Sam Lammers, “il capelli” de Atalanta

Sam Lammers, “il capelli” de Atalanta

Sam Lammers ha sido uno de los fichajes de la Atalanta Bergamasca Calcio en este mercado estival procedente del PSV Eindhoven por la cantidad de 9 millones de euros.

El delantero centro holandés de 23 años, ha levantado muchas expectativas en la ciudad de Bérgamo a causa de sus continuas comparaciones con la leyenda Ruud van Nistelrooy, poniéndolo en el foco de todos los seguidores nerazzurri.

¿De dónde viene Sam Lammers?

Sam Lammers es un jugador procedente de las categorías inferiores del PSV Eindhoven destacando en las temporadas 16-17 y 17-18 en los sub 19 y sub 21 del equipo del sur de los Países Bajos.

En la campaña 16-17 daría a conocerse tras su explosión en la sub 19 en la segunda división holandesa, la Keuken Kampioen Divisie, donde marcó un total de 17 goles y repartió 11 asistencias en un total de 38 partidos.

Sin embargo, la cosa no quedaría ahí y en la siguiente temporada, con la sub 21 y ya asentado en la Keuken Kampioen Divisiebajaría su rendimiento marcando 11 goles y repartiendo 4 asistencias en un total de 16 partidos. 

View this post on Instagram

👆🏼

A post shared by SAM LAMMERS (@sam.lammers) on

La explosión de Lammers en el SC Heerenveen

La llegada de Lammers a la ciudad de Heerenveen en la temporada 18-19,consagraría al jugador como una de las mayores promesas del equipo holandés, tras su explosión en la primera división holandesa, la Eredivise. Sería fundamental en el equipo dirigido por Johnny Jansen, con un total de 31 partidos, donde anotó 16 goles y repartió 5 asistencias.

Cabe destacar esta temporada en el Heerenveen, en la que logró igualar en goles a Hakim Ziyech, Robin Van Persie y Klaas-Jan Huntelaar, además de superar a Alexander Isak, consagrándose como una de las revelaciones del campeonato, además de tener un futuro brillante.

View this post on Instagram

Morgen weer dit gevoel 👊🏼😤

A post shared by SAM LAMMERS (@sam.lammers) on

La llegada de Lammers a la Atalanta

Es evidente que Lammers ha caído de pie en la Serie A, ya que en 4 partidos ya ha anotado 2 goles jugando tan solo 73 minutos. La llegada de Lammers al conjunto de Gasperini aporta un matiz más, un jugador diferente que puede llegar a ser diferencial en los últimos metros para los Nerazzurri. 

Muchas son las comparaciones con Josip Iličić por esa zurda deliciosa que deleita a cualquier aficionado cuando la saca a pasear. Sin embargo, Lammers puede ser su complemento perfecto para aprovechar los espacios que deja libre el esloveno, pudiendo crear una tremenda asociación de zurdas técnicas respaldada por un jugón como es el Papu Gómez.

Tras sus dos primeros partidos ante el Cagliari y Nápoles, Lammers ya nos ha dejado detalles sobre su estilo de juego. Ha jugado como delantero centro en ambos partidos sustituyendo a Duván Zapata y al Papu Gómez, respectivamente. En dichos partidos, Lammers ha demostrado ser muy hábil con el balón en los pies y tener una buena lectura del juego. Además, su gran envergadura lo hace un jugador peligroso en las acciones al balón parado, algo que siempre se agradece y aporta al equipo.

En definitiva, Lammers es un gran recurso para Gasperini en cualquier tipo de encuentro, ya que es un jugador que atesora grandes cualidades, y que si sabe hacerlo funcionar en una delantera de tanta calidad y talento, se puede hinchar a marcar.

¿Cómo juega Sam Lammers?

No te esperas que un jugador de 1,89 pise el balón como un jugador de fútbol sala que mide 1,70. Lammers tiene un estilo propio para conducir y jugar con el balón pegado a los pies, siendo uno de esos futbolistas tan altos como estéticos jugando. Y es esa, su gran virtud: el regate.

En cuanto a sus cualidades dentro del terreno de juego, podríamos decir que se trata de un jugón táctico que sabe lo que tiene que hacer en cada momento. Lammers entiende el juego táctico de su equipo a las mil maravillas y sabe cuándo tiene que caer a banda, venir a recibir o hacer “x” movimiento para abrir el espacio favorable para su equipo. Otro aspecto característico en su juego es la asociación. No tiene miedo a pedir el balón y le gusta tenerlo en sus pies, se siente cómodo con él y es algo que siempre agradece su equipo.

En definitiva, Sam Lammers es un jugador que está levantando muchas expectativas en la ciudad de Bérgamo tras su ilusionante inicio de temporada, con un juego tan estético como el que está desplegando. Si consigue hacerse con un puesto de titular en el equipo de Gasperini, además de mejorar sus registros como delantero, estamos ante una de las perlas del fútbol holandés que puede convertirse en una revelación en la Serie A.

 

Martín Zubimendi, el “maestro” de la Real Sociedad

Martín Zubimendi, el “maestro” de la Real Sociedad

Martín Zubimendi, la última perla salida de la fábrica de Zubieta es el protagonista del análisis de hoy. El joven centrocampista de la Real Sociedad (21 años) se está ganando poco a poco un hueco en el equipo, y junto a Ander Barrenetxea, es uno de los pilares sobre los que se sustentará el futuro de la Real Sociedad.

Un chico de la casa que soñó con llegar al primer equipo

Martín Zubimendi es un chico de la casa,  que no ha tenido nada fácil llegar al primer equipo “txuri-urdin”. Ha pasado por todas las categorías inferiores de Zubieta, desde el fútbol base (juveniles, Real Sociedad C y Real Sociedad B), hasta el primer equipo. Un largo recorrido en el que destaca en todas y cada una de las categorías en las que jugó, incluso llegando a participar en tres ocasiones con las inferiores de la selección española, siendo protagonista en la última convocatoria de la sub 21.

En la temporada 2019/20, Zubimendi ya gozaría de minutos con la primera plantilla, disputando un total de 9 partidos, y jugando de una manera excepcional. En el filial siempre ha sido titular indiscutible a las órdenes de Xabi Alonso. 25 partidos en los que llevó la batuta del centro del campo y marcó 3 goles. En la presente temporada, ya está empezando a contar en los planes de Imanol Alguacil, incluso partiendo como titular en algunos partidos.

 

View this post on Instagram

💪😁🔵⚪

A post shared by MARTIN ZUBIMENDI (@martin_zubimendi) on

Martín Zubimendi, presente y futuro de la Real Sociedad

“El nivel que ha dado Martín jugando con el primer equipo y cómo se ha asentado, lo tenía dentro. Lo tenía que sacar, tenía que expresarse y tenía que sentir esa confianza porque tiene marcado el sello de Zubieta de gran pivote.” – Xabi Alonso, entrenador de la Real Sociedad B.

Como dice Xabi Alonso, leyenda del club y del fútbol español, Zubimendi ha caído de pie en el primer equipo, regalando buenas actuaciones, ya sea creando juego o incluso jugando con corte más defensivo. Zubimendi se está ganando a pulso un puesto en el primer equipo, en el que aún no tiene ficha por el momento, a pesar de estar entrando cada vez más en dinámica y ser ya una pieza importante como acompañante de Mikel Merino en algunos partidos.

El centrocampista donostiarra se gana a la afición “txuri-urdin” cada vez que salta al campo, y ya incluso le han puesto el apodo, “El Maestro” Zubimendi. Motes aparte, la afición de la Real Sociedad cada vez pide ver más a Martín, otro de sus grandes talentos salidos desde Zubieta, y que tanto peso tienen en un club de cantera histórica como ha sido siempre la Real Sociedad.

¿Cómo juega Martín Zubimendi?

Zubimendi es un centrocampista que se adapta a cualquier estilo de juego, ya que puede ser esa brújula que lleve los galones del centro del campo del equipo, o encargarse de un papel más defensivo, como pivote más atrasado en el campo.

Su capacidad defensiva se vio resaltada cuando jugó un Europeo Sub-19 en la posición de defensa central, donde destacó por su contundencia y frialdad, incluso sin ser su posición ideal. Polivalencia en estado puro.

Destaca por su capacidad de crear juego, y ser sencillo, rápido y directo. Su velocidad de reacción es inmensa, y por lo tanto no necesita tiempo para pensar qué hacer. Cuando recibe el balón ya tiene claro a quién va a ir dirigido  y orienta su cuerpo para realizar el pase hacia ese compañero, algo imprescindible en un jugador que debe encargarse de la salida de balón en transición. Zubimendi es uno de esos centrocampistas que juega de memoria, a veces incluso sin mirar, una capacidad innata de la que pocos centrocampistas pueden presumir en el fútbol español.

 

View this post on Instagram

Merecidos ➕3️⃣ ⚪️🔵 @realsociedad

A post shared by MARTIN ZUBIMENDI (@martin_zubimendi) on

El futuro de Zubimendi

El futuro de Zubimendi puede ser realmente brillante. Algo debería de suceder para que un jugador de estas características y con este nivel, no acabe siendo uno de los pilares de la Real Sociedad en unos años. Otra perla que sale del “harrobi” de Zubieta, ese del que tan buenos jugadores han salido recientemente.

El caso de Zubimendi es especial, porque es uno de esos talentos puros que pocas veces se ven. Y a día de hoy parece que continuará su camino con la Real Sociedad. Además, recientemente firmó su renovación hasta 2025, con una cláusula de 60 millones de euros que de momento aleja a los clubes que puedan interesarse por él.

Una vez más, Zubieta nos deleita con otro talento de su prolífica cantera, y que ya está dando pistas del jugador que puede ser en los próximos años. Un futuro marcado por nombres propios como Ander Barrenetxea, Aihen Muñoz, Robin Le Normand, y nuestro protagonista, Martín Zubimendi.

 

Konoplyanka, el otro de los otros

Konoplyanka, el otro de los otros

Tras la retirada de Andriy Shevchenko en el año 2012, Konoplyanka venía a ser llamado como el nuevo emblema futbolístico del país. Sin embargo, hoy es uno de esos futbolistas ”olvidados”. ¿Qué ha pasado con el extremo ucraniano?

Yevhen Konoplyanka: ¿Por qué te suena este nombre?

Formado en las categorías inferiores del Dnipro, Yevhen no quiso esperar mucho, y pronto comenzó a jugar con ”los mayores”. En la temporada 07/08 debutaba ya con el primer equipo del conjunto ucraniano. Consciente de su talento, no le costó hacerse dueño y señor de la banda izquierda solo dos temporadas después. Tampoco le fue difícil convertirse en el líder del equipo las siguientes campañas, siendo aún de los futbolistas más jóvenes de la plantilla.

Aunque su mejor temporada vestido de azul en cuanto a datos se refiere fue la 13/14, en la que anotó 13 tantos y ”regaló” otros 7, su cúlmen llegaría en la 14/15. Durante esta última, Konoplyanka, ya instalado como insignia del conjunto de Dnipropetrovsk, condujo a los ucranianos a la final de la Uefa Europa League, donde se medirían al Sevilla FC. Pese a caer por 2-3 ante el cuadro hispalense, el partido de Yevhen asombró a locos y extraños. Son muchos los que cuentan haber visto a ”Monchi” frotarse los ojos para ver si ese torbellino que amenazaba una y otra vez a su equipo era real o se trataba de un sueño. Enamorado del ucraniano desde esa noche, el director deportivo del Sevilla se lo llevó a Nervión la campaña siguiente.

 

View this post on Instagram

Днепр сила 💪✊💙🔟

A post shared by Yevhen Konoplyanka 👦🏻⚽️🏆 (@konoplyanka.official) on

La historia de Konoplyanka fue bonita mientras duró

Sin embargo, todo lo bueno que había ofrecido el ucraniano en su país natal, se trató de un espejismo. Sus cabalgadas por banda, así como su potente golpeo, se esfumaron bajo el sol sevillano. Sin pena ni gloria, y tan solo una temporada después de coger ese avión rumbo a La Liga Santander, Yevhen debía hacer de nuevo las maletas.

Probó suerte en Alemania, concretamente en el Schalke 04, donde militó tres campañas  Sin embargo, ese tampoco era su lugar. Mucha piedra que picar en el Ruhr para un tipo al que no le gusta ensuciarse. Tras su aventura por Europa, Konoplyanka regresó hace dos años a su país, para enrolarse en las filas del mítico Shaktar Donetsk, donde tampoco ha recuperado su nivel, a excepción de algún partido suelto. Y así es la carrera de Yevhen Konoplyanka; un eterno interrogante, un maldito ojalá. Un vuelo Valencia-Ibiza, en el que antes de acomodarte en el asiento, ya estás aterrizando. Ese amigo que se va de la fiesta cuando mejor te lo estás pasando, esa chica que te sonríe en el metro y se baja en la siguiente estación.

 

Yevhen Konoplyanka, otro ”jugador de jueves”

Puede que le conozcas. Tal vez no. Quizás te suene su extraño apellido. No importa; si has jugado a fútbol, o si aún juegas, el tipo de jugador que ahora es Konoplyanka te resultará familiar. Y es que todos hemos tenido a un ”tío” así en la plantilla. Un chaval que llega en pretemporada y se ríe de ti con el balón, al que no se la quitas ni con agua ardiendo. Te hace sufrir, pero estás contento. Al fin y al cabo, es de tu equipo. ”Seguro que la romperá esta temporada”. Nada más lejos de la realidad; llega el primer partido del año, el míster da el once y todas las miradas están puestas en él. Estás confiado de la victoria y de la gran actuación del que, en los entrenamientos, era sin duda la estrella del equipo. Llegas al descanso, entras al vestuario, y sorprendentemente está ahí. Sorprendentemente porque en el campo no ha estado, o al menos nadie lo ha visto. Y así cada fin de semana.

Eso sí, los jueves continúa siendo el mejor. Uno de los misterios de este precioso deporte que es el balompié, y que a día de hoy continua sin resolverse. Ese es, o en eso se ha quedado nuestro protagonista de hoy. En un ”jugador de jueves”, en un poder y no querer del que rara vez volverás a oír hablar.

 

View this post on Instagram

@fcshakhtar ⚽️💪🏻⚒

A post shared by Yevhen Konoplyanka 👦🏻⚽️🏆 (@konoplyanka.official) on

¿Cómo jugaba el antiguo Konoplyanka?

Pese a su más que evidente bajón de forma, los aficionados más nostálgicos aún no olvidan  sus inicios en el Dnipro. Esos tiempos en los que compararle con los mejores e incluirlo en la lista de los atacantes ”top” del momento no era nada descabellado. ¡Cuántas jugadas mágicas! ¡Y qué decir de su clásica diagonal hacia dentro y su disparo de interior al palo largo!

Esos eslalons al más puro estilo Arjen Robben, así como su superioridad física respecto al resto, hacían de este un jugador incontenible: una verdadera desesperación para aquel al que le tocaba el ”marrón” de cubrir a aquella ”estrella fugaz”.

La conclusión, una vez más, es que la cabeza lo es todo en la élite futbolística, donde lo mental se impone en infinidad de ocasiones al talento natural, donde esas piernas que te hacían ser el mejor pueden llegar a no responder cuando más las necesitas.

 

Quincy Promes, la máscara holandesa

Quincy Promes, la máscara holandesa

Quincy Promes, más conocido como el jugador de la máscara, está relanzando su carrera en el Ámsterdam, tras su difícil etapa en el Sevilla. Analizamos la historia y trayectoria de una de las piezas claves de la nueva selección neerlandesa y del Ajax de Erik Ten Hag.

La rebeldía del niño Promes

Quincy Promes nació en la ciudad de Ámsterdam aunque tiene su origen familiar en Surinam, país sudamericano que fue antigua colonia de los Países Bajos. Del mismo país salieron leyendas como Clarence Seedorf, Edgar Davids, Patrick Kluivert…

De padres inmigrantes, Promes vivía en el seno de una familia humilde con el sueño de seguir los pasos de su padre y convertirse en futbolista. La gran alegría para ellos fue cuando consiguió pasar las pruebas para formar parte de la academia del Ajax.

Como todo niño que se inicia en el mundo del fútbol, no solo cuenta el talento, sino que además se necesita trabajar muy duro para lograr los objetivos. En el caso de Promes, su mayor problema fue su mal comportamiento que provocó que el Ajax rescindiera su contrato. Abandonar el Ajax supuso un gran problema para Promes el cual, se planteó incluso abandonar el fútbol.

Una nueva oportunidad en el Twente

Tras tener que abandonar el Ajax, Promes terminó encontrando equipo para seguir creciendo como futbolista. Durante un año estuvo jugando en HFC Harlem para terminar uniéndose a la academia del FC Twente.

 

 

Con el Twente demostró una mayor madurez y esto le ayudó a seguir creciendo como jugador. Como futbolista de los Tukkers tuvo varias cesiones, coincidiendo en una de ellas con su actual entrenador en el Ajax, Erik Ten Hag.

Las buenas temporadas realizadas por Promes fueron recompensadas con la  llamada a la selección nacional. Además, despertó el interés del Spartak de Moscú.

Quincy Promes, un neerlandés en Rusia

Cuando decidió tomar la decisión de irse a Rusia para jugar en el Spartak de Moscú, fue muy criticado por la gran mayoría de aficionados del fútbol. Sin embargo, Promes tomó las críticas como una de sus principales fortalezas para tener éxito en esta nueva etapa.

Promes se convirtió en una verdadera estrella en la liga rusa, y durante cinco temporadas se mantuvo en el Spartak a un muy buen nivel. Con el conjunto rojiblanco logra ganar la Russian Champion y la Russian Super Cup.  A los títulos colectivos cabe añadir el premio a mejor jugador de la liga Rusia 2017 y máximo goleador de la liga rusa en la temporada 2017/18.

 

La gran apuesta del Sevilla

El paso de Promes por el Sevilla se podría catalogar como fugaz. La llegada del holandés en el verano de 2018, despertó la ilusión de la afición hispalens,e pero en su primera y única temporada en La Liga su rendimiento no fue el esperado. Es cierto que en muchos de los partidos Pablo Machín, colocó a Promes fuera de su posición natural, jugando incluso de carrilero y exigiéndole mucha más responsabilidad defensiva.

Al terminar la campaña 2018/2019, desde la directiva sevillista se analizó la situación del jugador holandés y viendo su salario/rendimiento le buscaron una salida, con tal de recuperar parte de la inversión que habían realizado un año atrás.

 

Promes regresa a casa

En el año 2019, después de una temporada en la que no había cumplido con las expectativas, volvía a la que fue su casa durante sus inicios. Aunque en su día tuvo que abandonar el Ajax, Quincy regresaba con la motivación de triunfar donde todo empezó, y de mostrar el gran jugador que siempre había llevado dentro.

Promes llegaba a un Ajax que venía de realizar un espectacular Champions League. Un reto muy ilusionante para el holandés, pero al mismo tiempo complicado, ya que el equipo había perdido a muchas de sus estrellas. En su regreso a casa volvía a reencontrarse con Ten Hag, con el que estuvo en la temporada 2012/13 en el G.A. Eagles.

 

La consagración de una estrella de la Eredivisie

Y el regreso acabó siendo el esperado. Tras haber pasado una etapa difícil en Nervión, Quincy volvía a su país natal con la responsabilidad de ser una de las estrellas del equipo, y así fue. Desde el primer momento, Promes asumió galones en el equipo y se convirtió en una de las referencias.

Antes de que la temporada de la Eredivisie fuera suspendida y no se declarase ningún campeón, el Ajax marchaba primero de la clasificación, y gran parte de la culpa la tuvo Quincy. 12 goles y 4 asistencias, que le situaron como uno de los máximos goleadores del campeonato, y como el jugador decisivo que venía a ser.

La temporada 2020/2021 vuelve a presentarse como un reto para Quincy. Ante la marcha de jugadores clave en el equipo como Donny Van De Beek (Manchester United) o Hakim Ziyech (Chelsea), Promes se convierte en la punta de lanza de un equipo histórico como es el Ajax. Este año comprobaremos si está preparado para asumir un rol tan importante, y de momento ya ha comenzado con muy bien pie.

 

¿Cómo juega Quincy Promes?

Entre las características técnicas de Quincy Promes destacamos principalmente su regate y velocidad. El jugador holandés es capaz de cambiar el ritmo en cuestión de segundos y deshacerse de sus rivales con facilidad. Otra de las cualidades con las que cuenta es  su gran olfato goleador. Es un jugador que traza muy bien los desmarques, y esto le permite marcar muchos de sus goles, aunque su especialidad es fabricárselos él mismo.

A todo ello, hay que sumarle su polivalencia para jugar en diferentes zonas del ataque, ya sea como mediapunta, extremo, segundo punta o delantero centro. Pese a las dudas generadas tras su paso por España, Quincy a sus 28 años, ya está mostrando el jugador que es. Capaz de tirar de todo un equipo, de sacrificarse en defensa, y de ser el verdadero líder en un vestuario joven como el del Ajax. Este es el verdadero Quincy Promes.

 

James Forrest, lealtad y potencia “hoop”

James Forrest, lealtad y potencia “hoop”

¿Es James Forrest el mejor jugador de Escocia? Eso es subjetivo. ¿Es el Celtic el mejor club de Escocia? Eso es subjetivo. ¿Es James Forrest buenísimo? Totalmente. ¿Tiene James Forrest calidad para salir del Celtic? Eso está claro, pero su lealtad lo hace además de un jugador muy bueno, un jugador con una gran personalidad y carisma.

Y al entrar aquí quizás te estés preguntando también, ¿Quién es James Forrest? Pues te adelantamos que es uno de los jugadores mas vistosos y buenos de la primera escocesa.

Nacido en Prestwick, un pueblo de South Ayrshire que queda a 50 kilómetros de Glasgow, por sus venas no corría específicamente sangre de futbolista. Todo lo contrario, James en sus primeros años intentó ser tenista profesional. Fue varias veces contactado por el club de tenis de Prestwick, pero él rechazó porque también tenía otro sueño, y uno que le gustaba más. El fútbol. Sus entrenadores del tenis le describían como un talento natural para tomar la raqueta y deslumbrar. Aún así, lo del tenis no se dio y ahora tenía como su mayor objetivo el deporte rey.

James empezó jugando fútbol con el South Ayr Boys Club, donde ya mostraba su talento y fue visto muchas veces por el scouter del Celtic, Jim Began. Cuando tenía solo 11 años ya mostraba su potencial y equipos como el Kilmarnock, Ayr United o Rangers estaban muy interesados en sus servicios y que se desarrollara en su cantera, pero su corazón dictó Celtic y así fue. A los 13 años de edad firmó contrato con los de Glasgow y conoció  a Martin Millar, entrenador que le sería de mucha ayuda en su crecimiento.

Los primeros años en Celtic

Llegado en 2003 al club, el equipo y el cuerpo técnico estaba muy asombrado con el jugador que habían fichado, le elogiaban como uno de los mejores del equipo juvenil del Celtic. Con 18 años debutó con el primer equipo frente al Motherwell, donde entró como sustituto y marcó el tercer gol del partido, un debut más que soñado que lo iba a ilusionar mucho más, tanto a él, como a sus hinchas. Un año más tarde llegarían cosas aún mejores para el diestro escocés. Esa temporada pasarían muchas cosas, anotaría más goles, recibiría su primera tarjeta roja, jugaría su primer ‘Old Firm’ que es el encuentro Rangers-Celtic, ganaría premios a mejor joven del mes y ganaría su primer título: La copa de Escocia.

James seguía con sus buenas actuaciones pero necesitaba tener una temporada de consagración, y la tuvo. El curso 11/12 siempre será recordado por James por ser una de sus mejores campañas individuales. Ganó su primera liga con el Celtic, fue elogiado por jugadores y directivos, anotó 9 goles y dio 7 asistencias en 43 partidos en todas las competencias, además hizo su debut en competiciones europeas. Y por si era poco, Forrest fue el jugador joven del año en Escocia, fue incluido en la lista de 13 jugadores que se deberían tomar en cuenta y estuvo en el equipo del año de la primera división de Escocia.

“Es la luz en la oscuridad del fútbol escocés. Si Escocia sigue sacando jugadores como Forrest podrían imitar lo que hizo Uruguay en el Mundial del 2010” –Mark Wotte

Una lesión en la final de la copa escocesa de aquel año, le dejaría dudas en cuanto a este tema y era algo que iba a sufrir próximamente.

El tema de las lesiones

Debutaría en la Champions League en la campaña 12/13 donde tendría una temporada regular en cuanto a números pero las lesiones lo dejarían fuera del campo por varios tramos de ese año. James ganó por segunda vez consecutiva la liga de Escocia donde anotaría 4 goles y asistiría en 8 ocasiones. Las lesiones seguían y seguían durante las temporadas, parecían no terminar y no saber si Forrest alcanzaría el nivel. Además, en el año 2013 fue arrestado por presunto ‘acoso sexual’. Las cosas no iban nada bien en su vida ni en su carrera.

James Forrest | El Otro Balón

La temporada sin lesiones llegaría en el 2015 pero las cosas no irían bien, su forma bajaría mucho y su director técnico no confiaba en él, hasta que llegaría el momento de demostrar y lo hizo. Dejó las lesiones de un lado y las cosas buenas iban a llegar. James sería parte importante del plantel ‘invicto’ en Escocia del Celtic anotando 6 goles y 7 asistencias, así alcanzaría un gran nivel y lo mantendría a pesar de que se sabía que podía dar más. La siguiente temporada fue muy buena y le valió para la nominación a mejor jugador del año de Escocia.

James Forrest el MVP

Las expectativas se iban a cumplir, por supuesto que sí. Forrest es ejemplo de superación y constancia, de dejar atrás lo malo, trabajarlo y mejorar en tu ámbito. El extremo derecho haría una temporada absolutamente tremenda y ganaría el premio a mejor jugador del año en su país. Sus 11 goles y 12 asistencias en la liga valdrían para ganar este premio individual, que no sólo reconocería que un jugador puede cumplir su potencial, sino que también superar los difíciles obstáculos que te coloca la vida. Este año iba por el mismo camino, acumulaba ya 10 goles y 17 asistencias en la temporada 19/20 y era sin duda una opción a ganar el premio.

¿Cómo juega James Forrest?

Lo importante también es saber cómo juega el que muchos han titulado el ‘Messi escocés’ y aunque a cualquier que le coloquen éste apodo le queda muy grande, la verdad es que Forrest es un tipo muy talentoso. Extremo derecho que te puede cubrir cualquier zona de ataque sin problema, gracias a sus buenos movimientos, definición, agresividad para atacar y buen pie débil. Donde juega mejor es en banda derecha aún siendo diestro, pero es que una de su marca registrada es ese recorte hacia dentro para sorprender con un disparo ‘a tres dedos’.

Es un jugador fuerte físicamente con un cuerpo fornido, como el típico jugador escocés de toda la vida. Aún así esto no es impedimento para que sea rápido, es un jugador muy hábil con los pies en carrera, sabe cuándo frenar, pasar o disparar, algo que mejoró mucho porque anteriormente su toma de decisiones era un punto muy débil. Otra de su marca personal es el amague y el recorte hacia afuera, el confundir defensores y quedar en el primer palo del arquero y sacar un remate cruzado muy potente. Es un jugador sorpresivo.

La lealtad de James Forrest

Si hay algo que remarcar en la carrera de Forrest es que ofertas no le han faltado y menos en su temporada del ‘MVP’. El Arsenal y el Tottenham siempre han sido de los clubes mas interesados en su servicio puesto que es el tipo de jugador que les vendría excelente, sobretodo a los ‘Gunners’. Su contribución defensiva, lo aguerrido que es, la garra que aporta y su talento, sería muy útil para darle nueva sangre y vida a un Arsenal que necesita de esto, pero la llegada de Nicolás Pépé podría frenar esto, ya que se han gastado unos buenos kilos por el francés y parece que seguirá teniendo buen rendimiento. Si las circunstancias se dan, James podría salir pero por ahora, está siendo un ‘one club man’ de aquellos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad