Jermain Defoe, un corazón dorado y su huella en el fútbol

Jermain Defoe, un corazón dorado y su huella en el fútbol

El 24 de marzo el fútbol perdía la oportunidad de seguir disfrutando de uno de los mayores goleadores de la historia de la Premier League. Con 39 años y un saco de experiencias, Jermain Defoe anunciaba su retirada inmediata del fútbol vía Twitter. Tras haber pasado por Inglaterra, Escocia y Estados Unidos, el ariete veía tal fecha como momento idóneo para poner fin a una carrera llena de goles.

Leyenda del West Ham, Tottenham y Sunderland. El inglés no solo va a ser recordado por sus goles, también se ha ganado una reputación muy respetable fuera de los terrenos de juego gracias a sus constantes gestos de agradecimiento con la comunidad y su compromiso con los más necesitados. ¿Por qué Jermain Defoe es una leyenda?

 

Jermain Defoe, el trotamundos del gol

Su carrera se ha desarrollado en tres países, Inglaterra, Escocia y Estados Unidos, pero donde más protagonista ha sido y donde más recordado será es en el primero. Su leyenda se forja en Londres y en Sunderland, empezando en la capital inglesa y acabando en la ciudad portuaria.

Comenzó su trayectoria en el West Ham de Harry Redknapp. El técnico inglés le hizo debutar con los hammers en la Premier League. Juega un total de 105 partidos en los que marcó 41 goles, esto le serviría para hacer un movimiento controversial y fichar por el Tottenham, rival y vecino del West Ham.

Nunca fue la primera opción en White Hart-Lane, tenía por delante a Robbie Keane y a Dimitar Berbatov, pero eso no le impidió jugar 176 partidos y marcar 64 goles en su primer periplo con los Spurs. Tras 4 años en el Tottenham fichó por el Portsmouth, donde se reencontró con Harry Redknapp, que un año después fichó por el Tottenham y volvió a llamar a filas a su delantero de confianza.

Esta segunda etapa en los Spurs fue en la que más brilló. Entre 2009 y 2014 se pudo disfrutar de la mejor versión de Jermain Defoe. En su primera temporada marcó 24 goles que clasificaron al club para su primera Champions League y también protagonizaría un repóker en la victoria 9-1 ante el Wigan. 362 partidos y 143 goles bajo los focos de White Hart-Lane.

 

 

En 2015 decidió vivir una experiencia exótica apostando por el Toronto de la MLS, aunque tan solo duró un año antes de volver a Inglaterra de mano del Sunderland. En la ciudad portuaria forjó una amistad que tocó el corazón de todo aficionado al fútbol.

 

Bradley Lowery, el niño que cambió la vida de Defoe

En su vuelta a Sunderland, Jermain recibió una lección de vida que jamás iba a olvidar. El delantero conoció a un niño llamado Bradley Lowery, quien padecía un neuroblastoma, un cáncer terminal degenerativo que los médicos encontraron en él con tan solo 18 meses de vida.

El pequeño Bradley encontró en el fútbol una forma de olvidar o dejar de lado su enfermedad. Era hincha del Sunderland desde que nació y los jugadores al conocer el caso, se volcaron con el en señal de apoyo. Hubo un jugador qué se interesó en el pequeño de forma especial. Aquel era Jermain Defoe, que finalmente y por circunstancias de la vida se convirtieron en grandes amigos.

Jermain lo visitaba cada vez que podía ya fuera yendo al hospital o a su casa, y aunque hubo un tiempo en el que parecía que Bradley había ganado la batalla, el cáncer volvió. Sus padres decidieron lanzar una campaña para recaudar dinero y pagar su tratamiento en Estados Unidos. Pero el diagnóstico fue desalentador y el viaje terminó cancelándose.

El momento más feliz del pequeño Bradley fue cuando Jermain Defoe lo sacó a la presentación de equipos en un Inglaterra-Lituania, donde el delantero marcó a los 21 minutos y se lo dedicó.

Lamentablemente Bradley no pudo vencer la batalla, pero Jermain Defoe decidió mantener su recuerdo vivo tatuándose su nombre en la muñeca. Hay cosas que nunca se olvidan.

 

 

El delantero no ha dudado en calificar esta amistad como el highlight de su carrera, incluso ha dicho en varias ocasiones que con Bradley Lowery recibió una lección de vida que jamás olvidará. Defoe demostró que su amistad con Bradley era inquebrantable, un ejemplo de nobleza y generosidad que siempre quedará en el corazón del mundo del fútbol.

 

La última bala de «Speedy»

Tras su paso por Sunderland y Bournemouth, Jermain Defoe decidió que era hora de dejar Inglaterra en busca de una nueva aventura. Su destino fue Escocia, donde acudió a la llamada de Steven Gerrard y su Rangers. Una aventura de dos años en la que marcó 32 goles en 74 partidos, aunque nunca fue titular indiscutible ya que el técnico inglés lo quería para brindar experiencia al vestuario. En la temporada 2020/21 gana su primer título levantando la liga escocesa.

Tras la marcha de Gerrard y el poco protagonismo que tenía en el club, Jermain Defoe decidió rescindir su contrato de mutuo acuerdo para buscar un nuevo capítulo en su trayectoria.

El destino o la casualidad lo llevaron de vuelta a Sunderland. Firmó un contrato de corta duración para ser parte del equipo que milita en League One. El 31 de enero el club lo anunciaba haciendo un guiño a Michael Jordan y su mítico «I’m Back».

A sus 39 años y con toda una carrera que sirvió de ejemplo para cualquier futbolista, el noveno máximo goleador de la historia de la Premier League decidió que ya era hora de dar un paso a un lado.

El recuerdo de sus goles permanecerá en la memoria de sus aficionados, pero su bondad y su humanidad son algo que siempre recordará todo el mundo del fútbol. Gracias por ser así y hasta pronto, Speedy.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad