Carlos Soler, el murciélago que guía al Valencia

Carlos Soler, el murciélago que guía al Valencia

Carlos Soler ha dado un paso gigante en su carrera deportiva esta presente temporada. El valenciano de 24 años, se ha hecho con el mando del equipo reconvirtiendo su posición y es, junto a José Luis Gayá, el capitán del Valencia.

 

Con Mestalla siempre en el corazón

Con solamente 7 años, Carlos Soler ingresaba en el filial del Valencia tras haber jugado en las escuelas de fútbol de Bonrepós y Mirambell.

Ya en sus inicios, se notaba que era un jugador especial, que tenía algo que el resto de los de su edad no tenían. Empezando como delantero en los equipos inferiores, a medida que subía de categoría, los entrenadores retrasaban su posición, colocándolo en el centro del campo como organizador o pivote defensivo gracias a su polivalencia.

Le bastaron dos temporadas en Segunda División B con el Valencia Mestalla para que en la siguiente a la de su debut deportivo, la 16-17, debutara como futbolista profesional en Primera División.

Con Prandelli como entrenador, Soler debuta en Anoeta en un partido que el equipo perdió, pero que fue el inicio de un jugador que, hoy en día, es una institución en el conjunto ché.

 

El sueño de Carlos Soler hecho realidad

Tras su debut ante la Real Sociedad, Soler comenzó a ser importante para el equipo, evolucionando a pasos agigantados y siendo útil en cualquier escenario.

Llegaba la temporada 18-19 y el centrocampista llevaba a sus espaldas ya muchos partidos vistiendo la camiseta del Valencia y contando con bastantes minutos de la mano de Marcelino en su 4-4-2. 51 partidos, marcando 4 goles y dando 2 asistencias, y acumulando un total de 3.839 minutos en todas las competiciones.

No obstante, el equipo quedaba eliminado de la Champions League tras caer en un grupo formado por el Manchester United, Juventus y Young Boys, pero lograba acceder a la Europa League para disputar los siguientes encuentros de la competición.

Un equipo plagado de enormes futbolistas como Parejo, Guedes, Ferrán Torres, Rodrigo y el propio Soler, fue capaz de hacer soñar a los valencianistas llegando a unas semifinales de la Europa League, quedando eliminados por el Arsenal tras realizar un excelente campeonato.

Lo que no sabían los valencianistas era que la gran hazaña estaba aún por llegar. El equipo se coló en la final de la Copa del Rey enfrentándose al FC Barcelona. En un duelo que se preveía favorito al campeón de liga, el Valencia se llevó el trofeo tras un partido bárbaro por parte de jugadores como Soler. Un título que servía como guinda de pastel de un año inolvidable.

 

 

Carlos Soler rescata a un Valencia en apuros

Tras un año donde el equipo quedó fuera de competiciones europeas, y en el que pesos pesados como Dani Parejo, Ferrán Torres, Rodrigo Moreno y más adelante Geoffrey Kondogbia, salieron del equipo, la situación del Valencia no invitaba al optimismo.

Los fichajes tampoco llegaron, y Javi Gracia tuvo que improvisar alineaciones para sacar los partidos adelante. En ese cúmulo de dudas y posibles salidas y entradas, emergió la figura de Carlos Soler como uno de los líderes de Mestalla.

Reconvirtiendo su posición a mediocentro por necesidad de efectivos, el joven valenciano se ha hecho con el mando del equipo dirigiendo el juego y dando una masterclass en muchos partidos. En un año tan difícil, está siendo fundamental para el Valencia que un chico de la casa esté dando tal rendimiento por la escasez de futbolistas en la plantilla.

Actualmente en 14 partidos de liga ya suma 6 goles, 4 asistencias, un 84 % de acierto en el pase y una media de 1,6 pases clave por partido. Además, con un hat-trick incluido a uno de los equipos más fuertes de La Liga Santander, el Real Madrid.

Pese a su juventud, Carlos Soler ha dado un paso hacia delante convirtiéndose en el eje principal del juego valencianista cuando más lo necesitaba su equipo. Independientemente de cuál sea su futuro, Mestalla nunca olvidará a aquel chico de la casa que se quedó cuando peor estaba la situación, y que ayudó, y de qué manera, a mantener el barco a flote. Este es Carlos Soler, y esto significa el amor verdadero por unos colores.

 

 

¿Cómo juega Carlos Soler?

Pese a que Marcelino acostumbró a situarlo en banda en su famoso 4-4-2, este año Carlos Soler ha tenido que modificar su demarcación para ayudar al equipo en la salida de balón en el centro del campo, tras la salida de Dani Parejo.

Soler es el encargado de sacar el balón desde la zona defensiva, actuando como creador de juego y sirviendo como base para construir la jugada de ataque. Además, gracias a su gran recorrido, es habitual que llegue a posiciones de ataque, descolgándose del otro pivote para incorporarse al área o ganar algún rechace que llegue a la frontal, y de ahí han llegado algunos de sus goles como el último frente al Valladolid.

Otra de sus características principales es su especialidad a balón parado. Como buen capitán y líder, Carlos Soler es el encargado de lanzar las faltas y los córners. Algo que justifica con creces con sus 3 asistencias en lo que llevamos de liga. Tampoco se queda corto en los lanzamientos de penalti, tal y como demostró ante el Real Madrid.

Pese a tener unas cifras destacables, el juego de Carlos Soler está enfocado más en lo colectivo que en lo individual. Es un claro ejemplo de lo que significa el sacrificio dentro de un equipo, siendo capaz tanto de marcar y asistir, como de bajar al barro para robar un balón y lanzar el contragolpe. Sin embargo, lo que verdaderamente está robando es el corazón de la afición valencianista, y eso no lo miden las estadísticas. Carlos Soler y Valencia, Valencia y Carlos Soler; Una relación de amor que solo acaba de empezar.

 

Yeremy Pino, el jaguar canario

Yeremy Pino, el jaguar canario

Yeremy Pino es la sensación de La Liga. Desde aquel debut ante el Sivasspor el 22 de octubre de 2020 en Europa League, la ilusión crece de forma agigantada. El Villarreal, una vez más, saca un talento a relucir gracias a su gran trabajo de scouting a la hora de potenciar su cantera. Es tan brillante el trabajo de las categorías inferiores, que pueden elegir como si se tratara de una baraja de cartas. Una mano ganadora, que cuenta con nombres como Pau Torres, Samu Chukwueze, Raba o Fer Niño. Tampoco se debe olvidar a ciertos veteranos, la otra mano, como son Mario Gaspar, Moi Gómez o Manu Trigueros.

Pero si hay un jugador que está explotando a una temprana edad y emergiendo como un talento único, ese es Yeremy Pino. El extremo canario, de tan solo 18 años, ha sido capaz de marcar en las tres competiciones (Liga, Copa y Europa League) y de aportar una estabilidad por la banda izquierda para Unai Emery, algo que no encontraba con otras piezas como con el japonés Takefusa Kubo, que probablemente, abandonará el submarino amarillo en este mercado de invierno.

 

¿Quién es Yeremy Pino? Esencia del fútbol callejero

Natural de Las Palmas de Gran Canaria y del 2002, inició su carrera en el Barrio Atlántico, el Huracán y la UD Las Palmas. Posteriormente, recaló en la cantera amarilla en 2016, donde ha pasado en un año de jugar en el Villarreal C en Tercera División a jugar en el primer equipo. Fijo en todas las categorías inferiores de la selección española, el extremo posee un talento innato, que se ha visto potenciando en los filiales del equipo castellonense.

Con esencia de futbolista callejero, aún posee aquellos rasgos cuando jugaba en la calle, de ahí que sea un jugador tan diferente que hace recordar a viejas glorias del fútbol que a la modernización actual que vive el deporte rey en lo que se refiere a formación de las futuras promesas.

 

Relación indirecta con el F.C. Barcelona

En un torneo de selecciones autonómicas, Yeremy formó parte de la selección canaria, siendo el más destacado del conjunto isleño en aquel torneo. Perteneciente al cadete de la UD Las Palmas, el F.C. Barcelona y el Villarreal mostraron un interés crónico por el progreso del futbolista. Si bien es cierto que los culés hicieron más interés presencial en aquellas fechas (fue el técnico blaugrana del cadete A a verle presencialmente), el submarino no hizo aguas, ya que fue el primero en presentar la oferta y además, el proyecto convenció más al propio jugador y a su familia.

Si hubiera aceptado aquella petición azulgrana, quién sabe si ahora estaría compartiendo vestuario junto a otro canario emergente como Pedri y con Ansu Fati, futbolistas que son de su misma generación. Precisamente, Pedri le quitó el privilegio de forma no intencionada de disputar el Mundial sub 17 a Yeremy, tras sufrir un balonazo que le provocó un traumatismo ocular.

 

 

Unai Emery y el Villarreal, confianza en Yeremy

En el Villarreal, todos los estamentos están encantados con el extremo. Aunque Unai Emery es su descubridor en el fútbol profesional, anteriormente, en el filial le observo de cerca Nando Martínez, integrante del cuerpo técnico.

“Yeremy es un futbolista táctico e inteligente, que mantiene su aprendizaje del fútbol callejero. Demuestra su mejor versión cuando el reto es más difícil, por eso crece su potencial ”, manifestó Nando Martínez en una entrevista a El País.

Además, en el club están encantados con su comportamiento profesional, destacando que lucha por mejorar en el día a día y que su máxima ilusión es el fútbol, equilibrando bien los entrenamientos y la faceta nutritiva.

“A veces iba acelerado. Hoy, en cambio, ha sabido cuándo acelerar y cuándo parar, ese equilibrio importante que se llama toma de decisiones. Como entrenador, tengo que seguir a que obtenga experiencias para que se desarrolle como futbolista, declaró Unai Emery en rueda de prensa tras el partido ante el Athletic”.

Con dos goles en la Copa del Rey, un tanto y una asistencia en Liga y una actuación destacable en la Europa League, donde anotó un gol ante el Qarabag, Yeremy ha sabido establecerse en el extremo izquierdo de manera brillante.

 

 

¿Cómo juega Yeremy Pino?

El joven de 18 años se puede desenvolver como extremo y como mediapunta. En la primera, puede hacerlo por la natural, ya que es diestro, o a pierna cambiada, desde la izquierda. Con Emery, casi siempre ha partido desde la izquierda, aunque se le ha visto en algunos tramos cambiarse de banda.

Es un jugador explosivo, con gran facilidad para regatear. Como dicen los argentinos, es un gambeteador nato. Criado en el barrio de La Feria, como Jonathan Vieira, asombra con su potente arrancada, donde se mueve de maravilla cuando el juego es sin espacios. Su técnico, Unai Emery, destaca la versatilidad que tiene, tanto de recursos futbolísticos como de posiciones sobre el terreno de juego.

Por otro lado, es un jugador que si el rival le da metros, no tiene dudas en encarar. Asimismo, es muy participativo en el juego con balón pero también sin el. Un extremo, que al contrario que Hakim Ziyech o su propio compañero Chukwueze, que son de perfil más individualista, es muy asociativo, que siempre quiere conectar con sus compañeros.

Con un valor de mercado de 5 millones de euros según Transfermarkt y  una cláusula cercana a los 15 millones, los grandes equipos ya echan el ojo a Yeremy Pino. Un jugador comodín, ya que regatea y encara, aspecto que se está perdiendo en el fútbol moderno. Su polivalencia ofensiva hace que crezca el interés sobre él. Sin dudas, a pesar de su juventud, su historial hasta el momento indica que el talento de La Feria está capacitado para dar el salto a un equipo top pero como dice Emery, necesita más experiencia para pulir a la perfección todas sus cualidades.

 

 

 

Javier García “Chino”, el líder de Valdepeñas

Javier García “Chino”, el líder de Valdepeñas

Javier García “Chino” se ha convertido en poco tiempo en un jugador con referencia y determinación en la Liga Nacional de Fútbol Sala. No solo su talento le otorga prestigio como futbolista, sino que también suma la condición de  jugador clave en partidos de alto nivel. Desde su llegada a Valdepeñas, “Chino” posee la batuta de un equipo que cada temporada ronda los puestos élite de Primera División.

 

Descubrimiento de “Chino” en Albacete

Debutó con 17 años en la élite del fútbol sala. En 2007 la final de la Copa Diputación se decidía entre el Albacete, equipo de Segunda División y Gestesa Guadalajara de la máxima categoría, y  “Chino” tuvo la oportunidad de disputar minutos en aquella final en representación del Albacete. Durante cuatro años, adquirió progresivamente madurez y experiencia como profesional del fútbol sala.

“Aposté por el fútbol sala y gané” Javier García Moreno “Chino”

Más tarde, en 2012 clavó los pies en Primera División gracias a la confianza de Puertollano F.S. y  David Ramos, actual técnico de Viña Albali Valdepeñas. La Región de Murcia también aprovechó la oportunidad de disfrutar del juego de Javier García Moreno. En 2014 consagró su primera participación en la Copa de España de Fútbol Sala junto a Montesinos Jumilla, equipo recién ascendido. Gracias a su capacidad goleadora, a final de temporada el club jumillano certificó por primera vez en su historia un puesto en play-offs para pelear por el título de liga.

 

Javier García “Chino”, el hombre de las Copas de España

Durante los meses de marzo y abril, las ciudades organizadoras de la Copa de España testifican momentos históricos cada año en el fútbol sala español. No solo equipos como ElPozo Murcia, F.C. Barcelona o Movistar Inter tienen la capacidad de alcanzar la cima. La determinación de los jugadores juega un papel importante en la conquista del título de Copa. Ciudad Real, Madrid y Málaga se convirtieron en los escenarios favoritos de la trayectoria de Javier García Moreno.

Desde la llegada de “Chino” a Jaén, el club andaluz certificó dos Copas de España. La primera llegó en 2015. Ciudad Real fue el primer paso del albaceteño para alcanzar la cumbre del fútbol sala. Jaén Paraíso Interior derrotó al F.C.Barcelona (6-4) y el futbolista de Albacete participó en el festín goleador al anotar el segundo tanto de la final. No obstante, tres años más tarde adquirió mayor protagonismo en las filas el “olivo mecánico”. Anotó el gol decisivo ante Movistar Inter en la prórroga y  Chino se convirtió en el MVP de la Copa de 2018 en Madrid.

 

 

Una estrella en la Liga Nacional de Fútbol Sala

Desde el ascenso de Viña Albali Valdepeñas en 2018, el club azulón y Javier García Moreno crecen a pasos agigantados. El jugador albaceteño se ha convertido en la cabeza visible de un equipo, que rompe con el dominio de las tres escuadras referencia en la Liga Nacional de Fútbol Sala. El trabajo constante y los resultados del club azulón provocaron la llamada de la selección. A pesar de las polémicas previas sobre su no convocatoria en compromisos anteriores, el seleccionador Fede Vidal finalmente  apostó por las habilidades técnicas de “Chino” para hacer frente a Brasil.

Pero no solo la selección se convirtió en un escaparate para mostrar su talento. Durante la campaña 19/20, Javier García Moreno obtuvo el trofeo de máximo goleador de la Liga Nacional de Fútbol Sala con 26 tantos. Un trofeo que comparte con Adolfo Fernández, jugador del F.C.Barcelona. El jugador natural de Albacete nunca le falta el gol en las grandes citas. Un ejemplo claro es el hat trick que anotó ante los culés en la Copa de España de Málaga, e incluso certificó un tanto en la final de la liga ante Movistar Inter.

 

¿Cómo juega Javier García “Chino”?

¿Cómo se define el liderazgo natural de un jugador en  equipo? La respuesta está en la labor que desempeña “Chino” con Viña Albali Valdepeñas. Posee esa capacidad de motivar a los compañeros, sobre todo en las grandes citas a nivel nacional, y además de garantizar el gol en los partidos importantes. Con la escuadra azulona, Javier García Moreno ha disputado 9 encuentros de liga, 7 en el quinteto inicial.

En pista ocupa el puesto de ala, garantizando así fluidez en los movimientos de Viña Albali Valdepeñas en ataque. No solo en el juego colectivo es imprescindible, la habilidad en el uno contra uno juega también un papel importante en el rol que posee Javier García.

Y como no, tampoco puede falta el gol en “Chino”. De las 9 disputas en liga nacional, el albaceteño ha sumado 8 tantos y un promedio goleador de aproximadamente un goles por partido. Por ello, la potencia de disparo  es la joya principal de los goles Valdepeñas y de la selección española. En definitiva, “Chino” se ha convertido en una referencia a nivel nacional e internacional.

 

Edgar Badía, el gato ilicitano

Edgar Badía, el gato ilicitano

El pasado agosto, tras una temporada convulsa, el Elche consiguió el ascenso a Primera cinco años después. Un lustro que se caracterizó por años de inestabilidad administrativa y deportiva. Lo que nadie esperaba es que tras la salida de José Rojo Martín ‘Pacheta’, el equipo ilicitano fuera bien en su retorno a la máxima categoría del fútbol español. Tanto con el burgalés como con Jorge Almirón, una de las figuras claves se encuentra en la portería. Edgar Badía está realizando intervenciones de mérito para que el Elche se encuentre respirando tranquilamente en la mitad de la tabla.

Un perico campeón de Europa

Con 28 años, natural de Barcelona e iniciado en los benjamines de La Masía, fue formado en la cantera del UE Cornella. Posteriormente, recaló en el juvenil del RCD Espanyol, donde estuvo durante tres campañas. En esa estancia, fue convocado por la Sub-19, siendo campeón en la Eurocopa de 2011. Edgar Badía fue titular y jugó junto a nombres reconocibles como son los de Dani Carvajal, Álvaro Morata, Pablo Sarabia u otros menos conocidos pero que fueron y son de igual importancia como José Campaña o Álex Fernández, este último, mejor jugador de aquel torneo.

Sin oportunidades en el Espanyol

Tras la conquista de ese Europeo, todo parecía indicar que sería el futuro portero de los pericos. De hecho, fue convocado bastantes veces por el primer equipo y llegó a debutar en la Copa del Rey. Sin embargo, el club apostó por un portero de más altura y corpulencia, como fue el caso de Pau López. Ante tal situación, Badía se sintió frustrado y por ello, tomó una decisión precipitada, como confesó él mismo en Sphera Sports. El guardameta reconoció que su marcha al filial del Granada fue equivocada, donde coincidió con el actual arquero del Rayo Vallecano, Stole Dimitrievski.

Tragicomedia en Reus

La etapa en Reus fue la experiencia de su vida. Con falta de oportunidades, descartado muchas veces por su altura (1,80 cm) y con la moral mermada, el equipo entrenado por Sergi Parés acude al rescate de Badía. El conjunto catalán se encontraba en Segunda B pero por suerte, consiguieron a la primera el objetivo de ascender a Segunda. Cuando la toalla parecía estar levantada para la rendición, se cayó a la lona de un plumazo. En la 2016-2017, fue uno de los mejores porteros de la categoría de plata, siendo varias veces incluido en el once ideal, quedándose a un pasito de conseguir el Zamora aquel año, superado por Raúl Fernández, del Levante.

Cuando todo parecía que finalmente había encontrado estabilidad, aparecen de nuevo los problemas. Tras tres años mágicos, el Reus fue castigado con descenso administrativo a Segunda B. Una sentencia que estuvo precedida por una campaña llena de impagos a los jugadores, al cuerpo técnico y a los empleados.

“Cuando aparece el Reus yo estaba en un momento complicado en mi carrera, porque venías de una proyección muy buena, te vas a un filial y no juegas… Para mí, Sergi Parés ha sido muy importante en mi carrera. Sin esa oportunidad en el Reus, probablemente no lo hubiera logrado”, Edgar Badía, en una entrevista en Sphera Sports.

2020: Un año mágico para Edgar Badía

Si a Edgar Badía le dicen nada más llegar al Elche lo que viviría en la 2019/2020, probablemente le entraría una sensación de perplejidad. El portero había encontrado la felicidad en el equipo ilicitano y prueba de ello fue su renovación hasta 2022. El Elche ofreció un gran nivel pero asomó la pandemia  y todo se paralizó. Tras la reanudación, el conjunto de Pacheta mantuvo una lucha infernal junto al Rayo Vallecano y el Fuenlabrada por ocupar la última posición que daba acceso a los playoffs de ascenso a Primera División. Tras el escándalo provocado por el caso del ‘Deportivo-Fuenlabrada’ y con la incertidumbre de estar quince días sin competir, finalmente el Elche jugaría la promoción.

Edgar Badía, una vez más, fue un elemento clave en los cuatro encuentros. Su actuación le hizo convertirse en el primer portero en no encajar un gol en el Playoff, superando la actuación de Mariano Barbosa con Las Palmas en la temporada 2013/2014, que dejó su portería a cero pero jugando un partido menos. Destacó especialmente en las semifinales ante el Real Zaragoza, haciendo paradas importantes, como el penalti detenido en los minutos finales en el choque disputado en La Romareda.

 

“Mi rendimiento no se ha valorado suficiente por mi altura o algunas condiciones físicas. Hay directores deportivos que me han descartado por este motivo, que es respetable. Aún así, he rendido a un gran nivel, siendo trabajador y constante pero con lo que no depende de mí, no puedo hacer nada”.

En el ‘Top 3’ de LaLiga

En el Joan Gamper, demostró ante el F.C Barcelona su gran estado de forma. Una muestra que se ha convertido en una evidencia tras la disputa de siete jornadas. Además, su buen rendimiento lo demuestran las estadísticas.

Según la web de La Liga, Badía es el segundo portero del campeonato con más paradas, con un total de 28. Solo le supera Jaume Doménech, del Valencia, con dos partidos más respecto al arquero del Elche.

Con un 4% de media, es el portero con mejor porcentaje de atajadas actualmente en Primera División. Además, hasta la fecha ha conseguido dejar la portería a cero en 3 ocasiones, y jugando en un equipo recién ascendido. La Liga Santander tiene un nuevo porterazo llamado Edgar Badía.

 

¿Cómo juega Edgar Badía?

Badía es un portero que tiene una composición física a arqueros del fútbol sudamericano, como pueden ser Keylor Navas o Wuilker Faríñez. Con 1,80 cm de altura, es un guardameta caracteriza por tener un estilo marcado por la acrobacia y la agilidad. Con mucha seguridad, suele despejar los tiros hacia fuera, utilizando el pie de apoyo como elemento de impulso y fuerza. Asimismo, saca más brillo en la parada al tiro raso, con capacidad suficiente para leer el disparo del delantero con gran facilidad. Por si fuera poco, también es muy efectivo a la hora de parar penaltis.

Con 28 años, Badía ha llegado a la élite de forma tardía pero ya en su currículum apuntaba maneras. La falta de confianza y de oportunidades han retrasado su aparición pero tras las buenas experiencias del Reus y en el Elche, quién sabe si el portero catalán puede ocupar la portería de un equipo grande la próxima temporada e incluso, la de la selección española.

 

Diego Tristán, el mago inolvidable de La Algaba

Diego Tristán, el mago inolvidable de La Algaba

Si se habla de delanteros españoles en este siglo, se recordará a reconocidos como Raúl González, Fernando Morientes, Fernando Torres o David Villa. Cuatro atacantes que hicieron historia tanto en sus clubes como en la selección española. Uno que se pudo unir a este gran elenco fue Diego Tristán. El pichichi de la temporada 2001/2002 no destacaba en una especialidad en concreto pero sobre el terreno de juego, fue un delantero que dejó huella en A Coruña y en Mallorca.

Sin centímetros 

El “mago de La Algaba” , fue a una prueba con el Sevilla, pero fue descartado por no tener la suficiente altura, a pesar de que demostró sus cualidades. Con 19 años, probó suerte en el equipo vecino de la capital andaluza, y el Real Betis lo fichó para su cantera. Allí se pasó tres años, anotando cada temporada la cifra de 11 goles que no llegaron convencer a Luis Aragonés, que por aquella época era el técnico verdiblanco.

Cruz y cara en Mallorca

En Mallorca, se vivieron varias sesiones de fiestas futbolísticas por parte de Diego Tristán. Fue inolvidable su primera temporada en el conjunto balear con el filial en Segunda División. 15 goles anotados en 39 partidos que destaca en la memoria colectiva por su anotación antológica al Barcelona B en la primera jornada de aquel campeonato. Un golazo que dio la vuelta al mundo ante una cantera culé que contaba con nombres tan ilustres como Puyol o Xavi Hernández.

“Nunca sabré si Cúper me hizo un favor dejándome en Segunda División pero en aquel momento, su decisión fue dura para mí”.

Sin embargo, sus grandes actuaciones no convencieron al técnico del primer equipo, Héctor Cúper, que ignoró por completo a la joya del filial. Fue un error, ya que Tristán tenía sus fallos, como todos en la juventud, pero siempre dio la cara. Asimismo, forzó una entrevista ‘face to face’ con el técnico argentino, con una temporada marcada por un clima intenso. En cambio, la cara de la moneda pasó de cruz a cara. Cúper abandonaría al siguiente año el proyecto bermellón para fichar por el Valencia. Esto valió como condición para que Tristán se quedara en el Mallorca y esperar con paciencia su oportunidad.

El escaparate en Mallorca

Su debut en Primera División fue fantástico al mando de Fernando Vázquez. 18 dianas en 35 encuentros catapultaron a Tristán como uno de los delanteros del momento. Actuaciones como las de su primer partido ante el Numancia, el Valencia de Cúper o la histórica victoria en el Ámsterdam Arena del Ajax en la UEFA (primer equipo español que lo consiguió), hizo llamar la atención de equipos como el Mónaco o la Fiorentina pero la novia escogida fue el Real Madrid.

 

Florentino frena el fichaje de Diego Tristán por el Madrid

Las elecciones presidenciales del Real Madrid en el año 2000 estuvieron marcadas por la campaña de Luis Figo. Pero en la ‘cara B’, Tristán fue una de las bazas de Lorenzo Sanz para repetir su posición de presidente en el club merengue. De hecho, había un precontrato pero la victoria de Florentino Pérez evitó que vistiera la elástica del conjunto de Concha Espina.

También se rumoreó que no fichó por el famoso ‘Informe Pirri’, un documento que indicaba las supuestas actitudes criticables del delantero. Sea verdad o no, Tristán creó otro culebrón sin ninguna intención, provocando uno de los movimientos más impactantes del mercado de fichajes de la temporada 2000-2001.

Diego Tristán, una leyenda del Deportivo

El Deportivo había anunciado como fichaje a Catanha. Sin embargo, al final el elegido fue Diego Tristán. El Depor era el campeón de Liga y comenzó un ciclo lleno de éxitos en los que ‘Dieguinho’ tuvo un gran protagonismo, donde ganó dos Supercopas de España y una Copa del Rey. Esta última, en el Santiago Bernabéu, anotando un gol y fastidiando el centenario del Real Madrid, conocido como “el Centenariazo”.

En Europa, el equipo de Javier Irureta hizo gestas inolvidables, como aquella remontada al AC Milan de Carlo Ancelotti o victorias icónicas fuera de casa como ante el Manchester United, el Arsenal o la Juventus, en las que Tristán siempre dejaba su marca. Tanto es así, que es el máximo goleador histórico del Deportivo con 110 goles.

 

Pichichi en la campaña 2001/2002 , es el único delantero español junto a Raúl y Dani Güiza en conseguir este trofeo en los últimos veinte años. Convocado varias veces por la selección, Camacho fue su valedor, confiando en él para el Mundial 2002, pero una lesión de tobillo ante Paraguay en la primera fase le frenó.

“Aquella lesión marcó mi carrera. Por este motivo o por otro, dejé de ser el mismo y las cosas no volvieron a salir como antes”

Lustro de nostalgia y aventuras

Su etapa llegó a su fin en la 2005/2006, que prácticamente fue el fin de ciclo de aquel “EuroDépor”. Aquel año, Joaquín Caparrós tomó el mando y mantuvo varios cruces en diferentes ruedas de prensa que llegaron a cultivar un caldo de cultivo que no fue sano para la entidad gallega. Tras un retorno fallido en el Mallorca, probó en la Serie A con el Livorno y en la Premier League con el West Ham pero sin fortuna. Finalizó su carrera en el Cádiz, donde recuperó sensaciones pero en la ciudad gaditana fue el último lugar donde el delantero dejó su firma.

¿Cómo jugaba Diego Tristán?

Tristán fue un jugador que era comparable a otros grandes futbolistas como Matt Le Tissier o Dennis Bergkamp por su elasticidad técnica a la hora de la ejecución del regate. No era un regateador puro, pero es verdad que una milésima de segundo, recurría a recursos como un recorte de amago para dejar descolocado al defensor. Es decir, sabía jugar con la mentalidad del rival. Otro recurso muy utilizado por él fue la vaselina.

Otra gran cualidad fue su gran capacidad de entender a sus compañeros de equipos. Su buena química con jugadores como Albert Luque, Roy Makaay o Juan Carlos Valerón, hacía que todo fuera fácil para él.

En definitiva, Diego Tristán ha sido uno de los mejores delanteros españoles ,pero por caprichos del destino, no es tan recordado como otros grandes. Sin embargo, no haber fichado por equipos potentes como el Real Madrid o el AS Roma le hicieron recalar en un Deportivo de la Coruña en el que vivió sus mejores años y donde pudo sacar a relucir su mejor versión, siendo un claro ejemplo de “los otros”.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad