Konoplyanka, el otro de los otros

Konoplyanka, el otro de los otros

Tras la retirada de Andriy Shevchenko en el año 2012, Konoplyanka venía a ser llamado como el nuevo emblema futbolístico del país. Sin embargo, hoy es uno de esos futbolistas ”olvidados”. ¿Qué ha pasado con el extremo ucraniano?

Yevhen Konoplyanka: ¿Por qué te suena este nombre?

Formado en las categorías inferiores del Dnipro, Yevhen no quiso esperar mucho, y pronto comenzó a jugar con ”los mayores”. En la temporada 07/08 debutaba ya con el primer equipo del conjunto ucraniano. Consciente de su talento, no le costó hacerse dueño y señor de la banda izquierda solo dos temporadas después. Tampoco le fue difícil convertirse en el líder del equipo las siguientes campañas, siendo aún de los futbolistas más jóvenes de la plantilla.

Aunque su mejor temporada vestido de azul en cuanto a datos se refiere fue la 13/14, en la que anotó 13 tantos y ”regaló” otros 7, su cúlmen llegaría en la 14/15. Durante esta última, Konoplyanka, ya instalado como insignia del conjunto de Dnipropetrovsk, condujo a los ucranianos a la final de la Uefa Europa League, donde se medirían al Sevilla FC. Pese a caer por 2-3 ante el cuadro hispalense, el partido de Yevhen asombró a locos y extraños. Son muchos los que cuentan haber visto a ”Monchi” frotarse los ojos para ver si ese torbellino que amenazaba una y otra vez a su equipo era real o se trataba de un sueño. Enamorado del ucraniano desde esa noche, el director deportivo del Sevilla se lo llevó a Nervión la campaña siguiente.

 

View this post on Instagram

Днепр сила 💪✊💙🔟

A post shared by Yevhen Konoplyanka 👦🏻⚽️🏆 (@konoplyanka.official) on

La historia de Konoplyanka fue bonita mientras duró

Sin embargo, todo lo bueno que había ofrecido el ucraniano en su país natal, se trató de un espejismo. Sus cabalgadas por banda, así como su potente golpeo, se esfumaron bajo el sol sevillano. Sin pena ni gloria, y tan solo una temporada después de coger ese avión rumbo a La Liga Santander, Yevhen debía hacer de nuevo las maletas.

Probó suerte en Alemania, concretamente en el Schalke 04, donde militó tres campañas  Sin embargo, ese tampoco era su lugar. Mucha piedra que picar en el Ruhr para un tipo al que no le gusta ensuciarse. Tras su aventura por Europa, Konoplyanka regresó hace dos años a su país, para enrolarse en las filas del mítico Shaktar Donetsk, donde tampoco ha recuperado su nivel, a excepción de algún partido suelto. Y así es la carrera de Yevhen Konoplyanka; un eterno interrogante, un maldito ojalá. Un vuelo Valencia-Ibiza, en el que antes de acomodarte en el asiento, ya estás aterrizando. Ese amigo que se va de la fiesta cuando mejor te lo estás pasando, esa chica que te sonríe en el metro y se baja en la siguiente estación.

 

Yevhen Konoplyanka, otro ”jugador de jueves”

Puede que le conozcas. Tal vez no. Quizás te suene su extraño apellido. No importa; si has jugado a fútbol, o si aún juegas, el tipo de jugador que ahora es Konoplyanka te resultará familiar. Y es que todos hemos tenido a un ”tío” así en la plantilla. Un chaval que llega en pretemporada y se ríe de ti con el balón, al que no se la quitas ni con agua ardiendo. Te hace sufrir, pero estás contento. Al fin y al cabo, es de tu equipo. ”Seguro que la romperá esta temporada”. Nada más lejos de la realidad; llega el primer partido del año, el míster da el once y todas las miradas están puestas en él. Estás confiado de la victoria y de la gran actuación del que, en los entrenamientos, era sin duda la estrella del equipo. Llegas al descanso, entras al vestuario, y sorprendentemente está ahí. Sorprendentemente porque en el campo no ha estado, o al menos nadie lo ha visto. Y así cada fin de semana.

Eso sí, los jueves continúa siendo el mejor. Uno de los misterios de este precioso deporte que es el balompié, y que a día de hoy continua sin resolverse. Ese es, o en eso se ha quedado nuestro protagonista de hoy. En un ”jugador de jueves”, en un poder y no querer del que rara vez volverás a oír hablar.

 

View this post on Instagram

@fcshakhtar ⚽️💪🏻⚒

A post shared by Yevhen Konoplyanka 👦🏻⚽️🏆 (@konoplyanka.official) on

¿Cómo jugaba el antiguo Konoplyanka?

Pese a su más que evidente bajón de forma, los aficionados más nostálgicos aún no olvidan  sus inicios en el Dnipro. Esos tiempos en los que compararle con los mejores e incluirlo en la lista de los atacantes ”top” del momento no era nada descabellado. ¡Cuántas jugadas mágicas! ¡Y qué decir de su clásica diagonal hacia dentro y su disparo de interior al palo largo!

Esos eslalons al más puro estilo Arjen Robben, así como su superioridad física respecto al resto, hacían de este un jugador incontenible: una verdadera desesperación para aquel al que le tocaba el ”marrón” de cubrir a aquella ”estrella fugaz”.

La conclusión, una vez más, es que la cabeza lo es todo en la élite futbolística, donde lo mental se impone en infinidad de ocasiones al talento natural, donde esas piernas que te hacían ser el mejor pueden llegar a no responder cuando más las necesitas.

 

Diego Martínez, el chamán de La Alhambra

Diego Martínez, el chamán de La Alhambra

El ex-futbolista vigués, que con tan solo veinte años colgó las botas para observar el fútbol desde los banquillos, se ha convertido en uno de los entrenadores de moda del fútbol español.

Diego Martínez, entrenador por vocación

Nacido en Vigo, Diego Martínez se traslada a Cádiz siendo un adolescente. Allí, a miles de kilómetros de su hogar, compagina los estudios con el fútbol, formando parte de las categorías inferiores del Cádiz CF. Pese a su amor por el deporte rey, Diego sentía que le faltaba algo, que la pelota no acababa de hacerle disfrutar todo lo que debería. Tenía una explicación: ”El chamán” no estaba en este mundo para ser un mero alumno, para observar la pizarra embobado esperando a que por fin termine esa maldita clase. Diego quería enseñar, transmitir sus conocimientos a otras personas, a los futbolistas.

Su sitio eran los terrenos de juego, sí, pero no vestido de corto, sino con traje y pizarra en mano. El gallego era míster por vocación, y con solo veinte años se puso manos a la obra para así ejercer el trabajo de sus sueños.

Andalucía, tierra de oportunidades

Pese a ser del norte, Diego Martínez Penas encontró su zona de confort en el sur, donde lleva viviendo gran parte de su vida. Nuestro protagonista comenzó desde abajo, haciéndose cargo del juvenil del Arenas de Armilla. Poco después, se puso a los mandos del primer equipo. Más tarde, subió otro peldaño más en su pendiente particular, cuando recibió la llamada del Motril, de Tercera División. En esta etapa, estuvo a punto de conseguir su primer ascenso, aunque finalmente su equipo cayó derrotado en el Play-Off a Segunda División B.

Sin embargo, lo que a priori parecía una derrota, sería la primera piedra de la carrera del inexperto Diego. Su labor no había sido en vano, pues el mítico ”Monchi” tenía preparadas ya sus redes para echarlas sobre el joven técnico vigués. Así, en el año 2009 puso rumbo al Sevilla FC, donde pasó por distintos estamentos del club hasta sentarse en sus banquillos en el año 2014, cuando tomó las riendas de un filial que dos años más tarde ascendería a La Liga Smartbank, con Carlos Fernández como gran estrella.

 

Granada CF, llegar y besar el santo

Tras una temporada discreta dirigiendo a CA Osasuna, Diego retornó a su amada Granada. Allí, se encontraría ante su gran desafío hasta la fecha: conseguir devolver a los andaluces a La Liga Santander. Y vaya si lo consiguió. Además, de forma directa, quedando en segundo puesto, solo por detrás de Osasuna. En su vuelta a la máxima categoría nacional, los nazaríes ya demostraron desde el primer partido que serían un hueso duro de roer, empatando a cuatro en su visita a el antiguo Madrigal.

En marzo, los de Los Cármenes llegaron al confinamiento en mitad de la tabla, a cuatro puntos de un Valencia que marcaba la zona ”Euro” y con la permanencia prácticamente certificada. Tras el parón, los chicos de ”el chamán” no solo alcanzaron el objetivo de permanecer un año más en Primera División, sino que consiguieron lo inimaginable: conseguir un billete para la Uefa Europa League. Una absoluta locura. ¡Cuatro a cero frente al Athletic Club y séptima plaza marchando para el Granada!

 

Diego Martínez, un cirujano táctico

En el Granada CF, este estratega nos ha mostrado su repertorio táctico y su gran capacidad para intervenir en los encuentros. El entrenador gallego no es de esos que se queda mirando la vida pasar. Le gusta analizar, participar y sacar el bisturí para sorprender al rival.

El sistema habitual que utiliza es el de 4-2-3-1, con un mediapunta talentoso, como ocurría con Carlos Fernández el curso pasado, o bien con un mediocentro más llegador, tal como Yangel Herrera.

No obstante, le hemos visto variar su formación en varias ocasiones, como ocurrió en la semifinal de Copa del Rey ante el Athletic Club, donde optó por jugar con un 3-5-2, dándole mucha importancia a los carrileros y poniendo contra las cuerdas a Gaizka Garitano. Aunque suele emplear el mismo dibujo, le gusta introducir variantes a su equipo, pero sin renunciar a su estilo, sea quien sea su rival. La escuadra de La Alhambra se caracteriza por ser un bloque compacto, con buena presión tras pérdida. Sus contragolpes, con jugadores veloces como Darwin Machís, son el plato principal de su ”menú”. Aunque esa es su seña de identidad, los nazaríes también saben poner la pausa y hacerse con el control del partido, por lo que dominan muchísimos registros.

Ese alumno que abandonó su pupitre para ser él quien cogiese la tiza, es hoy ya, con apenas 40 años, todo un magistrado. Un profesor experimentado al que todos sus pupilos observan con atención, y en cuyas clases nadie bosteza.

 

UD Logroñés, Las Gaunas se tiñe de plata

UD Logroñés, Las Gaunas se tiñe de plata

Tras desaparecer en el año 2009 y refundarse ese mismo año bajo el nombre de UD Logroñés, el mítico conjunto riojano volverá a competir en la segunda división del fútbol español dos décadas más tarde.

El Logroñés: distintos nombres, misma esencia

El primer equipo de la ciudad riojana fue el CD Logroño, fundado en 1922, y que ”caducó” en 1935, en vísperas a la Guerra Civil. Tras el fin de esta, unos cuantos conjuntos de la zona se unen para erigir el CD Logroñés. Tras numerosas temporadas alternando la Segunda División con Segunda B y Tercera, los riojanos consiguieron asentarse por fin en el fútbol profesional. Tal fue esa consolidación que en la temporada 86/87 los pupilos del Txutxi Aranguren alcanzaban el edén del deporte rey en España, en el que se iban a mantener durante nueve años, llegando incluso a ser séptimos.

Sin embargo, unos diez años más tarde, comenzaría la caída en picado de este coloso. Tras dos descensos consecutivos, el Logroñés jugaría en Tercera División. Triste, pero cierto. En tan solo unas primaveras, el escudo del CD Logroñés pasó de brillar en las plazas más prestigiosas a ensuciarse de barro en los desangelados estadios de la región.

Por si fuera poco, tras numerosos escándalos administrativos, la escuadra desaparecía en el año 2009, dando lugar a la creación de dos nuevos conjuntos a nivel local: la UD Logroñés y la SD Logroñés.

Félix Revuelta, el mesías de Logroño

Por suerte, solo unos meses después de la defunción del conjunto jacarero, aparecería un salvador. En efecto, Félix Revuelta, empresario y dueño de la empresa Naturhouse, tomó las riendas de la situación y refundó al Logroñés. Esta vez, bajo el apelativo de UD Logroñés.

Cabe destacar que no sería el único equipo de la ciudad, ya que algunos socios del antiguo CD Logroñés, hartos de que hombres de negocios ”ninguneasen” con su querido club, fundaron la SD Logroñés. Eso sí, ”poderoso caballero es don dinero”. El primero competiría en Segunda División B, tras comprar la plaza del CD Varea. Por su parte, el segundo, tendría que comenzar su andadura en Regional Preferente, categoría a la que dijo adiós rápidamente. La UD, tras nueve campañas en la categoría de bronce, por fin lo hizo posible.

Tuvo que ser en la temporada más atípica de todas, en esa sin público, con mascarillas, y lejos de casa. Ocurrió en Málaga, donde al caer la noche y después de tumbar al CD Castellón en una épica tanda de penaltis, los de Sergio Rodríguez Martínez retornaban a donde se merecen, al fútbol profesional, de donde nunca debieron irse.

 

UD Logroñés, un ”reestreno” en el fútbol profesional

Tras dos décadas convulsas, parece que la calma llega a la ‘ciudad del vino”. El fútbol profesional, por fin, llega a Logroño. Como hemos podido observar ha sido duro, muy duro. ¡Veinte años! Veinte años ”deambuleando” por los campos más humildes, veinte años sufriendo en una odisea por el gélido norte de España, sin apenas recordar que un tiempo atrás la afición jacarera teñía de rojiblanco los estadios de todo el país. Dicen que el camino está lleno de piedras, pero el Logroñés ha que atravesar montañas para dejar atrás la Segunda División B.

 

 

Ahora está ante su oportunidad, la oportunidad de que los herederos del escudo de las seis puntas se asienten, de nuevo, en ese edén del balompié del que hablaba anteriormente. Desde luego, no será fácil. Tras un inicio un tanto decepcionante, en el que cayeron en Gijón y cosecharon un empate a última ahora ante el Castellón, los riojanos tendrán que mejorar sus prestaciones en los próximos choques. No obstante, las sensaciones no son negativas; el equipo es bastante compacto y cuenta con la columna vertebral del curso pasado, incluyendo a su entrenador Sergio, natural además de Logroño. Algo que asegura que lo dejará todo por conseguir esa ansiada permanencia en la división de plata. Además, se ha reforzado con jugadores con experiencia en la categoría, como Álex Pérez o Unai Medina, que intentarán aportar su granito de arena al proyecto.

Comienza el desafío. Las Gaunas se vuelve a teñir de plata, ansioso de que sus asientos vuelvan a ser ocupados por unos seguidores que, de momento, tendrán que conformarse con ver a su equipo desde la Calle del Laurel.

 

 

Nikola Cumic, el nuevo guaje serbio

Nikola Cumic, el nuevo guaje serbio

Pese a que todo parecía indicar que Jordi Mboula sería el primer refuerzo del Real Sporting, los asturianos se han decantado finalmente por Nikola Cumic. El joven atacante serbio intentará convertirse así en ese extremo diferencial que tanto ansía la afición sportinguista desde la marcha de Jony Rodríguez temporadas atrás.

 

Balcanes y Gijón, una historia de amor eterno

Durante la última década, en El Molinón ha primado más la cantera que la cartera. Sin embargo, también se ha recurrido a fichajes de jugadores extranjeros, especialmente balcánicos. Futbolistas casi desconocidos, pero que se fueron de tierras asturianas por la puerta grande tras ganarse el cariño de La Mareona. Y es que todo aficionado sportinguista recuerda con nostalgia aquella famosa dupla atacante formada por dos serbios, Dejan Lekic y Stefan Scepovic, que sumó un total de 38 goles durante la temporada 2013/14. ¿Y qué decir de Mate Bilic? El croata, autor de 59 tantos en siete temporadas, es una leyenda en Gijón, y tras David Villa y, por supuesto, ”El brujo” Quini, ha sido el mejor ”9” de la historia del club.

La escalada de Nikola Cumic

Esta joven promesa debuta como profesional en la temporada 2014/15 en el Sloboda Uzice, de la segunda división serbia, cuando apenas tenía 16 años. Un año más tarde, ficha por el Metalac GM, donde comienza deslumbrar y desde donde pone rumbo a su último destino antes de emprender su nueva aventura en Gijón, el Radnicki Nis, de la primera división serbia, donde dos temporadas maravillosas le alzaron a la élite del fútbol serbio, incluyendo su primera convocatoria con la selección nacional sub-21. Además, le sirvió para que el Olympiakos le pusiese el ojo encima y acabase firmándole este verano. Aunque para triunfar en Atenas, primero deberá hacerlo en tierras asturianas.

 

View this post on Instagram

🇷🇸❤️

A post shared by Nikola Čumić (@cumicnikola) on

Nikola Cumic: ¿Cómo encaja en este Sporting?

Cumic suele actuar en banda derecha, donde ha alcanzado su mejor rendimiento, aunque también puede jugar a pie cambiado. Destaca sobre todo por su gran conducción, su descaro y una definición exquisita, que le hizo anotar 16 goles el curso pasado en el Radnicki Nis. Estas cualidades, reforzadas por una actitud muy competitiva y un gran carácter le convierten en un diamante en bruto que David Gallego tratará de pulir.

El conjunto asturiano, que ya cuenta con seis puntos en su casillero, tratará de acoplar de forma rápida al talentoso atacante, en el que espera encontrar ese anhelado extremo que tantos años lleva buscando. El entrenador rojiblanco insistió mucho desde su llegada a Gijón en que quería un equipo sólido en defensa y con velocidad para asaltar el área rival. El primer objetivo, por el momento, se está cumpliendo, con dos porterías a cero en los dos encuentros disputados en La Liga Smartbank. En lo segundo, tendrá mucho que ver este nuevo refuerzo, que deberá darse prisa para hacerse un hueco en un equipo con una afición muy exigente, y a un sistema en el que los jugadores de banda tienen un papel protagonista.

 

View this post on Instagram

#17 ❤️ PUXA SPORTING! 🔴⚪️

A post shared by Nikola Čumić (@cumicnikola) on

 

Cumic puede actuar en ambas bandas, aunque es muy probable que juegue en derecha. Desde este costado, podrá aportar al equipo cosas nuevas de dos formas: en primer lugar, con su característica conducción hacia dentro, para que así Uros Djurdevic o Aitor García puedan romper al espacio. En segundo lugar, optando por desbordar por fuera y poner centro desde línea de fondo, donde jugadores como el propio Uros o Pedro Díaz llegando desde segunda línea se nutrirán de los buenos golpeos con ambas piernas del extremo serbio.

Nikola Cumic, un futuro ilusionante

La ilusión está por las nubes con este fichaje. Y es que las bandas del Sporting necesitan un dueño, un jugador que no se lo piense, que encare y que batalle sin cesar. A priori, parece el ”pelotero” idóneo para acompañar al otro jugador serbio del equipo, ”Djuka”. Un jugador peculiar y que, de momento, ha dejado con la miel en los labios a todos los seguidores sportinguistas y al que Cumic podrá beneficiar tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Los más nostálgicos ya sueñan con otra conexión serbia que les haga fantasear con volver a la cima del deporte rey en España. Los precedentes son positivos. Ahora está por ver si el joven Cumic puede dejar huella durante su estancia en Mareo, y continuar así con el legado balcánico a orillas del Río Piles.

 

 

Pione Sisto, un genio incomprendido

Pione Sisto, un genio incomprendido

Considerado años atrás una de las grandes promesas del fútbol danés y europeo, Pione Sisto dejó el Midtjylland para enrolarse en las filas del RC Celta de Vigo. Sin embargo, el atacante danés de origen sursudanés sobresaldría más en el plano personal que en el deportivo durante su estancia en las Rías Baixas.

La familia Sisto: raíces africanas en el frío escandinavo

Pione Sisto nace en Uganda, en el seno de una familia sursudanesa. Debido a la guerra civil que desolaba Sudán del Sur y los numerosos problemas que reinaban en todo el continente africano, la familia pone rumbo a Dinamarca cuando Pione apenas tiene dos meses. Es allí donde nuestro protagonista, junto con sus cuatro hermanos y tres hermanas, pasa gran parte de su niñez.

Sin duda, un cambio radical para los Sisto, que abandonaban las frondosas selvas de África Oriental para continuar con su árbol genealógico en el país nórdico.

Pione Sisto, una estrella prematura

El extremo danés comenzó su andadura en el fútbol con siete años, en un modesto club de la ciudad de Herning, el Tjorring IF. Una vez allí, no tarda en llamar la atención de todo el mundo. Su mezcla cultural parecía reflejarse cada vez que el bueno de Pione cogía la pelota: una rapidez felina, que combinada con una cabeza más fría que el invierno danés, hacían del joven un jugador imparable. Sin lugar a dudas, Sisto estaba para algo grande, y solo unos años más tarde, es fichado por el Midtjylland, un equipo con renombre a nivel nacional.

En 2012, Pione Sisto debuta con tan solo diecisiete años en el primer equipo ante el coloso por excelencia del país, el FC Copenhague. Su brillante progresión tras ese partido le hizo ser la estrella del equipo y acumular diferentes logros. Un premio al mejor jugador del campeonato en 2013, una liga en 2015 y un sinfín de recitales futbolísticos que le abrieron las puertas de conjuntos de toda Europa.

Odisea en Vigo: misterio y melancolía a partes iguales

El 31 de julio de 2016 se hacía oficial la compra de Pione Sisto por parte del Celta, a cambio de unos 7 millones de euros. Uno de los fichajes más ilusionantes de la historia celeste, que pocos años después se convertiría en uno de los chascos de esta misma.

Pese a que sus datos no son los peores (22 goles y 14 asistencias en 91 partidos) la irregularidad y las extrañas actuaciones del danés fuera del césped han enervado a la afición gallega. No han pasado desapercibidos sus paseos por Vigo a altas horas de la madrugada, ni sus extrañas dietas. Un chico atípico, que pese a tenerlo todo para triunfar, nunca encontró la felicidad a orillas de las Islas Cíes.

View this post on Instagram

🍇

A post shared by P I O N E S I S T O (@sisto1995) on

Pione Sisto vuelve a su hogar

Como todos sabemos, en ocasiones es necesario dar un paso hacia atrás para más tarde poder dar dos hacia delante. Tras cuatro temporadas en el conjunto vigués, el danés volverá a vestir la elástica del Midtjylland la próxima temporada. El objetivo del talentoso atacante no es otro que retroceder en el tiempo, resucitar a ese muchacho que quizás se convirtió en rey demasiado pronto.

 

View this post on Instagram

@fcmidtjylland ❤️

A post shared by P I O N E S I S T O (@sisto1995) on

 

Y es que es evidente que una liga como la danesa se volverá a quedar pequeña para este genio incomprendido, para un chico de 25 años que deja atrás un calvario en Vigo, y que, junto a sus seres queridos y en el equipo de sus amores, buscará reencontrarse a sí mismo.

Pione, el fútbol te está dando otra oportunidad, y todo amante de este deporte desea que la aproveches. Queremos verte cabalgar de nuevo a tus anchas por los estadios daneses, como si de las enormes praderas de Uganda se tratasen; que nos maravilles una y mil veces más con tu conducción y tu gran visión de juego; y que, por favor, tu cabeza acompañe siempre a esas mágicas piernas. Ya lo has hecho una vez, y prácticamente siendo un niño. ¿Por qué no repetirlo?

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad