Mohamed Bayo, cicatrizando sus delitos con goles

Mohamed Bayo, cicatrizando sus delitos con goles

La Ligue 1 recibió esta temporada unas pintadas de humildad. Cada año, el campeonato francés va teniendo más poder adquisitivo a la hora de gastar dinero en fichajes. PSG, Stade Rennais, Marsella, OGC Niza y AS Mónaco han gastado un total de 296,62 millones, algo más del 78 % del gasto total entre 17 equipos de los veinte equipos que componen en la competición del país galo (384 millones). Unas cifras que ya han superado a La Liga Santander (293) y acercándose cada vez más a la Bundesliga (417).

Dentro de esta gran burbuja, aparece una gota de agua llamada Clermont Foot. Un equipo que a lo largo de su historia, no ha gastado ni un euro en fichajes, salvo el de Famara Diédhiou en 2016. Con 20 millones de presupuesto, ‘Les Lanciers’ adquieren a sus jugadores en sus academias repartidas por el continente africano. Uno de ellos es Mohamed Bayo, uno de los gratos descubrimientos de esta Ligue 1 2021/2022.

 

¿Por qué hay que hablar de Mohamed Bayo?

Con un peinado que puede llegar a recordar a algunos jugadores neerlandeses de los 80, Mohamed Bayo está dejando su sello en esta primera vuelta del campeonato. Con 9 goles y 2 asistencias, el guineano está en la zona alta de goleadores. A dos tantos de la posición del pichichi que ocupa Jonathan David (Lille,11), Bayo se encuentra empatado con jugadores de renombre como Kylian Mbappé o Ben Yedder y por encima de otros como Amine Gouiri (8), Andy Delort (7) o Karl Toko-Ekambi (5). Su nivel sorprende por tres motivos: Es la primera vez que juega en la Ligue 1, él y sus compañeros eran  debutantes en la máxima categoría del campeonato francés y por último, que su condición de delantero no viene de una forma innata.

 

 

Un lateral al que obligaron a hacer goles

Siempre se ven casos de delanteros que luego acaban siendo defensas. Lo que sorprende ver es que un lateral acabe siendo delantero centro, cuando lo normal es que pueda reconvertirse en un extremo. De hecho, cuando supo aquella decisión, Bayo no la compartía para nada. Pero con el paso del tiempo, se ha acostumbrado a una posición que no le convencía. Y ahora, es feliz, alegando que lo que más le alegra en la vida es hacer goles.

Sus cifras son demoledoras. De la cantera del Clermont, fue cedido en la 2018-2019, al Dunkerque, donde estuvo dos temporadas. En cuanto tuvo minutos, pudo demostrar su capacidad goleadora, con 14 goles en 13 partidos. Estos números le permitieron volver a ‘su casa’.

 

Bayo, el otro ‘rugby’

En Clermont, el deporte más popular es el rugby. Pero es cierto que con el ascenso de Les Lancers y la explosión del delantero guineano, ha provocado que el fútbol también tenga su espacio en esta localidad que se encuentra en el corazón del Macizo Central. En su retorno, consiguió una temporada de ensueño en la Ligue 2. El Clermont quedó en segundo lugar, lo que provocó que por primera vez en su historia disputara la Ligue 1. El principal culpable fue Bayo, que fue pichichi de la competición con 22 goles y 7 asistencias.

«Es realmente otra dimensión. El club está entrando en una nueva etapa en su historia. Siendo de Clermont, siento que mi vida ha dado un vuelco. Veo que la Ligue 1 es completamente diferente de Ligue 2, que hay más impacto. No dudé de mis cualidades, pero no pensé que funcionaría tan bien para mí. Estoy realmente sorprendido. Pero soy un gran trabajador y quiero tener éxito».

Y sorprendidos están todos. El Clermont compite, cuando la mayoría de los expertos en fútbol francés pronosticaban un descenso seguro. Bayo está siendo el líder. Ha marcado el 50 % de los goles del equipo. Su progresión está siendo brutal. Es más, ya ha debutado con la selección de Guinea, estrenando el casillero ante Sudán el pasado mes de octubre.

 

Un error imperdonable

Pero no todo han sido luces para Bayo en el último año. Hace unos meses, pasó uno de los peores episodios de su vida y lo más grave, por su culpa. El atacante fue detenido por un delito de fuga después de provocar un accidente de tráfico. Además, según aportaron algunas fuentes, iba alcoholizado. Por suerte, no pasó a mayores y fue puesto en libertad 24 horas después.

«En mi cabeza, me dije que me había equivocado. Así es la vida, le pasa a todos. Hablo de eso porque soy futbolista pero estas cosas pasan todos los días. Sinceramente, me dije que no debería ponerme nervioso, que debería volver al trabajo, que debería concentrarme y que el resto vendría por sí solo. Seguí trabajando y eso es todo «.

 

En cambio, reconocer desde el primer momento el error, le está sirviendo de impulso a Bayo para que este asunto no le esté afectando en el rendimiento deportivo. Desde aquel episodio, ha jugado casi 7 partidos enteros y ha aportado 3 tantos, el último en una victoria crucial ante el Angers, que sirvió para cortar una racha de 7 partidos sin conocer la victoria.

 

¿Cómo juega Mohamed Bayo?

Con un físico delgado, fuerte y destacado por sus largas piernas, Bayo posee un 1,88 cm que le hace ser una amenaza aérea aunque no es su registro goleador habitual. El juego del Clermont le obliga a ser un delantero de área y a su vez, salir de ella para aprovechar los pases al hueco con sus desmarques. Para no ser un delantero centro natural, su manera de definir de primeras es exquisita. Sus puntos débiles se encuentran en el regate y en la contribución defensiva.

Bayo tuvo ofertas jugosas en verano, como la del Girondins de Burdeos. Ahora, se rumorea que el West Ham está muy interesado en sus servicios pero por el momento, se centra exclusivamente en su Clermont. Con un valor de 10 millones de euros, Bayo seguramente sea la venta futura más cara de la historia del equipo sureño. Si consigue ser el pichichi de la Ligue 1 o estar en el top 5 de goleadores, va a tener una buena carta de presentación para el mercado de fichajes veraniego. ¿Cuál será el destino?

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *