Yves Bissouma, el gorrión que guía a las gaviotas

Yves Bissouma, el gorrión que guía a las gaviotas

Yves Bissouma, centrocampista de 24 años del Brighton & Hove Albion, es uno de los nombres propios en esta nueva entrega de la Premier League. El de Mali, con su vistoso y dinámico juego, se ha convertido en la brújula de los del sur de Inglaterra.

 

Yves Bissouma, desde Mali con amor

»Un pueblo, una meta, una fe». Así comienza este nuevo relato, con el lema de Mali, país de procedencia del »intérprete» del mismo. Aunque nace en la ciudad costa-marfileña de Issia, Yves Bissouma pasa toda su vida en Mali, República africana con capital en Bamako. Primera premisa, el pueblo, cumplida. El pequeño Bissouma no tardaría demasiado en tener clara la segunda; su meta era ser futbolista, como sus compatriotas Mahamadou Diarra, Seydou Keita o Frédéric Kanouté. Comenzaría a intentarlo del mismo modo que hicieron estos: golpeando bolas de trapo bajo el incesante calor del Sahara. En cuanto a la fe…no le hizo falta tener demasiada.

Rápidamente se vio que Yves era diferente, que en sus agrietados pies se almacenaban grandes tardes de fútbol. El joven marfileño-maliense continuó mirándose en el espejo de sus paisanos, y en el 2016 cambió Mali por Francia, donde el LOSC Lille ya le aguardaba. »Un pueblo, una meta, una fe», consigna grabada a fuego por todo maliense de bien.

Adiós Ligue 1, hola Premier League

El estreno de Yves Bissouma como »Mastín» fue bastante agridulce: mes de julio, Previa de Uefa Europa League ante un equipo azerbaiyano, el Gabala FK, y para colmo, eliminación. El debut soñado para todo futbolista. Esa temporada, la 16/17, se quedó más bien en un ensayo para el bueno de Bissouma. El Lille, instalado en la mediocridad durante todo el curso y con hasta tres entrenadores distintos, no pudo alejarse del pelotón clasificatorio y tuvo que conformarse con una insípida undécima posición.

La campaña siguiente, con el equipo coqueteando con el descenso, el descaro del maliense fue una de las pocas cosas rescatables del Tricampeón de Ligue 1. Sin embargo, a la conclusión de esta, el tierno centrocampista africano, que había sido de partida en 20 de los 30 choques disputados por »Los Dogos», creyó que era el momento de emprender el vuelo.

Cansado de la inestabilidad de los barrotes que sujetaban su nido en el Estadio Pierre-Mauroy, el »Gorrión del Sahara» aleteó intensamente y llegó al Brighton Pier. Allí le aguardaban »las gaviotas», sabedoras de que ese nuevo «pájaro» sería su guía a partir de ese preciso instante.

 

Brighton & Hove Albion: Graham Potter y el peligro de sus »hechizos»

A pesar de no ser el director »seagull’‘ cuando Bissouma llegó al sur de Inglaterra, Graham Steven Potter es el máximo valedor del malí. El ex-futbolista y actual preparador del Brighton & Hove Albion ha depositado su confianza en él en 37 de los 44 envites en los que ha podido utilizarlo, y el centrocampista ha querido agradecerle esta fe a través de esas grandes tardes de fútbol ya vaticinadas en sus preámbulos desérticos.

Ver jugar al Brighton mola. Los de Potter, al igual que ocurría con el Sassuolo en la Serie A, son uno de los grandes agitadores del campeonato doméstico inglés. Amigos del balón y enemigos de las siestas viendo el fútbol, estos son un atisbo de luz en las tinieblas tácticas del fútbol contemporáneo. Pero claro, jugar bien siendo un equipo modesto conlleva sus riesgos.

 

 

El conjunto inglés se caracteriza por ser muy atrevido con balón, acumular muchos hombres en campo contrario y presionar muy alto, ignorando el tipo de contrincante al que le toque medirse. El esquema empleado por Graham Potter es un 5-3-2, que puede variar a un 5-2-3 (eliminando a un interior e incorporando a un extremo para jugar más por fuera) o a un 5-2-1-2, similar al primero pero con un doble pivote más consistente y un mediapunta al uso, como el flamante fichaje Adam Lallana.

En salida de cuero, dos posibles escenarios: el primero, con dos mediocentros en la base de la jugada. En el segundo de estos, será un único pivote el encargado de sacar la pelota: Yves Bissouma. Por delante de este, dos interiores, dos mediapuntas y el punta, con el objetivo de acumular muchos efectivos por dentro para atraer y posteriormente hacer daño por los costados con velocistas como Tariq Lamptey. Este último decorado puede recordar en cierto punto a la forma de atacar del Girona de Pablo Machín.

En el caso de ejecutarse, es un buen plan, qué duda cabe. Sin embargo, y como es natural, este tiene sus defectos. La excesiva relajación defensiva, así como los numerosos errores en salida de balón, han propiciado que los puntos volasen lejos del The Amex en más de una ocasión. ¿A qué precio sale jugar bien en este »nuevo fútbol? ¿Desembocarán los hechizos del »mago» Potter en artes oscuras?

 

¿Cómo juega Yves Bissouma?

Tan solo unos segundos. Eso se necesita para ver a Bissouma danzar sobre el verde y frío césped británico y reparar en el »bicho» que puede llegar a ser. También para percatarse en que se aleja, y mucho, del estereotipo de »mediocentro africano y fuerte». Yves es mucho más que eso, pues las pelotas de trapo que pateaba al comienzo de este relato le dotaron de una técnica envidiable con el esférico. Esta virtud, sumada a su dinamismo y su generosidad a la hora de repetir esfuerzos, le auguran un mayúsculo porvenir.

Aunque aún no se ha desmadrado en ataque, la estabilidad que este le da a »las gaviotas» tanto con balón (85% de precisión en pases) como sin él (0,9 intercepciones p/p y 3,2 tackles) han contribuido a que los de Potter sean la excusa perfecta para abonarse al fútbol de pago y evadirse así de esta nueva y desaborida realidad.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad