Álvaro Fidalgo, un mariachi con acento asturiano

Álvaro Fidalgo, un mariachi con acento asturiano

Álvaro Fidalgo, una de las perlas de la cantera del Real Madrid, emigró a México DF hace apenas un mes para unirse al Club América. Allí se ha reencontrado con Santiago Solari, actual entrenador de los Azulcremas y artífice de su fichaje.

 

Álvaro Fidalgo, la génesis

Allá donde el frío te hace caminar encorvado, donde los paisajes parecen sacados de un cuento fantástico y, donde los domingos de fútbol, el sol desaloja su escondite para intensificar el verde de esa botella que tan felices pone a los paisanos. Asturias, mina de futbolistas de la talla de Villa, Cazorla o Mata, vio también medrar a Álvaro Fidalgo.

Natural de Hevia (Siero), Álvaro dio sus primeras patadas con la casaca del Condal de Noreña, uno de los históricos de la región. El ahora centrocampista no tardaría demasiado en despuntar; con una camiseta que ocultaba sus rodillas y unos diminutos pies que hacían lo propio con la pelota, Fidalgo pronto cambiaría de equipo. El Real Oviedo tocó su puerta, y este tomó las estrechas carreteras que derivan en ”El Requexón” para enfundarse la azul.

Tras cinco años de carbayón, Álvaro decidió cambiar de bando; el azul por las rayas rojiblancas, el interior por la costa, el Oviedo por el Sporting de Gijón. Los gijoneses atrapaban así a una de las joyas del fútbol español, aunque ambos sabían que Mareo era solo un trampolín para brincar solo dos años más tarde hasta Valdebebas.

 

Un asturiano en el Real Madrid

”Allá donde se cruzan los caminos, donde el mar no se puede concebir, donde los asturianos se sienten como en casa, y donde Fidalgo maravilló a Chamartín…Pongamos que hablo de Madriz”, ciudad a la que nuestro guaje llegó con 15 años para ingresar en la Academia del Real Madrid.

En territorio merengue, Fidalgo continuó exhibiendo sus soberbias dotes futbolísticas. Aquel niño bajito con cara de no romper un plato, se transformaba en mastín en cuanto olisqueaba el césped. A su desparpajo con la bola, se le soldaba esa garra norteña tan característica, ese extra que les hace únicos, dentro y fuera del ”prao”. Pues ya lo canturreó Melendi, y es que to’ buen asturiano no sabe de rendición.

Tras quemar su etapa juvenil, el inexperto futbolista se marchó cedido a un Rayo Majadahonda que evaluaría de qué material estaba hecho ese pequeño ”minero”. A pesar de escapársele la titularidad en el tramo final del curso, este demostró que estaba forjado en hierro, así que retornó a Valdebebas una vez finalizados los Play Offs de ascenso.

Santiago Solari primero, Manolo Díaz más tarde, y en especial Raúl González Blanco, quedaron encandilados con el talento de Álvaro desde el primer entreno. Tanto es así, que este último le retuvo una temporada más en el Castilla pese a contar con un sinfín de pretendientes en Segunda e incluso en Primera División. El ‘7’ le entregó el ’10’, el brazalete de capitán y la manija de un filial en el que sería de partida en 27 de los 28 encuentros disputados.

 

 

De Castalia al Azteca

Con 22 años y tras arrasar en 2ªB, iba siendo hora de subir de nivel. En un glacial mercado de verano en el que las novias ya no excedían, fueron dos las escuadras que más se interesaron por el joven pelotero. La opción A era su anhelado Sporting, empecinado en su regreso al ”Templo”. Sin embargo, tras la discordia entre ambas partes, sería el CD Castellón quien se llevase el gato al agua en el periodo estival.

Aunque le llevó un tiempo aclimatarse, el polivalente centrocampista terminó por convencer a Óscar Cano, el cual le utilizó tanto en el doble pivote como en la mediapunta. Sin embargo, cuando destituyeron al granadino y Juan Carlos Garrido ocupó su lugar, este fue relegado de nuevo al banquillo. Fue entonces cuando sucedió: el América, club más popular de México y al cual dirige Solari, su mentor, hizo sonar su celular.

Y así, rompiendo todos los esquemas, Álvaro Fidalgo cruzó el charco. Pero no para ”adornarse” en la que a priori es una liga chiquita. No, nada de eso. El centrocampista emprendía el vuelo rumbo México DF con un deseo, el de convertirse en el precursor de una nueva ”escuela” de futbolistas españoles: los que se van a América para triunfar, y no solo para retirarse plácidamente. De este modo, el asturiano empaquetó de nuevo sus enseres, sin olvidarse del verdoso vidrio que impregnaría Ciudad de México de una nueva fragancia: la de la sidra. Tocaba escanciar en el Azteca.

 

 

¿Cómo juega Álvaro Fidalgo?

La cantera del Real Madrid es muy asidua al 4-3-3. En este esquema, Fidalgo solía jugar en uno de esos dos interiores que acompañan al pivote. Sus aptitudes combinativas y de presión hicieron de la posición del ”8” su zona de confort durante su estancia en el club blanco.

Sin embargo, la llegada de Raúl al banquillo desencadenaría su reubicación en el campo en numerosos choques; encuentros en los que Álvaro partía de banda, y no desde el centro como acostumbraba. Con este ajuste, las presiones en salida y tras pérdida son más efectivas y, a la hora de tener el balón, ganas un centrocampista con el que acumular por dentro, construyendo un rombo que genera superioridad en la medular, para terminar golpeando por fuera, con laterales rápidos y profundos, muy típicos de filial.

Desde su desembarco en el América, Álvaro ocupa la posición de enganche en lo que parece ser un 4-2-3-1, aunque en el partido ante Tijuana jugado hace unos días, el del Principado comenzó en la banda, asumiendo un rol similar al ya explicado. No despeguen sus ojos del televisor ”güeys”, pues un nuevo mariachi con acento asturiano es ahora el que alegra los corazones en Ciudad de México.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad