Iñigo Vicente, ¿es el talento suficiente para triunfar?

Iñigo Vicente, ¿es el talento suficiente para triunfar?

Iñigo Vicente quería volver a sentirse futbolista y por eso ha regresado a su segunda casa, el Mirandés, para lograr el objetivo de volver al Athletic más fuerte que nunca. Esta temporada se ha reafirmado como uno de los atacantes más decisivos de Segunda División, pero la clave de su rendimiento ha sido elegir un buen destino para salir cedido y entender que con el talento no es suficiente para triunfar en el mundo del fútbol y en la vida en general.

Regreso a Anduva para volver a San Mamés

Iñigo Vicente ha pasado toda su vida deportiva en Lezama, siendo una de las promesas de las que más se venía hablando gracias a sus condiciones y potencial. En la 19/20 se marchó cedido al Mirandés para competir por un puesto en la banda, aunque Iraola le empleó más en un rol de jugador número 12 aprovechando la cantidad de partidos que tuvo que disputar teniendo en cuenta que llegó a semifinales de Copa del Rey.

Su buena temporada le hizo regresar al Athletic ante la necesidad de un extremo profundo para la banda izquierda, aunque daba la sensación que era una decisión precipitada. De hecho, a pesar de que debutó con Gaizka Garitano en la cuarta jornada frente al Cádiz, con la llegada de Marcelino al banquillo el canterano quedó en el ostracismo. Por ello, este verano regresó al Mirandés para volver a sentirse futbolista y continuar con su progresión a sus 23 años, y con Lolo Escobar en el banquillo, se ha convertido en un jugador clave no solo en el club jabato, sino también en uno de los más determinantes de La Liga Smartbank.

El talento, el sacrificio y la toma de decisiones

Uno de los motivos por los que Iñigo Vicente no terminó de asentarse con Marcelino era la competencia. Nico Williams le adelantó por la derecha llegando a debutar, y otros canteranos como Sancet contaron con muchos más minutos que él, además de los jugadores senior con los que ya se contaba en plantilla. El entrenador asturiano le avisó de que no contaba con él, que buscase una cesión en el mercado invernal, pero «El Mago de Derio» decidió continuar a pesar de que acababa contrato en 2023 y necesitaba jugar. Este tipo de decisiones erróneas las vemos en muchos futbolistas, sobre todo jóvenes. Querer correr en exceso por el simple hecho de estar entrenando con un equipo de Primera División aunque no juegues nada, en lugar de buscar minutos en equipos de un escalón inferior para sentirse importante. Más vale ser cabeza de ratón que cola de león.

Otro de los errores más comunes por parte de los jóvenes es el confiar en que el talento está por encima del sacrificio, algo que en lo que Iñigo Vicente se está enfocando cada vez más. Su entrenador, Lolo Escobar, comentó con su llegada que si el canterano del Athletic mejoraba su faceta defensiva, podría llegar a ser un crack. Quizás esa sea una de las claves para poder cumplir su sueño de asentarse en la primera plantilla del equipo de su vida, ya que en San Mamés no podrá ser la estrella que es en Anduva, al menos en el corto plazo, y tendrá que pulir otros defectos para ganarse un hueco en la cabeza de Marcelino. De hecho, el jugador ya estuvo entrenando en verano con un entrenador personal para mejorar su aspecto físico.

Iñigo Vicente, el cedido con más influencia en su equipo

Iñigo Vicente se está saliendo esta temporada y solo unas molestias en el pubis, con las que llegó a jugar infiltrado y tuvo que tratarse en Lezama, le han dejado fuera de su buena dinámica. Eligió al Mirandés porque sabía que le iba a costar menos la adaptación y así ha sido. El extremo necesitaba sentirse importante y desde su presentación tenía claro el objetivo:

“Quiero recuperar otra vez la ilusión. El año pasado fue duro al no jugar. Tengo ganas de aportar, de estar en el campo. Creo que soy el mismo jugador que estuvo aquí el primer año. Anímicamente he salido reforzado con la ayuda de familiares y amigos. Estoy a tope y con ganas de hacer una gran temporada.»

Antes del partido frente al Zaragoza, donde fueron capaces de ganar 2-0 a pesar de tener hasta 19 positivos, el tridente compuesto por Iñigo Vicente, Roger Brugué y Sergio Camello aglutinaba 18 de los 28 goles (65% de los goles del equipo). Si teníamos en cuenta también las asistencias, la cifra se elevaba a 24, por lo que en apenas cuatro goles no había habido participación de esta delantera.

¿Cómo juega Iñigo Vicente?

Iñigo Vicente es un extremo izquierdo que juega a pierna cambiada que siempre se ha caracterizado por su capacidad goleadora. En Anduva anotó 5 goles y 8 asistencias en su cesión en Segunda División con Andoni Iraola de entrenador, participando en un gol cada 143 minutos. En el filial firmó 20 goles y 30 asistencias en sus dos campañas, interviniendo en un gol cada 99 minutos. Nunca ha desaprovechado ese veneno que le ha permitido ser decisivo en los metros finales, pero el canterano del Athletic no es solo un extremo goleador.

Esta temporada se ha convertido en el futbolista de La Liga Smartbank con mayor eficacia en los pases progresivos (89,5% de acierto) y el segundo en el acierto en pases en profundidad, muestra de su verticalidad no solo en el regate sino también a la hora de buscar a sus compañeros y agilizar la circulación del balón, además de completar 1,4 regates por partido.

Sus principales pegas vienen en el aspecto defensivo, en especial en el juego aéreo, ya que físicamente no es un jugador capaz de aguantar el choque con facilidad y tampoco tiene una constitución corpulenta que le permita entrar en la disputa, aunque parece que poco a poco va puliendo estos defectos, consciente de que su sueño es triunfar en San Mamés y para ello tendrá que hacer sacrificios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad