Aleksandar Mitrovic, el ‘boxeador criminal’ que noqueó a CR7

Aleksandar Mitrovic, el ‘boxeador criminal’ que noqueó a CR7

El pasado domingo, Portugal confirmó su caída. El campeón de la Eurocopa 2016 perdió ante Serbia por  1-2, una derrota que le supone ir a una dura repesca para optar a uno de los últimos billetes del Mundial de Qatar 2022. Los lusos fueron de más a menos y en los diez últimos minutos, sucumbieron ante a una Serbia que resurgió de sus cenizas, quizás motivados por ese millón de euros que prometió el presidente del país en el vuelo previo al encuentro. Cristiano Ronaldo llorando, Fernando Santos abatido y una selección llena de talento pero que aún no encuentra un estilo definido, a pesar de los últimos logros. ¿El motivo de esta crisis? Aleksandar Mitrovic. El delantero del Fulham cabeceó un balón que desató la euforia de un país que confirma su segunda presencia consecutiva en un Mundial, algo que no pasaba desde hace 50 años, concretamente, desde Suecia 58 y Chile 62.

Mitrovic, de ‘villano’ a héroe

El periodista Aitor Lagunas recogió un tuit de Jack Collins, host de LiveScore, que resume precisamente lo cruel y lo bonito que puede ser fútbol. Justamente hace un año, Mitrovic falló el penalti decisivo de la tanda que privó a Serbia de ir a la última Eurocopa. Aquella noche en el Rajko Mitic, el ariete vivió uno de sus peores momentos como futbolista. Pero si algo te da el fútbol, es la oportunidad de revancha. Y para el héroe nacido en la ciudad industrial de Smederevo, sabe lo que es superarse una y otra vez, tanto en el terreno de juego como fuera de él.

Mitrovic, el fan de Alan Shearer

El amor por el fútbol que tiene Mitrovic se debe a los colores del Newcastle y al máximo goleador histórico de la Premier League: Alan Shearer. De hecho, en su niñez soñaba con ser el nuevo héroe del St. James Park, marcando goles y retirándose en ‘Las Urracas’.

 “El Newcastle siempre ha sido mi equipo favorito. Lo he seguido toda mi vida y aún mantengo dos camisetas de ellos en mi habitación. Era ‘raro’, porque aquí en Serbia se solía ser del FC. Barcelona o el Manchester United pero para mí, el mejor equipo siempre ha sido el Newcastle“. Aleksandar Mitrovic, en una entrevista en su etapa en el Partizán.

Un niño que era todo menos un niño. Su carácter, su temperamento y su infinita adrenalina siempre han sido sus señas de identidad. Capaz de ser uno de los talentos prometedores al inicio de esta década como ser apodado como el nuevo ‘Ibrahimovic‘ por sus polémicas celebraciones (celebraba sus goles ‘cortándose’ la lengua para callar a los críticos) aunque realmente no es tan conflictivo como muchos piensan.

Mitrovic, un temperamento alto y adrenalina en estado puro

Con una media de 6-7 tarjetas amarillas por temporada, Mitrovic es un delantero que vive por y para el fútbol. Un chico intenso pero que luego no recibe ni una sola mala palabra. Hasta Rafa Benítez, técnico que le sacó del Newcastle, siempre ha tenido buenas palabras sobre el serbio y viceversa. ¿El problema? Que a Mitrovic no le convencía el estilo de fútbol del entrenador español. Este lo sabía y por eso prefirió optar por Salomón Rondón.

 “Si no fuera jugador, necesitaría una profesión para sacar toda mi adrenalina. Quizás sería boxeador o un criminal“

En el Anderlecht, probablemente en la etapa donde se dio a conocer (44 goles en dos temporadas), los defensas fingían agresiones sabiendo del temperamento del serbio. En una de ellas, Bjorn Engels, defensor del Brujas, simuló una agresión que provocó la ira de Mitrovic, que finalmente tuvo que abandonar el campo por una errática tarjeta roja.

El hombre que salvó a Mitrovic

Slavisa Jokanovic, ex jugador de equipos como Real Oviedo, Tenerife, Deportivo de la Coruña o CF Ciudad de Murcia, fue el hombre encargado de sacar de nuevo la versión más letal del delantero en el Fulham. Mitrovic era un admirador de Jokanovic cuando jugaba en el Partizán a principio de la década de los noventa, cuando era un recogepelotas.

Una versión que se ha confirmado después con otros entrenadores, como Claudio Ranieri (‘Es uno de los mejores delanteros de Europa‘), Scott Parker (‘Quiero más líderes en mi equipo como Mitrovic‘) o Marco Silva, actual entrenador de los ‘Whites’ (‘Jugamos para ‘Mitro’, es un killer, de esta faceta no tengo nada que hablar con él’).

¿El resultado? 71 goles en 148 partidos, una media de dos tantos por partido en cuatro campañas y media. Esta temporada, ha marcado 20 en 17 encuentros y ha repartido 5 asistencias, clave para que el Fulham lleve ocho victorias seguidas, ocupando el segundo puesto de la Championship, plaza directa de ascenso y a dos puntos del líder, el Bournemouth.

¿Troleó a Cristiano Ronaldo?

No solo en Inglaterra. Con su selección, sus números son escalofriantes. Fue clave para clasificar a Serbia al Mundial de Rusia 2018 (6). Asimismo, fue vital para llegar hasta la eliminación en la repesca para conseguir el pase a la Euro 2020 (10). Y en esta última, ha anotado ocho tantos. En total, 24 goles en las tres últimas rondas clasificatorias para una competición UEFA o FIFA, una auténtica salvajada. Y por ende, máximo goleador histórico de Serbia (44 goles).

¿Un gran delantero o un loco?

Con 27 años, ‘Mitro’ sigue en alza. Con aspecto de ogro tosco, ha sido juzgado futbolísticamente de forma injusta. Tiene un instinto depredador para el gol, sabe aguantar la pelota y le gusta rodearse de jugadores con talento, algo que también tiene. Sabe que a veces partirá del banquillo porque su compañero Vlahovic está como un tiro, aunque muchas veces juegan los dos juntos. Tras el gol histórico ante Portugal, cenó pizza en el vestuario y en calzoncillos, salió a agradecer a sus paisanos que coreaban el cántico que oye todos los fines de semana en el Craven Cottage:Mitro is on fire / your defence is terrified“. Con una Coca Cola en la mano (quién sabe si troleando a Cristiano Ronaldo por aquellas declaraciones en contra de la bebida azucarada), Mitrovic saboreó el buen trago de la vida, dejando atrás los fantasmas de aquel penalti que lanzó hace 365 días.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *