Umar Sadiq, el vaquero nigeriano

Umar Sadiq, el vaquero nigeriano

Almería, tierra eterna para el mundo del cine. Allí se rodaron clásicos como “El bueno, el feo y el malo”, protagonizado por Clint Eastwood o escenas míticas de sagas antológicas como Indiana Jones, en la que actores de renombre como Harrison Ford o el recién fallecido Sean Connery disfrutaron de paisajes como El Desierto de Tabernas o la Playa de Mónsul.

Ahora el deseo de la ciudad es verse en la cartelera de la Primera División. Con la llegada de Turki Al-Sheik en 2019, máximo accionista del club, la UD Almería aspira a subir a la máxima categoría del fútbol español. Motivos tiene, como por ejemplo, en el aspecto monetario. Actualmente es el segundo equipo con más presupuesto de Segunda, con un total de 27,6 millones de euros, según apunta el portal Statista, con un estudio publicado en noviembre de 2020. Otro motivo son los jugadores. En el proyecto de José Gomes está destacando un delantero nigeriano, llamado Umar Sadiq.

 

¿Quién es Umar Sadiq?

Nuestro protagonista es un atacante de 23 años, que destaca por su gran altura (1,92 cm). Nacido en Kaduna, una de las ciudades de la Nigeria septentrional, inició su carrera en su país, resumida en el Kusa Boys y en el Abuja FC.

En esta etapa, hay un torneo fundamental para que la carrera de Sadiq dé un salto. Este campeonato es el Kvarnerska Rivijera, uno de los más antiguos (1953) en la categoría de juveniles, que se disputa en Rijeka (Croacia). El Abuja se presentó y se alzó con la copa. Sadiq, que tan solo tenía 16 años, se salió en aquel mes de mayo de 2013.

 

Lazo patriótico para ir a Italia

La globalización del fútbol a veces es una desventaja pero otras veces, es un punto a favor. El empresario italo-nigeriano, Gabriele Volpi, propietario del Spezia Calcio, se fijó en Sadiq y lo fichó. Sin embargo, su debut con los Aquilotti se pospuso un año, ya que fue cedido al Lavagnese de la Serie D para comenzar su adaptación al fútbol italiano.

Ya en la 2014/2015 y vistiendo la elástica del Spezia juvenil, Sadiq demostró su potencial. En aquella campaña, anotó 27 goles en 32 partidos. Además, fue convocado para varios partidos en la Serie B con el primer equipo aunque no llegó a debutar.

Posteriormente, recaló en el AS Roma. Aunque en el primer equipo no tuvo muchas oportunidades, en las que anotó 2 goles en 6 partidos, sí consiguió demostrar su gran nivel en la UEFA Youth League (5 tantos en 9 encuentros), debutar en la Champions League o recibir los halagos de Rudi García como de Luciano Spalletti, sus entrenadores en su experiencia en la capital.

 

 

Sadiq, en la época equivocada

En un fútbol en el que se está perdiendo la figura del delantero centro fijo por la figura de un atacante que caiga a banda y tenga gran capacidad para el fútbol asociativo, Sadiq no encontró la suficiente confianza de los técnicos. Bologna, Torino, Nac Breda, Rangers o Perugia fueron los destinos escogidos sin acierto.

Destaca especialmente su paso por el Rangers en la 2018/2019, en la que tuvo varios enfrentamientos con el entrenador Steven Gerrard, leyenda del Liverpool.

“De repente, me dijeron que no tenía opción de usar el vestuario del primer equipo. Me tenía que cambiar con los niños y no podía aparcar en la ciudad deportiva. Me sentí humillado” , denunció Sadiq en una entrevista al Sunday Post.

“Lo que más me fastidia es que ni mis agentes ni yo recibimos una respuesta por parte de Steven para que de repente dejara de contar conmigo. Fue irrespetuoso conmigo, no tuvo el coraje de hablarme a la cara” , lamentó Sadiq en el Sunday Post.

Pero el destino jugó a su favor y en el Partizán de Belgrado encontró su sitio. 18 goles en 34 partidos certificó su progresión, llegando a hacer un buen papel en la pasada Europa League. En la presente temporada, comenzó en el equipo serbio pero la oferta de la UD Almería, por un valor de 5 millones de euros, sirvió para que Sadiq tuviera una nueva experiencia, esta vez, en el sur de España.

 

Sadiq, la bala de la UD Almería

A pesar de que ha tardado en vaciar el primer cartucho, Sadiq ya ha encontrado la regularidad anotadora en el conjunto de José Gomes. Si bien es cierto que ofrece mucho al juego de su equipo; la racha goleadora no ha llegado hasta en estos diez últimos partidos, en los que ha marcado 6 goles en 10 encuentros.

 

 

Por detrás de José Corpas, el hombre más en forma del equipo, El medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016 con Nigeria (4 goles), se presenta con números destacables. Es el segundo máximo goleador del equipo (6), y también es el que ha realizado más disparos (16), además de sumar 2 asistencias.

 

¿Cómo juega Umar Sadiq?

La gran ventaja de Umar Sadiq es su altura, con 1,92 cm. Es una amenaza importante, tanto en el área como fuera de ella. En lo primero, porque sabe colocarse como un auténtico delantero centro, tanto para rematar de cabeza, como para aprovechar los rechaces en segundas jugadas. En lo segundo, porque no es un nueve que se quede anclado en el punto de penalti, al contrario, es un atacante que está moviéndose todo el rato, asociándose con sus compañeros.

Si hay un aspecto que tiene que mejorar urgentemente el nigeriano, ese es el fuera de juego. Un jugador que no mejora sus cifras goleadoras porque tiene que mejorar en este apartado. Es más, según el “leaderboard” de la web de La Liga, Umar Sadiq domina la tabla de los jugadores que caen en offside, hasta en 24 ocasiones, doblando prácticamente a sus seguidores.

Pero para mejorar, hay que arriesgar y Umar Sadiq tiene la valentía de hacerlo. Un jugador ambicioso que quiere dar todo por la UD Almería, que el año pasado se quedó a las puertas de ascender a Primera División. Con las pistolas recargadas, el nigeriano, con cierta experiencia en el fútbol internacional, quiere seguir progresando y convertirse en el sheriff de Almería con sus goles.

 

 

 

Manu Trigueros, leyenda viviente en la Cerámica

Manu Trigueros, leyenda viviente en la Cerámica

Después de un arranque ilusionante, el Villarreal está en los puestos altos de la tabla. Nombres como Gerard Moreno, Dani Parejo o Pau Torres se le vienen a la cabeza a cualquiera que hable sobre el conjunto amarillo, un equipo que con Emery a la cabeza, está cuajando uno de los mejores arranques ligueros del club. Sin embargo, el nombre de Manuel Trigueros no resuena con tanta fuerza y es el trabajo que realiza en la sombra, lo que propicia, en gran parte, el éxito del submarino amarillo.

 

Amor por el Submarino Amarillo

Tras pasar por el juvenil del Talavera de la Reina, además de Barcelona y Real Murcia, llegaba un jovencísimo Manu Trigueros a la ciudad de Castellón para incorporarse al Villarreal en la temporada 10-11.

Su debut llegó en la 12-13 cuando el equipo aún se encontraba en Segunda División, siendo la primera piedra de un camino que está durando años y que ha propiciado que el manchego se convierta en toda una entidad del club.

Pasaban las temporadas y el joven mediocentro crecía a pasos agigantados consagrándose como titular en el equipo. Sin embargo, dos años sirvieron como punto de inflexión en su carrera por el paso al frente que dio al echarse el equipo a la espalda: la 16-17 y 17-18.

Durante la 16-17 se recordará aquel gran doble pivote formado por Trigueros-Bruno Soriano que tantas alegrías dio a los aficionados del Villarreal, aunque tuvo que luchar por ganarse la titularidad debido a la llegada de un gran Tomás Pina, que estuvo luchando por ganarse el puesto.

La temporada siguiente llegaría aquella lesión que ensució los últimos años de la carrera de Bruno Soriano, alejándolo de los terrenos de juego durante tres campañas hasta que colgó las botas. En dicha temporada, Manu Trigueros fue fundamental supliendo al gran capitán y siendo capital para el equipo dirigido por Marcelino.

8 temporadas después de su llegada, lleva disputados más de 300 partidos, un número que está al alcance de leyendas como Santi Cazorla, Bruno Soriano,  Marcos Senna, Mario Gaspar y “Cani”.

 

Un pilar para cualquier entrenador groguet

Con la llegada de jugadores como Parejo, Coquelin o Kubo, parecía que Trigueros tenía difícil entrar en el once de Emery. Sin embargo, no solo está presente desde que comenzó la temporada, sino que es indiscutible para el vasco.

El equipo tiene un aire diferente gracias a su gran capacidad para entender el juego, posicionarse y asociarse. No es casualidad que tanto con Marcelino, Fran Escribá, Javi Calleja y ahora Unai Emery, sea titular. Muchas veces estando por encima de grandes jugadores que han pasado por el club, pero que gracias a lo que ofrece es una pieza fundamental para cualquier entrenador.

Ya en la temporada pasada, una de las mejores según la historia reciente del club donde el equipo quedó 5º desplegando un juego fantástico, fue trascendentalEn una plantilla con centrocampistas del nivel de Santi Cazorla, Zambo Anguissa, Iborra o Moi Gómez, fue titular indiscutible ya que disputó un total de 29 partidos partiendo de inicio.

 

 

Manu Trigueros y el trabajo en la sombra de los focos

Ya sea de interior, pivote, media punta o en banda, Manu Trigueros es uno de esos jugadores polivalentes que lo va a hacer bien independientemente donde juegue.

Con la llegada de Parejo al equipo, ha tenido que ocupar el sector derecho del centro del campo, y es donde más lo está utilizando Emery esta temporada, en la que todo está funcionando pese a un arranque un tanto dudoso.

Su partido ante el Getafe donde marcó y fue protagonista durante todo el encuentro, o el último ante el Athletic Club donde dio una asistencia, muestran todo lo que puede generar: oportunidades de gol claras para sus compañeros, buscando siempre la mejor opción de pase y demostrando que es un jugador muy inteligente en el campo.

Manu Trigueros sirve tanto para organizar el equipo, recuperar balones o aparecer entre líneas, siendo más que notable su presencia en cada posición por el talento que tiene.

 

 

¿Cómo juega Manu Trigueros?

Manu Trigueros es una mezcla de un jugador con clase, sacrificio e inteligencia. No es el típico jugador con una finura descomunal, tampoco el que recupera más balones, ni tampoco el más inteligente. Sin embargo, sí es más que notable en todas esas características y es la combinación de estas, sumadas a su regularidad durante todas las temporadas, lo que hacen de él un jugador tan necesario en el equipo.

Jugando en el clásico 4-3-3, Trigueros ocupa una posición más adelantada a la del pivote y el otro interior cuando el equipo tiene el balón, con el objetivo de aparecer entre líneas y buscar la superioridad. Sus labores defensivas también son importantes, ya que es quien inicia la presión junto al delantero, además de realizar ayudas constantes.

Promedia un 87% de pases completados junto a un 84% de regates completados por partido en lo que va de liga (vía sofascore), dos datos que ejemplifican cómo juega y lo que le está pidiendo el técnico esta temporada.

Manu Trigueros es toda una entidad en el Villarreal no solo por los números que lo avalan como futbolista, sino por todo lo que genera durante los partidos, siendo un jugador tan diferente, pero necesario en un equipo que aspira a conseguir grandes cosas esta campaña.

 

Nico Melamed, perico en extinción

Nico Melamed, perico en extinción

Nico Melamed ha pasado de ser una promesa del Espanyol y de La Liga Smartbank a convertirse en una realidad. El club catalán destaca por tener una de las mejores canteras de España, y el mediapunta hispano-argentino es muestra de ello. Su irrupción en el primer equipo y su renovación hasta 2024 auguran una buena carrera para él en La Liga Santander, aunque todo dependerá del protagonismo y los galones que le vaya dando Vicente Moreno.

 

La esperanza de un Espanyol en horas bajas

Desde infantiles ha destacado en las categorías inferiores llamando la atención de grandes de Europa. Es nieto por parte de madre de Felipe Ribaudo. La leyenda de Estudiantes de La Plata compartió vestuario con Carlos Bilardo y Juan Ramón Verón, padre de “La Brujita”. Por tanto, Nico Melamed viene de un entorno favorable, en el que se sabe de qué va el fútbol, de la profesionalidad que implica, siendo su padre uno de sus principales apoyos.

Su experiencia fuera del fútbol formativo empieza en la 18/19. El filial comienza a contar con él en la segunda vuelta a sus 17 años. Se hace un habitual ya sea entrando desde el banquillo o de titular. El equipo entrenado por David Gallego, queda quinto a las puertas del play off. Sin embargo, es en la temporada pasada donde se produce la irrupción de Nico Melamed, haciéndose indiscutible. Anota 7 goles con el B y empieza a participar con el primer equipo, a pesar de la mala situación, llegando incluso a debutar en Europa League.

 

 

Nico Melamed revoluciona el Espanyol 

Debido a su rendimiento, el club le ha renovado hasta 2024, aumentando su cláusula de rescisión de 8 a 15 millones, casi 25 en caso de ascenso a La Liga Santander. Su impacto ya está empezando a notarse con “los pericos”. Ha sido decisivo contra el Sabadell y el Cartagena. Frente los catalanes anotó el primer y único gol del partido. En el Cartagonova fue clave en la remontada. El partido iba 1-0, y Nico anotó el gol del empate y forzó el penalti para que Raúl de Tomás anotara el segundo gol, y el equipo ganara 1-3.

El gran problema que tiene Nico Melamed para acumular minutos es la enorme competencia que existe en plantilla. En la posición de mediapunta o segundo interior tiene como principales rivales a Darder y Melendo. Los dos son polivalentes, pero normalmente juegan en esa zona. Otros jugadores como Álex López o Pol Lozano también pueden ocupar esa posición, pero ambos canteranos no han contado con tanta participación.

En banda izquierda también hay una gran competencia. Wu Lei comenzó la temporada como titular, pero no ha convencido. Álvaro Vadillo cedido por el Celta, que no ha rendido debido a las lesiones. Monito Vargas, que parecía partir como indiscutible teniendo en cuenta el precio que se pagó por él, sigue dejando dudas. El que mejor está sabiendo aprovechar sus oportunidades es Javi Puado.

 

 

¿Cuál es su encaje en el Espanyol en su lucha por el ascenso?

El Espanyol suele jugar con un 4-2-3-1 con un total dominio del juego. Normalmente tiene la línea defensiva adelantada y debe llevar la iniciativa ante defensas cerradas. Ahí el papel de Nico Melamed es clave a la hora de desatascar partidos. Tal es su importancia que con él en el campo, el Espanyol solo ha perdido un partido en toda la temporada.

Fue contra el Rayo Vallecano, donde Melamed salió en el descanso e Isi Palazón marcó en el minuto 88 el 1-0. Esto muestra que normalmente disputa minutos residuales y a su vez la importancia que tiene para dar la vuelta al marcador cuando las cosas se complican. A pesar de tan solo disputar 38 minutos de media por partido, se ha convertido en el revulsivo más eficiente para Vicente Moreno.

 

¿Cómo juega Nico Melamed?

Nico Melamed es un mediapunta natural. Ese perfil de futbolista que se está perdiendo, en extinción, con la camiseta metida por dentro, que debe reciclarse en otras posiciones como la de interior o la de extremo, normalmente a pierna cambiada. Por ello la posición es una de las principales incógnitas para llegar a definirle como futbolista.

A día de hoy parece ser más adaptable a la banda que al interior, algo similar a lo que ocurría con Pedri en Las Palmas la temporada pasada. Esto se debe a un tema físico y defensivo, y sobre todo una cuestión de mentalidad del jugador. Es decir, a la hora de elegir qué hacer con la pelota y cómo hacer daño al rival. En otras palabras, su naturaleza. La parte positiva es que el Espanyol puede ocupar perfectamente los espacios de tal forma que la zona de la mediapunta quede para él.

Por ser un suplente habitual hasta la fecha, las estadísticas de producción goleadora se han visto mermadas. Aún así, ha anotado 2 goles y dado 1 asistencia. Es un jugador enfocado a los metros finales, donde es igual de determinante o incluso más que muchos jugadores de la categoría de plata. Está sabiendo juntar al equipo arriba, en parte gracias a su alto porcentaje de pase en campo rival (78%). Otra virtud que influye en este aspecto es su regate, ya que completa un 59% por partido. Juntando estas dos características se erige como un incordio continuo para las defensas rivales.

Nico Melamed está siendo el futbolista capaz de aunar las virtudes de un centrocampista y un delantero, convirtiéndose en el complemento ideal para Melendo, un mediapunta con más alma de centrocampista, además de la dupla Embarba – RDT, que tantas alegrías está dando a la afición.

 

 

Che Adams, el “fox in the box” de Southampton

Che Adams, el “fox in the box” de Southampton

Che Adams es uno de los ejemplos de superación actuales de la Premier League, tras ser despedido por la academia del Coventry City no se rindió y luchó por llegar a donde está hoy en día. El inglés ha pasado de jugar en las divisiones inferiores de Inglaterra a ser una pieza clave del Southampton de Ralph Hasenhüttl.

 

La importancia de no rendirse

El futbolista nacido en Leicester tuvo comienzos difíciles en su andadura futbolística. Entró en las categorías inferiores del Coventry City y tras varios años allí, lo despidieron. En el intento de seguir en el mundo del fútbol consiguió un graduado escolar en Ilkeston, dándole acceso al club del fútbol del mismo nombre.

Finalmente, tras varios años destacando en el club de la National League, el Sheffield United decidió ficharlo. La temporada 2014/15 fue la primera en el fútbol profesional, un año de transición y de adaptación a lo que exigía la EFL League One. Tan solo disputó 13 partidos en los que marcó 3 goles.

Después de una temporada complicada con el Sheffield United comenzó a ser más importante en los “blades”. En su segunda campaña consiguió ser la pieza central de un Sheffield que vagaba por la EFL League One. Como resultado de la confianza que le brindaron, él respondió con 12 goles y 5 asistencias en 41 partidos.

En consecuencia a una gran temporada, el Birmingham City de EFL Championship llamaría a la puerta de Che Adams. Y este no dudó en abrirla de par en par.

 

El nacimiento de un goleador en Championship

Tras haber pagado 2’2 millones de € por Che Adams la afición del Birmingham City tenía las esperanzas puestas en su nuevo “scorer”, había llegado a la segunda división inglesa tras superar todos los varapalos que le habían dado antaño.

Cómo ya demostró en Sheffield, es un jugador al que le cuesta adaptarse. La historia no cambió en Birmingham. El salto de calidad de una división a otra era un peso difícil de gestionar, tan solo 7 goles y 6 asistencias en 41 partidos en su primer año en el St Andrew’s Stadium. En Birmingham se dieron cuenta de que quizá no era simplemente un delantero goleador, ya que sus números en asistencias eran muy altos para un killer. Por esa razón, Garry Monk lo probó en diferentes posiciones para comprobar su rendimiento.

En su segundo año jugó en todas las posiciones de ataque, pero donde mejor se desempeñaba seguía siendo en punta. Disputó 33 partidos, donde sumó 9 goles y bajó el número de asistencias a 2. Su irregularidad no gustaba en Birmingham y se perdió varios partidos por decisión técnica.

 

 

Garry Monk fue destituido tras los pobres resultados, y Pep Clotet sería su sucesor de cara a la temporada 2018/19. El español entendió perfectamente el tipo de jugador que era Che Adams, y el resultado fue su explosión definitiva.

Fue su mejor campaña,  siendo decisivo y cada vez más importante para los “blues”. A sus 22 años fue nombrado mejor jugador del año del Birmingham City. Sus 22 goles y 5 asistencias le abrieron las puertas de la Premier League.

 

Che Adams y el Southampton de Ralph Hasenhüttl

Che Adams llegó a un Southampton que bajo el mando de Ralph Hasenhüttl aún no tenía un estilo de juego propio. Debido a esto y a su dificultad para adaptarse, tan solo logró anotar 5 goles en 36 partidos. Tras pagar 16’7 millones de € por él, la afición de los “saints” se empezaba a preguntar si el gasto en el inglés mereció la pena. Che tardó 33 jornadas en marcar su primer gol.

Sin embargo, el Southampton de Hasenhüttl ha encontrado su estilo en la presente campaña. El equipo está siendo muy ofensivo y juega de manera directa. La 4-4-2 está funcionando a las mil maravillas, y actualmente marchan séptimos en Premier League. Su estilo de juego se basa en la posesión del balón, con creadores de la talla de James Ward-Prowse, Stuart Armstrong y Oriol Romeu el balón no quema en los pies en el St Mary’s Stadium.

 

 

Su ataque se centra en la banda izquierda, donde la velocidad y descaro de Ryan Bertrand y Moussa Djenepo son claves para nutrir de balones al hueco a los dos de arriba. Otra de las características de este Southampton es el peligro que suponen a balón parado, si la falta es cercana a la portería aparece el especialista James Ward-Prowse, ya con 4 dianas de libre directo.

Si el balón se cuelga a la olla, ahí están las torres Vestergaard y Bednarek, que rematan con su cabeza como si de una bola de demolición se tratara. De la faceta goleadora se encargan el incansable Danny Ings, Theo Walcott y el “fox in the box” Che Adams. Al último esta campaña le está sirviendo para ratificarse como el delantero que prometía ser, sumando ya 4 goles y 4 asistencias en 14 partidos.

 

¿Cómo juega Che Adams?

Su juego se basa en velocidad acompañada de potencia física. Es un delantero al que le beneficia jugar acompañado, ya que la capacidad asociativa es una de sus mejores virtudes.

Posee lectura de juego es brillante para un jugador de tan solo de 24 años. Che sabe donde debe posicionarse en cada momento, ya sea para finalizar una segunda jugada o para pasar el balón a un compañero. Un ratón de área de manual.

Es un excelente finalizador, al que no le tiembla el pulso en el uno para uno contra el portero. Y además, tiene un gran disparo de larga distancia donde combina la colocación y la potencia a la perfección. Su gol desde medio campo al Manchester City es prueba de ello.

El esfuerzo de Che Adams está teniendo su recompensa de la mano de Ralph Hassenhüttl, que con su ayuda lo está haciendo madurar para ser un delantero a tener en cuenta para el futuro.

 

Escocia, el retorno de los guerreros del tartán

Escocia, el retorno de los guerreros del tartán

La selección escocesa de fútbol volverá a disputar una Eurocopa 25 años después. Se han necesitado una pandemia mundial y una agónica tanda de penaltis para conseguirlo, pero los Guerreros del Tartán por fin están de vuelta.

 

Escocia, el abuelo al que nadie prestaba atención

Cuando eres viejo, te encanta contar historias de tu juventud, de cómo pasabas el tiempo cuando eras un chaval. Al principio, estas resultan muy interesantes para todo el que las escucha. Después, tras repetir una y mil veces las mismas ”batallitas” tu público comienza a perder el interés. No es que ya no te respeten, pero del pasado no se puede vivir. Lo que importa de verdad es el presente, y la memoria, sobre todo en el fútbol, es muy pero que muy frágil.

Algo así le pasaba a la selección escocesa de fútbol hasta hace bien poco. Para empezar, cabe recordar que el fútbol no podría entenderse sin la existencia de este combinado. Corría el año 1872 cuando a escoceses e ingleses se les ocurrió la brillante idea de disputar un partido de fútbol. Tuvo lugar en el Hamilton Crescent, un pequeño recinto en la ciudad de Glasgow. Aunque el resultado del encuentro fue a gafas, este fue registrado oficialmente como el primer partido de la historia del balompié. ¡Benditos británicos!

La selección del ”país valiente”, a diferencia de su gran rival desde aquel día, Inglaterra, no ha obtenido ningún título a nivel internacional y su palmarés se resume en algún torneo amistoso o de carácter regional. Es por esto que los escoceses, pese a ser uno de los dos precursores del balón, han pasado sin pena ni gloria en lo que al fútbol se refiere. Escocia es ese abuelo al que todos quieren, pero al que nadie presta atención. Aunque quizás esto cambie pronto, pues este viejo se ha cansado de las historietas y quiere disfrutar del presente como un adolescente.

 

Faldas a cuadros, gaitas y un billete para la Eurocopa 2021

25 años. Para muchos, toda una vida. Eso ha tardado ”El ejército del tartán” en volver a clasificarse para una fase final de Eurocopa. Se ha necesitado un cambio de siglo, varias guerras y una pandemia mundial para que las faldas de cuadros y las gaitas retornen por fin al escenario europeo. El pasado 12 de noviembre, tras superar a Serbia en una fatídica tanda de penaltis, los escoceses atraparon de una vez por todas ese billete que les garantiza estar en la siguiente edición de la Eurocopa, la cual se celebrará el año próximo en estadios de todo el continente.

Con Steve Clarke como técnico y una nueva remesa de jugadores como Andrew Robertson, Kieran Tierney o Scott McTominay, el crecimiento de los ”Guerreros Celtas” parece no tener retorno. Pese a la resaca por la histórica clasificación, los de Hampden Park también dejaron buenas sensaciones en la Liga de las Naciones de la Uefa, en la que estuvieron a punto de ser primeros de grupo. Todo esto les ha servido para auparse en el Ránking FIFA, en el que ya ocupan la posición 49. El cuadro escocés, lejos de ser un mito como el del Monstruo del Lago Ness, es ya una realidad. Una realidad en la que las gaitas rompen el silencio de los estadios vacíos y en la que las faldas de cuadros vuelven a estar a la moda.

 

¿Qué propone la Escocia de Steve Clarke?

Escocia ha vuelto. Qué duda cabe. Pero, ¿cuál ha sido su secreto? ¿Qué conjuro ha utilizado Clarke para dejar atrás la maldición? El ex-futbolista de St.Mirren y Chelsea FC coge al equipo hace apenas un año. Las cosas no iban demasiado bien con el antiguo seleccionador, Alex McLeish. Con el de Glasgow no se practicaba un mal fútbol, pero la ternura defensiva hacía de los del tartán un ejército poco temible. Derrotas ante Rusia o Bélgica, ambas por 4-0, terminaron por destruir la confianza que se había depositado en el técnico escocés.

Con la llegada del actual entrenador, se enmendaron muchas de esas debilidades. El equipo, con Andrew Robertson como máximo escudero y Kieran Tierney mostrando su mejor nivel, solidificó su defensa. A ello se sumó el buen momento de Liam Cooper, central del Leeds United que le otorgó a la zaga escocesa la veteranía necesaria. Así, el combinado nacional no solo aprendió a defender mejor, sino también más arriba, convirtiéndose así en un equipo muy correoso.

Aunque en un inicio se decantó por un 4-3-3, Steve Clarke ha conseguido exprimir al máximo a sus pupilos a partir de la implantación del 5-3-2, en el que el jugador del Manchester United Scott McTominay retrasa su posición a la defensa central para aportar metros por alto y también una purificada salida de balón. En el centro del campo, cemento armado; McGregor y Ryan Jack, de Celtic y Rangers respectivamente, actúan como elementos de contención, sin tener un gran protagonismo con balón. De esta forma, le dan la libertad suficiente a un Mcginn que pica como una abeja en la mediapunta.

 

 

No obstante, el gran beneficiado de este sistema no podría ser otro que Robertson, estrella del equipo y uno de los mejores laterales del momento. Actuando como carrilero, el incansable defensa del Liverpool no cesa en su empeño de poner centros envenenados al área para que delanteros de gran envergadura como Dykes puedan acabar haciendo gol.

En resumen, Steve Clarke ha hecho de estos una tropa muy organizada. Un ejército en el que todos curran a destajo y en el que nadie se relaja ni un solo instante. Los guerreros del tartán vuelven a batallar, y esta vez con más armas que nunca.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad