Tony Bloom, del póker al fútbol

Tony Bloom, del póker al fútbol

»Hay tres maneras de hacer las cosas: la correcta, la incorrecta y la mía», decía Sam ‘Ace’ Rothstein (Robert de Niro) en la mítica e inigualable Casino, de Martin Scorsese. Un lema, que sin contar con la agresividad del personaje, se puede aplicar a la vida de Tony Bloom.

Detrás de la evolución progresiva del Brighton y la resurrección del Royale Union Saint-Gilloise en Bélgica, se encuentra este señor que ha tenido siempre una relación especial con el juego. Nacido o no para ello, el ‘lagarto’ ha pasado de ser un estudioso del mundo de las apuestas a ser uno de los propietarios más destacados del fútbol en esta última década. La evolución deportiva de sus equipos, su buena gestión y su humildad, esto último lo dicen sus trabajadores y su círculo más cercano, hace que la vida de Tony Bloom opte a un largometraje de Netlix en toda regla.

¿Quién es Tony Bloom?

Natural de Brighton, ‘Lizard’ creció en un entorno relacionado con el juego, una tradición más que notoria en el Reino Unido. Por ejemplo, las primeras dosis de esa relación se muestran en su infancia. A sus ocho años, jugaba a las tragaperras, un vicio que se alargó durante su adolescencia. En ella, Bloom se desarrolló como persona en un internado rural, del que huyó varias veces para ir a la ciudad. En muchas de esas escapadas, utilizaba identificaciones falsas para entrar en los locales de apuestas, siendo aún menor de edad.

Del vicio a las matemáticas

Su afición por el juego le llevó a estudiar matemáticas en Manchester. Prodigioso para los números, trabajó como contable para la prestigiosa empresa Ernst & Young. Allí, se dio cuenta de que sus beneficios se debían al azar pero fruto de estudiar de forma detallada las apuestas de valor, es decir, cuando la casa de apuestas subestima a un deportista o equipo y lo ofrecen por encima del precio que se le pone habitualmente, especializándose en los mercados de Hándicap Asiático en el fútbol. Bloom vio ese nicho y de ahí fundó la empresa Starlizard, con el objetivo de encontrar esas apuestas de valor para sus clientes millonarios, además de contar con grandes expertos en Big Data y analistas deportivos de primer nivel.

El póker te ofrece una buena base para muchas cosas, incluida la lectura de situaciones y la lectura de la mente de las personas y la toma de decisiones difíciles. Esas habilidades se pueden utilizar en los negocios y ciertamente en la gestión de un club de fútbol”, afirmó Tony ‘Lizard’ Bloom en una entrevista.

Tragaperras, apuestas deportivas…pero en la primera década del 2000, también se presentó otro juego a su entretenimiento: El póker. Se presentó a numerosos eventos de prestigio como el World Poker Tour, Poker Million o la Póker Nations Cup. En esos diez años, logró un beneficio de 3,3 millones de euros. Ahí es donde se ganó la fama y su apodo de ‘lagarto’, por su sangre fría en las jugadas decisivas.

El hombre que dio vuelo a la gaviota

En 2009, Tony Bloom compró el Brighton Hove & Albion, noveno de la Premier League a tan solo tres puntos de puestos europeos. Por aquel entonces, las gaviotas merodeaban sin rumbo en la Tercera División inglesa. Evidentemente, la operación fue un riesgo pero la nostalgia familiar ganó a la lógica, ya que dos familiares de Bloom (su abuelo Harry y su tío Ray, este último aún sigue) estuvieron en la década de los 70 y 80, ocupando el cargo de vicepresidente y director deportivo, respectivamente.

Desde la llegada de Tony Bloom al Brighton, hincha del club desde pequeño, los seagulls han conseguido que el equipo sea tendencia en la Premier League, que tenga un nuevo estadio, ya que cuando llegó al seno del club compartían feudo con el Gillingham y que tengan una identidad de juego propia, yendo en contra del juego tradicional inglés.

Ahora, tras su gran gestión, el Brighton de Graham Potter es uno de los equipos de la Premier League con una identidad propia. El fútbol de toque y posesión domina en las arterias del Falmer Stadium pero no solamente en los tiempos actuales, sino desde la llegada de Bloom a la presidencia del Brighton. La prueba está en los entrenadores que han pasado por el club en los últimos años: Gustavo Poyet, Óscar García y el propio Graham Potter. Salvo el experimento de Sami Hyppia y la excepción de Chris Hughton (con un estilo de fútbol más inglés), entrenador que les hizo ascender a la Premier League, Bloom siempre ha apostado por el que es considerado como ‘fútbol vistoso’.

La resurrección de la vieja dama

Si bien con el Brighton necesitó más de un lustro para que el proyecto viera sus frutos, lo que está pasando en Bélgica es un milagro sin precedentes. El Royale Union Saint-Gilloise ha vuelto a la Jupiler Pro League tras 48 años naufragando en las categorías inferiores del fútbol belga. Un gigante dormido que tiene 11 ligas y 2 copas, siendo este equipo bruselense el más laureado antes de la Segunda Guerra Mundial. Tras su retorno y con un presupuesto más de tres veces menor que de históricos como el Anderlecht o el Genk, la vieja dama va líder con 34 puntos, sacando 4 puntos a sus máximos perseguidores y con 41 goles a favor y solamente 17 en contra.

En un club que hace unos años sus jugadores eran los héroes o villanos los fines de semana y que en el resto de los días arreglaban una puerta o cortando arbustos de los parques, sueñan ahora con recuperar el legado perdido con su ‘Tiki-Taka Unionista’. Aquí la carta elegida solo es económica pero Tony Bloom tiene una baraja muy amplia para seguir ilusionando desde Brighton, Bruselas y quién sabe si de más destinos en el futuro. Esta vez, gana el fútbol y no la casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad