Theo Bongonda, el rezandero del Mirandilla

Theo Bongonda, el rezandero del Mirandilla

Si La Liga llevara estas últimas 5 jornadas en vez de 10, el Cádiz sería uno de los equipos invictos junto a la Real Sociedad, Real Madrid y Valencia. Los de Sergio González comenzaron la campaña con 0 de 15 puntos posibles, con ningún gol a favor y 15 en contra. Por tanto, tiene mérito esta resurrección tras un inicio apocalíptico, gracias a su carácter competitivo y a una afición que tiene más fe que cualquier otra de España.

Ahora, la ilusión se palpa en hombres como Theo Bongonda. Junto a Brian Ocampo y como se pudo ver ante el Real Betis, deben ser el desborde constante del submarino amarillo del sur. No hay excusas, con 25 años, el extremo que resucitó en el Genk está obligado a ser la estrella que por cierto, siempre anheló con volver algún día al campeonato español desde su marcha del Celta de Vigo hace seis años. ¿Cuáles son los motivos para creer en el chico que se negó a jugar y fichar por el Manchester City porque no iba al primer equipo?

 

Dios, fútbol y Call Of Duty

Hay que decir las cosas por su nombre. Theo Bongonda fue el fichaje estrella del Cádiz este verano. Mucha parte de culpa del éxito del traspaso fue del jugador. El Genk pedía 7 millones y gracias a la insistencia del extremo, al final el coste fue por 2 millones de euros. Ya durante la temporada, el futbolista ha reconocido que aún tiene que demostrar más sobre el campo, otro detalle que demuestra su autocrítica. Este propósito seguro que está siguiendo unas cuantas oraciones. Para el congoleño, su actividad más importante es rezar. Concretamente, desde los 14 años y unas cinco veces al día de media. Por si fuera poco, por las noches te lo puedes encontrar en un servidor del Call Of Duty, ya que es un fanático del videojuego y como dijo en una entrevista para JMG Football, presume de ser muy bueno.

 

Theo Bongonda, el más caro del fútbol belga

Tras su salida del fútbol belga para dar el salto en equipos como el Celta de Vigo o el Trabzonspor; Theo Bongonda volvió a la Jupiler Pro League para una segunda etapa en el Zulte Waregem. Con 24 goles y 22 asistencias, pasó a ser en la 2019/2020 en el fichaje más costoso entre dos clubes belgas en su historia (7 millones de euros) y a su vez, en el décimo escalón del campeonato nacional a la par que en el más caro del Genk.

Allí, en el club considerado los maestros del scouting, dio su despegue definitivo para ser de nuevo considerado como candidato a las grandes ligas. En el equipo que ‘formaron’ a jugadores como Sergej Milinkovic-Savic,  Leon Bailey o Wilfred Ndidi, hizo una gran dupla con Junya Ito, actualmente en el Stade Reims. En tres temporadas, anotó 36 goles y regaló 20 asistencias. Unos números que le hicieron hasta ser candidato a la selección belga para ser el suplente de Eden Hazard, pero nunca entró en los planes de Roberto Martínez.

 

 

La etapa de Bongonda en Vigo, alabada por ZZ

Bongonda estuvo tres temporadas vistiendo la elástica celeste. El Abanca Balaídos sabía de su potencial, pero además de una inmadurez típica de un joven, hay que reconocer que el Celta de Berizzo tapó (sin maldad) su proyección y tuvo la mala fortuna de coincidir con la mejor versión de Nolito. Cuando se marchó al Manchester City el actual jugador del Ibiza, llegó Pione Sisto a Vigo. En la 2016/2017, Bongonda renunció a sus vacaciones y partió como titular. Sin embargo, se electrocutó y al final cedió su puesto al danés.

En aquella etapa, compartió grandes experiencias enfrentándose a Lionel Messi o Antoine Griezmann, pero la anécdota que más recuerda fue una con Zinedine Zidane. Después de un enfrentamiento contra el Real Madrid, mientras el congoleño esperaba un taxi, paró un coche donde iba ‘Zizou’. El francés bajó la ventanilla y dijo mirando a los ojos del actual futbolista del Cádiz: «Eres un buen jugador, sigue así». 

 

Theo ‘Pain’ Bongonda

Como en su foto de perfil en Instagram, Theo Bongonda quiere ser un líder, como Pain en la Aldea Oculta de la Lluvia en Naruto. Con su velocidad y desborde, quiere demostrar que su nivel en la liga belga puede estar reflejado a la perfección en España. El punto positivo de todo este asunto es que ambos protagonistas se necesitan. Primero, el Cádiz necesita un hombre ofensivo que no solo sea fijar centrales. Y además, necesitaba un extremo con mucho gol y con mucha capacidad para asistir. Asimismo, con 25 años, Bongonda debe aprovechar esta oportunidad para ayudar al Cádiz y además, para demostrarse consigo mismo y al resto del fútbol europeo que puede ser un jugador que aspire a grandes metas.

 

Posiblemente, todavía no se ha visto ni el 60 % de su mejor versión, pero el camino que debe seguir es como el que ofreció ante el Real Betis. Con cerca del 70 % de precisión en el pase corto, creó bastantes problemas por banda derecha. Hay que recordar que su posición ideal es jugar por el flanco izquierdo. Su condición de titular será definitiva si se esfuerza en la contribución defensiva, aspecto que debe potenciar, a pesar de que alguna vez ha jugado de carrilero.

Sin miedo a decir que prefiere ganar menos millones para jugar de titular en equipos que confíen en él, ahora es una oportunidad de oro para un Bongonda que quiere convertir sus rezos en goles para dejar su carisma de forma eterna en la historia del Cádiz.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *