Gignac, el tigre de la UANL

Gignac, el tigre de la UANL

Hubo que esperar a un 7 de febrero de 2021 para que un equipo de la Concacaf dispute por primera vez en la historia una final de Mundial de Clubes (desde el cambio de formato de 2005). Los Tigres de la UANL vencieron por 0-1 al Palmeiras, el campeón de la Copa Libertadores. Un gol de penalti del francés Gignac dio el meritorio pase a la última ronda, que la juegan esta tarde ante el Bayern de Múnich en el estadio Qatar Fundation. “El bomboro”, apodo con el que se le conoce al futbolista en México, intentará conseguir otro hito ante el ganador de la pasada edición de la Champions League.

 

¿Quién es Gignac?

Gignac es un delantero francés de 35 años que aterrizó en San Nicolás de la Garza hace 6 campañas para hacer historia con los Tigres de la UANL. Natural de Martigues (Francia), el atacante es de sangre gitana, concretamente, de la etnia romaní, como otras leyendas del fútbol como Andrea Pirlo y Eric Cantona. Este dato lo reveló en una entrevista en la revista So Foot en 2009.

 

Entre la pobreza y el fútbol

Conocido como Dedé en su entorno más íntimo, desarrolló su infancia y su adolescencia en equipos locales, como en el ES Fos-sur-Mer y en el FC Martigues. Su hogar fue crecer entre caravanas, trabajando con su familia en los mercados y ferias urbanas de la zona, vendiendo ropa, entre otros productos. Con 17 años, decidió ir a la región de Bretaña tras la llamada del FC Lorient.

 

Gignac, cazador de goles y de animales

En “las merluzas” , Gignac tuvo dos años de adaptación hasta su salto al primer equipo en 2004. En su debut, anotó nada más entrar desde el banquillo. Aunque tuvo una participación destacada durante unos partidos, luego volvió al banco de suplentes y eso provocó que la siguiente temporada fuera cedido al Pau FC.

“En mi etapa en Lorient, desconectaba del fútbol cazando ciervos y conejos”, declaró Gignac en la revista So Foot.

Precisamente, su gran rendimiento en la National le hizo un hueco en el FC Lorient en la 2006-2007, ya en la Ligue 1, donde fue titular, nombrado como el mejor jugador del equipo, gracias a sus 10 goles y sus 5 asistencias.

 

 

Un referente en el fútbol francés

Sus siguientes pasos fueron en el Toulouse, el Olympique de Marsella e incluso, titular en la selección nacional. En “Los Violetas” , estuvo tres campañas, desde 2007 hasta 2011, consiguiendo un pichichi en su segunda temporada con 24 goles.

“Él solo sabe jugar de una forma: Dándolo todo siempre”, opinó Thierry Henry acera de Gignac.

En “Los Focenses”, Gignac tuvo una difícil adaptación. Si bien es cierto que realizó grandes actuaciones, durante dos años no encontró una regularidad constante, llegando a sufrir críticas de la prensa y de leyendas del Marsella, como Jean-Pierre Papin, que aseguró que el juego de Gignac era “demasiado previsible”.

 

Gignac, en el corazón del “Loco” Bielsa

Un año bastó para que Marcelo Bielsa se enamorase del felino. Fue cuando aceptó el cargo de dirigir al Olympique de Marsella en la 2014/2015. Si bien es cierto que Gignac venía de buenos registros goleadores (18 y 22 goles entre todas las competiciones), la situación del equipo no acompañaba y tampoco su estado de forma, casi siempre pasado de peso.

A su llegada, el “Loco” pidió los 48 partidos de la temporada anterior. Y lanzó un órdago: Gignac bajará de 2 a 6 kilos y marcará 25 goles“. Se quedó en 23 y rebajó su capacidad de delantero asistente para ser más goleador.

 

 

En el documental realizado por Interieur Sport, “André-Pierre Gignac, el Bomboro”, sale una carta de Bielsa llamada “¿Por qué respeto a Gignac?”, en la que el argentino se puso a los pies del francés y reconoció que el futbolista francés le hizo mejor entrenador.

“Es invencible porque jamás se rinde. Deja en el campo toda su energía. Contagia su emoción al hincha y se apasiona él mismo al hacerlo. En su diccionario, no existen las excusas ni las justificaciones. Se enfrenta a la realidad sabiendo que no podrá superarla”, escribió Marcelo Bielsa en la carta.

 

Historia del fútbol mexicano

Es innegable que Gignac está escribiendo un capítulo glorioso en el libro del fútbol azteca. En estos seis años en los felinos universitarios, ha anotado y regalado 147 goles y 24 asistencias en 246 partidos, siendo el máximo goleador europeo de la Liga MX y de la historia de Tigres, además de la conquista de 8 títulos más un subcampeonato de la Libertadores.

Primo de Yohan Mollo (Panathinaikos FC) y del retirado Jacques Abardonado, Gignac reconoció que en cinco minutos se hizo “mexican” al ver el Estadio Universitario. Sus costumbres en su infancia y su ascendencia gitana con origen de rama española, facilitaron su adaptación en cuanto al idioma y a la comprensión de la cultura mexicana.

 

 

¿Cómo juega Gignac?

Gracias a sus 1,88 m de altura, se sirve de su remate de cabeza como un arma que no es la más destacada. Si por algo destaca Gignac, es por sus disparos desde fuera del área con la pierna derecha, marcando golazos que se convierten en obras de arte. Asimismo, su habilidad esencial sin balón es el juego de espaldas.

Además, destaca por su capacidad de asociación, siendo un jugador que contribuye de forma fundamental en el colectivo del equipo y en el apoyo de sus compañeros, de ahí sus grandes datos en las asistencias o el flechazo que sufrió Bielsa por él.

En definitiva, Gignac es un fenómeno de masas que ha conseguido expandir la liga mexicana gracias a su nombre al continente europeo. Hoy puede agrandar su historia ante el Bayern, un rival al que ya se ha enfrentado a dos titulares del equipo alemán. Por un lado, ya marcó a Neuer en un amistoso ante Alemania con la selección. Por el otro, se enfrentó a Alphonso Davies en las semis de la Concachampions en 2017, donde se intercambiaron la camiseta y posaron juntos después del partido. ¿Podrá Gignac con su Tigres romper la hegemonía del fútbol europeo en el Mundial de Clubes durante los últimos siete años?

 

 

Guido Rodríguez, el chacal que necesita el Betis

Guido Rodríguez, el chacal que necesita el Betis

Guido Rodríguez está siendo un pilar fundamental para el Betis de Manuel Pellegrini. A sus 26 años es dueño y señor del centro del campo y está aportando esa entrega que tanta falta hacía en el Benito Villamarín. Es de lo más destacable esta temporada junto a toda una entidad como Sergio Canales.

 

Un trotamundos del fútbol sudamericano

Natural de Caseros, Guido Rodríguez comenzó su carrera futbolística en todo un coloso del balompié sudamericano: River Plate. Tras destacar con el segundo equipo en campañas anterioresel jovencísimo mediocentro comenzaba la pretemporada a mediados de 2014 con el primer equipo dirigido por Marcelo Gallardo, una temporada en la que conquistó dos títulos: la Copa Sudamericana y la Copa Libertadores.

Sin poder contar con minutos en el primer equipo de El Millonario, Guido ponía rumbo a Defensa y Justicia en forma de cesión para intentar ganarse un puesto en el equipo y evolucionar como futbolista. Conseguiría la continuidad que tanto hace falta en un jugador joven, pero tras finalizar la cesión se quedó sin hueco en el club donde había iniciado su carrera, teniendo que abandonar la entidad argentina.

Desembolsando una cantidad de 1,75 millones, Club Tijuana de México se hacía con los servicios del pivote argentino, un fichaje que lo llevaría al siguiente escalón profesional propiciando la atracción de grandes clubes de todo el continente.

 

La explosión de un argentino en tierras mexicanas

País nuevo y liga nueva, no pudieron frenar llegada de un argentino que llegó a la ciudad de Tijuana para ser indiscutible en el equipo y proclamarse como uno de los mejores jugadores de la liga mexicana. Con una personalidad insultante, Guido Rodríguez se ganó la confianza de la afición y entrenador nada más llegar al continente, gracias a su garra y entrega en todos los partidos.

Una temporada espectacular en 2016 tras disputar 42 partidos y marcar 5 goles, propiciaron que fuera nombrado como uno de los mejores jugadores del campeonato, despertando el interés de clubes como el América. Tanto fue, que desembolsaron la cantidad de 6,28 millones de euros para hacerse con sus servicios. En el conjunto de Miguel Herrera se estableció como una pieza imprescindible.

Tal fue su rendimiento, que llegaría uno de los momentos más esperados de un futbolista: la llamada de la selección Argentina. Debutando en 2017, Guido consiguió el sueño de todos los argentinos al sustituir a Paulo Dybala en un partido amistoso ante Australia, siendo llamado por la albiceleste regularmente a partir de entonces.

Dos años después, el Real Betis se hizo con los servicios del jugador por 4,5 millones de euros traspasando el océano atlántico para aterrizar en La Liga Santander.

 

 

Guido Rodríguez y la adaptación inmediata a La Liga Santander

Llegaba un desconocido Guido Rodríguez a la ciudad de Sevilla para ponerse a disposición del Real Betis en enero de 2020. Disputando apenas 14 partidos en su primera temporada, demostró su valía tanto para la competición como para el club, a pesar de la desastrosa planificación deportiva que conllevó al cese del entrenador Rubi.

Comenzaba la 20/21 con Manuel Pellegrini al mando del equipo y prácticamente con los mismos jugadores que el año anterior. Guido, se ganó la titularidad desde el primer momento, mostrando que, a pesar de ser un jugador destructivo, tiene grandes capacidades técnicas y no es un pivote al uso que solo sirve para defender.

A pesar del momento irregular que vive el conjunto bético, Guidoes de lo poco salvable en esta situación. Solo con su presencia, el Betis tiene otro aire, otro gen competitivo que hace que el equipo pueda competir como lo hacía antes, realizando grandes partidos como en el derbi sevillano. La difícil situación del club, pasa, en parte, porque el argentino esté bien, ya que su entrega y sacrificio mantienen al equipo a flote, un equipo que se hunde con facilidad.

Escoltando a Canales, Fekir, Lainez… el 5″ realiza una labor invisible en el centro del campo que siempre pasa desapercibida, pero que es necesaria para hacer brillar al resto de jugadores. Ese juego bajo la sombra, sucio y que no todo el mundo sabe hacer, es lo que caracteriza al argentino, consagrándose como un pilar fundamental en el doble pivote y haciendo olvidar a jugadores como William Carvalho o Andrés Guardado.

A medida que pasan los partidos, Guido crece a pasos agigantados, mostrándose cada vez más seguro con el balón en los pies y siendo uno de los fichajes que más rendimiento están dando en el Real Betis.

 

 

¿Cómo juega Guido Rodríguez?

El argentino se está consagrando como uno de los grandes recuperadores de La Liga Santander, siendo una pieza clave en el centro del campo y alcanzando registros que lo posicionan como una de las revelaciones del campeonato.

Jugando en el doble pivote del 4-2-3-1, Guido es el encargado de proteger todo lo que haya delante suya. Dejándole el protagonismo ofensivo a Canales, Fekir, Sanabria, Joaquín… Su labor principal es la de destruir el juego rival, recuperando balones y consiguiendo la posesión del balón. Dicha labor, se evidencia con sus 1,7 intercepciones por partido (vía sofascore), un dato que a medida que pasan los encuentros, crece de forma considerable.

A pesar de su rol como futbolista defensivo, no tiene que envidiar a nadie en cuanto al trato con el balón en los pies. Muestra de ello es su porcentaje de acierto en el pase: promedia un 89% de pases completados en campo propio y un 85% por partido (vía sofascore), algo que refleja su importancia a la hora de sacar el balón y sus pocas pérdidas en campo propio.

Garra y sacrificio es lo que está demostrando Guido Rodríguez, un jugador que se está dejando querer por la afición bética gracias a sus actuaciones en cada partido, dejándose todo lo que tiene en el campo y sin reprochar nada a nadie. Esa nobleza, combinada con la sangre hirviente en su juego, está consiguiendo ayudar al Betis a levantar el vuelo.

 

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad