André Silva, el águila portugués revitalizado

André Silva, el águila portugués revitalizado

André Silva es sinónimo de irregularidad y problemas deportivos sumados a un talento descomunal que nunca ha centrado la cabeza. A sus 25 años, vive una segunda explosión como jugador del Eintracht de Frankfurt, siendo el segundo máximo goleador de la Bundesliga.

 

Aquel chico que hizo soñar al Oporto

André Silva inició su carrera en las categorías inferiores del Oporto, equipo donde se formó durante cuatro temporadas en las que dejó un fútbol de grandes quilates. Dos marcarían un antes y un después en su carrera profesional: la 15-16 y 16-17. En el mismo año que debutó para Portugal sub-21, el delantero quedó el cuarto máximo goleador de la Liga Portugal 2 con 14 goles, hecho que propició estar en boca de todos por su facilidad para marcar pese a su temprana edad y dificultad de la liga, pero sobre todo por ser nombrado el mejor futbolista de la campaña.

Fue durante la 16-17 en la que el luso dio un golpe sobre la mesa, demostrando que estaba capacitado para una liga superior, con un hambre de gol y un fútbol tremendo, le bastó para ganarse la etiqueta de un gran talento que emergía en Europa. André Silva daba un paso gigante en su carrera poniéndose a la cabeza del Oporto en la Liga NOS. Con solo 21 años, dejó 16 goles y 6 asistencias en 32 partidos, quedando como el tercer máximo goleador de la liga de mayor nivel en Portugal.

El Milan ejerció la opción de compra por 38 millones, cantidad bastante elevada para un futbolista que acababa de emerger en el fútbol profesional y del que se esperaba un éxito inmediato en las tierras de Lombardía.

 

André Silva, de promesa a decepción en Italia y España

André Silva aterrizó en Milán con una etiqueta que pesó en su juego. Esos 38 millones fueron un espejismo de su figura en Portugal, que pasó de ser una de las mayores promesas a la decepción más absoluta por su rendimiento. Una simple temporada en Lombardía confirmó el peor escenario para él: 10 goles y 2 asistencias en 40 partidos. Ese fichaje que podría reconducir al Milan no fue el del Oporto, sino otro diferente que no conectaba con el equipo, estando incómodo en el terreno de juego, hecho que propició su salida más pronto que tarde.

Necesitado de recuperar la confianza, acabó en las filas del Sevilla como cedido, opción que convenció al club y jugador. André Silva empezó como un tiro la temporada, asemejándose al jugador que irrumpió en Portugal: un hat-trick ante el Rayo Vallecano en la primera jornada de liga, auguraba otro acierto rotundo de Monchi. Además, un doblete ante el Real Madrid en una gran actuación de todo el equipo, aumentó su prestigio, empezando a sonar para grandes equipos europeos.

Como por arte de magia, la figura de aquel delantero que parecía reencontrarse, desapareció por completo. Una lesión en el muslo que lo apartó de los terrenos de juego, trajo problemas con la directiva hispalense. Caparrós se enfrentó con el luso, dejando caer que fingía una lesión porque no se conocía con exactitud la misma, mientras que el jugador confirmaba que estaba lesionado y no quería arriesgar. Problemas como este han acompañado a André Silva desde sus inicios, hecho que provocó una salida forzada de Nervión, decepcionando por completo a los aficionados españoles.

 

 

Eintracht de Frankfurt, revitalización de jugadores sin rumbo

El equipo alemán, caracterizado de sacar talentos como Luka Jovic, tiene la capacidad de revitalizar a los jugadores como ningún equipo en Europa. Milan Eintracht de Frankfurt acordaron un trueque entre Ante Rebic André Silva en el que parecían salir más beneficiados los italianos que los alemanes. Una primera temporada de toma de contacto resultó una esperanza para el jugador ya que en 57 partidos marcó 33 goles y dio 10 asistencias entre todas las competiciones, aclimatándose a la perfección al equipo.

Sin embargo, el comienzo de la temporada 20-21 no ha podido ser mejor: 17 goles y 3 asistencias en 21 partidos. Estas son cifras de auténtico crack, etiqueta que nunca ha ido con la figura de André Silva por sus continuos altibajos en el juego. Es el segundo máximo goleador de la Bundesliga por detrás de Robert Lewandowski y es la confianza el factor principal que le otorga estar donde está hoy en día.

Capital en el equipo, disfruta jugando al fútbol mostrando esa garra competitiva que le hace ser determinante en el área. Con 5 goles en los últimos 3 partidos, la figura del luso solo puede seguir creciendo exponencialmente y si el equipo y entrenador lo acompañan como hasta ahora, puede llegar a ser un gran goleador de la Bundesliga.

Pese haber estado bajo los focos en el inicio de su carrera, y más concretamente durante su estancia en Milán, André Silva está a un gran nivel y pocos medios internacionales se hacen eco de su rendimiento. Por esta razón, hoy es protagonista en El Otro Balón.

 

 

¿Cómo juega André Silva?

Con el esquema del 3-4-2-1, el luso es la referencia en ataque de los francfortés, escoltado por dos mediapuntas. Pese a ser delantero único, su capacidad para dominar casi todas las virtudes de un punta le hacen aprovechar cada ocasión, sacando, casi siempre, una situación ventajosa.

Su forma de entender el juego, asociarse, caer a los espacios, tirar desmarques o hasta simplemente no intervenir, lo hace casi a la perfección André Silva, sacando a pasear un repertorio de recursos que pocos delanteros tienen a su alcance.

Más allá de goles, el talento que tiene es innato. Sabe proteger el balón gracias a su envergadura (1,85), pero tiene una potencia a la hora de arrancar que recuerda a jugadores como Alexandre Pato. Además, es un gran rematador que sabe generarse los espacios en el área y ser un auténtico suplicio para los defensores. Pero la joya de la corona, además de todo lo relacionado al juego, es su facilidad para marcar desde los 11 metros. Con una efectividad del 100%, ha marcado los 6 penaltis que ha tirado (vía sofascore).

Llevando al Eintracht a la cuarta posición, André Silva lidera a los alemanes en una lucha personal de revitalización, demostrando que si tiene la cabeza donde la tiene que tener y en un buen estado de forma, en algún momento podremos volver a ver a ese delantero que tanto prometía.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad