua.

Estados Unidos consiguió una de las victorias más importantes sobre Japón en la II Guerra Mundial en la Batalla de Guadalcanal. Hoy, en Isatabu, la isla mayor, Felipe Vega es un héroe sin precedentes. Volver a España podría ser una opción, y más cuando quizás su trabajo no está bien reconocido en el aspecto monetario, pero la satisfacción de hacer crecer a una nación, alegrar a los niños que no tienen ni un móvil ni un ordenador (la mitad de la población son menores de edad) y tener libertad para extender tus conocimientos debe ser lo más parecido al sonido del mar: Placer por lo que sientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *