Josan Ferrández, viviendo un sueño

Josan Ferrández, viviendo un sueño

Muchos ya daban por descendido al Elche esta temporada por diversas razones, como el cambio de entrenador, si hay nivel para competir en Primera División, la dificultad económica en estos tiempos de pandemia…, etc. Sin embargo, el conjunto ilicitano ha demostrado en sus cinco jornadas disputadas que es un equipo difícil de hacerle gol pero que también aplica unas tácticas ofensivas interesantes. En el 3-5-2 que se practica sobre el tapete de juego, están destacando muchas figuras pero la de Josan Ferrández es una que analizar. Su vida ha cambiado en el último año de una manera asombrosa a nivel futbolístico.

Con Jorge Almirón, se ha convertido en una pieza fundamental ocupando el costado derecho como carrilero de forma sensacional sin ser su posición natural. El alicantino, que cumple 31 años en diciembre, está viviendo su mejor etapa como jugador profesional.

 

Josan, corazón franjiverde 

Josan desarrolló sus inicios en la cantera del Elche, pero tuvo que salir a buscarse las habichuelas. Tanto, que no volvió al equipo ilicitano hasta pasada una década, en 2018.

Natural de Crevillent, el centrocampista-extremo reconvertido a carrilero ha sido un guerrero de la Segunda B, donde ha pasado por clubes como el Unión Deportivo Horadada, el Villajoyosa FC, La Hoya Lorca o más recientemente, por el UCAM Murcia y el Albacete, antes de volver a su casa hace tres temporadas, cuando el Elche se encontraba perdido en la propia Segunda B y con un historial de problemas económicos que no inspiraban confianza para el resurgimiento de un conjunto que estuvo a punto de desaparecer hace unos años.

El hombre de los cuatro ascensos

Tener a Josan Ferrández en tu plantilla es sinónimo de subir de categoría. El UCAM, el Huesca, el Albacete y el Elche lo saben muy bien. Un cómputo de cuatro ascensos que han sido claves para mantenerse y hacerse un nombre en la categoría de plata, a pesar de que a veces no ha tenido suficientes oportunidades en muchas ocasiones, perjudicado por las lesiones. Distintas dolencias no le permitieron tener una progresividad constante. En cambio, las dos últimas temporadas ha podido rendir a buen nivel gracias a la ausencia de las mismas.

 

Josan Ferrández, un intocable para el Elche

Con Pacheta fue un jugador indiscutible, ocupando esa banda derecha en la mayoría de los partidos. Sin dudas, uno de los pilares fundamentales del ascenso atípico y sufrido logrado la pasada campaña. Porque cuando no era titular, salía como revulsivo de Daniel Escriche, revolucionando muchos partidos que dieron puntos de oro para el Elche.

Con la llegada de Almirón, parecía que su presencia podría peligrar tras las incorporaciones albicelestes a la plantilla, pero el entrenador de Buenos Aires ha sabido buscar la función adecuada tanto para Josan como para Fidel: ser los carrileros indiscutibles del equipo ilicitano en el 3-5-2.

“Es una posición (carrilero) en la que me encuentro muy cómodo, especialmente cuando el equipo tiene la posesión del balón, aunque me tenga que sacrificar en defensa, me encuentro a gusto”.

Tanto, que según la empresa de estadísticas OptaJose, destaca que el Elche es el tercer equipo con mejor efectividad de cara a gol en las cinco grandes ligas europeas. Solamente, está por detrás del Bayern (22,9%) y el Leicester City (23,6%). Además, el jugador se encuentra muy motivado, dispuesto a jugar en cualquier posición y consciente de que está jugando en La Liga Santander.

“A Pacheta le tengo que agradecer que me dio la continuidad que necesitaba pero esto es fútbol y lo que importa son el club y los aficionados”.

 

¿Cómo juega Josan? el extremo camaleónico

Josan es un jugador que se ha caracterizado por ser un extremo, especialmente por la banda derecha. Un futbolista de velocidad, de desborde y de tirar el regate hacia fuera. También es un buen centrador, en lo que empieza a verse una gran conexión por ejemplo con Pere Milla. Para el gran público, destacó en una eliminatoria de Copa del Rey ante el F.C. Barcelona. Aquella noche, Josan fue el hombre más destacado de su equipo, siendo una de las figuras más relevantes.

Quizás ha llegado tarde su nueva virtud, pero como carrilero se está desenvolviendo a las mil maravillas. Es un caso parecido al de Juanfran, el ex canterano del Real Madrid, Atlético de Madrid, Osasuna, entre otros. Su oficio, su manejo con la pelota y su gran conducción permite que se haya adaptado muy bien a esta posición.

Elche hasta la última gota

Exprimir la experiencia. Ese es el lema de Josan pero también de toda la plantilla del Elche. El partido ante el Valencia refleja que el conjunto ilicitano está comprometido al 100%. Solo hay que ver el gol de nuestro protagonista, que nada más marcar se va a celebrarlo con Nino, leyenda del club y del fútbol español. La casta de jugadores como Pere Milla, Fidel, de fichajes como Raúl Guti, de las grandes actuaciones de su guardameta Edgar Badía o del propia Josan, demuestran que el Elche quiere quedarse sí o sí en Primera División.

 

Álex Berenguer, un nuevo león en San Mamés

Álex Berenguer, un nuevo león en San Mamés

Álex Berenguer ha sido el protagonista del mercado del Athletic Club, y su nombre ha sido el más escuchado desde el día de su fichaje hasta el día de su debut. El navarro llega al club bilbaíno con la misión de revivir esa delantera a la que tanto gol le hace falta.

Álex Berenguer en su etapa de “rojillo”

Su carrera comenzó en las categorías inferiores de los “rojillos, Álex vistió la camiseta de Osasuna desde juveniles, donde nunca destacó por su capacidad goleadora pero si por su chispa y su desborde. Siempre se ha desempeñado como interior izquierdo.

El salto al primer equipo rojillo llegó tras una gran temporada en el Osasuna Promesas, donde fue uno de los jugadores más participativos y llamativos de aquel plantel. Llegó a un Osasuna en Segunda División, con el objetivo de ascender, y el propio Álex Berenguer ayudó a lograrlo en la segunda temporada de las tres que disputó.

 

 

En su vuelta a Primera División, el Osasuna no fue capaz de mantener la categoría, pero lo más destacable de esa temporada fue el joven de Pamplona, ya que llamó la atención de varios clubes europeos, entre ellos el Torino.

El 17 de julio de 2017 Osasuna oficializaba la marcha de su canterano a “Il Toro” por una cantidad de 7 millones de €, donde el jugador rechazó el 15% de la cantidad que le correspondía del traspaso con tal de llegar a la Serie A.

Álex Berenguer aterriza en la Serie A

Llegó al Torino para estar a las órdenes de Walter Mazzarri, quien contó con él desde el primer momento. Su primera temporada fue un tanto discreta, un periodo de adaptación al que no ayudaron las dos lesiones que sufrió. Álex mostraba destellos de aquello que ofreció en Osasuna, rapidez y desparpajo por banda.

En su segunda campaña con Mazzarri al frente, consiguió desempeñarse aún mejor que en el club navarro, mostrando una madurez y una evolución en su juego, aunque no de manera continuada, ya que una de las características de su paso por el calcio italiano fue la irregularidad.

 

 

Su última temporada en Turín fue la más goleadora en su periplo en la Serie A, 6 goles y 4 asistencias en un Torino que acabó sufriendo para mantener la categoría. Los goles y las asistencias de Berenguer fueron claves para la salvación de “Il Toro”, donde demostró su enorme polivalencia, disputando la mayoría de partidos como mediapunta, no solo como interior izquierdo.

Tras tres temporadas en Turín, el Athletic Club oficializó su fichaje en el mercado estival de 2020 por 11’5 millones más variables.

¿La solución a los problemas del Athletic Club?

El navarro llega a un Athletic que no vive su mejor momento, un mal inicio de temporada y constantes problemas para sumar goles al casillero atormentan al club de San Mamés. Un Athletic sin una idea clara de juego, insistiendo constantemente en centros al área o en individualidades de jugadores como Muniain o Williams. La dinámica del club ha ido a peor, llegando a cuestionar desde jugadores clave al presidente tras el mal momento que vive el club de Bilbao. Tras únicamente sacar 6 puntos de los 15 disputados, el Athletic Club acudió al mercado en busca de un jugador diferencial. Y este era Álex Berenguer.

Los de Gaizka Garitano necesitaban a un jugador que diera un aire diferente al ataque del club bilbaíno, un jugador que fuera capaz de dinamitar un partido con velocidad y desparpajo, y Álex Berenguer cumple con todos los requisitos que necesita el ataque del club del “botxo”.

 

Un factor diferencial desde el principio

Berenguer marcó las diferencias desde el momento de su debut contra el Deportivo Alavés, un partido en el que jugó por banda derecha y sumó esa chispa y esa verticalidad que le faltaba al ataque del Athletic, a pesar de disputar tan solo 12 minutos. Contra el Levante jugó 84 minutos y se le vio con mucha más confianza que en su debut. El Athletic parecía otro equipo en ataque, y la verticalidad de Berenguer y Morcillo sumada a la creatividad de Iker Muniain llevaron a la línea ofensiva a una nueva dimensión.

El navarro cerró su primer partido oficial en San Mamés con broche de oro, marcando un gol y dejando detalles soberbios. Con su gol, consiguió unirse a la lista de cuatro jugadores que han conseguido marcar en su debut como rojiblancos en San Mamés, algo que lo convierte en uno de los mejores debutantes del club.

¿Cómo juega Álex Berenguer?

La clave del juego del navarro es la velocidad, muy acompañada de su físico y su estatura (1’75cm), aunque también es capaz de pelear balones en el cuerpo a cuerpo. También hay que destacar su capacidad de poner patas arriba un partido a base de constantes internadas por banda hacia la línea de fondo.

A sus 25 años al navarro le sobra personalidad y desparpajo, y no pone peros a la hora de ser el responsable de generar una jugada de ataque. Quizá uno de sus mayores defectos sea la finalización, algo en lo que no destaca especialmente. La irregularidad es algo que siempre ha acompañado al navarro, pero ha aterrizado en San Mamés a intentar encontrar esa regularidad que no fue capaz de mantener en Italia y que de momento sí parece haber encontrado en “los leones”.

La polivalencia es otra de sus grandes virtudes, es capaz de jugar por banda izquierda, por el centro y por banda derecha. No es un extremo que destaque por su capacidad goleadora, es más asiduo verle asistiendo o tirando diagonales hacia dentro para dar un pase al segundo palo.

Sin duda Álex Berenguer tiene papeletas para postularse a ser una de las piezas clave del Athletic Club esta temporada, un aire de esperanza que tanto necesita la afición “zurigorri” con el navarro corriendo por la banda de San Mamés.

 

Gio Zarfino, del barrio al cielo

Gio Zarfino, del barrio al cielo

Giovanni Zarfino es uno de los centrocampistas más en forma de La Liga Smartbank, pero su carrera no ha sido precisamente ”un camino de rosas”.

¿Quién es ”Gio” Zarfino?

Jorge Giovanni Zarfino-Calandria nace en 1991 en Montevideo, en el seno de una familia obrera. De ”pibe” comienza a jugar a fútbol, sin dejar a un lado el aspecto académico, en el que destacaba. Lo hizo en el Club Rocha, donde inició esta linda’ andadura.

En el 2011, recién terminada su adolescencia, dio el salto al fútbol profesional, fichando por Boston River. Por aquel entonces, la escuadra de Montevideo militaba en la Segunda División de Uruguay. No le costó mucho aclimatarse a la categoría, y se convirtió en imprescindible en los esquemas de Fernando Helo desde el primer entrenamiento.

Tras cuatro maravillosas temporadas en el conjunto del barrio Bolívar, el aguerrido centrocampista se comprometió con el Danubio FC, también de Montevideo, que competía en la máxima competición del país sudamericano. En su nuevo club, más de lo mismo: su mentalidad de hierro hizo que el escudo del cuatro veces campeón del país no le pesara, y pronto se adueñó de la medular de Los Jardines del Hipódromo. La gran labor de ”el chino” en su país no sería en vano, y pronto recibió llamadas de conjuntos de toda Europa. Finalmente, pondría rumbo a España, de la mano de la UD Extremadura.

Las intrahistorias de ”Gio” Zarfino: el fútbol como salvación

Zarfino, al igual que otros futbolistas sudamericanos que emigran a Europa, no tuvo una infancia fácil. Pese a no sufrir problemas familiares, el entorno en el que creció suponía un riesgo para su carrera.

Giovanni se crió en el barrio de Las Acacias, uno de los más peligrosos de la capital de Uruguay. Allí, la escasez económica provoca que la violencia, las drogas y los robos sean en ocasiones la única forma de sobrevivir. Por suerte, el prometedor pelotero supo ser fuerte. A pesar de meterse en alguna que otra pelea cuando era un adolescente y vivir escenas trágicas como el apuñalamiento de uno de sus amigos, salió a flote. Su pasión por el fútbol le hizo dejar la calle y alejarse del suburbio donde sus seres queridos siguen viviendo.

 

Gio Zarfino en Extremadura, de desconocido a héroe

Zarfino llegó a España como un completo desconocido. Al fin y al cabo, vienes de la liga uruguaya, y sería raro que a un señor de Almendralejo al que le gusta tomarse ”la cañita” viendo el fútbol le sonase siquiera tu nombre. Con la maleta bajo el brazo y el pasaporte aún en la mano, el ”pitbull” charrúa se plantó en Extremadura, dispuesto a dejar bien marcada en el barro su huella.

Para ello, repitió esa fórmula mágica que tantas alegrías le había dado en su tierra: trabajo y regularidad. ¿El resultado? Un ascenso a Segunda División en su primer año en el país. No fue fácil, pues para conseguirlo, los de Juan Sabas tuvieron que superar tres eliminatorias del Playoff de Ascenso. Durante la segunda, la figura de Giovanni Zarfino se erigió sobre la del resto. Con un tanto en cada mitad en Anduva, logró tumbar al Mirandés y condujo a los azulgranas a la eliminatoria final. El Cartagena sería el último escollo en el camino hacia La Liga Smartbank. Tras dos encuentros muy igualados, donde la tensión alcanzó niveles extremos, la UD Extremadura dejó en el dique seco al ”Efesé” y 15 años después regresó, por fin, al fútbol profesional.

 

La triste despedida de Gio Zarfino

La campaña siguiente, con ”el chino” ya como gran capitán, el Extremadura cumplió el objetivo de la salvación. Sin embargo, no sería capaz de repetir esa hazaña al año próximo. De esta forma, se hacía añicos el sueño de un pueblo. El mejor Extremadura de las dos últimas décadas se hundía, y su timonel decidió abandonar el barco.

El gladiador charrúa debía decir adiós a Almendralejo para emprender nuevos retos, para continuar trepando esa cuerda de cáñamo que le lleve a La Liga Santander. ”Gio”, dolido por dejar atrás su segunda casa, nadó a contracorriente para no sumergirse en la 2B, avistando a lo lejos tierra firme. Era la isla de Tenerife, un lugar idóneo para tripular un nuevo buque, esta vez pintado de azul y blanco. Una nueva oportunidad de seguir demostrando esa garra uruguaya en la categoría de plata del fútbol español.

 

View this post on Instagram

⚪️🔵

A post shared by Gio Zarfino (@giozarfino) on

¿Cómo juega Gio Zarfino?

Este uruguayo con cara de ”mala leche” ha destacado siempre por su gran capacidad para robar balones, así como por una agresividad que en ocasiones le perjudica (69 tarjetas amarillas y 9 rojas desde 2011). Aunque no es el más alto dentro de la cancha, es un martillo en el juego aéreo, tanto defensiva como ofensivamente.  Por esta razón, se ha venido desenvolviendo toda su carrera en la posición de mediocentro de corte defensivo, ya sea como único ”stopper” o acompañado de un jugador más técnico en un doble pivote, realizando este el trabajo sucio.

Sin embargo, el uruguayo parece haberse cansado de actuar en la sombra, y ha ido evolucionando hasta convertirse en un ”box to box”, adquiriendo un gran protagonismo en área rival. Durante estas temporadas en La Liga Smartbank, ha logrado ver puerta en 17 ocasiones, la última el fin de semana pasado frente al Sporting de Gijón. Esta reconversión le abre un amplio abanico de posibilidades al nuevo técnico de los ”chicharreros”, Fran Fernández, ya que podrá utilizarlo tanto en el doble pivote como en la segunda punta, siendo así una amenaza constante para los zagueros rivales.

 

Martín Zubimendi, el “maestro” de la Real Sociedad

Martín Zubimendi, el “maestro” de la Real Sociedad

Martín Zubimendi, la última perla salida de la fábrica de Zubieta es el protagonista del análisis de hoy. El joven centrocampista de la Real Sociedad (21 años) se está ganando poco a poco un hueco en el equipo, y junto a Ander Barrenetxea, es uno de los pilares sobre los que se sustentará el futuro de la Real Sociedad.

Un chico de la casa que soñó con llegar al primer equipo

Martín Zubimendi es un chico de la casa,  que no ha tenido nada fácil llegar al primer equipo “txuri-urdin”. Ha pasado por todas las categorías inferiores de Zubieta, desde el fútbol base (juveniles, Real Sociedad C y Real Sociedad B), hasta el primer equipo. Un largo recorrido en el que destaca en todas y cada una de las categorías en las que jugó, incluso llegando a participar en tres ocasiones con las inferiores de la selección española, siendo protagonista en la última convocatoria de la sub 21.

En la temporada 2019/20, Zubimendi ya gozaría de minutos con la primera plantilla, disputando un total de 9 partidos, y jugando de una manera excepcional. En el filial siempre ha sido titular indiscutible a las órdenes de Xabi Alonso. 25 partidos en los que llevó la batuta del centro del campo y marcó 3 goles. En la presente temporada, ya está empezando a contar en los planes de Imanol Alguacil, incluso partiendo como titular en algunos partidos.

 

View this post on Instagram

💪😁🔵⚪

A post shared by MARTIN ZUBIMENDI (@martin_zubimendi) on

Martín Zubimendi, presente y futuro de la Real Sociedad

“El nivel que ha dado Martín jugando con el primer equipo y cómo se ha asentado, lo tenía dentro. Lo tenía que sacar, tenía que expresarse y tenía que sentir esa confianza porque tiene marcado el sello de Zubieta de gran pivote.” – Xabi Alonso, entrenador de la Real Sociedad B.

Como dice Xabi Alonso, leyenda del club y del fútbol español, Zubimendi ha caído de pie en el primer equipo, regalando buenas actuaciones, ya sea creando juego o incluso jugando con corte más defensivo. Zubimendi se está ganando a pulso un puesto en el primer equipo, en el que aún no tiene ficha por el momento, a pesar de estar entrando cada vez más en dinámica y ser ya una pieza importante como acompañante de Mikel Merino en algunos partidos.

El centrocampista donostiarra se gana a la afición “txuri-urdin” cada vez que salta al campo, y ya incluso le han puesto el apodo, “El Maestro” Zubimendi. Motes aparte, la afición de la Real Sociedad cada vez pide ver más a Martín, otro de sus grandes talentos salidos desde Zubieta, y que tanto peso tienen en un club de cantera histórica como ha sido siempre la Real Sociedad.

¿Cómo juega Martín Zubimendi?

Zubimendi es un centrocampista que se adapta a cualquier estilo de juego, ya que puede ser esa brújula que lleve los galones del centro del campo del equipo, o encargarse de un papel más defensivo, como pivote más atrasado en el campo.

Su capacidad defensiva se vio resaltada cuando jugó un Europeo Sub-19 en la posición de defensa central, donde destacó por su contundencia y frialdad, incluso sin ser su posición ideal. Polivalencia en estado puro.

Destaca por su capacidad de crear juego, y ser sencillo, rápido y directo. Su velocidad de reacción es inmensa, y por lo tanto no necesita tiempo para pensar qué hacer. Cuando recibe el balón ya tiene claro a quién va a ir dirigido  y orienta su cuerpo para realizar el pase hacia ese compañero, algo imprescindible en un jugador que debe encargarse de la salida de balón en transición. Zubimendi es uno de esos centrocampistas que juega de memoria, a veces incluso sin mirar, una capacidad innata de la que pocos centrocampistas pueden presumir en el fútbol español.

 

View this post on Instagram

Merecidos ➕3️⃣ ⚪️🔵 @realsociedad

A post shared by MARTIN ZUBIMENDI (@martin_zubimendi) on

El futuro de Zubimendi

El futuro de Zubimendi puede ser realmente brillante. Algo debería de suceder para que un jugador de estas características y con este nivel, no acabe siendo uno de los pilares de la Real Sociedad en unos años. Otra perla que sale del “harrobi” de Zubieta, ese del que tan buenos jugadores han salido recientemente.

El caso de Zubimendi es especial, porque es uno de esos talentos puros que pocas veces se ven. Y a día de hoy parece que continuará su camino con la Real Sociedad. Además, recientemente firmó su renovación hasta 2025, con una cláusula de 60 millones de euros que de momento aleja a los clubes que puedan interesarse por él.

Una vez más, Zubieta nos deleita con otro talento de su prolífica cantera, y que ya está dando pistas del jugador que puede ser en los próximos años. Un futuro marcado por nombres propios como Ander Barrenetxea, Aihen Muñoz, Robin Le Normand, y nuestro protagonista, Martín Zubimendi.

 

Konoplyanka, el otro de los otros

Konoplyanka, el otro de los otros

Tras la retirada de Andriy Shevchenko en el año 2012, Konoplyanka venía a ser llamado como el nuevo emblema futbolístico del país. Sin embargo, hoy es uno de esos futbolistas ”olvidados”. ¿Qué ha pasado con el extremo ucraniano?

Yevhen Konoplyanka: ¿Por qué te suena este nombre?

Formado en las categorías inferiores del Dnipro, Yevhen no quiso esperar mucho, y pronto comenzó a jugar con ”los mayores”. En la temporada 07/08 debutaba ya con el primer equipo del conjunto ucraniano. Consciente de su talento, no le costó hacerse dueño y señor de la banda izquierda solo dos temporadas después. Tampoco le fue difícil convertirse en el líder del equipo las siguientes campañas, siendo aún de los futbolistas más jóvenes de la plantilla.

Aunque su mejor temporada vestido de azul en cuanto a datos se refiere fue la 13/14, en la que anotó 13 tantos y ”regaló” otros 7, su cúlmen llegaría en la 14/15. Durante esta última, Konoplyanka, ya instalado como insignia del conjunto de Dnipropetrovsk, condujo a los ucranianos a la final de la Uefa Europa League, donde se medirían al Sevilla FC. Pese a caer por 2-3 ante el cuadro hispalense, el partido de Yevhen asombró a locos y extraños. Son muchos los que cuentan haber visto a ”Monchi” frotarse los ojos para ver si ese torbellino que amenazaba una y otra vez a su equipo era real o se trataba de un sueño. Enamorado del ucraniano desde esa noche, el director deportivo del Sevilla se lo llevó a Nervión la campaña siguiente.

 

View this post on Instagram

Днепр сила 💪✊💙🔟

A post shared by Yevhen Konoplyanka 👦🏻⚽️🏆 (@konoplyanka.official) on

La historia de Konoplyanka fue bonita mientras duró

Sin embargo, todo lo bueno que había ofrecido el ucraniano en su país natal, se trató de un espejismo. Sus cabalgadas por banda, así como su potente golpeo, se esfumaron bajo el sol sevillano. Sin pena ni gloria, y tan solo una temporada después de coger ese avión rumbo a La Liga Santander, Yevhen debía hacer de nuevo las maletas.

Probó suerte en Alemania, concretamente en el Schalke 04, donde militó tres campañas  Sin embargo, ese tampoco era su lugar. Mucha piedra que picar en el Ruhr para un tipo al que no le gusta ensuciarse. Tras su aventura por Europa, Konoplyanka regresó hace dos años a su país, para enrolarse en las filas del mítico Shaktar Donetsk, donde tampoco ha recuperado su nivel, a excepción de algún partido suelto. Y así es la carrera de Yevhen Konoplyanka; un eterno interrogante, un maldito ojalá. Un vuelo Valencia-Ibiza, en el que antes de acomodarte en el asiento, ya estás aterrizando. Ese amigo que se va de la fiesta cuando mejor te lo estás pasando, esa chica que te sonríe en el metro y se baja en la siguiente estación.

 

Yevhen Konoplyanka, otro ”jugador de jueves”

Puede que le conozcas. Tal vez no. Quizás te suene su extraño apellido. No importa; si has jugado a fútbol, o si aún juegas, el tipo de jugador que ahora es Konoplyanka te resultará familiar. Y es que todos hemos tenido a un ”tío” así en la plantilla. Un chaval que llega en pretemporada y se ríe de ti con el balón, al que no se la quitas ni con agua ardiendo. Te hace sufrir, pero estás contento. Al fin y al cabo, es de tu equipo. ”Seguro que la romperá esta temporada”. Nada más lejos de la realidad; llega el primer partido del año, el míster da el once y todas las miradas están puestas en él. Estás confiado de la victoria y de la gran actuación del que, en los entrenamientos, era sin duda la estrella del equipo. Llegas al descanso, entras al vestuario, y sorprendentemente está ahí. Sorprendentemente porque en el campo no ha estado, o al menos nadie lo ha visto. Y así cada fin de semana.

Eso sí, los jueves continúa siendo el mejor. Uno de los misterios de este precioso deporte que es el balompié, y que a día de hoy continua sin resolverse. Ese es, o en eso se ha quedado nuestro protagonista de hoy. En un ”jugador de jueves”, en un poder y no querer del que rara vez volverás a oír hablar.

 

View this post on Instagram

@fcshakhtar ⚽️💪🏻⚒

A post shared by Yevhen Konoplyanka 👦🏻⚽️🏆 (@konoplyanka.official) on

¿Cómo jugaba el antiguo Konoplyanka?

Pese a su más que evidente bajón de forma, los aficionados más nostálgicos aún no olvidan  sus inicios en el Dnipro. Esos tiempos en los que compararle con los mejores e incluirlo en la lista de los atacantes ”top” del momento no era nada descabellado. ¡Cuántas jugadas mágicas! ¡Y qué decir de su clásica diagonal hacia dentro y su disparo de interior al palo largo!

Esos eslalons al más puro estilo Arjen Robben, así como su superioridad física respecto al resto, hacían de este un jugador incontenible: una verdadera desesperación para aquel al que le tocaba el ”marrón” de cubrir a aquella ”estrella fugaz”.

La conclusión, una vez más, es que la cabeza lo es todo en la élite futbolística, donde lo mental se impone en infinidad de ocasiones al talento natural, donde esas piernas que te hacían ser el mejor pueden llegar a no responder cuando más las necesitas.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad