Antonio Raíllo, el “Puig Major” del Mallorca

Antonio Raíllo, el “Puig Major” del Mallorca

Antonio Raíllo se ha convertido en el máximo exponente de la defensa del Mallorca, la mejor de La Liga Smartbank. El central más destacado de la categoría le ha permitido a su equipo alcanzar la segunda posición y a día de hoy ascendería directo. Es uno de los estandartes del club y ha renovado hace poco hasta 2024. Su equipo es recién descendido de La Liga Santander y quiere volver a la máxima categoría del fútbol español.

 

La felicidad siempre estuvo en Mallorca

El cordobés dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol defendiendo a su hermano mayor Manuel, actualmente delantero del Alcoyano. En parte por eso y por su padre, que le apoyó mucho de pequeño, ha llegado a ser defensa profesional. Tras pasar por el Séneca y el Córdoba en categorías inferiores, da el paso a Tercera División con el Pozoblanco. Allí llamó la atención del Betis B y tras una temporada volvió al Córdoba para jugar en el filial.

En la 13/14 firma por el Espanyol B, donde se hace un indiscutible en Segunda B durante dos temporadas. En la tercera en el cuadro catalán sube al primer equipo. Sin embargo, tras 4 encuentros es cedido en invierno a la Ponferradina. En la Deportiva encuentra la continuidad que buscaba y ficha por el Mallorca.

El Mallorca venía de un año complicado. Se salvó con tan solo dos puntos por encima del descenso y tuvo tres entrenadores. Fernando Vázquez mantuvo al equipo en la categoría de plata y comenzó en la siguiente con la llegada de Raíllo. Por desgracia el Mallorca desciende, de nuevo con tres cambios de entrenador, y Raíllo tiene un problema con la afición al final de esa campaña. Finalmente todo se solucionó y Raíllo se comprometió con el proyecto a pesar del descenso.

 

 

Raíllo y el Mallorca, el matrimonio perfecto

En esa temporada en Segunda B se produce un punto de inflexión. Vicente Moreno llega al equipo tras destacar en el Xerez y en el Nástic. Con su llegada el equipo consigue el ascenso a La Liga Smartbank, y tras una épica remontada en la final de los play off, suben a La Liga Santander. En ese periodo de tiempo Raíllo es un fijo en las alineaciones, sin importar la categoría, y se convierte en una referencia. De hecho, a pesar del descenso a Segunda División y el cambio de entrenador, ha renovado hasta 2024.

En esta campaña Luis García Plaza ha apostado por ser muy sólido atrás. El Mallorca se ha hecho fuerte en la defensa y Raíllo ha sido el hombre más destacado junto a Manolo Reina. Es cierto que en las últimas 3 jornadas han encajado 6 goles y han sumado tan solo 1 punto, pero llevaban una racha de 4 goles encajados en 18 partidos. Gracias a esos números no habían perdido desde la primera jornada ante el Rayo Vallecano por 0-1, lo que les ha permitido situarse segundos en la clasificación, en ascenso directo.

 

¿Cuál es su encaje en el Mallorca en su lucha por el ascenso?

Luis García Plaza apuesta normalmente por un 4-2-3-1, compacto y con las líneas juntas. La falta de gol esta temporada está siendo notable, por lo que el hecho de no encajar ha pasado a ser incluso más importante. La defensa más habitual ha sido la misma que en los últimos años. Manolo Reina en portería, Raíllo de central izquierdo y Valjent de central derecho en el eje de la zaga, con Joan Sastre de lateral derecho. La única novedad ha sido el fichaje de Braian Cufré para el lateral izquierdo.

 

 

Raíllo se siente importante y conoce de sobra a muchos de sus compañeros, por lo que se encuentra en el entorno perfecto para rendir. Además la forma de defender le ayuda, ya que siempre ha destacado más en un repliegue medio-bajo y en la defensa del área que a campo abierto. Además, el Mallorca es un equipo coral. La ayuda de futbolistas como Ruiz de Galarreta, Salva Sevilla o Iddrisu Baba en el centro del campo con y sin balón, o el desgaste de Dani Rodríguez, facilita mucho las cosas al resto de la defensa.

 

¿Cómo juega Antonio Raíllo?

Raíllo es un central chapado a la antigua, de esos de zapatillas oscuras y presencia, determinante en el juego aéreo tanto en área propia como en la contraria. En el juego aéreo es uno de los mejores defensas de La Liga Smartbank junto a Catena, Babin o su compañero Valjent. Es cierto que en este curso solo lleva un gol, pero gana un 72% de los duelos aéreos que disputa. En los duelos por bajo no es tan destacado, pero aún así gana un 55%. Además no es un futbolista propenso al error y trasmite seguridad. Esa solidez defensiva le ha permitido dejar la portería a cero en 12 ocasiones.

En la defensa del área destaca por sus cualidades y por la forma que tiene de defender su equipo, despejando 2,7 veces por encuentro. Con el balón es los pies no es uno de los mejores centrales de la categoría, pero se defiende bastante bien. Domina los cambios de orientación de forma notable y no ha tenido ningún error en salida de balón que haya provocado una ocasión clara. No es un futbolista que tienda a las faltas. De hecho tan solo hace 1,8 por partido. Tampoco es propenso a las tarjetas ni las expulsiones. Esta temporada ha registrado 4 amarillas, siendo una de ellas la segunda del encuentro.

El cordobés ha encontrado su sitio tras pasar por varios equipos, sobre todo en los primeros años de su carrera. Si tanto jugador como el equipo siguen rindiendo a este nivel, a final de temporada se podría vivir un nuevo ascenso en Mallorca a La Liga Santander.

 

Emile Smith-Rowe, “Kev” despierta por fin al Arsenal

Emile Smith-Rowe, “Kev” despierta por fin al Arsenal

Emile Smith-Rowe es la sorpresa de este Arsenal hasta el momento. La polémica decisión de no darle ficha en Premier League a Mesut Özil y la falta de creación se han visto paliadas con la irrupción de “Kev”. Así le llaman sus compañeros de vestuario, ya que lo asemejan a Kevin De Bruyne.

 

Sangre y alma “gunner”

A sus 20 años Emile Smith-Rowe ya ha pasado por dos cesiones, una en el RB Leipzig y otra en el Huddersfield. La experiencia en Alemania no fue buena, ya que no gozó de oportunidades y volvió a los cinco meses a la academia gunner.

Tras varias buenas actuaciones en la academia del Arsenal, en la cual llevaba destacando desde las categorías juveniles, salió cedido a un club nacional. El Huddersfield Town de la EFL Championship le daría la oportunidad de curtirse para llegar a ser importante en el equipo de Mikel Arteta.

En los terriers el centrocampista gozaría de minutos, el préstamo de seis meses resultaría fructífero. 19 partidos en los que jugó de mediocentro, anotando 2 goles y repartiendo 3 asistencias. Pero lo importante no fue la estadística, su forma de generar ocasiones y repartir juego enamoró a los aficionados del John Smith’s Stadium.

 

 

Tras dos cesiones y su constante buen nivel en la academia, Mikel Arteta le echó el ojo para suplir la ausencia de Mesut Özil. El alemán no había sido inscrito en la Premier League por el club londinense, y la falta de creación se estaba empezando a notar. Al equipo de Arteta le faltaba ese jugador que enganchara el centro del campo y la delantera, y Emile Smith-Rowe cuando recibió la oportunidad sorprendió a todos haciéndolo de maravilla.

 

El Arsenal de Mikel Arteta

El Arsenal de Arteta acostumbra a ser un equipo muy irregular, llevando años alejado del “big-six” de la Premier League. Actualmente se encuentra undécimo en la tabla, y culpa de ello tienen tanto la poca fiabilidad defensiva como las pocas ocasiones que crean.

El Arsenal centra su juego en la posesión, amasando mucho balón tanto en la defensa como en el centro del campo. De esta manera consiguen que el rival salte a la presión muy arriba y así crear peligro desde las bandas con la velocidad de Saka, Bellerín, Willian, Aubameyang…

Esta temporada el técnico vasco ha utilizado dos sistemas, la 3-4-3 y la 4-2-3-1. Ambas han sido utilizadas ocho veces por Arteta, y en ambas la idea de juego es la misma, buscar la posesión en el bloque medio-bajo para lanzar el ataque en velocidad.

 

 

La faceta goleadora es uno de los grandes deberes de este equipo. La temporada de Aubameyang no está siendo del todo buena y no hay nadie de garantías que pueda cubrir la tasa goleadora del gabonés. Aunque Alexandre Lacazette haya dado el paso, marcando 7 goles en lo que llevamos de competición, los goles que marca el Arsenal parecen no ser suficientes para escalar en la clasificación y colarse en puestos europeos.

La defensa y los fichajes son otro quebradero de cabeza para el Arsenal. No hay ningún jugador que dé esa seguridad al equipo, aunque con Mikel Arteta el nivel defensivo ha mejorado. Y en cuanto a los fichajes, la historia de jugadores que llegan por muchos millones y no acaban de rendir es una constante en este club, como Saliba, Pépé, Willian…

Entre tanta incertidumbre, un canterano llamado Emile Smith-Rowe ha llamado a la puerta de la titularidad y se ha hecho con un hueco en el once en la mediapunta. Hasta la fecha, ha jugado 13 partidos marcando 2 goles y repartiendo 4 asistencias en competiciones nacionales y europeas.

 

¿Cómo juega Emile Smith-Rowe?

Emile Smith-Rowe se entiende muy bien con sus compañeros y la transición desde el centro del campo a la delantera la gestiona de manera brillante, un jugador de 20 años con la experiencia de un veterano.

Otra de sus grandes virtudes es la facilidad para regatear, domina los tiempos a las mil maravillas, y cuando es necesario gambetear al rival no lo duda dos veces. Como buen “10”, se le dan bien todo tipo de pases, pero los que mejor domina son los pases al espacio. Una de las jugadas que mejor lo define es un gol ante el Fulham que inicia él mismo con un pase al espacio que conlleva a una combinación rápida acabada en gol por Bukayo Saka.

Quizá deba mejorar su contribución defensiva, pero cuenta con la ventaja de que Arteta no exige mucho a sus jugadores de ataque. Sin duda. El inglés ha sido un soplo de aire fresco tanto para Arteta como para los aficionados, que poco a poco van viendo como la ausencia de Mesut Özil va siendo paliada por un joven de la casa.

Hale End vuelve a sacar otro diamante en bruto para el primer equipo y se une a los nombres de Ashley Cole, Tony Adams, Andy Cole, Wojciech Szczesny… El futuro está servido en el Emirates Stadium.

 

 

 

 

 

Rober González, el águila imperial pío pío

Rober González, el águila imperial pío pío

Rober González está siendo todo un descubrimiento esta temporada en La Liga Smartbank. El atacante extremeño ha debutado en la categoría de plata tras ascender de Tercera a Segunda B con el filial del Betis la campaña pasada, y su impacto está siendo increíble. De hecho, el Betis se está planteando repescarlo en el mercado de invierno para jugar La Liga Santander.

 

Un aguilucho emigrando al Real Betis

Rober González fichó en la 13/14 por el Betis procedente del Mérida con 13 años recién cumplidos. Es bastante habitual que el Betis se fije en talentos extremeños de cara a su cantera, y viendo el nivel que está mostrando no extraña que lo quisieran fichar en su día. Lo que no es habitual es ver a futbolistas de Extremadura en la élite y el atacante del Betis puede llevar esa responsabilidad. Rober es uno de muchos ejemplos que tienen que salir fuera para buscar un futuro mejor. El talento y el potencial de muchos futbolistas no se corresponde con la calidad de las instalaciones, como ya han declarado varios entrenadores que se han dedicado al fútbol formativo.

Su primera temporada en el filial verdiblanco es la 17/18. Debuta con 16 años y disputa un total de 25 partidos, algunos de suplente y otros de titular, anotando 5 goles. El equipo desciende de Segunda B a Tercera, donde estaría estos dos últimos años. A pesar de jugar en una categoría muy baja respecto a la del primer equipo, comienza a llamar la atención por su buen rendimiento y llega a ir convocado a algún partido, debutando en Copa del Rey contra el Racing de Santander.

El curso pasado el Betis Deportivo consigue el ascenso a la categoría de bronce con Rober siendo pieza clave una vez más, por lo que recibe la llamada de Pepe Mel gracias a su conexión con el Betis y se va cedido a Las Palmas.

 

Rober González y su explosión con Pepe Mel

En esta temporada de debut en La Liga Smartbank se podía esperar que le costara adaptarse, pero su crecimiento ha sido casi instantáneo. Ha sido titular en 17 de los 19 partidos de liga que ha disputado, perdiéndose tan solo dos. Pepe Mel le ha dado la confianza necesaria para que se acostumbrara al nuevo ritmo de partido y el nivel de las defensas rivales. El ex entrenador bético ha hecho de mentor de la futura perla del Benito Villamarín, creando un beneficio tanto para el Betis como para su actual equipo, Las Palmas, que se ha asentado en la media tabla desde su descenso.

 

 

Las Palmas era un club perfecto para crecer. Perdía a hombres importantes como Rubén Castro, Jonathan Viera o Pedri y requerían de un líder. Además no existía la presión de otros clubes a la hora de ascender o no descender. Por tanto, podía estar enfocado en desarrollar su fútbol.

En los primeros partidos le costó arrancar, aunque ya se vieron destellos de su calidad. En la cuarta jornada consiguió su primer gol y a su vez la primera victoria. Fue un impulso de energía y tranquilidad tanto para el jugador como el equipo en general y prolongó una buena racha de partidos sin perder. En las 7 primeras jornadas, tan solo se perdió un encuentro, el primero contra el Leganés, lo que le proporcionó un buen colchón al equipo para afrontar una posible mala racha.

Su rendimiento también ha llamado la atención de la selección española, donde ha jugado en las categorías inferiores hasta la sub 20, por lo que el siguiente paso sería esperar la llamada de Luis de la Fuente para la sub 21.

 

¿Cuál es su encaje en Las Palmas?

Pepe Mel apuesta prácticamente siempre por un 4-1-4-1 aunque varía dentro del mismo esquema dependiendo de los perfiles de sus futbolistas. Rober, al igual que ha hecho a lo largo de su carrera, suele ocupar la banda derecha. Aún así, puede jugar en cualquier zona de ataque gracias a ser casi ambidiestro. En los últimos partidos lo hemos visto también en punta debido a que Pepe Mel no termina de encontrar un nueve referencia a pesar de contar con tres en plantilla más Clau del filial. En ese sentido recuerda a un futbolista un año mayor que él, como es Ferrán Torres, que ya ha alcanzado cotas muy altas pese a su juventud.

Normalmente el extremeño está acompañado de jugadores con gran toque de balón, pero poco profundos y verticales. Esto provoca que el papel de Rober González sea incluso más importante a la hora de abrir defensas rivales, ya que Las Palmas normalmente busca dominar los partidos tanto en defensa como en ataque a través de la posesión.

 

 

¿Cómo juega Rober González?

Rober González es más que un extremo, un atacante. Posee las características de los extremos modernos. Eso se traduce en estar más enfocado a la finalización y a los metros finales. Por ello, puede jugar en cualquier parcela del ataque, ya que va a cumplir una función similar aunque parta de zonas diferentes. Esa función consiste en ser lo más determinante posible en los últimos metros del campo a través del desborde y la verticalidad. Esa mentalidad le ha hecho anotar 5 goles y dar 2 asistencias en La Liga Smartbank.

No es un extremo regateador tradicional. Completa un 48% de regates por partido, una cifra correcta sobre todo teniendo en cuenta que no es ni su especialidad ni su función, sino un recurso.

Es sacrificado en defensa a la hora de presionar e imprimir intensidad pero sufre a la hora de defender más atrás, sobre todo por arriba. Tan solo gana un 30% de duelos aéreos debido a su 1,69 m de altura. Aún así no es algo alarmante ya que no es una característica primordial en su juego. En cambio, sí destaca por tener una buena visión del fútbol en su cabeza. Quizás no es lo primero en lo que se fija el espectador al verle, pero es capaz de imaginar jugadas muy peligrosas en poco espacio. Además, es humilde y tiene las cosas claras. Sabe que su carrera acaba de empezar y no puede echarlo todo a perder.

Rober González va camino de convertirse en un gran jugador en el futuro. Hay que ver su techo, posiblemente pronto en La Liga Santander. Es un futbolista aún incompleto por su juventud, pero es una de esas joyas escondidas que nos proporciona La Liga Smartbank cada año.

 

Unai Vencedor, el “katxorro” de Marcelino

Unai Vencedor, el “katxorro” de Marcelino

Unai Vencedor es otra de las perlas que ha salido recientemente de la cantera del Athletic Club. El bilbaíno de 20 años es la sensación de un centro del campo en el que jugadores como él brillan por su ausencia. Dando el salto al primer equipo de la mano de Gaizka Garitano, el joven centrocampista busca su continuidad con Marcelino García Toral.

 

De Lezama a San Mamés: El sueño de Unai Vencedor

Unai Vencedor ha sido clave en el Bilbao Athletic, donde ha jugado un total de 63 partidos, ha marcado 5 goles y ha repartido 8 asistencias. De la mano de Joseba Etxeberria, aprendió todo lo necesario para ser un centrocampista de calidad para el primer equipo.

Tras sus constantes buenas actuaciones y la falta de sangre nueva en el primer equipo, Gaizka Garitano le hizo debutar en la derrota frente a Osasuna en San Mamés. Su carta de presentación fue brillante. Fue titular en una 3-5-2 junto a Raúl García y Mikel Vesga, haciendo de guía en el césped del “botxo”. Un debut con la responsabilidad de sacar las faltas y los córners, el canterano respondió mandando un libre directo al larguero.

“Soy forofo del Athletic desde que nací, y esto es un sueño hecho realidad” – Unai Vencedor, tras su debut frente a Osasuna.

Tras este partido la afición bilbaína pedía más a un Unai Vencedor que hacía mucha falta, pero el centrocampista volvería al Bilbao Athletic. Allí disputaría lo que restaba de temporada, antes de anunciarse que la pretemporada de la presente campaña la haría con el primer equipo.

De esta manera, con la confianza de Gaizka Garitano y las constantes peticiones de la afición, Unai Vencedor se convertía en jugador del primer equipo, y su sueño se había cumplido.

 

La continuidad en un Athletic en horas bajas

El bilbaíno llegaba al primer equipo en un momento duro, un juego que no convencía, una afición cada vez más descontenta y unos resultados que no acompañaban. Además, la prensa especulaba con su posible salida a otro equipo, ya que no contaba para Gaizka Garitano.

Bajo el mando de quién le hizo debutar, tan solo disputó 16 minutos en las primeras diez jornadas de La Liga, pero tras el parón de selecciones volvió a jugar ante el Real Betis. Un resultado abultado y un partido de diez le dieron la continuidad necesaria, siendo a partir de ese momento indiscutible en el centro del campo junto a Mikel Vesga.

 

 

Tras la destitución de Gaizka Garitano en la jornada 17, llegaban las preguntas sobre si el nuevo entrenador contaría con él. Marcelino García Toral  fue el elegido para ocupar el banquillo de San Mamés, y en su primer partido al mando de “los leones”, Unai Vencedor fue el pivote titular en la famosa 4-4-2 del técnico asturiano.

 

El Athletic Club de Marcelino García Toral

Bajo la batuta del asturiano, el Athletic buscará ser un equipo más directo y más ofensivo que con Gaizka Garitano. El de Derio basaba su planteamiento en un sistema defensivo rocoso, mientras Marcelino busca más intensidad y movilidad en sus filas.

Marcelino hasta la fecha solo ha podido dirigir un partido con el Athletic Club, pero ya se vieron pinceladas en el juego. Salidas rápidas a la contra, mucha profundidad en ambas bandas con Yuri y Ander Capa, Iker Muniain y Óscar de Marcos jugando como interiores… Un estilo de juego al que el Athletic no jugaba desde la era de Marcelo Bielsa.

 

 

El equipo, tras únicamente dos entrenamientos con el técnico asturiano, ya tenía claras ciertas bases del juego que pretende implantar. Ante el F.C. Barcelona se vio a un Athletic jugando una 4-4-2 en el bloque medio de su campo, buscando la presión sobre quién va a recibir el pase y siempre tratando de salir a la contra con la velocidad de sus laterales e Iñaki Williams.

Un estilo de juego explosivo a la par de intenso con el que Marcelino busca cambiar el rumbo de un Athletic Club que se encontraba totalmente perdido en sus aspiraciones en La Liga.

¿Cómo juega Unai Vencedor?

Unai Vencedor es un centrocampista que puede jugar también de pivote, desempeñándose en ambas tesituras con comodidad. En el filial acostumbraba a jugar como pivote tras Sancet y Zárraga, siendo él quién sacaba el balón desde atrás bien en conducción o bien con desplazamientos en largo.

Su juego con balón destaca por la capacidad de cambiar el rumbo del esférico con un par de toques, visualizando a sus compañeros y oxigenando el juego en el momento preciso. Un pivote al uso en el que destaca su gran visión de juego y su buen entendimiento con sus compañeros.

En el primer equipo sigue desempeñando la misma función, liberando a Mikel Vesga del trabajo creativo y dejándole ser el box to box que busca Marcelino en esa parcela del campo. Aparte de trabajar con balón, su juego sin él también es muy importante, ya que no escatima en el esfuerzo a la hora de corregir errores suyos o de sus compañeros.

El centrocampista bilbaíno ha llegado muy joven al primer equipo, pero con 20 años ya demuestra una madurez en su juego que ilusiona. Se está convirtiendo en un jugador indispensable para ver a un Athletic mejor y más reconocible.

 

José Pozo, el timón del barco bukanero

José Pozo, el timón del barco bukanero

José Pozo está siendo uno de los mejores jugadores de La Liga Smartbank. El mediapunta español tiene calidad a raudales, pero también algunos problemas para darle continuidad a su buen juego. Si el Rayo quiere volver a La Liga Santander, el ascenso pasa en gran parte por sus botas, ya que es el jugador que eleva a otra dimensión el juego de los de Iraola.

 

Del Manchester City al Almería

El futbolista malagueño fichó en la 11/12 por el Manchester City procedente del Real Madrid con tan solo 15 años. Nuevo país y cultura a una edad muy temprana que iba a condicionarle en su carrera. Esto podría influirle para bien o para mal. Al final se adapta y tras tres temporadas y un anuncio de Colacao junto a Pablo Maffeo que muchos recuerdan, ficha por el Almería.

En esa primera temporada en segunda el equipo se salva por la mínima y Pozo es titular habitual, sobre todo en la segunda vuelta. Desde entonces su progresión fue en aumento. Durante esos años cosechó cada vez mejores cifras, a pesar de que el club solía estar en esa parte media-baja de la tabla.

En la 18/19 ficha por el Rayo Vallecano, que acababa de ascender a La Liga Santander. En la primera mitad de curso entraba y salía de las alineaciones, quedándose fuera de algunas convocatorias incluso. En el último tramo de temporada encontró la continuidad necesaria con Paco Jémez, ya con Míchel destituido. Encadenó una serie de partidos muy buenos , siendo una de las piezas más importantes del equipo junto a Raúl de Tomás. El Rayo descendió, pero estaba claro que Pozo debía ser clave en el regreso a Primera, al igual que había sido en las categorías inferiores de España o en el Almería.

 

 

José Pozo, y su importancia en el Rayo Vallecano

En estas dos temporadas en La Liga Smartbank ha dejado a deber. El curso anterior se perdió toda la segunda vuelta por estar lesionado y no terminó de encontrar continuidad en su juego cuando estuvo disponible.

Esta campaña con el cambio de entrenador, se esperaba que volviera a mostrar todas sus cualidades. Con Iraola está siendo habitual en el once y ha cuajado muy buenos partidos puntualmente, aunque es el cambio preferido del técnico vasco. El único encuentro que ha disputado completo ha sido el de este fin de semana contra el Alcorcón, que se decidió a favor del Rayo en los minutos finales.

A nadie se le escapa que si Pozo sonríe, los aficionados y el equipo en general también. La cuestión es la regularidad con que lo hace, la continuidad de esa brillantez que muchas veces se queda en destellos. Iraola debe potenciarle a través del sistema. El curso anterior en el Mirandés apostó por Antonio Sánchez en el 4-2-3-1 habitual del técnico vasco, un perfil box to box completamente distinto. Es decir, la cuestión no es la posición que ocupe, ya se le está dejando ese espacio de enganche para él, sino el rol que se le otorgue en el sistema.

 

 

¿Cuál es su encaje en el Rayo en su lucha por el ascenso?

Iraola varía mucho de sistema aunque siempre tiene como base el 4-2-2. Luego puede derivar en esquemas parecidos dependiendo del rol o los perfiles de los futbolistas, por lo que suele acabar en un 4-2-3-1 con Pozo en esa posición de “10”. El centro del campo cuenta con muchos perfiles y todos de gran nivel, pero el malagueño es sin duda el mejor en tres cuartos de campo, ya que Trejo o Comesaña, que pueden ocupar también esa zona, rinden mejor un poco más atrás.

Normalmente el español está acompañado de jugadores rápidos en banda, de uno contra uno y verticales, lo que le facilita la creación de espacios en el último tercio. En punta es donde más variantes hay. Iraola está apostando por segundas puntas más móviles para ir al espacio o un nombre más fijo como Yacine Qasmi para poner de cara a los demás. Sea cual sea el compañero, Pozo se ve beneficiado y eso es lo más importante.

 

¿Cómo juega José Pozo?

José Pozo es un centrocampista español de perfil creativo, aspecto clave para entender su fútbol. A diferencia de otros mediapuntas, sí es perfectamente adaptable a la posición de interior. No es un finalizador a pesar de jugar bastante adelantado, sino que es un generador de juego constante. De hecho el gol es una de sus asignaturas pendientes. A pesar de anotar 2 esta temporada, ha fallado varias ocasiones claras. Por ello tiene otras virtudes,  ya que sabe jugar de espaldas muy bien y girar sobre sí mismo, saltando presiones en salida de balón o siendo muy útil ante defensas cerradas. En total completa un 74 % de regates que intenta por partido, una auténtica barbaridad.

Es sacrificado en defensa y esa es otra de las razones por las que puede jugar algo más retrasado. Gana un 56 % de los duelos en el suelo que disputa. En cambio, por arriba sufre bastante como es normal por su físico. Su 1,70 solo le permite ganar un 32% de disputas por arriba. Es un jugador muy limpio, ya que aún no le han sacado ninguna tarjeta. Suele robar balones sin falta, algo muy importante para lanzar transiciones, siendo además un gran pasador, sobre todo en corto. Siempre suele acumular bastantes asistencias, aunque este curso no se ha estrenado todavía.

El malagueño es el motor del Rayo Vallecano, el timón de un barco que tiene algunas averías por los problemas económicos del club, pero que puede salir a flote si asciende a La Liga Santander. De hecho, él mismo y otros futbolistas se han manifestado públicamente criticando la gestión. Es el capitán que busca desesperado alguna isla para embarcar y terminar de explotar, e Iraola puede ser el guía, el mapa que le ayude a conseguirlo.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad