TP Mazembe, el rey de la selva

TP Mazembe, el rey de la selva

El Tout Puissant Mazembe, además de pentacampeón de África, es el único club de su país que ha alcanzado una final de Mundial de Clubes. Hoy repasamos la historia de los congoleños, así como su excelso palmarés y su actualidad.

 

RD Congo, un corazón que bombea fútbol

Hablemos de la complejidad del cuerpo humano. Esta podría equipararse a una cadena de montaje, en la que el mínimo despiste de uno de los empleados, hará que todo se vaya al garete. El continente africano funciona de una forma similar; compuesto por más de 54 países, en su pecho se halla la República Democrática del Congo. Esta nación, maniatada en tiempos pasados por los colonizadores belgas, es el órgano vital de todo el continente. Dicho corazón, regado por el río que lleva su mismo nombre y estimulado por las aterciopeladas praderas de la Sabana, bombea sangre al resto de vísceras que constituyen la ‘’biología africana’’.

Durante un tiempo, a este Congo (no confundir con la República del Congo) se le pasó a llamar Zaire. En el 1974, cuando esta denominación estaba aún vigente, su selección de fútbol logró clasificarse para el Mundial; un hecho insólito, una forma excepcional de dar visibilidad al “continente olvidado”, ese al que los prismáticos solo apuntaban con el objeto de averiguar qué bien preciado podrían arrebatarle en esa ocasión. Ese mismo año, Los Leopardos cosecharon su segunda Copa África.

La Liga Profesional de Fútbol del país es la Linafoot, en la que descollan conjuntos como el Motema Pembe, el AS Vita Club o el TP Mazembe, rey de la selva y culpable de que hoy se conciban estas líneas.

 

 

TP Mazembe: La religión de la pelota

Religiosos y apasionados del fútbol. Potencialmente, sujetos independientes; realmente, individuos interrelacionados. ”Dementes” que han entregado todo lo que tenían a estas disciplinas en busca de que, algún día, Dios o su equipo, hagan de su vida una andadura más placentera.

La religión mayoritaria en la República Democrática del Congo es la católica, como en casi toda África. Hace ya casi un siglo, unos monjes benedictinos del Instituto San Bonifacio, en la actual Lubumbashi, incorporaron la práctica del fútbol al libreto de actividades extraescolares, pensando en aquellos que no tomarían el camino del señor. De esta forma, el agua bendita cayó sobre la frente del Saint Georges FC; bautizo por todo lo alto y nombre de apóstol para el recién nacido.

Y de un apóstol, se pasó a otro. Georges fue destronado por Paul y el equipo pasó a llamarse Saint Paul. Más tarde, la economía se impuso a la fe y una marca de neumáticos lo rebautizó nuevamente: Football Club Englebert. No fue hasta el 1966, período en el que lograron un triplete, que se gestó el nombre actual: Tout Puissant Mazembe, el ”todopoderoso” Mazembe.

Apelativo que no fue en vano, pues ”los religiosos” no se retrasaron en la obra de su primer milagro: la consecución de su primera Liga de Campeones de la CAF en 1967. Le siguieron otras cuatro, una al año siguiente y un trío en el siglo posterior. Cinco metales continentales que, unidos a sus 17 ligas y 5 copas, encumbraron a Los Cuervos a la cima de la selva.

 

El fútbol como herramienta colonizadora

Dice el refrán que ”la fe mueve montañas”. Incluso mares si estos osan interponerse entre esta y sus metas. Escudados por esa fe, los congoleños surcaron las aguas en el año 2010 para embarcar en los Emiratos, donde dejarían bien marcada su huella.

El TP Mazembe aterrizó en Abu Dabi como la ”cenicienta” de los participantes; no era extraño, puesto que el Continente Negro, aún recuperándose de un infierno que mancillará por siempre sus memorias, se había quedado un tanto obsoleto en lo que al fútbol se refiere. Sin embargo, tras derrotar a Pachuca y ajusticiar a Internacional, Los Cuervos se colaron en la gran final, donde el Inter de Samuel Eto’o les endosó un doloroso, aunque reconfortante 3 a 0.

Reconfortante porque, aunque las derrotas siempre lastiman, las hay que tienen su parte dulce, y esta la tenía. Millones de personas habían visto al ‘’David congoleño’’ batallar sin cesar ante el ”Goliat italiano”, despertando por fin cierto interés hacia el continente olvidado. El TP Mazembe no izó la copa, pero consiguió tornar los papeles de la historia por unos instantes; ellos eran ahora los colonizadores, y a través del fútbol y no de la violencia, levantaron los primeros asentamientos ”bantúes” en las retinas y corazones de americanos y europeos.

La cadena de montaje ”made in Africa” se expandió un ”pelín” más aquel día, para alegría de todo su organigrama. La buena labor de todos sus miembros, especialmente de su corazón, engrandeció su reputación y resquebrajó alguna que otra barrera. África, pese a todos las vallas que se ha ido encontrando en la carrera de la modernización y ”europeización”, siempre ha estado ahí; en silencio, esperando su turno, sabedora de su potencial. El TP Mazembe nos lo recordó en aquel mundialito, aunque aún restan infinidad de puentes por construir.

 

El presente del TP Mazembe

El ”todopoderoso” Mazembe llevaba sin ser comandado por un paisano’ desde el 1981. Mihayo Kazembe, ex-capitán de Los Cuervos y líder de aquel equipo que retó al Inter de Milán, creyó que iba siendo hora de remediar esto, por lo que desbancó a Drazan Cvetković y se puso al frente del equipo.

Hoy, el Tout Puissant encabeza la Linafoot, con 50 puntos y sin conocer aún la derrota tras 24 envites. La nota negativa ha estado en la CAF, en la que el Mamelodi Sundowns, de Sudáfrica, le ha noqueado dos veces en fase de grupos. No obstante, lo más lógico sería que ambos avanzasen de ronda.

Aunque todo está aún por resolverse, el Rey de la Selva ya ha recorrido más de la mitad del sendero que conduce al trono. Un derrotero en el que hienas y virus acechan por igual, pero en el que el gurú Kazembe reducirá todos los males que le salgan a su paso. En la piedra más elevada de la Sabana, esa en la que el viento agitó la melena de Simba, reposa ya la que podría ser su 18ª corona.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad