Max Arnold, de lobezno a lobo

Max Arnold, de lobezno a lobo

Una década después de su debut,Max Arnold mantiene un nivel de regularidad al alcance de muy pocos. El one club man de Los Lobos lidera esta temporada a un Wolfsburgo afianzado en la 3ª posición que lleva desde el 3 de enero sin conocer la derrota.

 

Max Arnold y Wolfsburgo, amor a primera vista

Natural de Riesa, Alemania, Max Arnold comenzó su prematura carrera en el mundo del fútbol en el equipo que entrenaba su padre, el Strehla, asegurándose un hueco en el once del equipo desde bien joven. Por motivos familiares y personales el alemán pasó por un internado en sus primeros compases futbolísticos, hasta que el Wolfsburgo se cruzó en su camino.

Con sus propias palabras aseguró que el equipo fundado en 1945 estaba hecho para su nivel, donde la familiaridad le sorprendió después de pasar por el internado, encontrando el lugar donde se educó profesionalmente. Ya instalado, comenzó una carrera por las categorías inferiores del club mostrando una superioridad insultante desde bien joven, evidenciando su potencial de cara a conseguir debutar con el primer equipo, algo que no tardó mucho en conseguir.

Con 17 años y 183 días, Maximilian Arnold se convirtió en el jugador más joven del club en debutar en la Bundesliga, poniendo la primera piedra de un camino que no ha desaprovechado hasta el día de hoy. A raíz de su debut continuó jugando para las categorías inferiores del club hasta la 13/14, año en el que consiguió afianzarse como jugador profesional del Wolfsburgo y ser una de las joyas a seguir durante las siguientes temporadas.

 

Un Wolfsburgo campeón y el joven Arnold

Arrancaba la 14/15 y un equipo lleno de ambición empezaba a asustar en la zona alta de la clasificación. Con solo 5 derrotas despidió el Wolfsburgo la Bundesliga, con victorias apabullantes como un 4-1 al Bayern de Múnich o un 4-5 al Bayer Leverkusen. El equipo desplegaba calidad y confianza a raudales, se sentían imparables y lo demostraban en cada partido.

Tras caer eliminados en la Europa League ante el Nápoles, el equipo finalizó la temporada 2º en la tabla y a la víspera de la final de la DFB Pokal ante el Borussia Dortmund.  Pese a empezar perdiendo, el equipo dirigido por Dieter Hecking logró darle la vuelta, remontando con un 1-3 y llevándose la copa para casa. La temporada no quedaría ahí y enfrentándose ante el Bayern de Múnich en la final de la Supercopa de Alemania, Los Lobos se impusieron en la tanda de penaltis logrando romper con la hegemonía de títulos de Pep Guardiola.

Lo difícil no es llegar a la cima, lo difícil es mantenerse. Eso debieron pensar los jugadores cuando pasaron de quedar segundos en la Bundesliga y ganar dos títulos, a estar dos temporadas seguidas en el alambre del descenso ocupando la decimosexta posición. En gran parte fue por la marcha de jugadores como Julian Draxler, Ivan Perisic y Kevin De Bruyne, un auténtico diamante en bruto.

Todo cambió a partir de la 18/19, cuando un joven y a la vez maduro Max Arnold se puso el mono de trabajo y dio ese necesario paso al frente para hacerse dueño y señor del mediocampo del Wolfsburgo, un líder sin portar el brazalete de capitán.

 

 

Pilar fundamental para Oliver Grasner

Desde la llegada del técnico en 2019, Arnold no ha dejado de contar para el austriaco, habiendo ocupado la mayoría de posiciones del centro del campo y siendo trascendental para el juego del equipo. El técnico está apostando por el 4-2-3-1 esta temporada, una formación que permite dar mucho vuelo a los jugadores ofensivos, pero también reforzar la defensa por el despliegue físico de los dos pivotes, quienes se alternan a la perfección.

Forma una pareja excepcional en el centro del campo acompañado de Xaver Schlager. Se complementan y entienden a las mil maravillas y es donde reside gran parte de la regularidad del Wolfsburgo esta temporada. Uno más físico y otro más técnico, el alemán interpreta la segunda opción, siendo el jugador que busca el equipo para sacar el balón jugado desde atrás. Pese a ello, la polivalencia del de Riesa le permite ocupar cualquier posición y desempeñar cualquier papel en el centro del campo, cualidad que engrandece su figura para Oliver Grasner.

Hasta el momento, Arnold está jugándolo todo y nadie duda de su compromiso temporada tras temporada. Con 26 años aún, el teutón lleva 3 goles y 5 asistencias hasta el momento en la Bundesliga, y si el Wolfsburgo pretende lograr grandes cosas este año, la figura del 27 es fundamental.

 

 

¿Cómo juega Max Arnold?

Maximilian Arnold se ha afianzado en la posición de doble pivote acompañado del austriaco Xaver Schlager esta temporada, formando una de las parejas más contundentes de la competición.

El 27 interpreta un papel más libre y no tan posicional como el austriaco. Lateralizándose por la derecha para sacar el balón, es quien invita a sus centrales a recibir por ese costado, aunque también se ubica entre estos para dar más facilidades a la construcción del juego. El alemán lee muy bien el juego y no siempre es quien saca el balón, por ello, cuando es su compañero el que recibe, se escalona detrás suyo a modo de pivote defensivo por si el equipo pierde el cuero.

Más allá de salida de balón, el de Riesaes todo un baluarte para su equipo. Conduce, dirige, corrige, presiona… hace de todo y para todos en el campo y sus compañeros lo saben de sobra. Si el alemán está ausente, el equipo lo pasa verdaderamente mal porque él es, en gran parte, el que pone la creatividad en el verde para el juego del Wolfsburgo.

Junto a toda esta descripción de cualidades, sin lugar a dudas es su pierna izquierda lo que más ensalza su figura. El alemán tiene un auténtico guante en su bota, por ello, se encarga de botar la mayoría de faltas, balones parado, córners… algo que también se evidencia en sus números: 5 asistencias en 20 partidos, pese a ser un mediocentro posicional.

Maximilian Arnold tiene todos los registros para dominar el fútbol de su equipo a niveles mayores que mantenerse en la zona tranquila de la tabla. A sus 26 años, el Wolfsburgo lo necesita a su mejor nivel para volver a ser uno de los equipos aspirantes a lograr títulos y ser temido en competiciones europeas.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad