Thiago Almada, de pibe de plaza a pibe de oro

Thiago Almada, de pibe de plaza a pibe de oro

Argentina, una de las mayores cunas de talento del fútbol mundial históricamente, está viviendo el surgimiento de un joven que puede devolver la ilusión a toda la hinchada del país. Thiago Almada, jugador de Vélez Sarsfield, está siendo la sensación del fútbol argentino con apenas 19 años. Un pibe sencillo de Fuerte Apache, que soñó con gambetear a los zagueros en Argentina y llevar el nombre de su barrio a lo más alto. Hoy, gracias a él en parte, Vélez vuelve a clasificarse para la próxima edición de la Copa Libertadores 2021.

 

Fuerte Apache y las canchas de tierra: Los inicios de Thiago

Thiago Almada nace y crece en uno de los barrios más poblados de Buenos Aires, Fuerte Apache. Un barrio que ha vivido numerosos conflictos y momentos de pobreza, pero que también ha tenido algunas alegrías. La principal de ellas siempre será la aparición de Carlos Tévez, un futbolista que llevó el nombre del barrio por todo el mundo.

“Tévez me dijo que tratase de sacar a mi familia del barrio”, Thiago Almada en una entrevista para TyC Sports.

El crecimiento del pequeño Thiago, siempre estuvo ligado al balón. Desde sus inicios en las canchas de tierra de Fuerte Apache y su formación en el Club de Fútbol Santa Clara, hasta que parte hacia la cantera del equipo al que pese a ser de otro barrio, siempre animó: Vélez Sarsfield. En el club del Fortín supieron desde el primer momento que tenían un talento muy especial en sus filas, y su ascenso fue casi meteórico.

 

Thiago Almada, el pibe de Vélez que emamora al Fortín

Tras haber destacado en las categorías inferiores de Vélez y de la selección de Argentina, llega el esperado debut. Gabriel Heinze, por entonces entrenador del equipo, ya había confirmado en rueda de prensa que estaba cerca de llegar porque lo veía preparado.

El 5 de noviembre de 2018 siempre será una fecha recordada por Thiago. Aquel día debuta con Vélez y anota 2 goles frente a Defensa y Justicia, aunque el equipo termina perdiendo 3-2. Pese a la derrota, los “fortineros” estaban de festejo porque habían encontrado una nueva ilusión a la que aferrarse para el futuro.

A partir de ese momento, va creciendo su importancia en los planes de Heinze, pero todavía sin asentarse del todo como indiscutible. Incluso pese a ello, firma 8 goles y 2 asistencias en la 19/20.

 

 

Vélez vuelve a la Copa Libertadores

Vélez Sarsfield es un club histórico de Argentina, uno de los más laureados a nivel de títulos de todo el país. Sin embargo, desde la Supercopa Argentina de 2013 el equipo no ha conseguido levantar ningún trofeo. A todo esto debemos sumar la nula participación en Copa Libertadores, una competición de la que también fue campeón en 1994.

Pero por fin todo parece estar volviendo a su cauce. En una temporada 2020/2021 atípica, en la que Vélez había destituido a Gabriel Heinze y nombra a Mauricio Pellegrino como técnico, nadie hubiera imaginado lo que podían conseguir.

Tras la eliminación de la Copa Sudamericana frente a Lanús, las oportunidades se reducían. Sin embargo, los del barrio de Liniers mediante la posición en la ya extinta Copa de la Superliga Argentina, y de la mano de jugadores como Ricky Centurión, y el propio Thiago Almada, Vélez logra por fin la clasificación para la próxima Copa Libertadores 2021.

Ahora sí, la hinchada fortinera podrá volver a llevar el lema de Vélez “el primero en ser un gran club” por toda Sudamérica.

 

¿Cómo juega Thiago Almada?

Thiago Almada es un enganche clásico argentino, una posición que recuerda a algunos de los mayores genios de su país. Su característica principal evidentemente es el regate. Almada es un gambeteador puro, que conduce con el balón pegado al pie derecho y hace un gran uso del desborde en corto. Amague y cambio de ritmo, cambio de ritmo y amague. Una combinación perfecta que le hace ser un jugador imprevisible para el contrario.

En Vélez es el encargado de recibir el balón entre líneas en la zona de mediapunta y a partir de ahí mejorar la jugada. Por sus botas pasan una gran parte de las decisiones del ataque de su equipo, demostrando una jerarquía y un desparpajo impropios para un chico de 19 años.

Precisamente en esa zona de la mediapunta es donde más daño provoca, ya no solo a través del regate, sino filtrando pases entre líneas para sus compañeros demostrando la gran visión de juego que tiene. El argentino es además, un jugador rápido con el balón y rápido mentalmente. Una concepción del juego que también le permite desempeñarse en banda izquierda o banda derecha como extremo. 

Uno de los aspectos que más ha mejorado esta última temporada es la definición. Si bien es cierto que al principio era una de sus debilidades, ahora ya es historia. Thiago ha demostrado ser un gran definidor sorprendiendo a la defensa llegando desde segunda línea, e incluso con disparos desde fuera del área que acaban en gol.

 

 

El futuro de Thiago Almada, lejos de Argentina

Pese al gran éxito de la clasificación para la próxima Copa Libertadores, la hinchada de Vélez tiene una gran preocupación: la posible marcha de Thiago Almada. Una posibilidad, que no sería una sorpresa, ya que ya ha sido vinculado a diferentes clubes europeos como Leeds United, Manchester City, Manchester United, FC Barcelona, Atlético de Madrid…

 “Mis amigos me comentaron el interés de Leeds, no me llegó nada concreto. Me gustaría ser dirigido por Bielsa por todo lo que representa”, Thiago Almada en una entrevista para TyC Sports.

Actualmente Thiago Almada tiene una cláusula de 25 millones de euros,  y el propio presidente de Vélez ya ha admitido que podría ser desembolsada tarde o temprano. No obstante, existe algo que puede jugar en contra del de Fuerte Apache. Thiago es un jugador que necesita un contexto específico para brillar y demostrar todo su fútbol. Es decir, necesita que si un club europeo decide ficharle le dé la confianza, los galones y el contexto ideal para desarrollarse. De lo contrario, su progresión podría frenarse, y sería algo imperdonable para la hinchada de Vélez.

Thiago Almada ya está preparado para dar el salto a Europa y seguir los pasos de su amigo y ejemplo Carlos Tévez. Independientemente del club en el que acabe, su desarrollo será fundamental en las aspiraciones de Argentina, que puede haber encontrado en este pibe el futuro de la selección.

 

 

 

Guido Rodríguez, el chacal que necesita el Betis

Guido Rodríguez, el chacal que necesita el Betis

Guido Rodríguez está siendo un pilar fundamental para el Betis de Manuel Pellegrini. A sus 26 años es dueño y señor del centro del campo y está aportando esa entrega que tanta falta hacía en el Benito Villamarín. Es de lo más destacable esta temporada junto a toda una entidad como Sergio Canales.

 

Un trotamundos del fútbol sudamericano

Natural de Caseros, Guido Rodríguez comenzó su carrera futbolística en todo un coloso del balompié sudamericano: River Plate. Tras destacar con el segundo equipo en campañas anterioresel jovencísimo mediocentro comenzaba la pretemporada a mediados de 2014 con el primer equipo dirigido por Marcelo Gallardo, una temporada en la que conquistó dos títulos: la Copa Sudamericana y la Copa Libertadores.

Sin poder contar con minutos en el primer equipo de El Millonario, Guido ponía rumbo a Defensa y Justicia en forma de cesión para intentar ganarse un puesto en el equipo y evolucionar como futbolista. Conseguiría la continuidad que tanto hace falta en un jugador joven, pero tras finalizar la cesión se quedó sin hueco en el club donde había iniciado su carrera, teniendo que abandonar la entidad argentina.

Desembolsando una cantidad de 1,75 millones, Club Tijuana de México se hacía con los servicios del pivote argentino, un fichaje que lo llevaría al siguiente escalón profesional propiciando la atracción de grandes clubes de todo el continente.

 

La explosión de un argentino en tierras mexicanas

País nuevo y liga nueva, no pudieron frenar llegada de un argentino que llegó a la ciudad de Tijuana para ser indiscutible en el equipo y proclamarse como uno de los mejores jugadores de la liga mexicana. Con una personalidad insultante, Guido Rodríguez se ganó la confianza de la afición y entrenador nada más llegar al continente, gracias a su garra y entrega en todos los partidos.

Una temporada espectacular en 2016 tras disputar 42 partidos y marcar 5 goles, propiciaron que fuera nombrado como uno de los mejores jugadores del campeonato, despertando el interés de clubes como el América. Tanto fue, que desembolsaron la cantidad de 6,28 millones de euros para hacerse con sus servicios. En el conjunto de Miguel Herrera se estableció como una pieza imprescindible.

Tal fue su rendimiento, que llegaría uno de los momentos más esperados de un futbolista: la llamada de la selección Argentina. Debutando en 2017, Guido consiguió el sueño de todos los argentinos al sustituir a Paulo Dybala en un partido amistoso ante Australia, siendo llamado por la albiceleste regularmente a partir de entonces.

Dos años después, el Real Betis se hizo con los servicios del jugador por 4,5 millones de euros traspasando el océano atlántico para aterrizar en La Liga Santander.

 

 

Guido Rodríguez y la adaptación inmediata a La Liga Santander

Llegaba un desconocido Guido Rodríguez a la ciudad de Sevilla para ponerse a disposición del Real Betis en enero de 2020. Disputando apenas 14 partidos en su primera temporada, demostró su valía tanto para la competición como para el club, a pesar de la desastrosa planificación deportiva que conllevó al cese del entrenador Rubi.

Comenzaba la 20/21 con Manuel Pellegrini al mando del equipo y prácticamente con los mismos jugadores que el año anterior. Guido, se ganó la titularidad desde el primer momento, mostrando que, a pesar de ser un jugador destructivo, tiene grandes capacidades técnicas y no es un pivote al uso que solo sirve para defender.

A pesar del momento irregular que vive el conjunto bético, Guidoes de lo poco salvable en esta situación. Solo con su presencia, el Betis tiene otro aire, otro gen competitivo que hace que el equipo pueda competir como lo hacía antes, realizando grandes partidos como en el derbi sevillano. La difícil situación del club, pasa, en parte, porque el argentino esté bien, ya que su entrega y sacrificio mantienen al equipo a flote, un equipo que se hunde con facilidad.

Escoltando a Canales, Fekir, Lainez… el 5″ realiza una labor invisible en el centro del campo que siempre pasa desapercibida, pero que es necesaria para hacer brillar al resto de jugadores. Ese juego bajo la sombra, sucio y que no todo el mundo sabe hacer, es lo que caracteriza al argentino, consagrándose como un pilar fundamental en el doble pivote y haciendo olvidar a jugadores como William Carvalho o Andrés Guardado.

A medida que pasan los partidos, Guido crece a pasos agigantados, mostrándose cada vez más seguro con el balón en los pies y siendo uno de los fichajes que más rendimiento están dando en el Real Betis.

 

 

¿Cómo juega Guido Rodríguez?

El argentino se está consagrando como uno de los grandes recuperadores de La Liga Santander, siendo una pieza clave en el centro del campo y alcanzando registros que lo posicionan como una de las revelaciones del campeonato.

Jugando en el doble pivote del 4-2-3-1, Guido es el encargado de proteger todo lo que haya delante suya. Dejándole el protagonismo ofensivo a Canales, Fekir, Sanabria, Joaquín… Su labor principal es la de destruir el juego rival, recuperando balones y consiguiendo la posesión del balón. Dicha labor, se evidencia con sus 1,7 intercepciones por partido (vía sofascore), un dato que a medida que pasan los encuentros, crece de forma considerable.

A pesar de su rol como futbolista defensivo, no tiene que envidiar a nadie en cuanto al trato con el balón en los pies. Muestra de ello es su porcentaje de acierto en el pase: promedia un 89% de pases completados en campo propio y un 85% por partido (vía sofascore), algo que refleja su importancia a la hora de sacar el balón y sus pocas pérdidas en campo propio.

Garra y sacrificio es lo que está demostrando Guido Rodríguez, un jugador que se está dejando querer por la afición bética gracias a sus actuaciones en cada partido, dejándose todo lo que tiene en el campo y sin reprochar nada a nadie. Esa nobleza, combinada con la sangre hirviente en su juego, está consiguiendo ayudar al Betis a levantar el vuelo.

 

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad