Che Adams es uno de los ejemplos de superación actuales de la Premier League, tras ser despedido por la academia del Coventry City no se rindió y luchó por llegar a donde está hoy en día. El inglés ha pasado de jugar en las divisiones inferiores de Inglaterra a ser una pieza clave del Southampton de Ralph Hasenhüttl.

 

La importancia de no rendirse

El futbolista nacido en Leicester tuvo comienzos difíciles en su andadura futbolística. Entró en las categorías inferiores del Coventry City y tras varios años allí, lo despidieron. En el intento de seguir en el mundo del fútbol consiguió un graduado escolar en Ilkeston, dándole acceso al club del fútbol del mismo nombre.

Finalmente, tras varios años destacando en el club de la National League, el Sheffield United decidió ficharlo. La temporada 2014/15 fue la primera en el fútbol profesional, un año de transición y de adaptación a lo que exigía la EFL League One. Tan solo disputó 13 partidos en los que marcó 3 goles.

Después de una temporada complicada con el Sheffield United comenzó a ser más importante en los “blades”. En su segunda campaña consiguió ser la pieza central de un Sheffield que vagaba por la EFL League One. Como resultado de la confianza que le brindaron, él respondió con 12 goles y 5 asistencias en 41 partidos.

En consecuencia a una gran temporada, el Birmingham City de EFL Championship llamaría a la puerta de Che Adams. Y este no dudó en abrirla de par en par.

 

El nacimiento de un goleador en Championship

Tras haber pagado 2’2 millones de € por Che Adams la afición del Birmingham City tenía las esperanzas puestas en su nuevo “scorer”, había llegado a la segunda división inglesa tras superar todos los varapalos que le habían dado antaño.

Cómo ya demostró en Sheffield, es un jugador al que le cuesta adaptarse. La historia no cambió en Birmingham. El salto de calidad de una división a otra era un peso difícil de gestionar, tan solo 7 goles y 6 asistencias en 41 partidos en su primer año en el St Andrew’s Stadium. En Birmingham se dieron cuenta de que quizá no era simplemente un delantero goleador, ya que sus números en asistencias eran muy altos para un killer. Por esa razón, Garry Monk lo probó en diferentes posiciones para comprobar su rendimiento.

En su segundo año jugó en todas las posiciones de ataque, pero donde mejor se desempeñaba seguía siendo en punta. Disputó 33 partidos, donde sumó 9 goles y bajó el número de asistencias a 2. Su irregularidad no gustaba en Birmingham y se perdió varios partidos por decisión técnica.

 

 

Garry Monk fue destituido tras los pobres resultados, y Pep Clotet sería su sucesor de cara a la temporada 2018/19. El español entendió perfectamente el tipo de jugador que era Che Adams, y el resultado fue su explosión definitiva.

Fue su mejor campaña,  siendo decisivo y cada vez más importante para los “blues”. A sus 22 años fue nombrado mejor jugador del año del Birmingham City. Sus 22 goles y 5 asistencias le abrieron las puertas de la Premier League.

 

Che Adams y el Southampton de Ralph Hasenhüttl

Che Adams llegó a un Southampton que bajo el mando de Ralph Hasenhüttl aún no tenía un estilo de juego propio. Debido a esto y a su dificultad para adaptarse, tan solo logró anotar 5 goles en 36 partidos. Tras pagar 16’7 millones de € por él, la afición de los “saints” se empezaba a preguntar si el gasto en el inglés mereció la pena. Che tardó 33 jornadas en marcar su primer gol.

Sin embargo, el Southampton de Hasenhüttl ha encontrado su estilo en la presente campaña. El equipo está siendo muy ofensivo y juega de manera directa. La 4-4-2 está funcionando a las mil maravillas, y actualmente marchan séptimos en Premier League. Su estilo de juego se basa en la posesión del balón, con creadores de la talla de James Ward-Prowse, Stuart Armstrong y Oriol Romeu el balón no quema en los pies en el St Mary’s Stadium.

 

 

Su ataque se centra en la banda izquierda, donde la velocidad y descaro de Ryan Bertrand y Moussa Djenepo son claves para nutrir de balones al hueco a los dos de arriba. Otra de las características de este Southampton es el peligro que suponen a balón parado, si la falta es cercana a la portería aparece el especialista James Ward-Prowse, ya con 4 dianas de libre directo.

Si el balón se cuelga a la olla, ahí están las torres Vestergaard y Bednarek, que rematan con su cabeza como si de una bola de demolición se tratara. De la faceta goleadora se encargan el incansable Danny Ings, Theo Walcott y el “fox in the box” Che Adams. Al último esta campaña le está sirviendo para ratificarse como el delantero que prometía ser, sumando ya 4 goles y 4 asistencias en 14 partidos.

 

¿Cómo juega Che Adams?

Su juego se basa en velocidad acompañada de potencia física. Es un delantero al que le beneficia jugar acompañado, ya que la capacidad asociativa es una de sus mejores virtudes.

Posee lectura de juego es brillante para un jugador de tan solo de 24 años. Che sabe donde debe posicionarse en cada momento, ya sea para finalizar una segunda jugada o para pasar el balón a un compañero. Un ratón de área de manual.

Es un excelente finalizador, al que no le tiembla el pulso en el uno para uno contra el portero. Y además, tiene un gran disparo de larga distancia donde combina la colocación y la potencia a la perfección. Su gol desde medio campo al Manchester City es prueba de ello.

El esfuerzo de Che Adams está teniendo su recompensa de la mano de Ralph Hassenhüttl, que con su ayuda lo está haciendo madurar para ser un delantero a tener en cuenta para el futuro.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad