Nottingham Forest, los tricky trees del pub rock

Nottingham Forest, los tricky trees del pub rock

Corría la década de los 70 en Inglaterra, el motor económico del país seguían siendo las industrias de producción. Todo el norte y el centro del país estaba dominado por la industria, ya fueran fábricas o minas. Lo que dirige la historia hasta Nottingham, la cuna de Robin Hood y de la industria del encaje.

El fútbol en Nottingham era lo que cada fin de semana sacaba a todo trabajador de la rutina semanal. noventa minutos de desconexión total en el City Ground. Aunque a principios de los 70 el club no atravesara una buena situación en lo deportivo, en 1975 llegaría el cambio que tanto necesitaban. Cesaron al entonces entrenador Allan Brown, y firmaron a alguien que se convertiría en leyenda, en una leyenda del mismo calibre que el mismísimo Robin Hood en Nottingham, Brian Clough llegaba a los tricky trees.

 

Brian Clough, la aparición del genio

Dos años tardó Brian Clough en llevar al Nottingham Forest a lo más alto, tras fichar a jugadores como Colin Barrett, Kenny Burns o Larry Lloyd, el equipo se situó ante todo pronostico al frente de la First Division. En el ascenso del Forest jugó un papel muy importante Peter Taylor, quien se unió a Brian Clough para formar un staff técnico que sería la envidia de Europa años después.

 

 

La primera temporada del Nottingham Forest en First Division fue histórica, tan solo un equipo había logrado ganar la competición tras haber ascendido, algo a lo que este Forest se sumaría a final de temporada. Conquistaron la liga aventajando al Liverpool por siete puntos, y para añadir más epicidad a la historia, también se alzaron con la Copa de La Liga tras ganar al mismo Liverpool el partido de desempate en Old Trafford. El Nottingham Forest marcaría así, el inicio de su época dorada.

 

La dama de hierro y la juventud “skin”

Todo este ascenso a la gloria del Nottingham Forest se compaginaba con un cambio a nivel social y cultural en Inglaterra, una revolución que tuvo lugar al el final de la década de los 70. El fútbol en Inglaterra estaba considerado como la cosa más importante dentro de las cosas menos importantes, ya que las constantes huelgas por las medidas que había tomado Margaret Thatcher llenaban las primeras hojas de los periódicos.

Con la llegada de la dama de hierro, la base económica en Inglaterra cambió, se cerraron las industrias catalogadas como “no-rentables”, y en consecuencia, la clase obrera se disolvió y el tejido social que unía a sus comunidades se rompió para siempre.

A todo este tinglado político, lo acompañaba un movimiento musical que cada vez era más popular entre los jóvenes. El punk rock, que también sería conocido como pub rock, estaba en auge en Inglaterra, igual que el Nottingham Forest. Grupos como The Clash y Sex Pistols iniciaron un movimiento que desconectaba a los jóvenes del gobierno conservador de la época. Esos mismos jóvenes fueron los que trajeron al mundo la famosa palabra “skinhead”, una subcultura en la que el punk rock y sus letras eran la base de una juventud contestataria, antisistema y callejera. Una juventud que tenía la lucha de clases por bandera.

 

Los tricky trees, el mejor equipo de Europa

Tras el pequeño parón histórico que ha tenido el articulo, es hora de retomar el fútbol. Tras su doblete en First Division, el Nottingham Forest de Clough y Taylor había conseguido un billete a la Copa de Europa. Su primera participación no fue un camino de rosas, ya que tuvo que eliminar al Liverpool, que se había alzado campeón en las dos últimas ediciones. Tras librar el bache, los de Clough se vieron viajando al Olympiastadion de Munich, para jugar la final ante el Malmo.

Una final europea para un club que dos años antes estaba luchando por ascender. Como la cultura del punk rock, viniendo desde lo más bajo para acabar siendo un referente en lo más alto. La final no fue de lo más atractiva para el aficionado, pero era algo habitual en los partidos del Forest, no eran especialmente vistosos. El mayor título que podía conseguir un club por aquel entonces viajo hasta Nottingham, gracias a un gol de Vinnie Jones, el primer jugador inglés de la historia por el que un club pagó un millón de libras.

Este triunfo le dio el acceso a la Supercopa de Europa, que también ganó frente al FC Barcelona. La gloria europea del Forest no acabaría ahí, el inicio de la década de los 80 lo haría con ellos dominando Europa.

Esa segunda final consecutiva se jugaría en el Santiago Bernabéu, el Nottingham Forest se enfrentaría al Hamburgo de Kevin Keegan. La final se resolvería como la anterior, un 1-0 poco vistoso pero que pudo haber sido adverso de no ser por la gran actuación de Peter Shilton. El Nottingham Forest saboreaba la gloria europea, un sabor dulce que acabaría atragantando al club.

 

 

La caída y la sequía del gigante

La caída del Nottingham Forest tendría mucho que ver con la partida de Peter Taylor, quién abandonaría el barco para entrenar en solitario al Derby County. Tras esta marcha, ocho años pasaron hasta que los tricky trees volvieron a alzar un título.

Brian Clough y sus jugadores ganarían por tercera vez la Copa de la liga en 1988, tras una sequía de títulos de un club que parecía haber entrado en escena para dominar el fútbol inglés. Estuvieron cerca del triplete, pero fueron eliminados de la FA Cup tras la tragedia de Hillsborough, y en liga acabaron terceros.

Los problemas con el alcohol de Brian Clough cada vez eran más visibles, y su actitud dejaba mucho que desear. Fue multado varias veces y hasta llegó a ser sancionado una temporada entera con no poder sentarse en el banquillo. Tras dieciocho años en el club, se retiraría tras descender a segunda división. Esto marcaría el fin de una era y un declive de un club histórico que no ha vuelto a la élite desde aquel entonces.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un comentario en «Nottingham Forest, los tricky trees del pub rock»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad