Loic Badé, el joven emperador del RC Lens

Loic Badé, el joven emperador del RC Lens

Nadie puede dudar de que el R.C. Lens tiene una de las mejores canteras del fútbol francés e incluso, del continente europeo. El ejemplo más claro lo encontramos en el central del Real Madrid, Raphael Varane. Una década después, el equipo norteño, en su retorno a la Ligue 2, está practicando un estilo de juego que son de lo más atractivos de ver para el espectador, especialmente, en el apartado ofensivo. No obstante, un defensa está en la palestra de los mercados, sonando con fuerza para equipos de categoría como el AC Milan o el Liverpool. Es Loic Badé, al que muchos expertos le apodan como “el nuevo Varane”.

 

¿Quién es Loic Badé?

Loic Badé es un joven de 20 años nacido en cerca de las orillas del Sena, en la localidad de Sevres. De 1,91 cm de altura, empezó su carrera profesional en el ACBB Jugend o más conocido como el Athletic Club de Boulogne-Billancourt, siguiendo los pasos de jugadores como Hatem Ben Arfa o Allan Saint-Maximin.

En 2017, pasó a las categorías inferiores del Le Havre, otro de los equipos ejemplares franceses con la formación de promesas. Tras un breve paso por el sub-19 del París FC, volvió al club de la Alta Normandía. Consiguió asentarse y en la 2019/2020, debutó con el primer equipo en la Ligue 2, aunque solo disputó 7 partidos.

 

El alma de líder de Badé

No es nada fácil llegar a la Ligue 1 y destacar como el jefe de la defensa siendo un chaval de 20 años. Aún más, cuando el RC Lens es puro fútbol de ataque. Pero su fortaleza psicológica es la que permite que Loic Badé haya participado en el 87% de los minutos jugados y que con un 89%, casi siempre sea un titular fijo, disputando un 16 de 18 partidos. No lo dicen solo los datos, también lo dice Frank Haise, su entrenador o sus compañeros de vestuario, como Massadio Haidara.

“No tiene miedo de asumir la responsabilidad cuando se trata de salir con el balón jugado desde atrás. Está progresando, pero todavía tiene espacio para mejorar su lectura de juego y sus niveles de concentración. Esto dice mucho de su potencial actual”, declaró Frank Haise, tras la victoria ante el Dijon por 0-1.

Badé ejerce la figura de un líder silencioso, que practica una veteranía inédita e inusual para la edad que tiene. No se cree superior a nadie, respeta las jerarquías marcadas pero sabe que es un defensor en potencia. En cambio, su madurez, a día de hoy, se antepone al ego y eso hace que todos se rindan ante él.

 

 

“Comenzó a jugar al fútbol profesional la temporada pasada y parece que ha jugado 150 partidos. No es normal su madurez”, afirmó su compañero Massadio Haidara.

 

¿Cómo juega Loic Badé?

Es un central que destaca por su seguridad a la hora de sacar la pelota jugada. Siempre está seguro de sí mismo en esta faceta, asegurando la posesión de la pelota con pases cortos a sus compañeros y para nada le hace falta usar el cuerpo para el uno contra uno. Franck Haise acusa faltas de concentración en el defensor y puede que tenga razón. A pesar de ser contundente en el ‘tackling’, a veces no mide bien, por eso lleva 6 amarillas y una roja en 16 partidos.

Pero, los errores se compensan con virtudes. Una de ellas se basa en que Badé es el sub-21 con más balones interceptados en las grandes ligas. Además, es el tercer central de la Ligue 1 que más duelos aéreos gana por partido, con un 4,3 de balones ganados y con una nota media de 7,02, según indica el portal estadístico WhoScored.

 

 

Un compañero que describe bien la situación actual de Badé es Ignatius Ganago. El camerunés se rindió hace unas semanas y apostó por su futuro.

“Loic es muy buen defensor, lee muy bien el juego y se anticipa bien. Pero si tengo que nombrar un aspecto diferencial, es su mentalidad. Trabaja duro en los entrenamientos y tiene la cabeza amueblada. Es un talento, pronto le verán en un equipo superior”, aseguró Ganago en la entrevista post partido del Dijon vs Lens.

Si hay que crear un pack de estilo de juego, Badé se resume en elegancia conduciendo el balón, saca la pelota en corto, tiene habilidad para el regate y no tiene dudas a la hora de entrar a sus rivales. Su entrenador asegura que da gusto tener jugadores de su nivel con una edad tan temprana. Da por hecho que no le tendrá en sus filas la próxima temporada. Por si quedan dudas, sus compañeros ya avisan de que llegará muy lejos. Habrá que fiarse.

Mientras tanto, Francia sigue sacando a relucir una fuente inagotable de centrales, y esta vez, el agua viene cercanas al Sena. El tiempo dirá si Badé está listo para dar el salto y ser el “nuevo Varane”. No lo sabe nadie, pero como decía Napoleón Bonaparte; “La victoria final pertenece a los más perseverantes” y de esto va sobrado el joven central francés.

 

Mickael Malsa, “le poulpe” granota

Mickael Malsa, “le poulpe” granota

El Levante ha encontrado el equilibrio necesario gracias a un protagonista que nadie esperaba: Mickael Malsa. El pivote defensivo francés se ha ganado a la afición gracias a sus grandes actuaciones en los últimos partidos y es una pieza clave en el esquema de Paco López.

 

Mickael Malsa, de “los otros” desde siempre

Natural de París, comenzó su carrera como futbolista profesional en las categorías inferiores del F.C. Sochaux donde terminaría debutando en la Ligue 1 durante la temporada 13-14. Tras no cuajar en su país natal, llegó al Royal Amberes belga donde disputó dos temporadas sin tener tampoco demasiado protagonismo.

Sería en su siguiente destino, el Avranches francés, donde su peso en el equipo fue algo más decente, realizando mejores actuaciones que en sus clubes anteriores y propiciando su fichaje al Fortuna Sittard holandés. Sin embargo, fue cedido al Platanias griego durante media temporada hasta regresar de vuelta al equipo holandés.

Parecía que su carrera se iba a estancar como la de aquellos jugadores que van de cesión en cesión, sin embargo, le llegaría la oportunidad de resarcirse y demostrar a la gente lo capacitado que estaba para triunfar en el fútbol cuando aterrizó en el Albacete C.F durante la temporada 18-19 y jugar en La Liga Smartbank.

 

 

La revolución Malsa en la Copa del Rey

Fichaje mediático el del Albacete en la temporada 18-19 de Mickael Malsa, que llegaba para reforzar el mediocampo y ser indiscutible en el equipo. No solo fue titular jugando un total de 32 partidos, sino que el equipo llegó a quedarse 4º clasificado, disputando los play-off de ascenso sin ser uno de los favoritos para intentar llegar a Primera División.

Tras esta grandísima temporada, el Mirandés conseguiría hacerse con los servicios del francés para la 19-20 y su impacto en el equipo fue inmediato.

El equipo logró realizar una gran campaña gracias al joven mediocentro recuperando balones de forma insaciable en cada partido. Sin embargo, sería en la Copa del Rey cuando se dio a conocer gracias a sus actuaciones y al papel del equipo en la competición, logrando llegar a las semifinales.

Partidos ante Celta de Vigo, Sevilla, Villarreal y Real Sociedad sirvieron como carta de presentación de un auténtico pulpo capaz de destruir la generación de juego de equipos bastante superiores, para hacerse con el dominio del balón y sirviendo como base para poner contra las cuerdas a jugadores de primer nivel.

Esta gran temporada sumada a sus actuaciones en copa, desembocó en que el Levante fichara al francés para las próximas cuatro temporadas.

 

 

Mickael Malsa y su importancia en el Levante

Con la llegada del Malsa al equipo, aparecían diferentes variantes para el once de Paco López de cara a la nueva temporada con una plantilla plagada de mediocentros.

El francés no comenzó de titular nada más llegar, sino que a base de esfuerzo y aprovechando las oportunidades, lograría hacerse un hueco y contar con la confianza del entrenador.

Tras debutar en la jornada 2 ante Osasuna, no ha parado de disputar partidos y Paco López le ha confiado el centro del campo del equipo, siendo el 4º jugador que más minutos ha jugado con la elástica granota.

Su despliegue, intensidad y valía en cada partido, han hecho que se gane a pulso su titularidad y es indiscutible en el centro del campo levantinista. Ya sea acompañado de otro pivote como Vukcevic Radoja, o con un jugador más creativo como Rochina o Campaña, es imprescindible para los intereses del Levante y lo está demostrando.

“Para mí la cosa más importante es trabajar. Cada partido es una final tanto si estoy en el once inicial como si empiezo el partido en el banquillo” – Mickael Malsa.

 

 

¿Cómo juega Mickael Malsa?

Característico por tener un físico descomunal, Mickael Malsa es un jugador sin miedo, que disputa cualquier batalla en el centro del campo y que es capaz de abarcar muchísimo terreno, siendo indispensable a la hora de hacer coberturas defensivas a sus compañeros.

Ya en Mirandés Albacete demostró ese despliegue físico poderoso que lo caracteriza, y esta temporada lo está reafirmando. Con su 1,79 m de altura, demuestra esa cualidad de disputar y recuperar cualquier balón que se encuentre por su zona, además de ser tremendamente regular en cada partido independientemente del rival.

Además, esta campaña ha conseguido dar ese salto técnico que es tan difícil para la mayoría de jugadores que llegan de categorías inferiores. A pesar de ser un pivote defensivo, tiene cualidades técnicas aceptables y tanto para sacar el balón, como para distribuir el juego, es más que válido.

Promedia 1.5 intercepciones por partido junto a un 88% de pases completados en campo propio (vía sofascore), dos cualidades que ejemplifican el tipo de jugador que es Mickael Malsa: un recuperador nato de balones, pero buen tacto con el balón en los pies.

En el poco tiempo que llevamos de liga, Mickael Malsa es uno de los jugadores más importantes del Levante, ya que han encontrado en él el equilibrio que tanto buscaba el equipo. La regularidad levantinista pasa por el acierto de francés y si este logra mantenerla durante gran parte de la temporada, los granotas van a ser un hueso duro de roer.

 

 

 

Tino Kadewere, “Le Guerrier” del Olympique de Lyon

Tino Kadewere, “Le Guerrier” del Olympique de Lyon

Esta temporada 2020/2021 de la Ligue 1, está marcada por la igualdad de sus competidores. El PSG, eterno favorito para ganar la competición, está sufriendo más de lo esperado debido al calendario frenético y las continuas lesiones de sus estrellas. Asimismo, el Lille de Christophe Galtier, actual líder, se está destapando como un equipo rocoso en lo defensivo y pragmático en lo ofensivo, destacando por su regularidad competitiva. Por otro lado, el Olympique de Lyon de Rudi García, que empezó la campaña con dudas e incluso se rumoreó con la destitución de su técnico, se encuentra colíder. Con un estilo de fútbol más que cuestionado, uno de los semifinalistas de la pasada Champions League acumula una racha de 13 partidos sin perder ( con 8 victorias y 5 empates). 

Esto tiene mucho que ver con el estado de forma de la tripleta ofensiva, formada por Memphis Depay, Karl Toko Ekambi y Tino Kadewere. Este último está siendo de descubrimiento para muchos pero ya avisó en la Ligue 2 de su potencial en la 2019/2020.

 

¿Quién es Tino Kadewere?

Natural de Harare, la capital de Zimbabue, el joven diestro de 24 años empezó su carrera en el Djurgarden de la Allsvenkan. En Suecia se formó y empezó a desarrollar su carrera profesional. Allí estuvo cuatro años antes de recalar en la Ligue 2, en el Le Havre. Dos temporadas fueron suficientes para demostrar su potencial. Especialmente, se salió el año pasado, donde llegó a marcar 20 goles en 24 partidos, una competición que fue suspendida y en su consecuencia, no se reanudó por decisión del Gobierno francés.

“Me enamoré de su talento a primera vista. No me ha sorprendido su rápida adaptación a la máxima competición. Es cierto que su punto débil estaba en la fuerza pero esta debilidad la está potenciando con creces y quién sabe si la convertirá en fortaleza”, declaró Dean Oswald Tanchot en Eurosport, ex entrenador del Le Havre y actual técnico del Amiens.

 

La tragedia familiar y la dedicatoria del Olympique de Lyon

Las buenas noticias asomaron en el entorno profesional de Kadewere. A principios de año se confirmó su fichaje por el Olympique de Lyon por unos 12 millones de euros. Sin embargo, en el ámbito personal recibió un duro golpe. En agosto murió su hermano Prince, de 40 años, a causa de un paro cardíaco. Unas fechas en las que el equipo galo estaba concentrado en la eliminatoria frente al Manchester City en la Champions League. En el calentamiento de dicho encuentro, toda la plantilla llevó unas zapatillas con el mensaje ‘Rest in heaven Prince Kadewere’. El Lyon, no se sabe si motivado por esta situación, dio la sorpresa del torneo eliminando al conjunto de Pep Guardiola.

Un gesto que fue respondido por el futbolista el pasado mes de noviembre en el derbi del Ródano ante el Saint-Etienne. Kadewere ingresó en el campo en el minuto 60 y en media hora anotó un doblete que supuso una victoria vital para los chicos de Rudi García. Después del partido, el futbolista se emocionó por el trato de sus compañeros y del club ante su situación personal vivida durante este año.

“Nunca olvidaré el gesto tanto del Lyon como de mis compañeros cuando mi hermano falleció. Aún recuerdo esa noche de agosto cuando vencieron al Manchester City, fueron muy grandes. Pero lo que me marcó fue que todos llevaran una camiseta de apoyo hacia mí y a mi familia.”, afirmó Kadewere en el post partido ante el Saint Etienne.

 

 

Kadewere, en la tripleta del momento

Y desde aquel partido, su faceta goleadora ha explotado. Ya lleva 6 goles, más uno que logró con su selección ante Argelia. Su gran entendimiento con Depay y Ekambi, que va creciendo de forma progresiva, hace que crezca su nivel individual pero también los tres colectivamente. El holandés acumula 8 tantos y 4 asistencias, el ex del Villarreal alcanza los mismos registros y Kadewere, además de sus 6 goles, ha contribuido con 2 pases de gol.

Además de su actuación estelar en el derbi del Ródano, Kadewere marcó el gol vital en la histórica victoria en el Parque de los Príncipes ante el PSG, estadio en el que no ganaban desde 2007. Su última víctima, el Niza, en el que fue hasta ahora su mejor partido con la elástica del Lyon. En resumen, la DEK acumula 22 goles y 10 asistencias.

 

 

¿Cómo juega Tino Kadewere?

Kadewere se presenta como jugador espárrago, con ganas de hacer sonreír con su fútbol. Su fuerza no es su punto positivo pero es un aspecto que lo está mejorando, y eso hace que se esté adaptando bien a la máxima competición del fútbol francés, una de las más exigentes en cuanto a nivel físico.

Su posición natural es la de delantero centro aunque en numerosas ocasiones, cae a la banda izquierda. Desde ahí, aprovecha para adornarse e irse del rival con su velocidad. Con movimientos similares a los de su compañero Ekambi, siempre que parte desde la banda, piensa en el gol o en asistir, como en aquella icónica jugada en el encuentro ante el Saint Etienne. 

Además, tiene esa habilidad para ser ratón de área, sabiendo en qué momento tiene que estar posicionado en las segundas jugadas. Un atacante que define bien y que también cae a veces a banda derecha aunque todavía no tiene la misma confianza de desborde que en la izquierda.

Kadewere, o como se llaman a los suyos en Zimbabue, es un guerrero. Un luchador que ha tenido un año difícil como muchos pero que se está sobreponiendo de la mejor forma. Nadie le vende como estrella, tampoco se presenta él como tal, pero sabe que va a tener que rendir más de lo actual si finalmente Depay acaba saliendo en el mercado invernal. Rudi García sentenció al banquillo a Moussa Dembelé por sus intenciones de abandonar el equipo y Kadewere lo está aprovechando con creces. Para Rudi, es “Le Guerrier”, el espejo donde deben mirarse muchos futbolistas.

 

Yves Bissouma, el gorrión que guía a las gaviotas

Yves Bissouma, el gorrión que guía a las gaviotas

Yves Bissouma, centrocampista de 24 años del Brighton & Hove Albion, es uno de los nombres propios en esta nueva entrega de la Premier League. El de Mali, con su vistoso y dinámico juego, se ha convertido en la brújula de los del sur de Inglaterra.

 

Yves Bissouma, desde Mali con amor

”Un pueblo, una meta, una fe”. Así comienza este nuevo relato, con el lema de Mali, país de procedencia del ”intérprete” del mismo. Aunque nace en la ciudad costa-marfileña de Issia, Yves Bissouma pasa toda su vida en Mali, República africana con capital en Bamako. Primera premisa, el pueblo, cumplida. El pequeño Bissouma no tardaría demasiado en tener clara la segunda; su meta era ser futbolista, como sus compatriotas Mahamadou Diarra, Seydou Keita o Frédéric Kanouté. Comenzaría a intentarlo del mismo modo que hicieron estos: golpeando bolas de trapo bajo el incesante calor del Sahara. En cuanto a la fe…no le hizo falta tener demasiada.

Rápidamente se vio que Yves era diferente, que en sus agrietados pies se almacenaban grandes tardes de fútbol. El joven marfileño-maliense continuó mirándose en el espejo de sus paisanos, y en el 2016 cambió Mali por Francia, donde el LOSC Lille ya le aguardaba. ”Un pueblo, una meta, una fe”, consigna grabada a fuego por todo maliense de bien.

Adiós Ligue 1, hola Premier League

El estreno de Yves Bissouma como ”Mastín” fue bastante agridulce: mes de julio, Previa de Uefa Europa League ante un equipo azerbaiyano, el Gabala FK, y para colmo, eliminación. El debut soñado para todo futbolista. Esa temporada, la 16/17, se quedó más bien en un ensayo para el bueno de Bissouma. El Lille, instalado en la mediocridad durante todo el curso y con hasta tres entrenadores distintos, no pudo alejarse del pelotón clasificatorio y tuvo que conformarse con una insípida undécima posición.

La campaña siguiente, con el equipo coqueteando con el descenso, el descaro del maliense fue una de las pocas cosas rescatables del Tricampeón de Ligue 1. Sin embargo, a la conclusión de esta, el tierno centrocampista africano, que había sido de partida en 20 de los 30 choques disputados por ”Los Dogos”, creyó que era el momento de emprender el vuelo.

Cansado de la inestabilidad de los barrotes que sujetaban su nido en el Estadio Pierre-Mauroy, el ”Gorrión del Sahara” aleteó intensamente y llegó al Brighton Pier. Allí le aguardaban ”las gaviotas”, sabedoras de que ese nuevo “pájaro” sería su guía a partir de ese preciso instante.

 

Brighton & Hove Albion: Graham Potter y el peligro de sus ”hechizos”

A pesar de no ser el director ”seagull’‘ cuando Bissouma llegó al sur de Inglaterra, Graham Steven Potter es el máximo valedor del malí. El ex-futbolista y actual preparador del Brighton & Hove Albion ha depositado su confianza en él en 37 de los 44 envites en los que ha podido utilizarlo, y el centrocampista ha querido agradecerle esta fe a través de esas grandes tardes de fútbol ya vaticinadas en sus preámbulos desérticos.

Ver jugar al Brighton mola. Los de Potter, al igual que ocurría con el Sassuolo en la Serie A, son uno de los grandes agitadores del campeonato doméstico inglés. Amigos del balón y enemigos de las siestas viendo el fútbol, estos son un atisbo de luz en las tinieblas tácticas del fútbol contemporáneo. Pero claro, jugar bien siendo un equipo modesto conlleva sus riesgos.

 

 

El conjunto inglés se caracteriza por ser muy atrevido con balón, acumular muchos hombres en campo contrario y presionar muy alto, ignorando el tipo de contrincante al que le toque medirse. El esquema empleado por Graham Potter es un 5-3-2, que puede variar a un 5-2-3 (eliminando a un interior e incorporando a un extremo para jugar más por fuera) o a un 5-2-1-2, similar al primero pero con un doble pivote más consistente y un mediapunta al uso, como el flamante fichaje Adam Lallana.

En salida de cuero, dos posibles escenarios: el primero, con dos mediocentros en la base de la jugada. En el segundo de estos, será un único pivote el encargado de sacar la pelota: Yves Bissouma. Por delante de este, dos interiores, dos mediapuntas y el punta, con el objetivo de acumular muchos efectivos por dentro para atraer y posteriormente hacer daño por los costados con velocistas como Tariq Lamptey. Este último decorado puede recordar en cierto punto a la forma de atacar del Girona de Pablo Machín.

En el caso de ejecutarse, es un buen plan, qué duda cabe. Sin embargo, y como es natural, este tiene sus defectos. La excesiva relajación defensiva, así como los numerosos errores en salida de balón, han propiciado que los puntos volasen lejos del The Amex en más de una ocasión. ¿A qué precio sale jugar bien en este ”nuevo fútbol? ¿Desembocarán los hechizos del ”mago” Potter en artes oscuras?

 

¿Cómo juega Yves Bissouma?

Tan solo unos segundos. Eso se necesita para ver a Bissouma danzar sobre el verde y frío césped británico y reparar en el ”bicho” que puede llegar a ser. También para percatarse en que se aleja, y mucho, del estereotipo de ”mediocentro africano y fuerte”. Yves es mucho más que eso, pues las pelotas de trapo que pateaba al comienzo de este relato le dotaron de una técnica envidiable con el esférico. Esta virtud, sumada a su dinamismo y su generosidad a la hora de repetir esfuerzos, le auguran un mayúsculo porvenir.

Aunque aún no se ha desmadrado en ataque, la estabilidad que este le da a ”las gaviotas” tanto con balón (85% de precisión en pases) como sin él (0,9 intercepciones p/p y 3,2 tackles) han contribuido a que los de Potter sean la excusa perfecta para abonarse al fútbol de pago y evadirse así de esta nueva y desaborida realidad.

 

Ismael Bennacer, el equilibrio del AC Milan

Ismael Bennacer, el equilibrio del AC Milan

El AC Milan es líder de la Serie A tras la disputa de ocho jornadas. Nadie se esperaba que el equipo rossonero de Stefano Pioli ocupara la primera plaza, con seis victorias y dos empates. El público empieza a ver a este conjunto con tintes de campeón, ya que ha ganado a rivales directos como al Nápoles o el Derby della Madonnina  frente al Inter de Milán. Si bien es cierto que el mérito está cayendo (merecidamente) al rendimiento de Zlatan Ibrahimovic, que aporta el 50% de los goles, hay otros nombres que están aportando consistencia y haciendo el trabajo sucio para el progreso ascendente e imparable de los de San Siro. Ese es el argelino Ismael Bennacer, que debido a su gran rendimiento, está destinado a derribar la puerta de los equipos tops de Europa.

¿Quién es Ismael Bennacer?

Bennacer, que cumplirá 23 años el próximo 1 de diciembre, es de sangre argelina pero como muchos otros, nació en Francia, en la localidad de Arlés, en el sur del país. De hecho, se formó en la cantera del equipo local, el Arles-Avignon. Fue tal su impacto en la Ligue 2, que solo le hizo falta una temporada, la 2014-2015, para que el Arsenal, o mejor dicho, Arsène Wenger, lo fichase para los Gunners.

Su estancia en Londres duró dos años, primero con una formación en la cantera. Posteriormente, llegó a debutar con el primer equipo en la EFL Cup en un partido contra el Sheffield Wednesday. Sin embargo, el técnico francés aseguró que no había hueco en el medio campo y tuvo que salir cedido al Tours.

Un delirio en La Toscana

Su próximo destino fue el Empoli. Aterrizó para jugar en la Serie B y se destapó como una de las sensaciones de la temporada. A las órdenes de Aurelio Andreazzoli, se adaptó a todas las posiciones en lo que se refiere a centrocampista y demostró un gran nivel que prosiguió en la siguiente campaña, en la máxima categoría del Calcio. A pesar de la inestabilidad que tuvo el club de Florencia en la 2018/2019, Bennacer contó tanto para Andreazzoli, tanto en el inicio como en su regreso, como para el temporal Giuseppe Ianchini.

Bennacer llega a un AC Milan en horas bajas

El 2019 que tuvo Bennacer jamás lo olvidará. Cierto que vivió un descenso dramático que duró hasta la última jornada pero su gran papel le permitió recibir numerosas ofertas en el mercado de fichajes. Durante el verano, disputó la Copa Africana de Naciones de Egipto, donde Argelia se consagró como campeón y el pivote se hizo con el galardón a mejor jugador del torneo. No hay que olvidar que el híbrido ‘5’ jugó en las categorías inferiores de Francia pero su elección por Argelia fue fundamental para su progresión.

 

 

Este campeonato permitió situar a Bennacer en la primera línea del escaparate. Desde primera hora, en la cristalera, el AC Milan se presentó como el cliente más deseoso por hacerse con sus servicios. Con 21 años, aterrizó en San Siro tras hacerse oficial su traspaso por una cifra de 18 millones de euros.

“Estoy feliz porque estoy jugando y estoy aprendiendo mucho. Si miramos lo que ocurría hace un año, yo era un jugador diferente y ahora soy otro. Ibra me hace mejor jugador, siempre pide mucha profesionalidad”, afirmó Ismael Bennacer, tras disputar el partido ante el Nápoles.

La explosión de Ismael Bennacer

Su incidencia en el proyecto de Pioli ha ido de menos a más.Algo que se ha visto favorecido por dos factores. El primero de ellos, el cambio de sistema. La temporada pasada el Milan empezó con un 4-3-3 pero después evolucionó al 4-2-3-1 actual. Si bien es cierto que el punto de partida en ese doble pivote era con Franck Kessie y con Lucas Biglia, las lesiones y la salida definitiva de este último de San Siro en septiembre, ha provocado que Bennacer tenga la absoluta libertad para ser titular indiscutible, aspecto que adquirió la temporada pasada, disputando 31 partidos y ganando la posición al argentino.

El argelino aporta un equilibrio esencial. En un sistema en el que predominan la incidencia de los laterales, especialmente en el carril izquierdo, con Theo Hernández, aporta también una polivalencia de recursos que hace que sea vital tanto en el desarrollo del juego ofensivo como en el defensivo.

 

 

En el último partido disputado ante el Nápoles, Bennacer dio una asistencia de gol, completó 36/40 pases acertados, un 100% de efectividad en el regate y ganó 7/9 duelos ganados desde el suelo. (Datos de SoyCalcio).

“¿Mi cláusula de rescisión? No pienso en ello. Estoy muy bien en el Milan, no es mi trabajo pensar en esas cosas”

¿Cómo juega Ismael Bennacer? Un 4×4 en Milán

Si hay una palabra que define al argelino, esa es la de todoterreno. Con 1,75 cm de altura, destaca por su inteligencia posicional, su lectura táctica y su movilidad. Esto último, mezclado con su estatura, permite que Bennacer sea un especialista en el giro y en saber proteger la pelota. Es activo pero paciente, recupera el balón con facilidad y sabe tener la pausa necesaria para iniciar la jugada.

Por otro lado, ha sabido adaptar su vocación de origen ofensiva a la posición de pivote. Es un jugador de pura raza, agresivo y lleno de intensidad. Esto lo demuestra sus tarjetas amarillas la temporada pasada, recibiendo un total de 14, liderando el ranking de las grandes ligas como el futbolista más amonestado de la temporada pasada, según la fuente de datos Opta.

En definitiva, Ismael Bennacer es un jugador muy completo, que tiene buen regate, visión de juego, gran facilidad para interceptar balones del adversario y con una gran eficacia a la hora de hacer entradas. Salvo en el Arsenal, donde no gozó de oportunidades,  siempre ha sido pieza clave en todos sus equipos, y esto es un aval indiscutible para un jugador de su edad. Bennacer se presenta como el sostén rossonero que puede hacer junto a sus compañeros de nuevo grande al AC Milan, tras una década sin conquistar el Scudetto.

 

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad