Tomas Soucek, un checo “hammer” en la Premier League

Tomas Soucek, un checo “hammer” en la Premier League

Tomas Soucek está siendo uno de los centrocampistas más eficientes de esta Premier League, a pesar de ser un fichaje cuestionado tras su llegada desde el Slavia Praga. Una cesión con opción de compra por uno de los pilares del equipo checo, que el West Ham no tardaría en ejecutar.

 

El mejor jugador de la República Checa

Tomas Soucek comenzó su carrera en el equipo de la capital de la República Checa, aunque no siempre contó para sus entrenadores. Tuvo un inicio de carrera marcado por las cesiones, la primera fue al Viktoria Zizkov. En el club de segunda tan solo disputó 14 partidos, una temporada difícil para el checo.

Volvió al Slavia Praga media temporada, donde jugó 10 partidos de liga y su equipo se alzó con el título de campeón de liga. Pero Tomas no viviría este momento ya que pasó media temporada cedido en el Slovan Liberec, donde disfrutó de los minutos que necesitaba para desarrollarse y ser importante en el Slavia Praga.

Tras esta cesión comenzaría a ser importante en los planes del club de la capital, y se hizo fue titular indiscutible. Jugó un total de 39 partidos entre competiciones nacionales y Europa League. Precisamente, en esta competición, Tomas Soucek se mostró en el escaparate europeo ofreciendo un rendimiento notable. Además, la campaña la cerraron con broche de oro al alzarse con el título de copa.

El año 2019 sería el de de Tomas Soucek. Como pivote defensivo titular ganaría la liga y la copa de la República Checa. Se descubrió como un box to box, rompiendo el papel de pivote que le habían encomendado. Fue su temporada más goleadora, marcando en 49 partidos 18 goles y dando 9 asistencias, y fue elegido como mejor jugador del año en la liga checa.

 

 

Tras esta magnífica temporada, Tomas Soucek recibió el brazalete de capitán, cumpliendo el sueño de todo niño en Praga. Sin embargo, poco le duraría, ya que en el mercado de invierno el West Ham lo ficharía cedido con opción de compra.

 

Un checo despuntando en la Premier League

Llegó en el mercado invernal a Londres cuando el West Ham necesitaba cemento en el centro del campo, y Tomas Soucek era el candidato perfecto para el puesto. Su primer partido lo jugó de mediapunta,aunque no volvió a jugar en esa posición en lo que quedó de temporada.

Tuvo una adaptación rápida, ya que cumplía con el cometido de cortar balones y ser un centrocampista destructor de juego, incluso aportando 3 goles. Una carta de presentación idónea ante su nueva afición, que sirvió para que el West Ham ejecutara la opción de compra, por 16 millones de €.

 

 

En la temporada actual se está viendo aquel Tomas Soucek de la 2018/19, volviendo a ser el box to box y no el centrocampista defensivo. 17 partidos y 5 goles son sus estadísticas hasta la fecha, pero el trabajo no vistoso que hace es mucho más importante que los goles. Promedia 1,5 intercepciones y 1,8 entradas exitosas por partido. En definitiva, el ancla que sostiene a este West Ham.

 

El West Ham de David Moyes

El rol que tiene Tomas Soucek en este West Ham cambia dependiendo de la situación del partido.  Dos versiones, una pudiendo centrarse únicamente en ser el centrocampista defensivo o desempeñando la función de box to box. Junto a Declan Rice, coge las riendas de Mark Noble.

Tras el año pasado, que fue para olvidar, el West Ham United ha retomado el vuelo y actualmente marcha décimo en Premier League. Los de Moyes se caracterizan por jugar un fútbol ofensivo que se centra principalmente en la profundidad de sus laterales. Arthur Masuaku o Aaron Cresswell y Vladimir Coufal son muy importantes y sus centros al área le valen puntos a los “hammers”.

 

 

También cabe destacar la facilidad que tienen para jugar por dentro, con la distribución de Declan Rice y Pablo Fornals, los balones llegan al pie de las puntas de lanza. Jarrod Bowen, Michail Antonio y Sebastien Haller son los encargados de transformar todas las oportunidades en goles, a base de velocidad, físico y remate, respectivamente.

No obstante, donde más peligro crean los de Moyes es en los balones aéreos, con los centímetros de Tomas Soucek, Angelo Ogbonna, Declan Rice, Sebastien Haller y Fabián Balbuena cualquier equipo tiene miedo de conceder un córner ante el West Ham. Hasta la fecha ya suman 7 goles a balón parado en liga.

 

¿Cómo juega Tomas Soucek?

Como una navaja multiusos, Tomas Soucek puede hacer de todo, y cumplir con creces. Si le toca hacer la tarea más puramente defensiva lo hace, y si tiene que recorrerse el campo de arriba a abajo y pisar área contraria lo hace aún mejor. El checo domina el juego aéreo y el cuerpeo con los defensas a las mil maravillas.

4 de sus 5 goles han servido al West Ham para puntuar en Premier League, por tanto es muy decisivo para su equipo. Su evolución tanto defensiva como ofensivamente ha sido clave para mantener la regularidad de este West Ham. Desde que llegó a Londres está siendo fundamental para David Moyes. Además, su nombre ya está en la historia de la Premier League, siendo el primer goleador de la competición en 2021.

 

Che Adams, el “fox in the box” de Southampton

Che Adams, el “fox in the box” de Southampton

Che Adams es uno de los ejemplos de superación actuales de la Premier League, tras ser despedido por la academia del Coventry City no se rindió y luchó por llegar a donde está hoy en día. El inglés ha pasado de jugar en las divisiones inferiores de Inglaterra a ser una pieza clave del Southampton de Ralph Hasenhüttl.

 

La importancia de no rendirse

El futbolista nacido en Leicester tuvo comienzos difíciles en su andadura futbolística. Entró en las categorías inferiores del Coventry City y tras varios años allí, lo despidieron. En el intento de seguir en el mundo del fútbol consiguió un graduado escolar en Ilkeston, dándole acceso al club del fútbol del mismo nombre.

Finalmente, tras varios años destacando en el club de la National League, el Sheffield United decidió ficharlo. La temporada 2014/15 fue la primera en el fútbol profesional, un año de transición y de adaptación a lo que exigía la EFL League One. Tan solo disputó 13 partidos en los que marcó 3 goles.

Después de una temporada complicada con el Sheffield United comenzó a ser más importante en los “blades”. En su segunda campaña consiguió ser la pieza central de un Sheffield que vagaba por la EFL League One. Como resultado de la confianza que le brindaron, él respondió con 12 goles y 5 asistencias en 41 partidos.

En consecuencia a una gran temporada, el Birmingham City de EFL Championship llamaría a la puerta de Che Adams. Y este no dudó en abrirla de par en par.

 

El nacimiento de un goleador en Championship

Tras haber pagado 2’2 millones de € por Che Adams la afición del Birmingham City tenía las esperanzas puestas en su nuevo “scorer”, había llegado a la segunda división inglesa tras superar todos los varapalos que le habían dado antaño.

Cómo ya demostró en Sheffield, es un jugador al que le cuesta adaptarse. La historia no cambió en Birmingham. El salto de calidad de una división a otra era un peso difícil de gestionar, tan solo 7 goles y 6 asistencias en 41 partidos en su primer año en el St Andrew’s Stadium. En Birmingham se dieron cuenta de que quizá no era simplemente un delantero goleador, ya que sus números en asistencias eran muy altos para un killer. Por esa razón, Garry Monk lo probó en diferentes posiciones para comprobar su rendimiento.

En su segundo año jugó en todas las posiciones de ataque, pero donde mejor se desempeñaba seguía siendo en punta. Disputó 33 partidos, donde sumó 9 goles y bajó el número de asistencias a 2. Su irregularidad no gustaba en Birmingham y se perdió varios partidos por decisión técnica.

 

 

Garry Monk fue destituido tras los pobres resultados, y Pep Clotet sería su sucesor de cara a la temporada 2018/19. El español entendió perfectamente el tipo de jugador que era Che Adams, y el resultado fue su explosión definitiva.

Fue su mejor campaña,  siendo decisivo y cada vez más importante para los “blues”. A sus 22 años fue nombrado mejor jugador del año del Birmingham City. Sus 22 goles y 5 asistencias le abrieron las puertas de la Premier League.

 

Che Adams y el Southampton de Ralph Hasenhüttl

Che Adams llegó a un Southampton que bajo el mando de Ralph Hasenhüttl aún no tenía un estilo de juego propio. Debido a esto y a su dificultad para adaptarse, tan solo logró anotar 5 goles en 36 partidos. Tras pagar 16’7 millones de € por él, la afición de los “saints” se empezaba a preguntar si el gasto en el inglés mereció la pena. Che tardó 33 jornadas en marcar su primer gol.

Sin embargo, el Southampton de Hasenhüttl ha encontrado su estilo en la presente campaña. El equipo está siendo muy ofensivo y juega de manera directa. La 4-4-2 está funcionando a las mil maravillas, y actualmente marchan séptimos en Premier League. Su estilo de juego se basa en la posesión del balón, con creadores de la talla de James Ward-Prowse, Stuart Armstrong y Oriol Romeu el balón no quema en los pies en el St Mary’s Stadium.

 

 

Su ataque se centra en la banda izquierda, donde la velocidad y descaro de Ryan Bertrand y Moussa Djenepo son claves para nutrir de balones al hueco a los dos de arriba. Otra de las características de este Southampton es el peligro que suponen a balón parado, si la falta es cercana a la portería aparece el especialista James Ward-Prowse, ya con 4 dianas de libre directo.

Si el balón se cuelga a la olla, ahí están las torres Vestergaard y Bednarek, que rematan con su cabeza como si de una bola de demolición se tratara. De la faceta goleadora se encargan el incansable Danny Ings, Theo Walcott y el “fox in the box” Che Adams. Al último esta campaña le está sirviendo para ratificarse como el delantero que prometía ser, sumando ya 4 goles y 4 asistencias en 14 partidos.

 

¿Cómo juega Che Adams?

Su juego se basa en velocidad acompañada de potencia física. Es un delantero al que le beneficia jugar acompañado, ya que la capacidad asociativa es una de sus mejores virtudes.

Posee lectura de juego es brillante para un jugador de tan solo de 24 años. Che sabe donde debe posicionarse en cada momento, ya sea para finalizar una segunda jugada o para pasar el balón a un compañero. Un ratón de área de manual.

Es un excelente finalizador, al que no le tiembla el pulso en el uno para uno contra el portero. Y además, tiene un gran disparo de larga distancia donde combina la colocación y la potencia a la perfección. Su gol desde medio campo al Manchester City es prueba de ello.

El esfuerzo de Che Adams está teniendo su recompensa de la mano de Ralph Hassenhüttl, que con su ayuda lo está haciendo madurar para ser un delantero a tener en cuenta para el futuro.

 

Matheus Pereira, el banheirista baggie

Matheus Pereira, el banheirista baggie

Matheus Pereira es uno de los jugadores franquicia del West Bromwich Albion, y tras varios años deambulando por equipos europeos parece haber encontrado su lugar en The Hawthorns.

 

Matheus Pereira, el menino de Belo Horizonte

Matheus Pereira es natural de Belo Horizonte, Brasil. Pasó su niñez allí,y a los 14 años comenzó su andadura futbolística en Portugal para entrar en las categorías inferiores del Sporting de Portugal.

Tras varios años destacando en las inferiores del prestigioso club lisboeta, Jorge Jesús lo inscribió para el primer equipo en la temporada 2015-16. Debutaría ante el Besiktas en UEFA Europa League, dejando muy buenas sensaciones y ganándose la confianza de su entrenador. En la 2016/17 alternaría constantemente el primer y el segundo equipo del Sporting de Portugal, pero tras verse necesitado de minutos buscó una salida.

En la próxima campaña el brasileño fue cedido al GD Chaves, donde asumiría un rol de protagonista que no había tenido antes. Allí pudo desarrollar los cimientos del futbolista que es hoy en día, y gracias a los 8 goles y  5 asistencias en 30 partidos, se puso en el escaparate europeo.

 

Un brasileño en la Bundesliga

Tras esta etapa, llegaría el momento de cambiar de aires. En el último día del mercado de la temporada 2018/19 fue cedido al FC Núremberg. El club había conseguido el objetivo de ascender a la Bundesliga, y para ello necesitaban la pólvora en ataque que proporcionaba Matheus Pereira.

El brasileño hizo una temporada muy discreta, en la que ni su rendimiento ni el del equipo ayudaron a su desarrollo. El FC Núremberg descendió a la 2. Bundesliga dejando un papel bastante mediocre en la categoría dorada de Alemania.

 

La llegada a Inglaterra de la mano de The Hawthorns

El West Bromwich Albion decidió apostar por la cesión del brasileño. Esta vez el Sporting de Portugal añadiría una cláusula de compra opcional por valor de 8’25 millones de €.

Llegó a un West Brom que luchaba por volver a Premier League. Allí se vio acompañado de jugadores como Kamil Grosicki, Grady Diangana y Semi Ajayi. Bajo la batuta de Slaven Bilić los “baggies” no tendrían otro objetivo que no fuera el ascenso. Desde el primer momento el técnico croata confió en él, haciéndole jugar como mediapunta por detrás del delantero, una posición inusual hasta ese momento para él, pero que no supuso ningún problema.

El West Brom firmó una temporada 19/20 brillante. Un equipo fiable en defensa y letal en ataque, y mucha culpa la tenía Matheus Pereira, quien daba alegría a la zona ofensiva de su equipo como si del carnaval de Río se tratara. Tal fue su evolución en Inglaterra que rompió el saco de asistencias, dando un total de 20 y acompañándolas con 8 goles. También cabe destacar que fue el jugador que más ocasiones creó de toda la liga, con 116.

 

 

Su contribución fue clave para que los “baggies” consiguieran el ascenso, siendo los subcampeones de la EFL Championship detrás del Leeds United. En definitiva, el brasileño en tan solo un año enamoró a la grada de The Hawthorns, y los aficionados no dudaron en pedir su fichaje a la directiva. Tras varias semanas de incógnita el West Brom decidió pagar la cláusula de compra y hacerse con sus servicios.

 

El West Brom de Slaven Bilić

Sin duda el club de las Midlands es asiduo a la irregularidad, un equipo que acostumbra a variar año tras año entre Premier League y EFL Championship. A grosso modo es un club que comparte esa faceta con el Fulham, ambos sin un rumbo fijo entre ambas categorías.

Su estilo de juego se basa principalmente en tener la iniciativa de dominar el partido. Es un equipo al que le gusta empezar tejiendo la jugada poco a poco desde su propio campo. Esto propicia a que los rivales salten a la presión y creen huecos en defensa, algo que aprovechan con constantes pases al hueco o balones largos al espacio, una tarea que se facilita con jugadores creativos como Conor Gallagher, Filip Krovinović o el propio Matheus Pereira.

El juego aéreo también es uno de los fuertes del West Brom. Con la altura que poseen sus defensas no es ningún problema el marcar goles a balón parado. Esto es algo que se está viendo esta misma campaña, con 8 goles anotados.

 

 

Otro aspecto a recalcar es la velocidad que imprime por bandas, ya sea con carrileros o con los interiores. A los de Bilić les gusta el fútbol directo y ofensivo,algo a lo que le dan sentido jugadores como Darnell Furlong, Conor Townsend, Grady Diangana o Matheus Pereira, cuatro auténticas balas.

Uno de los grandes problemas del West Bromwich Albion en la Premier League está siendo la fiabilidad defensiva. Un equipo que en Championship era sólido atrás, y hoy por hoy es el plantel más goleado de la máxima categoría inglesa, con 26 goles en contra. El técnico croata ha probado cambiando el esquema de cinco a cuatro defensas, pero la necesidad de acudir al mercado invernal en búsqueda de un central es inevitable.

 

La llegada de “Big Sam”

Tras cosechar un empate en casa del Manchester City, la directiva del West Brom se reunió de urgencia con el técnico croata para comunicarle que dejaban de contar con él. Cuando esta noticia salió en los medios nacionales, la afición  entró en cólera, a que no entendían la decisión.

El entrenador que les había devuelto a la Premier League había sido despedido, y quién venía a sustituirle no era un motivo de ilusión para la gente. Tras dos años en el dique seco, Sam Allardyce volvía a la Premier League. Firma con el West Brom contrato de 18 meses, con el objetivo de que el club mantenga la categoría.

 

 

De siete veces que ha dirigido en Premier League, nunca ha descendido. ¿Será este el dato al que se agarren los directivos para haber tomado una decisión tan arriesgada? Sam Allardyce tiene un duro reto por delante: Salvar a un club que tras 13 jornadas solo tiene 7 puntos.

 

¿Cómo juega Matheus Pereira?

El brasileño tiene ese estilo callejero en su ADN, disfruta de hacer los estadios su patio de colegio en cada partido que juega. Su mayor virtud es el regate, siendo un jugador capaz de dejar atrás muchos rivales en una misma jugada. A esto hay que sumarle su capacidad para dar pases al hueco, incluso dejando a su compañero solo ante el portero con un pase de 20 metros. La mayor parte de sus números de asistencias tienen mucho que ver con este aspecto, y con su gran lanzamiento a balón parado.

Lo habitual es verle cortando desde la banda hacia dentro para jugar con más libertad y tener la posibilidad de crear mucho más para su equipo. En cuanto al físico también destaca por au compostura y su buen cuerpeo ante la defensa rival.

Su inicio de temporada está siendo bastante pobre, igual que el de su equipo. Ni el ambiente ni las condiciones acompañan de momento, en un comienzo que se le está atragantando al West Brom. Los de Slaven Bilić tienen un diamante en bruto en el banheirista brasileño, un jugador sobre el que construir un proyecto para por fin lograr la estabilidad en Premier League que tanto ansían.

 

Silas Wamangituka, el congoleño que echó a Favre

Silas Wamangituka, el congoleño que echó a Favre

El Stuttgart volvió esta temporada a la Bundesliga tras pasar un año en la Segunda División. El equipo, entrenado por el ítalo-estadounidense Pellegrino Matarazzo, está siendo una de las grandes revelaciones de la primera vuelta del campeonato. Séptimo en la tabla actualmente, ‘los suabos’ han sido capaces de no perder con el Bayer Leverkusen (líder), de plantar cara al Bayern (el campeón) y de conseguir una histórica manita en el Signal Iduna Park ante el Borussia Dortmund por 1-5. En aquel partido, la figura de Silas Wamangituka sobresalió con un doblete y una asistencia dentro de la actuación coral de todo el equipo. Una actuación que provocó el mayor terremoto de esta campaña: la destitución de Lucien Favre de los banquillos del BVB.

 

Wamangituka, descubierto en las calles

Como cualquier otro niño de 12 años, Wamangituka se encontraba todos los días jugando en la calle. En concreto en la ciudad de Kinsasa, la capital de la RD del Congo. Hijo de un padre funcionario y de una madre cajera, su sueño, como el de muchos, era ser futbolista. La primera piedra para hacerlo realidad fue la aparición en su vida de la Black Mountain Sport, la academia creada por el ex futbolista Nicolas Anelka.

 

Su explosión en la ciudad del amor

Víctor Hugo dijo una vez: “París siempre enseña los dientes, cuando no ruge, ríe”. Esta cita del poeta se puede aplicar a la perfección a la etapa parisina de Wamangituka. El París FC de la Ligue 2 sintió en la 2018/2019 los rugidos y las risas del congoleño, que llegó a ser el jugador menor de 20 años más involucrado en los goles marcados por su equipo de las cinco grandes ligas europeas. El joven de 21 años solo dejó de sonreír cuando su equipo no pudo conseguir el ascenso a la Ligue 1 tras caer en la primera ronda del Playoff ante el RC Lens en la tanda de penaltis. No obstante, cerró el año con 11 goles y llamando la atención de muchos clubes importantes del fútbol europeo.

 

 

La conexión con Lewandowski, Aubameyang y Sancho

¿Qué tiene que ver Wamangituka con jugadores ya en el top mundial como Robert Lewandoswki, Pierre-Emerick Aubameyang o tan recientes como Jadon Sancho? La respuesta es Sven Mislintat. Este ojeador y actual director deportivo de ‘los rojos’, fue el artífice del Borussia Dortmund de Jurgen Klopp, trayendo jugadores que ya son historia del club como Matt Hummels, Lucas Barrios, Shinji Kagawa,  o el croata Ivan Perisic.

Enamorado del talento francés, finalmente su informe de scouting fue clave para que Wamangituka se decantara fichar por el Stuttgart, ya que fue el único equipo que le prometió estabilidad en la primera plantilla, aspecto que no cumplían otros como el FC Barcelona, el Liverpool o los equipos tops de la liga francesa.

Así, tras Aubameyang (Saint-Étienne), Ousmane Dembélé en el Borussia Dortmund, Mislintat trae al Stuttgart a nuestro protagonista y también al delantero Tanguy Coulibaly, o lo que es lo mismo, la dupla que rompió en velocidad el último fin de semana al tridente amarillo formado por Matt Hummels, Emre Can y a Manuel Akanji.

 

Wamangituka, el guepardo de la Bundesliga

Con 35,34 km/h de media, es el jugador más rápido del campeonato alemán, por delante de Dayot Upamecano, el defensa francés del RB Leizpig, con 35,42 km/h. Pero no solo por esto está destacando el atacante de moda en la Bundesliga. El año pasado, anotó 7 goles pero en tan solo 12 partidos esta temporada, ha conseguido igualar su mejor registro. En sus últimos 5 partidos ha conseguido anotar 5 goles y repartir 2 asistencias, además de ser un puñal por la banda derecha.

 

 

“Wamangituka tiene un gran potencial. Estoy obteniendo lo que quiero de él, que sea rápido, ágil y hábil. Además, trabaja para el equipo, es incansable. Todos los días está entrenando al 100%. Su potencial no tiene límites.” Pellegrino Matarazzo, entrenador del Stuttgart.

Además de ser el máximo goleador del Stuttgart y de sus estadísticas, es una pieza clave en el juego ofensivo de su equipo. Tanto es así, que ha participado directamente en 10 goles de los 26 que lleva el equipo en el campeonato. Por otro lado, antes de la exhibición dada ante el Dortmund, Wamangituka saltó a la palestra ante el Werder Bremen. Fue criticado por un gol, en el que con la portería vacía y totalmente solo, esperó a que llegara el portero rival para marcar la pelota y algunos integrantes del panorama futbolero lo consideraron una falta de respeto.

 

¿Cómo juega Silas Wamangituka?

Wamangituka se presenta con alma de delantero de centro pero que se ha asentado bien a la banda derecha, desde donde arranca por su gran velocidad y potencia. Matarazzo lo tuvo claro. Sabía que si sacaba a este chico de su posición natural, podía hacer mucho daño en una liga como la Bundesliga, donde los laterales tienen tendencia a subir y que carecen de físico, algo de lo que se aprovecha el congoleño en los duelos cuerpo a cuerpo. 

Si bien es cierto que a Wamangituka le hace falta mejorar en la visión de juego y en el regate, a pesar de que en esto último no se desenvuelve mal, estos aspectos son tapados por su capacidad de gran definidor de cara a portería, la presión que ejerce sobre los defensas rivales y su alta eficacia para atacar el espacio. 

Por tanto, Wamangituka o realmente llamado Silas Mvumpa Katompa, tras una investigación de identidad falsa del L’Equipe que no influyó porque realmente solo falsificó un año de edad, se presenta como una de las sensaciones de la Bundesliga, siendo un atacante único por su condición física, su habilidad para entender las transiciones ofensivas y por su explosión en la faceta goleadora. De lo que no hay dudas, es que su primera temporada al máximo nivel en el fútbol profesional está cumpliendo en creces e incluso…batiendo registros, tanto individuales como colectivos.

 

Marcus Edwards, un inglés en Guimaraes

Marcus Edwards, un inglés en Guimaraes

Marcus Edwards, quizá sea el ejemplo perfecto de que la calidad en el fútbol no lo es todo. Un jugador que debido a sus constantes problemas de actitud, ha sido tachado de inmaduro en diferentes ocasiones. Pero parece que el inglés está encontrando su sitio en la Liga NOS tras haber pasado por varios baches en su corta carrera.

 

La presión de un joven prometedor

No hace tanto, Marcus Edwards era una de las perlas de la cantera de los Spurs y una esperanza para Inglaterra. Jugó la Eurocopa y el Mundial Sub-17 de 2015, junto a jugadores como Trent Alexander-Arnold, Tom Davies o Reece Oxford. Y en 2019 ganó la Euro Sub-19 junto a talentos como Ryan Sessegnon o Mason Mount.

Todo pintaba a que Marcus Edwards llevaba el camino de convertirse en un jugador asentado en la Premier League, pero la presión que tenía a la espalda pudo con el joven. Todo comenzó cuando salió cedido al Norwich City de Daniel Farke en 2018, llegando con grandes expectativas a los “canaries”. Su etapa fue un tanto turbulenta, tanto que solo participó en un partido y su cesión se cortó en media temporada. Un préstamo fallido, que le hizo hacer de nuevo las maletas, en este caso hacia el Excelsior, en la Eredivisie.

“No ha participado con el equipo y hay una sencilla razón, creo que aún debe madurar” – Daniel Farke, técnico del Norwich City.

 

La redención de Marcus Edwards en Holanda

Su reciente paso por Holanda ayudó al inglés a reconducir su carrera. Incluso él mismo dijo que en el Norwich ya se sentía lo suficientemente maduro y que le había dolido oír lo contrario, pero que al llegar a Holanda vio que era cierto. En el Excelsior tendría un rol importante, y sería clave en los onces de Leonid Slutsky. Aquella temporada fue excelente, y su carrera dio un giro de 180º .

“Es un futbolista increíble” – Leonid Slutsky, técnico del Excelsior

Una campaña en la que fue el jugador más regateador de toda la Eredivisie, promediando 3,3 regates completados por partido, además de anotar 2 goles y dar 4 asistencias. Tras su éxito, el jugador finalizaría su contrato con el Tottenham y se marcharía gratis al Vitória Guimaraes.

 

 

La importancia de Marcus Edwards en Guimaraes

El club que pertenece al distrito de Braga cuajó una gran temporada 2019/2020, donde jugó la Europa League y acabó séptimo en liga. Marcus Edwards tan solo tardó cinco partidos en ganarse a la afición de “El Minho”. Su primer tanto llegó en Uefa Europa League ante nada más y nada menos que el Arsenal. Se estrenaba con la camiseta del Guimaraes ante aquellos a los que acostumbraba a tener como rivales acérrimos, y además en el Emirates Stadium.

“Un momento de orgullo, marcar mi primer gol con el Vitória en Londres, donde tengo a todos mis amigos y a mi familia”

El atacante inglés acabaría cumpliendo las expectativas en Portugal. La campaña pasada, Edwards disputó 36 partidos en los que marcó 9 goles y dio 9 asistencias. El regateador comenzaba a devolver la confianza a aquellos que confiaron en él cuando aún era menor de edad. Por fin, estaba madurando.

 

 

Marcus Edwards encajó como anillo al dedo en el Vitória Guimaraes, ofreciendo otras opciones al ataque por banda derecha de los de Ivo Vieira, con su desparpajo y su regate. Aquel niño inmaduro se había convertido en uno de los líderes de “os Branquinhos”. Por supuesto, todo esto no pasó desapercibido y un viejo conocido volvió a interesarse por Marcus.

El Tottenham negoció con el Vitória una posible compra, pero no llegaron a un acuerdo y Marcus Edwards se quedó en Guimarães para seguir desarrollándose y evolucionando su fútbol.

Actualmente, el barco de Guimarães, sigue en popa y a toda vela. Ivo Vieira apuesta por el juego ofensivo con un 4-3-3 muy definido. Es un equipo que aprovecha mucho la velocidad por bandas, gracias a jugadores como el propio Edwards o Quaresma. El plantel desarrolla un fútbol directo basándose en la combinación en corto, con Pepelu siendo el timón del centro del campo, y liberando a André André de tareas defensivas. Un centro del campo en el que también le acompaña Denis Poha o Mikel Agu.

 

¿Cómo juega Marcus Edwards?

Marcus Edwards ya ha confesado que disfruta haciendo un juego vistoso. Ama todo lo que sea regatear y dejar atrás a un defensor. Sin embargo, no hace mucho tiempo atrás, el inglés era incapaz de acompañar todas estas virtudes con la madurez que exige un profesional. Y esta es la verdadera clave de su progresión y evolución.

En cuanto a la posición, Marcus puede desempeñarse tanto de extremo derecho como de delantero centro, aunque su posición más habitual es por banda. El zurdo destaca por su control y su conducción con el balón pegado al pie, algo que dificulta que los rivales puedan robársela. En la temporada actual está promediando 2.4 regates completados por partido y 5.1 duelos ganados. Sin embargo, donde mejor aprovecha sus cualidades es por la banda, donde aporta desborde y velocidad a los de Ivo Vieira.

El inglés ha encontrado un lugar en el que reconducir su carrera y comenzar a labrarse un futuro prometedor, todo ello gracias a la continuidad que le ha dado su entrenador. Edwards ha encajado como anillo al dedo en Guimaraes. Un jugador que parecía haberse perdido en el camino por culpa de su actitud, ha enganchado a las gradas del Dom Afonso Henriques.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad