Eurocopa femenina 2022: ¡Es el momento!

Eurocopa femenina 2022: ¡Es el momento!

En la edición de 2017 en Países Bajos, se registró una venta de 240.000 entradas. A falta de unas horas para el inicio de la Eurocopa femenina 2022 en Inglaterra, se ha doblado este registro, ya que se han vendido más de 500.000 entradas. Ellas lo saben, pero también lo sabe el resto del mundo. Aunque todavía se esparce en el ambiente una sensación, no solo en el fútbol, de que las mujeres en el ámbito del deporte tienen que demostrar mucho más para ser mencionadas y reconocidas en la prensa deportiva, por tanto, la competición que arranca a las 21:00 horas puede ser un punto de inflexión de cara al futuro.

El Teatro de los Sueños abrirá una velada que durará casi un mes. Un torneo que su mayor atractivo va a ser la competitividad, ya que fácilmente pueden alzarse con el trofeo siete selecciones. Una igualdad que refleja como ha subido el nivel en los últimos años. Importante también como las jugadoras van a poder disputar partidos en templos futbolísticos, como Old Trafford o el mítico Wembley Stadium, que albergará la gran final. En Inglaterra, país justiciero con el destino del deporte rey, como se pudo ver con el asunto de la Superliga o en el respeto al sentimiento y a las tradiciones de sus aficionados, se busca ahora que los niños no solo celebren los goles Cristiano Ronaldo, Lionel Messi o Robert Lewandoski, sino que también lo hagan con iconos como Lauren Hemp, Vivianne Miedema o Ada Hegerberg.

 

A romper la hegemonía germana

Si bien es cierto que Países Bajos acabó con la racha de 6 títulos consecutivos por parte de Alemania, los 8 que tiene en total hace que sea un argumento de peso como para tener un gran respeto al combinado de Martina Voss – Tecklenburg, ganadora de 4 Eurocopas en su etapa como jugadora. Cierto que para esta ocasión no son las favoritas, quizás por el hecho que estén encuadradas en el grupo de la muerte, junto a España, Dinamarca (actual subcampeona) y en menor medida, Finlandia.

Una de sus líderes, Alexandra Popp, llega a la cita recuperándose de una lesión de rodilla y de haber pasado el COVID en las últimas semanas, por no hablar de la baja de Marozsan. Si bien es cierto que llegan con sabia nueva como Jule Brand, una de las futbolistas que están llamadas a marcar una era y que ha sido fichada recientemente por el Wolfsburgo, también el no tener a veteranas como Popp al 100%  puede ser un hándicap importante. Como factor motivacional, estarán con ellas Birgit Prinz, psicóloga del equipo y a su vez, la máxima goleadora europea de todos los tiempos.

 

Las leonas naranjas quieren repetir

Son las mejores de Europa, a pesar de caer estrepitosamente ante Inglaterra por 5-1 en junio. Hasta que el terreno de juego dicte lo contrario, Países Bajos es la vigente campeona de la última Eurocopa y la subcampeona del mundo. Es una carta de presentación más que justificada, además de llegar con pleno de victorias (10) en la fase de clasificación.

Para perfeccionar más el asunto, conserva a sus jugadoras clave. Figuras como Lieke Martens, la capitana Sari van Veenendal o la delantera Vivianne Miedema, hacen que las de Mark Parsons sean una de las claras candidatas. No hay que olvidar a Sherida Spitse. La número 8 es la que mueve los hilos. Solo Suecia parece que puede ponerlas en problemas en la primera fase, en un grupo junto a Suiza y Portugal. Hasta ahora, la única pega es en las sedes que van a jugar, donde las neerlandesas consideran que son estadios con poco público para un torneo de nivel como una Eurocopa.

 

Inglaterra no quiere fallar en su casa

Con el papel de anfitrionas, las leonas quieren mejorar la marca de 2017, en las que fueron semifinalistas. Con el calor de su público, la entrenadora Sarina Wiegman busca repetir en Inglaterra lo que ya hizo con Países Bajos. Su estilo de juego, alabado por todos, es la baza principal para que las inglesas sean las máximas favoritas. Con los goles de Ellen White (10), la veterana delantera del Manchester City y su nueva capitana, Leah Williamson, buscarán que su 4-3-3 sea el fútbol total del torneo. Al loro con Lauren Hemp, 4 veces jugadora joven del año de forma consecutiva. Es el talento a pulir y la ilusión de toda la afición local.

 

España, jarro de agua fría

El conjunto de Jorge Vilda, la segunda selección más joven de esta Eurocopa, presentaba muchas credenciales para demostrar que España no solo está creciendo a nivel de clubes, como se ha visto en la última Champions League. Pero en cuestión de un mes, ha perdido a Jennifer Hermoso, a Salma Paralluelo y a última hora, a la mejor futbolista del momento, Alexia Putellas, debido a la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda.

 

El bajón es evidente, a pesar del gran nivel que hay en la plantilla, como se refleja en jugadoras como Patri Guijarro, Aitana Bonmatí o Claudia Pina, está última destinada a ser una de las revelaciones del torneo. Quizás para el debut ante Finlandia no afecten estas bajas, pero contra Alemania o Dinamarca, puede ser un dolor de muelas y existe la posibilidad de sumar una despedida antes de tiempo. Pero si algo bueno tiene España, es el sacrificio como equipo, y que no baja los brazos nunca, como se vio en el último amistoso ante Italia o en la última She Believes Cup, donde plantaron cara a la campeona del mundo, Estados Unidos, cayendo con honores en el minuto 87.

 

Francia, la eterna candidata

La maldición de los cuartos de final persigue al país galo. Tres ediciones consecutivas cayendo en esta ronda. A pesar del poderío francés a nivel de clubes, su selección se atasca en las grandes citas. Con una o dos jugadores de vital importancia por cada línea, el conjunto de Corinne Diacre, con un bloque formado por las futbolistas del Girondins, Lyon y PSG, buscará a hacer su mejor fútbol, además de la suerte que siempre necesita un campeón en el día que se complican las cosas.

Solidez defensiva y electricidad en el ataque es lo que define a Francia. Marie- Antoinette Katoto, la delantera del PSG, lleva 20 goles en 25 presencias. Se mire por donde se mire, es un elenco de estrellas. A nivel de nombre, el equipo con mejor cartel. Hay que ver si se cumple sobre el terreno de juego.

 

Las selecciones nórdicas, las tapadas

Suecia está dispuesta a silenciar a todos los expertos que no las meten en el tridente de las favoritas. De hecho, está siendo uno de los debates previos a la Eurocopa, ocupando muchas de las charlas que se pueden ver en redes sociales. Si hay algo a favor que tienen las Blagut, ese es el equilibrio entre la experiencia y la juventud.  Otro punto positivo a la hora de analizar su combinado, se reúne la presencia de sus futbolistas hasta en siete ligas distintas, algo que dice mucho del potencial del equipo de Peter Gerhardsson.

Con la afición ilusionada, donde en el amistoso ante Brasil (3-1), se llenó el Friends Arena de Solna con 33.000 espectadores, Suecia buscará conquistar su segunda Eurocopa. Cierto que coinciden con Países Bajos en el mismo grupo, pero no hay que olvidar que quedaron terceras en el mundial, son plata olímpica y que en 2017 cayeron con las leonas naranjas (campeonas).

 

Noruega parecía que se quedaba atrás, pero con la vuelta de Ada Hegerberg, las opciones han aumentado. A pesar de ser las más jóvenes del torneo y coincidir con las anfitrionas en la fase de grupos, se han mostrado serias y competitivas, como en el último amistoso ante Dinamarca, superando a las actuales subcampeonas de Europa.

A pesar de la ausencia de Alexia Putellas, balón de oro, la Eurocopa femenina llega con una igualdad que hace difícil de pronosticar a un equipo por encima de los demás. Los presagios son buenos, porque va a ser el torneo con más nivel de todos los que se han celebrado. La emoción está servida. Ojalá los sueños no se queden olvidados en los teatros ingleses con el paso del tiempo. Sin dudas, es el momento del fútbol femenino.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *