Álex Berenguer ha sido el protagonista del mercado del Athletic Club, y su nombre ha sido el más escuchado desde el día de su fichaje hasta el día de su debut. El navarro llega al club bilbaíno con la misión de revivir esa delantera a la que tanto gol le hace falta.

Álex Berenguer en su etapa de “rojillo”

Su carrera comenzó en las categorías inferiores de los “rojillos, Álex vistió la camiseta de Osasuna desde juveniles, donde nunca destacó por su capacidad goleadora pero si por su chispa y su desborde. Siempre se ha desempeñado como interior izquierdo.

El salto al primer equipo rojillo llegó tras una gran temporada en el Osasuna Promesas, donde fue uno de los jugadores más participativos y llamativos de aquel plantel. Llegó a un Osasuna en Segunda División, con el objetivo de ascender, y el propio Álex Berenguer ayudó a lograrlo en la segunda temporada de las tres que disputó.

 

 

En su vuelta a Primera División, el Osasuna no fue capaz de mantener la categoría, pero lo más destacable de esa temporada fue el joven de Pamplona, ya que llamó la atención de varios clubes europeos, entre ellos el Torino.

El 17 de julio de 2017 Osasuna oficializaba la marcha de su canterano a “Il Toro” por una cantidad de 7 millones de €, donde el jugador rechazó el 15% de la cantidad que le correspondía del traspaso con tal de llegar a la Serie A.

Álex Berenguer aterriza en la Serie A

Llegó al Torino para estar a las órdenes de Walter Mazzarri, quien contó con él desde el primer momento. Su primera temporada fue un tanto discreta, un periodo de adaptación al que no ayudaron las dos lesiones que sufrió. Álex mostraba destellos de aquello que ofreció en Osasuna, rapidez y desparpajo por banda.

En su segunda campaña con Mazzarri al frente, consiguió desempeñarse aún mejor que en el club navarro, mostrando una madurez y una evolución en su juego, aunque no de manera continuada, ya que una de las características de su paso por el calcio italiano fue la irregularidad.

 

 

Su última temporada en Turín fue la más goleadora en su periplo en la Serie A, 6 goles y 4 asistencias en un Torino que acabó sufriendo para mantener la categoría. Los goles y las asistencias de Berenguer fueron claves para la salvación de “Il Toro”, donde demostró su enorme polivalencia, disputando la mayoría de partidos como mediapunta, no solo como interior izquierdo.

Tras tres temporadas en Turín, el Athletic Club oficializó su fichaje en el mercado estival de 2020 por 11’5 millones más variables.

¿La solución a los problemas del Athletic Club?

El navarro llega a un Athletic que no vive su mejor momento, un mal inicio de temporada y constantes problemas para sumar goles al casillero atormentan al club de San Mamés. Un Athletic sin una idea clara de juego, insistiendo constantemente en centros al área o en individualidades de jugadores como Muniain o Williams. La dinámica del club ha ido a peor, llegando a cuestionar desde jugadores clave al presidente tras el mal momento que vive el club de Bilbao. Tras únicamente sacar 6 puntos de los 15 disputados, el Athletic Club acudió al mercado en busca de un jugador diferencial. Y este era Álex Berenguer.

Los de Gaizka Garitano necesitaban a un jugador que diera un aire diferente al ataque del club bilbaíno, un jugador que fuera capaz de dinamitar un partido con velocidad y desparpajo, y Álex Berenguer cumple con todos los requisitos que necesita el ataque del club del “botxo”.

 

Un factor diferencial desde el principio

Berenguer marcó las diferencias desde el momento de su debut contra el Deportivo Alavés, un partido en el que jugó por banda derecha y sumó esa chispa y esa verticalidad que le faltaba al ataque del Athletic, a pesar de disputar tan solo 12 minutos. Contra el Levante jugó 84 minutos y se le vio con mucha más confianza que en su debut. El Athletic parecía otro equipo en ataque, y la verticalidad de Berenguer y Morcillo sumada a la creatividad de Iker Muniain llevaron a la línea ofensiva a una nueva dimensión.

El navarro cerró su primer partido oficial en San Mamés con broche de oro, marcando un gol y dejando detalles soberbios. Con su gol, consiguió unirse a la lista de cuatro jugadores que han conseguido marcar en su debut como rojiblancos en San Mamés, algo que lo convierte en uno de los mejores debutantes del club.

¿Cómo juega Álex Berenguer?

La clave del juego del navarro es la velocidad, muy acompañada de su físico y su estatura (1’75cm), aunque también es capaz de pelear balones en el cuerpo a cuerpo. También hay que destacar su capacidad de poner patas arriba un partido a base de constantes internadas por banda hacia la línea de fondo.

A sus 25 años al navarro le sobra personalidad y desparpajo, y no pone peros a la hora de ser el responsable de generar una jugada de ataque. Quizá uno de sus mayores defectos sea la finalización, algo en lo que no destaca especialmente. La irregularidad es algo que siempre ha acompañado al navarro, pero ha aterrizado en San Mamés a intentar encontrar esa regularidad que no fue capaz de mantener en Italia y que de momento sí parece haber encontrado en “los leones”.

La polivalencia es otra de sus grandes virtudes, es capaz de jugar por banda izquierda, por el centro y por banda derecha. No es un extremo que destaque por su capacidad goleadora, es más asiduo verle asistiendo o tirando diagonales hacia dentro para dar un pase al segundo palo.

Sin duda Álex Berenguer tiene papeletas para postularse a ser una de las piezas clave del Athletic Club esta temporada, un aire de esperanza que tanto necesita la afición “zurigorri” con el navarro corriendo por la banda de San Mamés.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad