Diego Martínez, el chamán de La Alhambra

Diego Martínez, el chamán de La Alhambra

El ex-futbolista vigués, que con tan solo veinte años colgó las botas para observar el fútbol desde los banquillos, se ha convertido en uno de los entrenadores de moda del fútbol español.

Diego Martínez, entrenador por vocación

Nacido en Vigo, Diego Martínez se traslada a Cádiz siendo un adolescente. Allí, a miles de kilómetros de su hogar, compagina los estudios con el fútbol, formando parte de las categorías inferiores del Cádiz CF. Pese a su amor por el deporte rey, Diego sentía que le faltaba algo, que la pelota no acababa de hacerle disfrutar todo lo que debería. Tenía una explicación: ”El chamán” no estaba en este mundo para ser un mero alumno, para observar la pizarra embobado esperando a que por fin termine esa maldita clase. Diego quería enseñar, transmitir sus conocimientos a otras personas, a los futbolistas.

Su sitio eran los terrenos de juego, sí, pero no vestido de corto, sino con traje y pizarra en mano. El gallego era míster por vocación, y con solo veinte años se puso manos a la obra para así ejercer el trabajo de sus sueños.

Andalucía, tierra de oportunidades

Pese a ser del norte, Diego Martínez Penas encontró su zona de confort en el sur, donde lleva viviendo gran parte de su vida. Nuestro protagonista comenzó desde abajo, haciéndose cargo del juvenil del Arenas de Armilla. Poco después, se puso a los mandos del primer equipo. Más tarde, subió otro peldaño más en su pendiente particular, cuando recibió la llamada del Motril, de Tercera División. En esta etapa, estuvo a punto de conseguir su primer ascenso, aunque finalmente su equipo cayó derrotado en el Play-Off a Segunda División B.

Sin embargo, lo que a priori parecía una derrota, sería la primera piedra de la carrera del inexperto Diego. Su labor no había sido en vano, pues el mítico ”Monchi” tenía preparadas ya sus redes para echarlas sobre el joven técnico vigués. Así, en el año 2009 puso rumbo al Sevilla FC, donde pasó por distintos estamentos del club hasta sentarse en sus banquillos en el año 2014, cuando tomó las riendas de un filial que dos años más tarde ascendería a La Liga Smartbank, con Carlos Fernández como gran estrella.

 

Granada CF, llegar y besar el santo

Tras una temporada discreta dirigiendo a CA Osasuna, Diego retornó a su amada Granada. Allí, se encontraría ante su gran desafío hasta la fecha: conseguir devolver a los andaluces a La Liga Santander. Y vaya si lo consiguió. Además, de forma directa, quedando en segundo puesto, solo por detrás de Osasuna. En su vuelta a la máxima categoría nacional, los nazaríes ya demostraron desde el primer partido que serían un hueso duro de roer, empatando a cuatro en su visita a el antiguo Madrigal.

En marzo, los de Los Cármenes llegaron al confinamiento en mitad de la tabla, a cuatro puntos de un Valencia que marcaba la zona ”Euro” y con la permanencia prácticamente certificada. Tras el parón, los chicos de ”el chamán” no solo alcanzaron el objetivo de permanecer un año más en Primera División, sino que consiguieron lo inimaginable: conseguir un billete para la Uefa Europa League. Una absoluta locura. ¡Cuatro a cero frente al Athletic Club y séptima plaza marchando para el Granada!

 

Diego Martínez, un cirujano táctico

En el Granada CF, este estratega nos ha mostrado su repertorio táctico y su gran capacidad para intervenir en los encuentros. El entrenador gallego no es de esos que se queda mirando la vida pasar. Le gusta analizar, participar y sacar el bisturí para sorprender al rival.

El sistema habitual que utiliza es el de 4-2-3-1, con un mediapunta talentoso, como ocurría con Carlos Fernández el curso pasado, o bien con un mediocentro más llegador, tal como Yangel Herrera.

No obstante, le hemos visto variar su formación en varias ocasiones, como ocurrió en la semifinal de Copa del Rey ante el Athletic Club, donde optó por jugar con un 3-5-2, dándole mucha importancia a los carrileros y poniendo contra las cuerdas a Gaizka Garitano. Aunque suele emplear el mismo dibujo, le gusta introducir variantes a su equipo, pero sin renunciar a su estilo, sea quien sea su rival. La escuadra de La Alhambra se caracteriza por ser un bloque compacto, con buena presión tras pérdida. Sus contragolpes, con jugadores veloces como Darwin Machís, son el plato principal de su ”menú”. Aunque esa es su seña de identidad, los nazaríes también saben poner la pausa y hacerse con el control del partido, por lo que dominan muchísimos registros.

Ese alumno que abandonó su pupitre para ser él quien cogiese la tiza, es hoy ya, con apenas 40 años, todo un magistrado. Un profesor experimentado al que todos sus pupilos observan con atención, y en cuyas clases nadie bosteza.

 

Athletic Club, la hazaña de los “Bielsa Babes”

Athletic Club, la hazaña de los “Bielsa Babes”

2012 fue sin duda, uno de los mejores años para los que somos aficionados del Athletic Club, pudimos disfrutar del fútbol más vistoso que ha tenido este club en los últimos años. Todo gracias a Marcelo Bielsa y sus conocidos “Bielsa Babes”.

En Copa, alcanzamos otra final, otra vez ante uno de los mejores Barça de la historia, una final en la qué el club “zurigorri” cayó 0-3, una final que nos dejó una imagen histórica, a Carles Puyol y a Xavi Hernández celebrando la consecución de dicha Copa del Rey con la ikurriña y con la senyera.

Vamos con la competición en la que el Athletic Club dio a conocer a varios de sus jugadores y su filosofía al mundo, la Europa League de 2012.

El comienzo del sueño del Athletic Club

El Athletic jugaría ante el Trabzonspor turco el único playoff para entrar en la fase de grupos de la Uefa Europa League, en la ida disputada en San Mamés la contienda se cerraría con un 0-0. Sorprendentemente, la vuelta no se disputó debido a la expulsión del Fenerbahce de la Champions League por amaño de partidos.

El Trabzonspor pasaría a ocupar la plaza del Fenerbahce y el Athletic Club entraría a una Europa League que estaba a punto de ser histórica. Al club vasco le tocaría formar grupo con el París Saint-Germain, el Slovan Bratislava y el Red Bull Salzburg, fue una fase de grupos bastante sencilla, el Athletic Club selló el pase a dieciseisavos con 4 victorias, 1 empate y 1 derrota.

Los jugadores que más destacaron en esta fase de grupos fueron Fernando Llorente con dos goles, Markel Susaeta con tres goles y un jovencísimo Muniain qué ya apuntaba maneras moviendo el centro del campo del Athletic a su gusto.

El camino a Bucarest

Comenzaba el camino a Bucarest para los “Bielsa Babes”, un equipo con talentos cómo Ander Herrera, Iker Muniain, Fernando Llorente y Javi Martínez acompañados de jugadores experimentados como Andoni Iraola o Igor Gabilondo, buscaban completar la hazaña y entrar en la historia de la Europa League.

El primer rival sería el Lokomotiv de Moscú, la ida se jugaría en Rusia y el Lokomotiv sacó ese partido adelante con un favorable 2-1. En San Mamés la historia sería muy diferente, un dominio apabullante de los de Bielsa dio el pase a octavos de final gracias a un gol de Muniain que hizo valida la regla de los goles fuera de casa.

Enfrentamiento contra el Manchester United de Ferguson

Old Trafford esperaba en octavos, la prensa cómo era lógico, puso al Athletic como equipo inferior, pero los de Bielsa demostrarían que eso no era así. El partido de ida fue una oda al fútbol entre dos estilos que no tenían nada que ver, el estilo Ferguson y el estilo Bielsa chocaron en el “Teatro de los sueños”, y el estilo del chileno salió victorioso con un 2-3.

 

 

En la vuelta, San Mamés estaba lleno hasta la bandera, la afición empezó a creerse lo que estaba viendo y aquel partido de vuelta lo demostró, una exhibición de fútbol ofensivo con la que el Athletic Club apeó a los “Red Devils” de la Uefa Europa League.

“Es un tributo al esfuerzo impregnado por su entrenador y una maravilla verles jugar de esta manera. Se merecen llegar hasta el final”

Tocaría viajar a Gelsenkirchen, para enfrentar a un Schalke que tenía como estrellas a Raúl, Neuer y Draxler entre otros. La ida fue un 2-4 favorable al conjunto bilbaíno, que con un Llorente estelar no tuvo dificultades de asegurarse una ventaja para la vuelta. A punto estuvo el Schalke de dar el susto y eliminar al Athletic de la competición europea, pero los goles de Ibai Gómez y Susaeta pusieron el global 6-4 y el Athletic Club jugaría las semifinales ante el Sporting de Portugal.

La final de la Europa League, a la espera

La ida se jugó en Lisboa, y el club lisboeta no dio tregua, visitaría San Mamés tras haber ganado 2-1 gracias a los goles de Insúa y Diego Capel. El partido de vuelta es otro de esos partidos a recordar, el Athletic se fue al descanso con un 2-1 favorable en el marcador, un resultado que eliminaba a los “Bielsa Babes” de Europa League y los dejaría a las puertas de la gloria en Bucarest. En el minuto 88 apareció la bota de Fernando Llorente, qué tras un centro desde la zona izquierda de Ibai Gómez, remató el balón al fondo de la red y hacía a San Mamés y a Bilbao entera estallar en vítores.

El Athletic Club jugaría la final de la Europa League ante el Atlético de Madrid.

 

Aquella final, en la que el Atlético de Madrid comandado por Radamel Falcao despachó al Athletic de alzar el trofeo al cielo de Bucarest.

El Athletic Club, tras la final

El no haber ganado aquella final no quita el hecho de que el Athletic Club hizo una Europa League excelsa, mostrando un juego del que hoy en día ya no queda nada, un fútbol ofensivo con el qué el club fue capaz de vencer a los más grandes y caer con dignidad ante otros.

Sirvió de escaparate para talentos cómo Javi Martínez o Ander Herrera, incluso para Fernando Llorente, pero en este último nombre hubo otras cosas de por medio que no caben en este artículo.

En definitiva, los “Bielsa Babes” se mostraron a Europa y al mundo entero, y gracias a esa Europa League demostraron, una vez más, lo grande que es el Athletic Club.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad