Emile Smith-Rowe, “Kev” despierta por fin al Arsenal

Emile Smith-Rowe, “Kev” despierta por fin al Arsenal

Emile Smith-Rowe es la sorpresa de este Arsenal hasta el momento. La polémica decisión de no darle ficha en Premier League a Mesut Özil y la falta de creación se han visto paliadas con la irrupción de “Kev”. Así le llaman sus compañeros de vestuario, ya que lo asemejan a Kevin De Bruyne.

 

Sangre y alma “gunner”

A sus 20 años Emile Smith-Rowe ya ha pasado por dos cesiones, una en el RB Leipzig y otra en el Huddersfield. La experiencia en Alemania no fue buena, ya que no gozó de oportunidades y volvió a los cinco meses a la academia gunner.

Tras varias buenas actuaciones en la academia del Arsenal, en la cual llevaba destacando desde las categorías juveniles, salió cedido a un club nacional. El Huddersfield Town de la EFL Championship le daría la oportunidad de curtirse para llegar a ser importante en el equipo de Mikel Arteta.

En los terriers el centrocampista gozaría de minutos, el préstamo de seis meses resultaría fructífero. 19 partidos en los que jugó de mediocentro, anotando 2 goles y repartiendo 3 asistencias. Pero lo importante no fue la estadística, su forma de generar ocasiones y repartir juego enamoró a los aficionados del John Smith’s Stadium.

 

 

Tras dos cesiones y su constante buen nivel en la academia, Mikel Arteta le echó el ojo para suplir la ausencia de Mesut Özil. El alemán no había sido inscrito en la Premier League por el club londinense, y la falta de creación se estaba empezando a notar. Al equipo de Arteta le faltaba ese jugador que enganchara el centro del campo y la delantera, y Emile Smith-Rowe cuando recibió la oportunidad sorprendió a todos haciéndolo de maravilla.

 

El Arsenal de Mikel Arteta

El Arsenal de Arteta acostumbra a ser un equipo muy irregular, llevando años alejado del “big-six” de la Premier League. Actualmente se encuentra undécimo en la tabla, y culpa de ello tienen tanto la poca fiabilidad defensiva como las pocas ocasiones que crean.

El Arsenal centra su juego en la posesión, amasando mucho balón tanto en la defensa como en el centro del campo. De esta manera consiguen que el rival salte a la presión muy arriba y así crear peligro desde las bandas con la velocidad de Saka, Bellerín, Willian, Aubameyang…

Esta temporada el técnico vasco ha utilizado dos sistemas, la 3-4-3 y la 4-2-3-1. Ambas han sido utilizadas ocho veces por Arteta, y en ambas la idea de juego es la misma, buscar la posesión en el bloque medio-bajo para lanzar el ataque en velocidad.

 

 

La faceta goleadora es uno de los grandes deberes de este equipo. La temporada de Aubameyang no está siendo del todo buena y no hay nadie de garantías que pueda cubrir la tasa goleadora del gabonés. Aunque Alexandre Lacazette haya dado el paso, marcando 7 goles en lo que llevamos de competición, los goles que marca el Arsenal parecen no ser suficientes para escalar en la clasificación y colarse en puestos europeos.

La defensa y los fichajes son otro quebradero de cabeza para el Arsenal. No hay ningún jugador que dé esa seguridad al equipo, aunque con Mikel Arteta el nivel defensivo ha mejorado. Y en cuanto a los fichajes, la historia de jugadores que llegan por muchos millones y no acaban de rendir es una constante en este club, como Saliba, Pépé, Willian…

Entre tanta incertidumbre, un canterano llamado Emile Smith-Rowe ha llamado a la puerta de la titularidad y se ha hecho con un hueco en el once en la mediapunta. Hasta la fecha, ha jugado 13 partidos marcando 2 goles y repartiendo 4 asistencias en competiciones nacionales y europeas.

 

¿Cómo juega Emile Smith-Rowe?

Emile Smith-Rowe se entiende muy bien con sus compañeros y la transición desde el centro del campo a la delantera la gestiona de manera brillante, un jugador de 20 años con la experiencia de un veterano.

Otra de sus grandes virtudes es la facilidad para regatear, domina los tiempos a las mil maravillas, y cuando es necesario gambetear al rival no lo duda dos veces. Como buen “10”, se le dan bien todo tipo de pases, pero los que mejor domina son los pases al espacio. Una de las jugadas que mejor lo define es un gol ante el Fulham que inicia él mismo con un pase al espacio que conlleva a una combinación rápida acabada en gol por Bukayo Saka.

Quizá deba mejorar su contribución defensiva, pero cuenta con la ventaja de que Arteta no exige mucho a sus jugadores de ataque. Sin duda. El inglés ha sido un soplo de aire fresco tanto para Arteta como para los aficionados, que poco a poco van viendo como la ausencia de Mesut Özil va siendo paliada por un joven de la casa.

Hale End vuelve a sacar otro diamante en bruto para el primer equipo y se une a los nombres de Ashley Cole, Tony Adams, Andy Cole, Wojciech Szczesny… El futuro está servido en el Emirates Stadium.

 

 

 

 

 

Matheus Pereira, el banheirista baggie

Matheus Pereira, el banheirista baggie

Matheus Pereira es uno de los jugadores franquicia del West Bromwich Albion, y tras varios años deambulando por equipos europeos parece haber encontrado su lugar en The Hawthorns.

 

Matheus Pereira, el menino de Belo Horizonte

Matheus Pereira es natural de Belo Horizonte, Brasil. Pasó su niñez allí,y a los 14 años comenzó su andadura futbolística en Portugal para entrar en las categorías inferiores del Sporting de Portugal.

Tras varios años destacando en las inferiores del prestigioso club lisboeta, Jorge Jesús lo inscribió para el primer equipo en la temporada 2015-16. Debutaría ante el Besiktas en UEFA Europa League, dejando muy buenas sensaciones y ganándose la confianza de su entrenador. En la 2016/17 alternaría constantemente el primer y el segundo equipo del Sporting de Portugal, pero tras verse necesitado de minutos buscó una salida.

En la próxima campaña el brasileño fue cedido al GD Chaves, donde asumiría un rol de protagonista que no había tenido antes. Allí pudo desarrollar los cimientos del futbolista que es hoy en día, y gracias a los 8 goles y  5 asistencias en 30 partidos, se puso en el escaparate europeo.

 

Un brasileño en la Bundesliga

Tras esta etapa, llegaría el momento de cambiar de aires. En el último día del mercado de la temporada 2018/19 fue cedido al FC Núremberg. El club había conseguido el objetivo de ascender a la Bundesliga, y para ello necesitaban la pólvora en ataque que proporcionaba Matheus Pereira.

El brasileño hizo una temporada muy discreta, en la que ni su rendimiento ni el del equipo ayudaron a su desarrollo. El FC Núremberg descendió a la 2. Bundesliga dejando un papel bastante mediocre en la categoría dorada de Alemania.

 

La llegada a Inglaterra de la mano de The Hawthorns

El West Bromwich Albion decidió apostar por la cesión del brasileño. Esta vez el Sporting de Portugal añadiría una cláusula de compra opcional por valor de 8’25 millones de €.

Llegó a un West Brom que luchaba por volver a Premier League. Allí se vio acompañado de jugadores como Kamil Grosicki, Grady Diangana y Semi Ajayi. Bajo la batuta de Slaven Bilić los “baggies” no tendrían otro objetivo que no fuera el ascenso. Desde el primer momento el técnico croata confió en él, haciéndole jugar como mediapunta por detrás del delantero, una posición inusual hasta ese momento para él, pero que no supuso ningún problema.

El West Brom firmó una temporada 19/20 brillante. Un equipo fiable en defensa y letal en ataque, y mucha culpa la tenía Matheus Pereira, quien daba alegría a la zona ofensiva de su equipo como si del carnaval de Río se tratara. Tal fue su evolución en Inglaterra que rompió el saco de asistencias, dando un total de 20 y acompañándolas con 8 goles. También cabe destacar que fue el jugador que más ocasiones creó de toda la liga, con 116.

 

 

Su contribución fue clave para que los “baggies” consiguieran el ascenso, siendo los subcampeones de la EFL Championship detrás del Leeds United. En definitiva, el brasileño en tan solo un año enamoró a la grada de The Hawthorns, y los aficionados no dudaron en pedir su fichaje a la directiva. Tras varias semanas de incógnita el West Brom decidió pagar la cláusula de compra y hacerse con sus servicios.

 

El West Brom de Slaven Bilić

Sin duda el club de las Midlands es asiduo a la irregularidad, un equipo que acostumbra a variar año tras año entre Premier League y EFL Championship. A grosso modo es un club que comparte esa faceta con el Fulham, ambos sin un rumbo fijo entre ambas categorías.

Su estilo de juego se basa principalmente en tener la iniciativa de dominar el partido. Es un equipo al que le gusta empezar tejiendo la jugada poco a poco desde su propio campo. Esto propicia a que los rivales salten a la presión y creen huecos en defensa, algo que aprovechan con constantes pases al hueco o balones largos al espacio, una tarea que se facilita con jugadores creativos como Conor Gallagher, Filip Krovinović o el propio Matheus Pereira.

El juego aéreo también es uno de los fuertes del West Brom. Con la altura que poseen sus defensas no es ningún problema el marcar goles a balón parado. Esto es algo que se está viendo esta misma campaña, con 8 goles anotados.

 

 

Otro aspecto a recalcar es la velocidad que imprime por bandas, ya sea con carrileros o con los interiores. A los de Bilić les gusta el fútbol directo y ofensivo,algo a lo que le dan sentido jugadores como Darnell Furlong, Conor Townsend, Grady Diangana o Matheus Pereira, cuatro auténticas balas.

Uno de los grandes problemas del West Bromwich Albion en la Premier League está siendo la fiabilidad defensiva. Un equipo que en Championship era sólido atrás, y hoy por hoy es el plantel más goleado de la máxima categoría inglesa, con 26 goles en contra. El técnico croata ha probado cambiando el esquema de cinco a cuatro defensas, pero la necesidad de acudir al mercado invernal en búsqueda de un central es inevitable.

 

La llegada de “Big Sam”

Tras cosechar un empate en casa del Manchester City, la directiva del West Brom se reunió de urgencia con el técnico croata para comunicarle que dejaban de contar con él. Cuando esta noticia salió en los medios nacionales, la afición  entró en cólera, a que no entendían la decisión.

El entrenador que les había devuelto a la Premier League había sido despedido, y quién venía a sustituirle no era un motivo de ilusión para la gente. Tras dos años en el dique seco, Sam Allardyce volvía a la Premier League. Firma con el West Brom contrato de 18 meses, con el objetivo de que el club mantenga la categoría.

 

 

De siete veces que ha dirigido en Premier League, nunca ha descendido. ¿Será este el dato al que se agarren los directivos para haber tomado una decisión tan arriesgada? Sam Allardyce tiene un duro reto por delante: Salvar a un club que tras 13 jornadas solo tiene 7 puntos.

 

¿Cómo juega Matheus Pereira?

El brasileño tiene ese estilo callejero en su ADN, disfruta de hacer los estadios su patio de colegio en cada partido que juega. Su mayor virtud es el regate, siendo un jugador capaz de dejar atrás muchos rivales en una misma jugada. A esto hay que sumarle su capacidad para dar pases al hueco, incluso dejando a su compañero solo ante el portero con un pase de 20 metros. La mayor parte de sus números de asistencias tienen mucho que ver con este aspecto, y con su gran lanzamiento a balón parado.

Lo habitual es verle cortando desde la banda hacia dentro para jugar con más libertad y tener la posibilidad de crear mucho más para su equipo. En cuanto al físico también destaca por au compostura y su buen cuerpeo ante la defensa rival.

Su inicio de temporada está siendo bastante pobre, igual que el de su equipo. Ni el ambiente ni las condiciones acompañan de momento, en un comienzo que se le está atragantando al West Brom. Los de Slaven Bilić tienen un diamante en bruto en el banheirista brasileño, un jugador sobre el que construir un proyecto para por fin lograr la estabilidad en Premier League que tanto ansían.

 

Silas Wamangituka, el congoleño que echó a Favre

Silas Wamangituka, el congoleño que echó a Favre

El Stuttgart volvió esta temporada a la Bundesliga tras pasar un año en la Segunda División. El equipo, entrenado por el ítalo-estadounidense Pellegrino Matarazzo, está siendo una de las grandes revelaciones de la primera vuelta del campeonato. Séptimo en la tabla actualmente, ‘los suabos’ han sido capaces de no perder con el Bayer Leverkusen (líder), de plantar cara al Bayern (el campeón) y de conseguir una histórica manita en el Signal Iduna Park ante el Borussia Dortmund por 1-5. En aquel partido, la figura de Silas Wamangituka sobresalió con un doblete y una asistencia dentro de la actuación coral de todo el equipo. Una actuación que provocó el mayor terremoto de esta campaña: la destitución de Lucien Favre de los banquillos del BVB.

 

Wamangituka, descubierto en las calles

Como cualquier otro niño de 12 años, Wamangituka se encontraba todos los días jugando en la calle. En concreto en la ciudad de Kinsasa, la capital de la RD del Congo. Hijo de un padre funcionario y de una madre cajera, su sueño, como el de muchos, era ser futbolista. La primera piedra para hacerlo realidad fue la aparición en su vida de la Black Mountain Sport, la academia creada por el ex futbolista Nicolas Anelka.

 

Su explosión en la ciudad del amor

Víctor Hugo dijo una vez: “París siempre enseña los dientes, cuando no ruge, ríe”. Esta cita del poeta se puede aplicar a la perfección a la etapa parisina de Wamangituka. El París FC de la Ligue 2 sintió en la 2018/2019 los rugidos y las risas del congoleño, que llegó a ser el jugador menor de 20 años más involucrado en los goles marcados por su equipo de las cinco grandes ligas europeas. El joven de 21 años solo dejó de sonreír cuando su equipo no pudo conseguir el ascenso a la Ligue 1 tras caer en la primera ronda del Playoff ante el RC Lens en la tanda de penaltis. No obstante, cerró el año con 11 goles y llamando la atención de muchos clubes importantes del fútbol europeo.

 

 

La conexión con Lewandowski, Aubameyang y Sancho

¿Qué tiene que ver Wamangituka con jugadores ya en el top mundial como Robert Lewandoswki, Pierre-Emerick Aubameyang o tan recientes como Jadon Sancho? La respuesta es Sven Mislintat. Este ojeador y actual director deportivo de ‘los rojos’, fue el artífice del Borussia Dortmund de Jurgen Klopp, trayendo jugadores que ya son historia del club como Matt Hummels, Lucas Barrios, Shinji Kagawa,  o el croata Ivan Perisic.

Enamorado del talento francés, finalmente su informe de scouting fue clave para que Wamangituka se decantara fichar por el Stuttgart, ya que fue el único equipo que le prometió estabilidad en la primera plantilla, aspecto que no cumplían otros como el FC Barcelona, el Liverpool o los equipos tops de la liga francesa.

Así, tras Aubameyang (Saint-Étienne), Ousmane Dembélé en el Borussia Dortmund, Mislintat trae al Stuttgart a nuestro protagonista y también al delantero Tanguy Coulibaly, o lo que es lo mismo, la dupla que rompió en velocidad el último fin de semana al tridente amarillo formado por Matt Hummels, Emre Can y a Manuel Akanji.

 

Wamangituka, el guepardo de la Bundesliga

Con 35,34 km/h de media, es el jugador más rápido del campeonato alemán, por delante de Dayot Upamecano, el defensa francés del RB Leizpig, con 35,42 km/h. Pero no solo por esto está destacando el atacante de moda en la Bundesliga. El año pasado, anotó 7 goles pero en tan solo 12 partidos esta temporada, ha conseguido igualar su mejor registro. En sus últimos 5 partidos ha conseguido anotar 5 goles y repartir 2 asistencias, además de ser un puñal por la banda derecha.

 

 

“Wamangituka tiene un gran potencial. Estoy obteniendo lo que quiero de él, que sea rápido, ágil y hábil. Además, trabaja para el equipo, es incansable. Todos los días está entrenando al 100%. Su potencial no tiene límites.” Pellegrino Matarazzo, entrenador del Stuttgart.

Además de ser el máximo goleador del Stuttgart y de sus estadísticas, es una pieza clave en el juego ofensivo de su equipo. Tanto es así, que ha participado directamente en 10 goles de los 26 que lleva el equipo en el campeonato. Por otro lado, antes de la exhibición dada ante el Dortmund, Wamangituka saltó a la palestra ante el Werder Bremen. Fue criticado por un gol, en el que con la portería vacía y totalmente solo, esperó a que llegara el portero rival para marcar la pelota y algunos integrantes del panorama futbolero lo consideraron una falta de respeto.

 

¿Cómo juega Silas Wamangituka?

Wamangituka se presenta con alma de delantero de centro pero que se ha asentado bien a la banda derecha, desde donde arranca por su gran velocidad y potencia. Matarazzo lo tuvo claro. Sabía que si sacaba a este chico de su posición natural, podía hacer mucho daño en una liga como la Bundesliga, donde los laterales tienen tendencia a subir y que carecen de físico, algo de lo que se aprovecha el congoleño en los duelos cuerpo a cuerpo. 

Si bien es cierto que a Wamangituka le hace falta mejorar en la visión de juego y en el regate, a pesar de que en esto último no se desenvuelve mal, estos aspectos son tapados por su capacidad de gran definidor de cara a portería, la presión que ejerce sobre los defensas rivales y su alta eficacia para atacar el espacio. 

Por tanto, Wamangituka o realmente llamado Silas Mvumpa Katompa, tras una investigación de identidad falsa del L’Equipe que no influyó porque realmente solo falsificó un año de edad, se presenta como una de las sensaciones de la Bundesliga, siendo un atacante único por su condición física, su habilidad para entender las transiciones ofensivas y por su explosión en la faceta goleadora. De lo que no hay dudas, es que su primera temporada al máximo nivel en el fútbol profesional está cumpliendo en creces e incluso…batiendo registros, tanto individuales como colectivos.

 

Kramaric, el invisible goleador “hoffe”

Kramaric, el invisible goleador “hoffe”

Andrej Kramaric es el tercer máximo goleador de la Bundesliga por detrás de Robert Lewandowski y Erling Haaland con un total de 7 goles en su casillero.

Aquel jugador que deslumbró hace dos años en el Mundial de Rusia de 2018, vive un momento dulce en el Hoffenheim, y a pesar de ocupar el 11º puesto de la clasificación, sus actuaciones en los últimos encuentros de esta temporada están siendo decisivas para su equipo.

 

Kramaric, de Croacia para el mundo

Antes de llegar al Hoffenheim, Andrej Kramaric inició su carrera, como muchos otros croatas, en las categorías inferiores del Dinamo de Zagreb. Tras 5 temporadas después de debutar en la liga croata, dos fueron las que marcaron un punto de inflexión en su carrera y propiciarían su fichaje por el Leicester City.

Fue en Rijeka donde dejó esas dos temporadas que lo situaban como uno de los delanteros más prometedores del momento. La primera fue en la 13-14 ya que marcó un total de 30 goles en 41 partidos, contando la liga croata además de la Europa League, unos números impresionantes para un futbolista tan joven. La siguiente (14-15) no sería para menos y marcaría 28 goles tanto en liga como Europa League antes de que fichara por el Leicester City en la misma temporada.

Ya se le veían muchas maneras de jugador con un brillante futuro por las grandes cantidades de goles que estaba anotando, pero en dichas campañas demostró que era un jugador preparado para ligas bastante superiores a la de su país.

 

Del Leicester campeón al Hoffenheim de Nagelsmann

El conjunto dirigido por Claudio Ranieri, que conseguiría la hazaña histórica ganando la Premier League en 2016, había fichado a Andrej Kramaric por una cantidad de 4,5 millones de euros un año antes. Sin embargo, el croata no consiguió la continuidad necesaria en el equipo y solo disputó 15 partidos, pero la medalla de campeón de la Premier League nadie se la quita.

No obstante, la poca participación en los “foxes” le llevó a firmar por el Hoffenheim, donde conoció al que sería su mentor para convertirse en el jugador que es hoy en día: Julian Nagelsmann.

Su adaptación a la liga alemana sería inmediata, ya que disputó un total de 36 partidos y marcó 15 goles llevando al Hoffenfeim al 4º puesto de la clasificación, quedándose solo a 2 puntos de un gran Borussia Dortmund, una campaña histórica para el club.

Tras su aparición en el equipo, el club abonaría la cantidad de 11 millones de euros para hacerse con los servicios del delantero de forma definitiva.

 

¿Es un delantero o un mediapunta?

En sus inicios en Zagreb y sus primeros años en Alemania, Kramaric se habituó a jugar como un delantero centro puro, pero gracias a su versatilidad para entender el juego y la figura de Nagelsmann, el croata evoluciona como jugador convirtiéndose en un comodín para todos los frentes del ataque, llegando a jugar como segundo delantero, mediapunta o incluso como extremo.

Actualmente en el Hoffenfeim, tiene un papel protagonista: pide el balón, se mueve entre líneas, cae a banda, juega como referencia, etc. Es un jugador total que se adapta a lo que pide, tanto el partido, como su equipo y es una referencia que a más de un entrenador le gustaría tener arriba.

 

¿Por qué Kramaric marca tantos goles?

La explicación de que Kramaric marque tantos goles se debe a la combinación de sus puntos fuertes: olfato goleador, lectura del partido y disposición en el campo. Andrej juega con total libertad en la zona ofensiva del Hoffenfeim al lado de Dabbur o Baumgartner. Esta es una de las claves, ya que al moverse con total libertad como segundo punta o tirado a banda es indetectable para la defensa rival, algo que aprovecha a las mil maravillas.

Su póker la temporada pasada ante el Borussia Dortmund, evidencian que es un jugador diferencial, marcando goles tanto de penalti, como de delantero centro y mediapunta apareciendo en todos los lados del campo. Su partido ante el Bayern esta campaña también es digno de enmarcar, ya que tanto él como el equipo, consiguieron tumbar a un coloso como es el campeón de la Champions League por 4-1 después de que estos llevaran 10 meses sin perder.

 

 

No es casualidad que en la temporada actual sea el tercer máximo goleador de la Bundesliga con 7 goles y 1 asistencia en 5 partidos de liga. Sin embargo, nos tenemos que remontar hasta la primera jornada para contemplar su hat-trick ante el Colonia, para entender el gran momento de forma en el que se encuentra.

 

¿Cómo juega Andrej Kramaric?

Kramaric es el jugador que conocemos hoy en día gracias al jugo que le exprimió Nagelsmann en su etapa en Hoffenheim. El actual técnico del RB Leizpig, se dio cuenta de que era un jugador que hacía jugar al equipo y que utilizarlo solo como una referencia arriba era desperdiciar a un futbolista que podía llevar el peso del partido.

Y así es el croata: un jugador diferente que puede jugar en todo el frente del ataque, hacer jugar a sus compañeros y aparecer en momentos claves de cada partido. Su encuentro ante el Dortmund la temporada pasada y la actual frente al Bayern de Múnich, demuestran ese gen competitivo que tiene para ser un quebradero de cabeza ante los dos mejores equipos de la Bundesliga.

Su envergadura (1,77 m) le facilita ser un jugador ágil, que le gusta regatear y encarar a los rivales, aunque su fuerte está tanto en la definición como en la lectura del partido. Tiene la mejor puntuación en SofasCore (7,96), algo que no es casualidad no solo por sus goles, sino por la influencia en en el juego de su equipo.

En definitiva, Kramaric es un delantero infravalorado que monopoliza el juego de su equipo, siendo casi indefendible para las defensas rivales y todo un seguro de vida para un Hoffenheim capacitado para pelear por los puestos europeos.

 

Alassane Pléa, el “monsieur” de Die Fohlen

Alassane Pléa, el “monsieur” de Die Fohlen

Alassane Pléa es una de las piezas clave de este Borussia Mönchengladbach y uno de los jugadores de la generación dorada del Olympique de Lyon. El galo llegó al club en 2018 y desde entonces ha sido uno de los delanteros inamovibles del club.

Un joven Pléa en Francia

Alassane Pléa pasó por las categorías inferiores de uno de los clubes más históricos de Francia, la del Olympique de Lyon. Pasó allí un total de tres temporadas, en las que destacó por su facilidad para jugar de espaldas a la portería y su gran gen asociativo.

Después de su etapa en Lyon, el nacido en Lille fue cedido al Auxerre durante el segundo tramo de la temporada en la Ligue 2 . Allí disfrutó de minutos y mostró una gran progresión, aunque le tocó jugar en una posición poco habitual para él, en la banda derecha.

Tras media temporada en Ligue 2, volvería a Lyon para ser traspasado al club que le hizo dar el salto definitivo, el Niza. Llegó a cambio de 1 millón de euros, cifra que no se acercaría ni mucho menos al valor del rendimiento ofrecido por el francés. En la temporada 2014/15 coincidiría en Niza con figuras como Said Benrahma o Neal Maupay, ambos en Premier League hoy en día.

Nace una estrella en el Niza

En la primera de sus cuatro temporadas en Niza le costó acoplarse al juego de “Les Aiglons”. Demostró lo que se venía hablando de él, su capacidad asociativa hizo que acabara esa temporada con el triple de asistencias que de goles.

En su segundo año en Niza pasó un calvario personal. Pléa parecía haber encontrado la tecla para ser ese delantero goleador y a la vez asistente, pero una rotura de ligamento cruzado frenó su progresión en seco y lo dejo apartado de las canchas durante cinco meses. Pléa volvería para el tramo final, en el que se le vio un tanto prudente y con miedo de recaer en su lesión.

 

 

Pléa afrontaría su tercera campaña con ganas de dejar atrás aquella dichosa lesión que tantos quebraderos de cabeza le había dado, y así fue. El francés era un jugador totalmente nuevo, tanto que su capacidad goleadora se vio aumentada y su juego asociativo se vio potenciado gracias a la dupla que formó con Mario Balotelli. 14 goles marcó ese año. Lamentablemente volvió a caer en una lesión de larga duración, un menisco desgarrado lo mantendría más de tres meses fuera de los terrenos de juego.

Pléa renace como futbolista en Mönchengladbach

La 2017/18 sería su última en un Niza que tenía nombres como los de Balotelli, Saint-Maximin, Ganago… y por supuesto un Alassane Pléa totalmente recuperado. Volvió tal y como se fue en la anterior campaña, siendo un delantero técnico y generoso con sus compañeros. Esta fue su temporada más goleadora con el club francés, anotando un total de 21 goles y repartiendo 7 asistencias. Todo esto en un año en el que los de Lucien Favre jugaron la UEFA Europa League.

Tras haber demostrado su gran nivel, Alassane Pléa sería objeto de atención de varios clubes, pero finalmente se decantó por el Borussia Mönchengladbach.

 

 

Llegó a Mönchengladbach para ser ese delantero técnico y completo que tanto buscaba el club alemán. Su primer entrenador en Alemania fue Dieter Hecking, que no logró potenciar pero sí mantener ese gen goleador que tiene el delantero. Aún así el Gladbach lograría un quinto puesto en Bundesliga, asegurándose participar en Europa League en la próxima temporada.

La clasificación a Europa League no fue suficiente para que Dieter Hecking continuara al mando de “Die Fohlen”, y Marco Rose llegó a Gladbach para llevar al club a la tan deseada Champions League. El entrenador se trajo consigo a los protagonistas del tridente de hoy en día, Marcus Thuram y Breel Embolo.

El papel de Pléa con la llegada de Marco Rose

El papel de Pléa cambia con la llegada de Rose al banquillo de “Los Potros”. El galo ya no iba a ser el principal encargado de nutrir de goles al club alemán. Ahora tendría la ayuda de Marcus Thuram y del cuestionado Breel Embolo. Con Marco Rose el juego del Gladbach daría un giro de 180º, el equipo generaría una nueva faceta ofensiva con muchísima verticalidad y velocidad.

El ex-entrenador del Salzburgo ha imprimido en el Borussia Monchengladbach un sistema 4-4-2 con los cuatro hombres en el centro del campo formando un rombo, los dos puntas, Marcus Thuram y Alassane Pléa son secundados por el talento de Florian Neuhaus y la veteranía de Lars Stindl. El juego del actual Gladbach se caracteriza por una constante intensidad aplicada tanto al ataque como a la defensa y por las transiciones ofensivas que genera, y todo ello con ese plus de velocidad que generan sus puntas de lanza.

 

 

También hay que destacar el uso de los laterales en el equipo, ambos tienen mucha profundidad y de esta manera compensan la faceta menos ofensiva de sus centrocampistas más puros, que se encargan de mantener el equilibrio entre la defensa y el ataque. Un planteamiento que está funcionándole a Marco Rose, ya que el club hoy en día está compitiendo en la zona alta de la Bundesliga y ha vuelto a la Champions League.

¿Cómo juega Alassane Pléa?

El estilo de juego del delantero galo se puede asemejar al de Harry Kane, un goleador con una capacidad asombrosa de asociarse y asistir a sus compañeros. Es capaz de jugar en las tres posiciones de ataque, pero ya ha admitido que su posición favorita es en el centro de la punta.

“Cuando Alassane tiene un tiro cerca del área pequeña, sé que puedo celebrarlo incluso antes de que tire a puerta, esa es la seguridad que me transmite” – Marco Rose

En el Gladbach, Marco Rose lo mantiene ahí, por el centro. No destaca por su altura pero sí por su físico y por su robustez a la hora de llevar el balón o luchar por él. La variedad en su juego y la impredecibilidad son dos de sus mayores ases, ya que puede correr al espacio que deja la defensa, y también puede aguantar el balón y buscar una segunda jugada.

La ayuda de Marco Rose y el buen entendimiento con su compañero Marcus Thuram han propiciado una gran dupla en la Bundesliga,  y sobre todo, una de las más divertidas de ver.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad